jueves, enero 19, 2017

ESPAÑOLES: SOMOS LA MIERDA MÁS GRANDE DE LA HISTORIA DE ESPAÑA


Foto del diario El Mundo: El Ministro anuncia nuevas subidas de la electricidad durante los próximos diez días


fotos de Silvia de Jesús Román
Así amanece Algar, mi pueblo natal, donde hace cincuenta años que no nevaba.

Amanece con el frío golpeando mis ventanas, intentando entrar. En la calle las madres y los niños muy abrigados acuden al colegio, y la radio anuncia que esta tarde a las ocho se desmadrará el precio de la electricidad.

Intentan consolarnos añadiendo que en los campos de refugiados lo pasan peor y es verdad, pero no es ése el tema, nada que ver.

El problema es que un señor ex-presidente del Gobierno ahora es consejero de Endesa y cobra 200 mil euros anuales, además de sus sueldos como ex-presidente y sus ingresos como conferenciante, y no hace nada para impedir esta locura. Lógicamente pienso que ha sido él quien ha aconsejado la descomunal subida.

Los españoles presumimos de ser los más chulos del mundo, los listillos y los más valientes y patriotas. ¡Una mierda es lo que somos!. A la vista de lo que está pasando afirmo que somos la mierda más grande que jamás ha ocupado un territorio de Europa.

En todas partes los precios suben un poco cada año y en consecuencia los salarios suben también según el IPC; pero aquí te suben las pensiones un 0,25% y la energía un 100%100, lo cual va a provocar que suban los precios debido al aumento del coste de la energía para producirlos y para transportarlos. Los salarios y pensiones se quedarán como están.
 ¡Y dicen los diputados que están para servirnos!

Otra vuelta de tuerca más para exprimir a las clases medias y a las más humildes, que deberán prescindir de la calefacción y arroparse con mantas en sus salones mientras que en España han aumentado los millonarios y en el mundo viven ocho personajes privilegiados que ostentan un poder absoluto sobre gobiernos y ciudadanos, pues ellos solitos amasan una fortuna equivalente a la que posee la mitad de la población mundial. Repito: ocho personas poseen ellas sola el mismo dinero que 3,500 millones de personas.

Mientras se permita esa barbaridad no habrá paz en el mundo. Así que no me vengan diciendo que no me queje porque hay personas que duermen al raso; no soy yo quien les va a solucionar el problema sino los que tienen el poder de hacerlo. Y una de las fórmulas posibles es el justo reparto de la riqueza.

Ningún ser humano necesita mil millones de euros o de dólares para vivir. Y los hay que poseen muchos miles más. Por lo tanto yo no dejaré de expresar mi descontento ante un gobierno que cede a las demandas de las multinacionales y da la espalda a sus gobernados, ni ante la pasividad de una oposición cómplice que solo mira el confortable lugar que ocupa en el Parlamento. Ni siquiera me callo ante las gilipolleces de unos aspirantes al Gobierno a quienes he votado creyendo sus promesas y ahora pasan los meses discutiendo entre ellos si quitamos nombres de calles o monumentos, mientras pasa la legislatura sin ofrecer alternativas claras.

Ninguna persona conozco que  se quite el plato de comida y se lo entregue a un mendigo, primero come ella, y luego comparte si le sobra.

El dinero y los bienes inmuebles que posee España deben ser para los españoles en primer lugar y luego, si se puede, se comparte con otros. Lo digo sin ambages.

Esta tarde batiremos el record de subida en el precio de la luz, miles de personas sufrirán el frío en sus casas temiendo a la factura, mientras una élite sobrada de dinero sigue disfrutando de cenas caras y de palcos en los estadios; de yates y palacetes y de vacaciones en las pistas de esquí ( Las de Canarias y el Caribe han quedado para la gente común), y nadie hará nada por evitarlo.

Mientras tanto, nos reímos sacando punta al hecho de que nuestro ex-Rey haya pasado 15 años de su vida follándose a Bárbara Rey, una de las muchas amantes que ha tenido, y cuyo silencio nos ha costado 500 millones de pesetas desviadas de los presupuestos. ¿Y a la Casa Real no se le obliga a devolverlos? ¿ Y no se juzga a nadie por malversación de fondos público?

LO DICHO: SOMOS LA MIERDA MÁS GRANDE DE LA HISTORIA ESPAÑOLA

miércoles, enero 18, 2017

¡AY, BÁRBARA! NO CUENTES BARBARIDADES


Ayer, por fin,  se desvelaba lo que todo el mundo intuía. La prensa publicaba  la noticia que  acusaba al Rey Juan Carlos de haberse gastado 500 millones de las antiguas pesetas, desviados del presupuesto del Ministerio del Interior, en su aventura con Bárbara Rey.
Este dinero, sumado a los  millones dispensados en viajes para cazar elefantes en África y osos en Hungría hará, sin duda alguna, bascular la balanza del voto de los españoles en un hipotético referéndum hacia el lado de los anti monárquicos.

Yo, que he compartido los años de mi vida entre la Dictadura franquista, la República Francesa, la Monarquía parlamentaria Belga, la República del Apartheid Sudafricano  y , por último, nuestra Cátedra de Corrupción Permanente no siento, la verdad, predilección por unas u otras opciones: sea el Rey o el Presidente de la República nos costará carísimo a los españoles, y ninguno de ellos beneficiarán  al país, sino a sus intereses privados.

No olvidemos los viajes del presidente francés, Giscar d´Estaing, a la República Centro Africana a recibir 200 diamantes de manos del dictador y canival Bocassa, a cambio de protección y apoyo para permanecer en el poder. Bocassa se comía a sus enemigos. El valor de los diamantes se calcularon en un millón de francos de 1979 (150,000 euros) 79http://elpais.com/diario/1981/03/20/internacional/353890814_850215.html

Cuando Bocassa fue derrocado en un golpe de estado propiciado por Francia,  recibió asilo político en el susodicho país, instalándose en un palacio que había adquirido cerca de París, desde donde realizaba intentos golpistas para recuperar el poder.


 Yo no me inclino ni a favor del Rey ni al del Presidente de la República, sino todo lo contrario.
 Tanto el Rey como el Presidente de la República son cargos pomposos que no aportan nada para una nación que se rige por las decisiones de un parlamento elegido por los ciudadanos. Tampoco se justifica que actúe como Embajador de España para conseguir contratos comerciales, para eso tenemos un Ministro de Exteriores.


Personalmente,  creo que con el Gobierno y el Parlamento sería suficiente.


martes, enero 17, 2017

¿ KARMA O JUSTICIA DIVINA?




¿Quien eres tú para volar sobre mí y arrojarme tus excrementos?
¿Quién te nombró juez de tu hermano, quién el verdugo?
¿Quien te otorga poder para castigar al humilde compañero
que intenta sobrevivir en este mar agitado?
Olvidas quién fuiste en los albores de los tiempos,
cuando desnudo e inocente me cogías de la mano.
Entonces no conocías la maldad ni el dinero,
Eso fue antes de que la avarienta Muerte sellara  tu frente con  candente hierro y comenzaras a disputar un sitio entre los muertos.

 Porque ya has recorrido gran parte del camino que conduce
  al misterio: quizás a otra vida; seguro, al cementerio
y en lo que te  resta de vida debes conocer, sí, conocerás
 lo que es vivir en el infierno.
 No  vas a poder evitar que la espada te hiera porque tú heriste,
ni que la voz de tu conciencia grite tu pecado  a los cuatro vientos.
 Y comprenderás que no eras tan buena persona como presumías,
que no era amor lo que compartías tal como lo predicabas
sino afán de estar en la cresta de una ola de seres soberbios
 que disfrutan sin pudor  de los placeres de la carne
 mientras simulan lágrimas  por los que no tienen techo.


Lo  llames Karma o Justicia Divina, escrito está:
"De Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra"
"Cada uno cree correcto su proceder, pero Él juzga los corazones"


miércoles, enero 11, 2017

TRAIN TO BUSAN





No soy adicto a las películas de terror ni de ciencia ficción, pero hoy he hecho una excepción y tras mirar la cartelera, el horario de las películas y la calificación tanto de la prensa especializada como del público me decidí por ésta.

No ha estado mal. Me ha tenido en vilo con un pellizco en el estómago casi las dos horas que dura la película. Quizás demasiados zombies, pero es que se trataba de eso, de que toda la población de una región se había contaminado con un virus fabricado en unos laboratorios, convirtiéndola en una sociedad de seres rabiosos y violentos a los que ni el Ejército es capaz de contener.
¡Es increíble, sin ser el Terror género de mi devoción, me ha gustado esta película!

Por otra parte, hoy he comprobado que son ciertas las afirmaciones sobre que los coreanos –que son lideres son lideres en la producción de móviles y de buques y nos han hundido los astilleros– están triunfando en el mundo occidental con la calidad de su cine, llevándose grande premios en festivales como el de Cannes, Venecia, Berlín o Sitges, con la meta de alcanzar a Hollywood en número de espectadores y calidad de las películas. 
Train to Busan llega a nuestro país el 4 de enero con la tarjeta de presentación de haber sido vista por once millones de personas. 
Sinopsis:

Un virus letal se expande por Corea del Sur, provocando violentos altercados. Los pasajeros de un tren KTX que viaja de Seúl a Busan tendrán que luchar por su supervivencia.
 (FILMAFFINITY)

Premios

2016: Festival de Cannes: Sección oficial largometrajes (fuera de concurso)

2016: Festival de Sitges: Mejor director y Efectos especiales




lunes, enero 09, 2017

EL BESO






En la Tertulia de la Puerta Abierta
a la imaginación de los placeres
yo te hablé, cariño mío, de mis quereles
Y te dejé, amor, con la boca abierta

Los tertulianos alegres aplaudían
y cantando nos pidieron un beso
te lo dí despacio con embeleso
 noté de paso que  tus mejillas ardían

No sé, mi niña, si te dio vergüenza
a ti que siempre has sido tan discreta
ser esa noche la protagonista

Como besucón a mi no hay quien me venza
yo bese despacio, tu boca abierta,
brotaron del corazón alegres  risas.



Esto fue lo que te dije esa noche en la Tertulia:

A DECIRTE QUE TE AMO

A decirte cuánto te amo
fui al Monasterio de Piedra,
a decirte cuánto te amo
entre árboles y las hiedras

Cogiditos de la mano
fuimos a la catarata
abrazados nos besamos:
¡Te quiero tanto mi chata!

Recordamos viejos tiempos
llenos de amor e ilusión
la atención a nuestros hijos
de nuestra vida  razón.

Ahora que estamos solos,
que ya hemos envejecido
disfrutemos si podemos
pues lo  hemos merecido.

sábado, enero 07, 2017

DE LOS HÉROES NO HABLAN LOS PERIÓDICOS.



Últimamente los periódicos nos bombardean con noticias de agentes corruptos de las fuerzas de seguridad del Estado, quienes teóricamente deberían defendernos contra los delincuentes, y es verdad que esa gentuza debe ser desenmascarada y pagar por los crímenes contra la salud pública como cualquier otro ciudadano:

"Detenidos un sargento y medio cuartel en un pueblo de Sevilla por operación anti droga" 
"Detenidos cuatro guardias civiles por robar droga a los traficantes"
"Detenidos cinco policías locales por presunta implicación en trama corrupta en Palma de Mallorca"

Pero sería un grave error concluir que todos los agentes son corruptos, que sólo van a enriquecerse o a acosar a los conductores poniendo multas por mal estacionamiento, por no llevar casco en la moto o por ir con unas copas de más.

Los hay cuya dedicación al servicio de la Sociedad sobrepasa sus obligaciones como policía. Por ejemplo: un agente no tiene por qué hacer el trabajo de los bomberos y arriesgar su vida realizando un trabajo para el que no está preparado ni equipado adecuadamente. Por eso, cuando sucede un caso como el que aconteció durante la noche de las cabalgatas, el día 5 de enero de 2015 en Tabernes Blanc, un pueblecito pegado a Valencia, y que nos narra el mismo protagonista, un policía local, muy servicial y amigo de todos en el pueblo —que además es un gran poeta al que conozco en persona y he tenido el privilegio de escuchar recitar varias veces en nuestros Encuentros de Poetas en Red—, uno no puede más que estar agradecido a que existan agentes en la Policía que no dudan en arriesgar sus vidas por salvar las nuestras. Son héroes anónimos cuyas gestas no airea la prensa.
Les adjunto el texto publicado en su día por el agente de policía Miguel Martí:

Miguel Martí.
5 de enero de 2015 •

NO LO HABÍA PENSADO

Las cinco y pico de la madrugada.
El teléfono suena.
Miras el reloj.
Ves un número de tres cifras 
Y de inmediato sabes que vas a salir corriendo antes incluso de coger la llamada.
La conversación dura un parpadeo.
Y en efecto.
Sales corriendo con tu compañera de aventuras. 
Atajar es imprescindible y cruzas por la plaza del pueblo que aún sigue con sus adornos navideños. 
No hay ni un alma por las calles.
La humedad de la madrugada cercana al mar, se hace notar en el asfalto, que parece recién regado.
Un cruce con un semáforo en rojo.
Por suerte tu vehículo tiene luces azules y los pocos vehículos que circulan se detienen.
Aceleras y en dos minutos frenas en seco. 
No era exagerado el aviso 
Sales corriendo mientras en la oscuridad de la noche unas llamas enormes iluminan y rugen desde un segundo piso.
En la calle dos vecinos te indican con gestos y palabras de urgencia que ni escuchas ni precisas.
Has visto arder fallas valencianas toda tu vida.
Pero esto son viviendas.
Y sus moradores duermen ajenos al horror que rápido pretende devorar sus hogares y sus vidas.
La finca es de tres alturas y ancha.
Muy ancha 
El sistema eléctrico ya no funciona 
Menos mal que en el cinturón llevas una pequeña pero potente linterna que nadie te regaló.
Por las escaleras es la única vía de ascenso y la más segura. 
Llegamos a un pasillo largo.
Muy largo y repleto de puertas y un denso humo negro que nos alcanza ya por la cintura .
Como un poseso comienzas a golpear con las manos en todas y cada una de las puertas.
Corres en cuclillas.
Poco a poco se van abriendo puertas con habitantes en pijama.
No hay tiempo de explicaciones y ordenas salir corriendo por las escaleras. 
Gritas con toda la potencia que tu voz ya cargada de humo negro te lo permite.
Fuego 
Fuego.
Rápido 
Por las escaleras
Una puerta más que se abre
Una mujer joven con dos críos de no más de dos o tres años.
Busca algo de abrigo. 
No hay tiempo
Los levantas y te pones uno en cada brazo.
El más pequeño se abraza a tu cuello. 
El otro se resiste.
Patalea y llora.
Intentas que te se tranquilice y le pides la tranquilidad de la que careces.
Mientras bajas con rapidez, ya se encuentra mucha gente en la amplia acera.
Dejas a los niños y vuelves a subir corriendo.
Minutos interminables mientras desalojar es la prioridad.
Poco a poco las nueve viviendas de esa planta se van abriendo al ritmo de los repetidos golpes en sus puertas.
¿Las nueve?
Mierda 
Hay una que por más que insistes no responden.
Alguien por fin te indica que no están. 
Te acuerdas entonces de tu compañera y asciendes otro piso más. 
No la encuentras.
Y te comunicas con ella por una emisora que se escucha fatal.
Su voz te tranquiliza. 
Están llegando 
Están llegando.
Ya están aquí. 
Había acudido a conducir a los bomberos directamente al lugar.
En esta segunda planta la oscuridad es total y el humo todo lo invade. 
Te arrastras
Gritas
Golpeas puertas.
Y de la irrespirable oscuridad surgen sombras.
Corren hasta las pequeñas luces de las linternas. 
Por aquí 
Rápido 
Llegan refuerzos con uniformes verdes.
Esta vez no asustan 
No llevan libretas en las manos. 
Abrimos ventanas de los descansillos y el humo escapa, sube y baja a su antojo.
Y seguimos a cuatro patas moviéndonos como los monos.
Son apenas quince minutos eternos cuando ves al primer bombero y al segundo y al tercero.
Ellos llevan cascos y máscaras. 
Portan en su espalda una pesada botella de oxígeno. Cargan con rollos de pesadas mangueras.
Y ascienden más y penetran erguidos en la oscuridad total hasta donde ya no alcanzas.
Poco a poco de vez en cuando salen de las sombras con algún vecino al que le han prestado una mascarilla.
Y te entregan a las personas. 
Las conduces por las escaleras advirtiendo de bajar con cuidado.
Las mangueras ya forman obstáculos haciendo difícil caminar sin tropezar.
Conduces hasta la seguridad de la calle a cuantas personas puedes y te alegras de encontrarte con tu compañera que hacía rato no veías 
Ella también baja acompañando a personas. 
Una niña camina delante con un pequeño perro negro que se niega a bajar los escalones.
Lo lleva con su correa y es tozudo 
En un segundo se forma un tapón de gente tras de ti.
No piensas si el perro negro muerde y lo agarras y te lo pones bajo el brazo mientras continuas bajando. 
Más tarde averiguas que el perro en origen era blanco.
La calle cada vez se encuentra más repleta. 
Observas las luces de los camiones de bomberos que siguen llegando.
Y vuelves a subir hasta donde puedes permanecer en cuclillas en el rellano del segundo piso.
Informas a cada bombero que aparece.
La primera planta está desalojada. 
Arriba no sabemos los que quedan.
Parecen no escuchar a través de sus máscaras.
Penetran de nuevo en la oscuridad.
El humo cada vez más bajo va llenando el pequeño espacio .
Y decides subir a gatas hasta la tercera planta 
Hay que darle salida.
Llegas a duras penas a la ventana del tercer rellano y la abres mientras bajas con los ojos llorosos y un picor en la garganta caliente y asqueroso que te impide respirar. 
Otros dos bomberos aparecen y les indicas que la terraza se encuentra cerrada.
Ellos si que llevan máscaras y una maza. 
Suben y se escucha un golpe sordo. 
Y el humo negro comienza a ascender como una chimenea. 
Continúan bajando a personas con sus mascarillas.
Y de nuevo te alegras de que te las entreguen hasta llevarlas a la seguridad. 
Al salir sobre la acera ves muy cerca a un señor bien abrigado y muy mayor
Le indicas que se retire 
Qué pueden caer objetos. 
Y te mira aturdido mientras te pregunta por su mujer.
No la encuentra entre las personas que se agolpan junto al parque frente a la finca. 
Algunos vecinos han bajado mantas 
Pero el frio cala los huesos. 
La mayoría está en pijama y algunos pequeños incluso descalzos. 
Comunicamos con el jefe que se encuentra durmiendo plácidamente en su casa.
Le contamos lo sucedido y el estado de precariedad de todas las personas que están en la calle. 
Entonces sugiere que vayan todos al salón de plenos del ayuntamiento, mientras se dispone a vestirse y acudir al lugar.
Buena idea. 
Para eso está el jefe.
En el salón de plenos pueden cobijarse del frio.
Hay sitio de sobra y calefacción. 
Y pides la colaboración de los compañeros de las vecinas poblaciones.
La respuesta es rápida y se desplazan y proceden a trasladar en los coches a todos los vecinos.
Allí hay espacio y calefacción. 
Vuelvo a subir mientras mi compañera se encarga de trasladarse y abrir el citado salón. 
Al parecer están todos los moradores ya a salvo.
Un bombero estira sin éxito de una manguera que se ha enganchado entre unos barrotes de la maldita y bendita escalera. 
El acople metálico es el culpable y de pronto antes de poder desconectarlo y volver a conectar el sistema de empalme.
Un chorro de agua me golpea en el pecho empujandome contra la pared.
No siento el frio y me aparto junto a la ventana. 
Miro por el deslunado alumbrando con mi pequeña linterna.
Y cuando no lo esperaba.
Veo a una señora mayor en la ventana del tercer piso. 
Estaba alejada del foco principal 
Se lo comento a varios bomberos.
Pero no me escuchan .
El ruido de los ladrillos explotando y el ensordecedor motor de un ventilador enorme a gasolina, hace difícil entenderse.
Otro bombero sale corriendo de la oscuridad y dice que el fuego a bajado hasta la primera planta y para aliviar la tensión, indica que hay una fuga de gas natural.
Bien 
Sólo falta un francotirador.
Me obligan a bajar y de nuevo en la calle me encuentro con el anciano.
Él no ha sido trasladado .
Me vuelve a preguntar por su mujer. 
Se llama Antonia y vive en la última puerta.
Le digo que no se preocupe.
Que voy a buscarla. 
Subo y se lo digo al primer bombero que me encuentro. 
Le digo el número de puerta.
Me contesta que está controlada. 
Que está en zona alejada y que de momento es mejor no bajarla.
El fuego se ha propagado a la primera planta .
Con la noticia regreso a la calle y hablo con el anciano.
Le digo que está bien y me mira incrédulo mientras sus cansados ojos brillan.
Le doy mi palabra.
Le pregunto su nombre.
Me llamo Antonio.
Y con seguridad le digo mientras pongo mis manos en sus hombros
Yo soy Miguel y le voy a traer a su mujer.
Me encaminó al interior y haciendo caso omiso de un bombero, me asomo a la ventana del deslunado buscando y llamando a la señora.
No hay respuesta. 
Y bajo cabizbajo cruzandome con otro bombero.
Le vuelvo a insistir.
Aún queda una anciana en la última puerta. 
Y salgo al patio.
La mirada de Antonio es un poema. 
No me dice nada.
Sólo me mira.
Yo le vuelvo a prometer que se la voy a traer.
Y aunque ya tenía dudas.
Vuelvo a subir por enésima vez. 
En las escaleras del primer piso veo a dos bomberos con una señora.
Y por fin me siento aliviado
Les doy las gracias y la acompaño despacio. 
Hay muchas mangueras y agua por el suelo.
Cuando salgo por la puerta del patio.
Con una sonrisa le pregunto al señor Antonio.
¿Es esta?
Y se abrazan.
En ese instante que se me queda grabado.
Algo húmedo me deja borrosa la visión, es breve y recorre una de mís mejillas.
Huele a mar.
Pero seguro que era humo.
Mi compañera por su parte ha organizado a la perfección el acondicionamiento de las personas evacuadas. 
Les han proporcionado agua, leche, galletas, productos lácteos y asistencia sanitaria a quien la precisaba. 
Al final se realiza una inspección de las zonas más afectadas junto al sargento de bomberos y el técnico municipal para valorar si la estructura ha sufrido daños.
Tres viviendas han sido precintadas y poco a poco tras ventilar todo el edificio las gentes regresan a sus casas ennegrecidas. 
Un total de 69 personas entre las cuales se encontraban muchos niños y Antonio y Antonia. 
Pero extrañamente, casi todos se muestran felices y emocionados y no dejan de agradecer a mí compañera y a mí, el trabajo por el que nos pagan.
Incluso alguien me preguntó. 
Qué se siente al jugarse la vida .
Entonces y solo entonces pensé

No lo había pensado.

jueves, enero 05, 2017

RECUERDOS DEL 5 DE ENERO, PALACIO DE LA SAGRA, AÑOS 1950 AL 1956



El día 5 de enero de cada año, las monjas del colegio nos bañaban y nos ponían nuestro mejor uniforme para recibir a doña Carmen Pardo Valcárcel de Cabestany y a doña Pepita Larrúcea de Girón, que venían de Madrid a entregarnos los juguetes que habíamos pedido a los Reyes Magos. Un equipo del NO-DO las precedía.
En los días anteriores habíamos ensayado una canción de bienvenida en la que se ensalzaba a doña Carmen, y que causaba tanta alegría y orgullo en ella como desconcierto e indignación en su acompañante, pues ambas eran miembros de la Fundación. A partir de las cuatro de la tarde nos colocábamos los niños y las niñas en dos grupos separados por la fuente ubicada en medio del patio a la espera de la triunfal llegada de nuestros reyes.

Primero llegaban los automóviles de los escoltas, y tras ellos los Hispano-Suiza de las señoras. Nada más descender de sus vehículos la madre superiora daba la señal y comenzábamos a cantar:

Inmensa alegría reina
en este dichoso hogar
nuestra amada Doña Carmen
acaba de llegar
acaba de llegar.

Luego ellas entraban en sus dependencias y nosotros nos dirigíamos en fila al comedor, donde se habían colocado sendos sillones para las señoras y nos quedábamos de pie enfrente, formando un semicírculo.
Después de tomar un café con dulces preparados por las monjas, las señoras venían a sentarse en sus respectivos sillones, y a medida que una monja pasaba lista a nuestros nombres ellas nos entregaban una caja con los regalos.

Normalmente no nos traían nada de lo que habíamos pedido en la carta que habíamos escrito. A cada uno nos daban tres cosas: un misal o un libro de lectura del tipo Fabiola, San Sebastián. El Cid Campeador, Blanca Nieves, Caperucita, etc. Y dos juguetes: uno metálico y con cuerda: un tren, un avión con hélices, un coche, una moto... Y otro que podía ser un rompecabezas, un juego de damas, un balón de cuero o una pelota de goma.
A las niñas, además de los libros y cuentos, le traían muñecas, casitas y cocinitas en miniatura.
Así sucedió el día anterior al día de Reyes en los seis años que pasé en ese colegio.
El Palacio de la Sagra (Palacio del Marquesado de Villanueva de la Sagra), del municipio de Chapinería fue construido en el siglo XVII. La puerta del palacio se encuentra adintelada con dovelas y con remate triangular. Su planta original está…
TODOSOBREMADRID.COM