domingo, septiembre 30, 2007

FESTIVAL DE POESÍA EN BORNOS

FESTIVAL DE POESÍA EN BORNOS

Ayer, día 29 de septiembre, fui invitado por mis amigos Miguel Ángel Rincón y Manuel García a asistir a las 20´30 horas a un festival de poesía que celebraban los amigos del foro Bienal de Poesía en Bornos, Cádiz.

Me fui con mi esposa un poco antes de la hora para visitar el lugar y de esta manera pudimos admirar el Castillo de Bornos y pasear por sus jardines. El Castillo -Palacio de los Ribera es del siglo Xlll. Conquistado por el rey Fernando lll, fue entregado más tarde a la casa de Marchena y en 1398 la compró la casa de Ribera. Del castillo se conservan dos torreones y una parte de sus murallas, y contiene el único jardín renacentista de Andalucía baja.





















El recital de poemas se celebraba en El Convento del Corpus Chistri, construido en la segunda mitad del siglo XVl por Don Juan de Ribera, hijo de Don Per Alan de Ribera, quien dejó escrito en su testamento que se construyese una casa hospital para los siervos y caballeros de la casa Ducal y para otros que estaban sin mancha de sangre.

Es un bonito palacio construido en piedra y ladrillo, de dos plantas y que alberga en su interior un patio porticado. Contiene las tumbas del Adelantado mayor de Andalucía, Francisco Enriquez de Ribera y su esposa Leonor Ponce de León, hija del marqués de Cádiz, Rodrigo Ponce de León.

El edificio no le gustó al patrocinador por la dificultad que tendrían los ancianos en subir las empinadas escaleras que conducían a la segunda planta, y ordenó construir otro edificio enfrente, convirtiendo éste en convento de monjas clarisas, ordenado por el Papa Clemente Vll en 1593. Continuó como convento hasta 1973, fecha en que fue adquirido por la Caja de Ahorros de Jerez y transformado en Escuela de Formación Profesional al principio y en Instituto de Enseñanza Secundaria en nuestros días.

Monumento al Quijote en El Convento Patio interior de El Convento



Poco antes de la hora de comienzo nos dirigimos a la sala y tuvimos el placer de encontrarnos con la familia José Pangeat- Conchi Postigo y la pequeña Cristina, la familia de Manuel García y Miguel Ángel Rincón. Estuvimos hablando un poco de los foros literarios que nos unen –El Recreo y Bienal de Poesía–, del programa del acto que íbamos a celebrar y de nuestra participación en el mismo.

Conchi se excusó por que la sugerencia la cogió de improviso; yo acepté de leer uno de mis poemas, “Un paseo por la orilla del río Majaceite” y al mismo tiempo pedí autorización para presentar mi novela, “La pista del lobo”, desconocida en ese bonito pueblo gaditano.

Numerosos poetas de la Sierra de Cádiz se habían desplazado al festival para leer sus obras. Eran tantos, que se acordó un tiempo limitado a cada poeta para no alargar en demasía el acto. Fueron diez los poetas que participaron, deleitándonos con sus poemas.


Salón del recital. Asistencia: 50 personas. Miguel Rincón en medio de este grupo

Grupo de poetas, entre ellos, Manuel G. segundo por la derecha

Un grupo de poetas, entre ellos, Miguel Ángel Rincón

El acto comenzó con la presentación de los poetas y el agradecimiento al Excmo. Ayuntamiento de Bornos y a la Asamblea Local de Izquierda Unida por las gestiones y el apoyo necesario que hicieron posible la utilización del maravilloso palacio para nuestro disfrute

Yo tuve el honor de cerrar el acto con la presentación de mi novela y la lectura de mi poema.

Juan Pan leyendo el poema "Un paseo por el río majaceite", publicado en El Recreo

Luego, la organización del encuentro poético nos obsequió con unas copas y tapas variadas que nos permitieron refrescarnos mientras compartíamos impresiones y conocimientos con los asistentes. Entre copa y copa tuve el placer de firmar algunos ejemplares de mi novela y concertar con uno de los poetas, concejal de Cultura en Prado del Rey, para presentar mi novela en su pueblo el próximo invierno.

En medio, Miguél Rincón y Juan Pan. En la foto de la derecha: Carmen, Esmeralda, ATENEA 41 y Manuel G


La novela presentada en el acto

Fue un encuentro muy agradable, de esos que uno sabe que debe repetir inexcusablemente en los próximos encuentros que organicen los compañeros de la Bienal.

Les agradezco a todos su participación en el acto y la exquisita compañía que me han brindado y desde ya les prometo mi asistencia a cualquier otro encuentro. Abrazos, amig@s.


martes, septiembre 18, 2007

CRÓNICA DE LA QUEDADA EN MÁLAGA

LA QUEDADA EN MÁLAGA
Cuando conducía por la costa en dirección a Málaga, mientras el sol luchaba por salir de entre la bruma violeta que señalaba el horizonte marino como un disco cuyo color pasaba sucesivamente del cobre al naranja, para acabar formando un círculo de fuego que me obligó a ponerme las gafas oscuras circulando a 130 kms hora por la autopista, no pensaba que me esperaba un día tan, tan, tan buenísimo.
No me lo esperaba porque no tenía ganas de ir: como me temía, habían surgido contratiempos; pero por no dar la nota otra vez echándome atrás en un proyecto, faltando con ello al respeto a los compañeros que me esperaban frente al Hotel Larios, hice de tripas corazón, me levanté a las seis y enfilé rumbo a la Costa del Sol.
Llegué el primero a la cita, dos horas antes, y me dediqué a recorrer las calles que había pateado en mi época de calzones cortos, cincuenta años antes, cuando iba a la escuela ubicada junto al Estadio de la Rosaleda, hoy llamado Instituto de Enseñanza Secundaria La Rosaleda.
Estuve sacando fotos. El centro de la ciudad es peatonal. Las calles eran un enjambre de turistas ya a esa temprana hora; las terrazas de los bares estaban repletas de ellos desayunando, mientras observaban las campanas de la catedral repetidamente, llamando a la misa que celebraban en honor de la Virgen de la Victoria, la misma que dijo el rey Fernando el Católico que se le había aparecido y le había conminado a asaltar la ciudad y masacrar a los 15, 000 defensores mozárabes que la defendían, borrando todo vestigio de ellos y repoblándola con mil familias castellanas.






Me tomé dos cafés para hacer tiempo y quince minutos antes de las once me situé delante del hotel Larios. Se acercaba la hora y no acudía nadie. Tres minutos pasaban ya y seguía solo en medio de la calle, sorteando a los grupos de guiris que iban con sus guías de un lado para otro.
De pronto sonó mi móvil y mientras lo sacaba del bolso vi sonriendo y corriendo hacia mí a una señora con una niña de unos once o doce años: Leola con su lobita. Un poco sorprendido ante el cambio de imagen, nos dimos nuestros dos primeros besos, y mientras eso sucedía llegaron Atenea, Pangeat y Cristina, la familia de El Gastor, que ya había tenido el gusto de conocer tres meses antes.
Se repitieron los primeros minutos de presentaciones e intercambio de besos y abrazos y comenzamos a hablarnos mientras íbamos conociendo la ciudad. Leola nos obsequió con un broche de biznaga, y nos lo pusimos en la solapa.
Nos detuvimos en el centro de la calle Larios para escuchar la maravillosa voz de una mujer indigente, que se acompañaba con un acordeón. Un centenar de personas la observaban, tal era su encanto. Creo que si hubiese sido su voz natural, no estaría allí, en ese lugar, sino que ya estaría cantando en una ópera, pues cantaba como la Callas, sin un fallo en la voz y perfectamente sonora, como si hubiera sido grabada y manipulada en un estudio de grabación. Todos mirábamos buscando la trampa; no era posible tal belleza, tanto arte, tanta virtualidad en la calle, No me lo creía, y apostaba a que era playbak. Leola aseguraba que no, que su voz era auténtica.
Entramos en la catedral (La manquita, como la llaman los malagueños, pues le falta una de sus torres), magnifico templo construido a lo largo de 4 siglos y en los que se puede observar los distintos estilos arquitectónicos de las distintas fases de construcción. Estaba llena de fieles y turistas que sacaban fotos de recuerdos bajo la mirada seria y desaprobadora de los creyentes, que no entendían cómo la gente puede dedicarse a otra cosa que no sea escuchar lo que allí se decía, entre cantos y sermones.





Sacamos unas cuantas fotos dentro del templo y salimos a la calle. Como era mediodía, nos sentamos en un bar típico a calmar los gritos del estómago, y Leola, que aparte de que no cesó de hablar desde que nos presentamos nos hizo gala de un desparpajo tremendo y nos trataba como si de toda la vida nos conociese, nos ofreció un vinito fresco de Cartojal y unas aceitunas.
Mientras tanto, comenzamos a hablar de todo un poco: del foro, de los comentarios, del libro, de nuestros proyectos y sueños. Cuando hubimos descansado, salimos en dirección a la Alcazaba, el hermoso palacio ubicado a los pies del castillo de Gibralfaro, un lugar mágico, donde sus primeros moradores debieron sentirse en el Paraíso. Disparábamos sin temor el flash de las máquinas fotografiando el detalle más mínimo; todo nos encantaba.


Después volvimos a las callejuelas del centro y entramos en una cafetería típica, una taberna, refugio y lugar de encuentro de famosos: desde toreros, artistas de cine o teatro y cantantes, hasta los nuevos actores de la telebasura. Los antiguos muros están tapizados de fotos, posters y cuadros de los diferentes personajes que han entrado en el establecimiento.
Era la hora de la comida, los estómagos comenzaban a lanzar lastimeros sonidos y el ver a los ocupantes de las mesas cercanas con sus platos de tapas y bebidas típicas nos hizo llamar apresuradamente a uno de los camareros.
Leola no dejaba de sorprendernos, y esta vez lo consiguió pidiendo para ella, sin rubor alguno, una caña de cerveza, que luego resultó que era lo que en otros lares llamamos tankes, o sea…, ¡una jarra de casi un litro de cerveza fresquita con su línea de espuma justa! Yo no iba a ser menos; la acompañé.
Probamos una especie de empanada típica malagueña y una fuente de una ensalada buenísima, hecha con diferentes verduras y salsas. Cuando acabamos con todo, salimos a tomar el café y los chupitos en otro lugar, porque en éste no permitían fumar, y nuestra querida Leola no aguantaba más sin echar humo. Ya en otra terraza, bajo la sombra de los toldos situados a diez metros que cubren de acera a acera las calle Alcazabilla, con el teatro romano al lado tomamos café y unos chupitos. Seguimos hablando de libros, del ser escritor y sus motivaciones….. y casi de pasada hablamos de El Recreo. Entonces nos acordamos de la simpatiquísima Navarra del foro, Ely, y Leola y yo pedimos un pacharán con hielo en su honor. Conchi, Pepe y los niños pidieron otra cosa: helados y licor dulce.
La gran cantidad de cerveza, vino, chupitos y la comida nos empujaron a subir al castillo. Esa subida, que por la mañana nos pareció tan dura que no valía la pena hacerla, la encontramos inaplazable a las cinco de la tarde, con todo el calor de un sol despiadado situado sobre nosotros. La hicimos a pié, habiendo autobuses. ¡Y Atenea con zapatos de tacones! Dicen que antiguamente en la Sierra había cabras locas. Aún quedan algunas.
No os podéis imaginar la belleza del lugar, las vistas maravillosas de la ciudad desde aquella fortaleza, el paisaje del camino a través del bosque de pinos que cubre toda la montaña… Cuando alcanzamos la cima, no quedaban restos de la comida ni del alcohol ingerido. Ya podíamos conducir hacia nuestros hogares sin miedo al alcoholímetro.

Pero no teníamos prisa, total, cada cuarenta minutos había un autobús para bajarnos al centro. Estuvimos admirando todos los recovecos de la fortaleza y nos hicimos numerosas fotos para poder decir: “SÍ, ELY, HEMOS SUBIDO AL GIBRALFARO A PIE, TU AMIGA TE HIZO CASO. ¿ESTÁS SATISFECHA?”
Luego nos fuimos a la parada del bus, y esperamos su llegada. Aún estaríamos allí, si no fuera porque nos imaginamos que habíamos llegado tarde y debíamos esperar media hora. Vista así la cosa, nos bajamos a pie, dejamos la carretera y bajamos campo a través, como las cabras. ¡¡Y CONCHI CON TACONES!!
Cristina se resbaló y volvimos a la carretera para evitar más disgustos. Una vez en la ciudad, en la calle Larios nos cruzamos con la procesión de la Virgen y Leola nos invitó a entrar en “Casa Mira”, una famosa heladería artesana, para degustar unos buenísimos y nunca probados sabores: unas verdaderas delicias malagueñas, especialidad de la casa. Leola, tuvo el detalle exquisito de comprar otras biznagas, éstas naturales, para mi esposa y para Conchi.
La compañía era agradable, el ambiente sensacional: bandas de música, uniformes y gran colorido de la procesión de la patrona de Málaga. Las horas se me habían pasado sin darme cuenta y el sol se había ocultado ya cuando José Pangeat señaló el reloj diciendo: “Debemos volver a casa”.
El momento se tornó triste, las despedidas siempre lo son. Promesas de repetir el encuentro en cualquier lugar y a no tardar mucho; se repartieron los besos y abrazos con un emocionado “Hasta pronto”, y las consabidas frases hechas para el momento: “Me he alegrado mucho de conoceros, lo he pasado muy bien…”
Pero lo que da idea de la autenticidad del encuentro es que apenas nos hubimos separado tres metros, nos dimos la vuelta para mirarnos y dije: “María José, quiero otro beso…” Y corrimos todos a abrazarnos y besarnos unos a otros de nuevo, con más ganas, con más cariño, con más sentimiento.
Porque la quedada en Málaga no fue para ver salir el sol de forma mágica, eso se repite en esta costa trescientas veces al año. Tampoco fuimos allí para asistir a la misa y procesión el día de la patrona, ni para ver el castillo viejo, beber vino o degustar exquisiteces, no…
La quedada en Málaga significaba enterrar para siempre nuestros falsos nombres, con los que, protegidos por el anonimato que ellos nos brindan, nos atrevemos a desnudar nuestras almas ante cientos de lectores desconocidos, contándoles nuestras historias, pensamientos, sentimientos y sueños.
La quedada en Málaga ha significado que nos podamos mirar a la cara mientras repetimos nuestras inquietudes, sueños y sentimientos. Ver cómo brillan los ojos al recordar tal o cual historia o persona. Ver la verdadera sonrisa, preciosa, los labios distendidos, húmedos, la blancura de los dientes; una carcajada real, con el sonido de la propia voz y sacudiendo el tórax, viendo cómo se estremecen los cuerpos con la risa, algo muy distinto a escribir simplemente un ja,ja, ja en el texto; sentir el calor de la amistad, la suavidad y el olor personal de la piel al besarnos; la forma y textura de las manos.
La quedada en Málaga ha sido asistir al milagro de que personas de diferentes profesiones, estudios y medios, relacionadas solamente por ser miembros virtuales de una página web, El Recreo, quienes de otro modo no coincidirían nunca en ningún lugar, se puedan conocer, hablar, abrazar y sellar una amistad.
Todo eso se han perdido los que no han podido acudir.
Lo único malo del día fue a la hora de pagar el aparcamiento del coche, ajeno como estábamos al paso del tiempo. Cuando el empleado me ha pedido los veinte euros, no me lo creía. “Es que su coche ha estado aquí desde las 9 de la mañana, y son la 8 de la tarde…”—adujo el chico. “¿Tanto tiempo? ¡Joder!”, exclamé. 
María José, Conchi, Pepe, y a las niñas, preciosas ellas, María José y Cristina, os agradezco el honor que me habéis concedido de estar con vosotros y el maravilloso día que me habéis hecho pasar; nunca lo olvidaré. Besos y abrazos.
Juan Pan García

domingo, septiembre 16, 2007

ELSITA (Dedicado a MAY en el Día de la Independencia de México)

Siempre dije que no entendía a las féminas y que de ellas me pesan más los malos recuerdos que los buenos. A veces me pregunto si no soy yo el que las motiva a despreciarme, si mi trato no es amable, cariñoso, sino autoritario, vejatorio, machista…
Por ejemplo, lo que me sucedió con Elsita.
Desde que entró en mi vida, ocupó mi corazón a lo largo y a lo ancho. Todo fueron expresiones de cariño, regalos, atenciones y caricias.
A veces se mostraba arisca y no aceptaba zalamerías; me miraba de reojo con gesto serio y malhumorado, preparada para saltar a la menor insinuación. Parecía que siempre llevaba la escopeta cargada. No era ése el momento de carantoñas, pensaba yo, y la dejaba en paz, esperando que se le aclarasen las ideas y sacase el veneno de su cabecita.
Por que cuando ella quería venía a buscarme y se sentaba a mi lado, o incluso sobre mi regazo, y se dejaba acariciar y besar. Rozando su cabello en mi mejilla y mirándome a los ojos dejaba que yo le pasara la mano y acariciara su precioso cuerpo.
Lo que más placer me daba era descubrir sus reacciones ante mi pericia amorosa.
Cuando le besaba detrás de la oreja, daba como un respingo y emitía un leve quejido con voz débil, de tierno arrullo. Cuando acariciaba su dorso se estiraba a medida que bajaba la mano y se apretaba contra mí, sin dejar de mirarme, esperando repitiese mi caricia. Ni yo me cansaba de hacerlo ni ella de recibirlas. En la cama, se acurrucaba junto a mí y nos dormíamos entre besos y ternuras. A veces, dejaba caer su cabeza en mi vientre y yo permanecía quieto, dejándola a su aire hasta que ella decidía cambiar de lugar.
Era una delicia de criatura: inteligente, bonita, cariñosa, limpia, atenta con las visitas…
Pero se cansó de mí.
Con cualquier excusa, cogía la puerta y se iba a casa de la vecina de al lado, o del vecino del tercero, y allí se pasaba las horas sin darse cuenta, olvidándome.
Yo me encargaba de hacerle la cena, de lavar los platos, de hacer la compra, de limpiar el apartamento, de todo…yo lo hacía todo, ella no podía quejarse.
Con el tiempo, escuché murmuraciones de los vecinos acerca de su comportamiento. Decían que se divertía arrancando las flores de los maceteros que adornan los rellanos en cada planta, que nunca estaba en su casa, que yo era un calzonazos porque se lo permitía todo y a las féminas hay que tratarlas como se merecen.
Incluso convocaron una reunión de vecinas a mis espaldas y enviaron una comisión a decirme que aquello no podía continuar, que el edificio estaba dando una mala imagen y los propietarios estaban dispuestos a denunciar.
Yo no salía de mi asombro y me preguntaba si Elsita no se drogaba o bebía, pues algo debía de haber hecho para mostrar tal cambio en su comportamiento. Me propuse impedirle salir del apartamento y la dejaba encerrada mientras yo estaba en la cocina o limpiando la casa.
Pero esa solución fue peor, ¡se volvía loca y arañaba las puertas! Me lanzaba al suelo los objetos de cerámica que había heredado de mi abuela: Una pareja de cerámica fina, de Lladó, del año 1930, la hizo añicos; las cortinas las rajó de arriba abajo.
Un día me harté y la llevé a la puerta de entrada: “vete y no vuelvas”, le dije con el corazón a trozos. Y de pronto ella me miró a los ojos y antes de que yo pudiese evitarlo me arañó la cara, dejándome tres cortes finos horizontales, de los que manaba sangre poco a poco.
Aquel gesto me dolió más que las heridas, ¿qué había hecho yo para merecer eso? ¿En qué le había fallado?
Elsita no volvió hasta la mañana siguiente, y se sentó en la mesa frente a mí como si nada hubiera sucedido. Yo no quise hurgar en las heridas y silenciosamente le puse su desayuno. Ya abría tiempo de discutir.
Estuve todo el día pensando en ella, no pude permanecer a su lado, no podía mirarla a la cara, su presencia me rendía nervioso y me fui a la calle.
En el bar, encontré a mi amigo Antonio y le comenté el asunto entre copa y copa. “Tráela a mi casa y preséntamela, tal vez lo que necesite es más sociabilidad, más espacio, conocer gente, lugares nuevos…
Así lo hice. Fue lo peor que pudo suceder: la perdí, se quedó con mi amigo.
Pensándolo bien la comprendo: mi amigo tiene un chalet con cuatrocientos metros de parcela ajardinada, plantas, árboles, piscina… Y yo vivía en un apartamento de 40 metros cuadrados. La elección era más bien fácil, no había que pensárselo mucho.
Sobre todo por que ella notó que mi amigo se enamoró de ella nada más verla y comenzó a cometer los mismos errores que yo: a mimarla con exceso, a ser su esclavo. Ella se giró a mirarme y sin decir palabra se marchó al jardín y se acomodó en una tumbona.
Con el corazón más partío que el de Alejandro Sanz, me fui a casa. Aquella noche no pude dormir, recordando a Elsita. Pensé que no debía ser egoísta, ni retenerla contra su voluntad, que las almas son libres y no se pueden poner puertas al viento ni retener el agua en las manos y todas esas frases hechas que sólo sirven para justificar que uno acepte que tu compañera te sea infiel, que lo que deseas realmente es su felicidad, aunque estés convencido de que si no te salen los cuernos es porque te falta calcio.
No pude soportarlo y nada más amaneció fui en busca de mi amigo a contarle todo acerca de ella, no quería que él sufriese como yo. Le previne contra todos sus malos vicios. Pero aun así, Antonio me abrazó y me dijo que Elsa era lo que faltaba en su vida y que ahora era feliz.
Para agradecerme su felicidad, me entregó un regalo: Lucero, un cachorrito precioso, callejero, un chucho, pero muy bonito y cariñoso.
– Este te hará compañía y te lo puedes llevar contigo a la playa, al campo y a donde quieras.
Y tuvo razón. Mi perro es mucho mejor que Elsita para un hombre solo. Elsita es el mejor regalo que Antonio le ha hecho a su hijita Cristina, con ella duerme y la lleva en brazos a todas partes. Cristina me ha dicho que su gatita la despierta ronroneando cada mañana para ir al colegio.

viernes, septiembre 14, 2007

PAISAJE


Acabo de estampar mi firma, aún está húmedo y espero se seque a tiempo para que se lo puedan llevar el martes. Lo he fotografiado para tener un recuerdo de mi obra, que uno tiene su ego y aunque no sea Murillo o Vanghó ni ningún famoso, me gusta recrearme en lo que hago.

domingo, septiembre 09, 2007

CITA EN MÁLAGA






Entrada al puerto de Málaga








Jardín de la Alcazaba






















Plaza del centro de la ciudad












Málaga, bonita Málaga;
Málaga, que guapa eres.
Eres tu la más hermosa,
eres tu reina calé.
Dicen que Málaga tiene
cerezas y el limonar
y un jardín lleno de flores
a la orilla de la mar.

(ESTRIBILLO)

El embrujo de tus ojos
y el orgullo de tu ser
se pasea por la plaza,
la plaza de la Merced.

ESTRIBILLO ... y eres tu reina calé,
y eres tu ....
reina calééé..…


Transcripción de la letra: Ilma. Tuna de Ingenieros de Telecomunicación























































Vidrieras; interior del templo, y plaza



Arriba: calle del centro de la ciudad; maceton que abunda en las calles del centro












Arriba: Vista desde el castillo de Gibralfaro























Arriba. jardines de la Alcazaba y murallas. Abajo: procesión de la patrona de la ciudad.


UN POCO DE HISTORIA

Siendo Málaga una ciudad edificada junto al mar, siempre ha tenido mucha actividad comercial. Antiguamente tenía la ventaja sobre el transporte de las mercancías por tierra por que los caminos eran pocos, mal conservados e inseguros. Málaga ha sido durante siglos la primera productora de hierro de la Península. Los fenicios llegaron hasta el lugar en busca del tan preciado metal, allá por el año 750 A.C. Dos siglos más tarde, los cartagineses arrasaron todo lo que caía bajo su yugo. Los romanos , al contrario, se destacaron por la urbanización de las ciudades que conquistaban y la construcción de las obras públicas: carreteras, acueductos, teatros, circos y palacios para que los senadores pudiesen debatir los problemas. En Málaga, Vespasiano y Augusto construyeron el puerto, que ha ido sufriendo ampliaciones a través del tiempo. También construyeron el teatro, y la conectaron con la vía Augusta, para que, atravesando Hispania, les llevase hasta Roma, el corazón del Imperio.

Luego, en 711, Tarik atravesó el Estrecho, y los árabes permanecieron en España durante ocho siglos.

Pero vivir cerca del mar tenía también sus peligros: Málaga sufría el ataque de los piratas a menudo, y su población vivía aterrorizada. Otras veces los enemigos podían venir de las montañas, por eso Málaga se vio en la necesidad de construir unas murallas alrededor para protegerse, sobre las que montaba guardia un pequeño ejército.

También era necesario un lugar para la residencia del gobernador y sus funcionarios; recibir a los nobles y embajadores y servir como oficinas de administación. Este lugar debía ser eficazmente protegido con fuertes muros y soldados.Para ello, Badis ibn Habus, rey granadino que se hizo con el control de la ciudad en el año 1057, mandó construir la Alcazaba.

“alcazaba” significa “palacio rodeado de una fortaleza”.

Con el tiempo, Málaga creció y necesitaba más soldados para su defensa. Entonces se buscó un sitio mejor para establecer a las tropas y vigilar la llegada de naves por el horizonte. Y pensaron en el monte de Gibralfaro.Según indica ese nombre, Gibralfaro fue utilizado en su tiempo también como faro

Los árabes edificaron un castillo nuevo y más grande para alojar al ejército moro.También llegó a ser utilizado como cárcel. Los musulmanes comunicaron el palacio de la Alcazaba con el castillo, construyendo un camino en medio de dos murallas para proteger a los que necesitaban trasladarse del castillo a la Alcazaba o viceversa. Este camino amurallado se llamaba "Caracha"

Los Reyes Católicos creían que Málaga les iba a ser entregada sin derramamiento de sangre. Pero aquí, su Gobernador, generalmente un príncipe nazarí que hacía de embajador ante el rey de Granada, no iba a escuchar jamás la terrible frase que arrastraría más tarde Boabdil durante toda su vida al entregar Granada al rey Fernando:"Llora como mujer lo que no supiste conservar como hombre", y los 15, 000 defensores de la ciudad presentaron batalla hasta que fueron masacrados y sus supervivientes llevados como esclavos a otras tierras. El Rey, justificó esa barbarie aduciendo que la "Virgen se me ha presentado y me ha asegurado la victoria". Y trajo a mil familias castellanas para a repoblar la ciudad devastada.

Desde entonces se venera a la Virgen de la Victoria como "La patrona de Málaga". Pocos malagueños saben hoy que la feria de Agosto se celebra en memoria de la victoria del Rey Fernando, una fiesta que conmemora el aniversario de la batalla, aplastamiento y barrido de la cultura mozárabe el 19 de agosto de 1487.

El día de la quedada, era la fiesta de la Virgen de la Victoria, y nos cruzamos con la procesión que la llevaba por las calles de la ciudad conquistada.