miércoles, diciembre 31, 2008

ACOSADO

Foto sacada de internet
Miré hacia atrás y vi que todos me seguían, mostrando rostros de odio y gestos amenazadores; apresuré el paso para distanciarme, pero también lo hicieron ellos.

Corrí, corrí y corrí sin descanso hacia la puerta de salida que vislumbraba al fondo del callejón oscuro, tropezando con cajas llenas de expedientes de morosos y solicitudes de empleos. A un lado, contra la pared, vi docenas de ataúdes de mujeres amontonados; más allá, cientos de botellas vacías de cava descorchadas para brindis de banqueros en medio de basuras de todas clases. Continué corriendo mientras oía las maldiciones e insultos de mis perseguidores.


Un personaje salió a mi encuentro en la puerta cuando, extenuado, me disponía a rendirme. Amablemente, me señaló un cuarto lleno de mapas y libros de Historia: “Escóndete por ahí hasta que se olviden de ti”, me dijo.

Y la gente llegó al umbral de la puerta y se detuvo, intentando ver más allá, mirando desconfiada a un lado y al otro, indecisa, ante la presencia de mi salvador.Éste abrió sus brazos y con una amplia sonrisa en los labios, les dijo:
“Bienvenidos seáis. Pasad, pasad a mi casa y acomodaros. No temáis: Soy el número 2009, y deseo para vosotros lo mejor”.


domingo, diciembre 28, 2008

LOS SANTOS INOCENTES

Foto publicada en El País


Diario El País, 28 /12/08


La Fuerza Aérea israelí ha vuelto a bombardear esta noche objetivos de Hamás, lanzaderas de cohetes y carreteras. Además, una mezquita ha sido bombardeada en las últimas horas por acoger "actividades terroristas", ha confirmado un portavoz militar israelí. Este sábado la franja de Gaza se ha convertido en el escenario del ataque más fmortífero de los últimos 20 años por parte de Israel, que se ha cobrado la vida de al menos 225 personas y ha dejado más de 800 heridos, la mayoría de ellos en la ciudad de Gaza, así como en los poblados de Jan Younis y Rafah en el sur de la franja, según fuentes del servicio local de emergencias. Debido a la gravedad de muchos de los heridos, la cifra de muertos podría aumentar, han informado portavoces de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que gobierna Cisjordania.”

Foto publicada en el diario El Mundo

La historia se repite una y otra vez: Israel, cuyo famoso y efectivo servicio de espionaje, el MOSAD, fue capaz de descubrir y eliminar a tantos generales asesinos nazis, escondidos en España y América del Sur con diferentes identidades y cambios de rostros gracias a la cirugía estética, no se molesta ahora en detener y eliminar a los cabecillas del terrorismo palestino, a pesar de tenerlos identificados y controlados en Gaza.

Prefiere destruir la ciudad y eliminar al pueblo que la habita.


Foto publicada en El País

Es el mismo terror que practicaron los nazis con el pueblo judío y practican ahora las etnias dominantes en el Congo y otros países africanos: eliminar de la faz de la Tierra al contrario u obligarles a huir y apoderarse de sus tierras.

Mientras tanto, en Occidente la población mira hacia otro lado y esconde su vergüenza celebrando hipócritamente unas fiestas en nombre del que entregó su vida en favor de La Paz y el Amor entre los humanos.



BEIRUT, junio de 2006. Yo no estaba allí presenciando la masacre, pero la historia pudo suceder así:

Pasan dos horas de la media noche y el cielo, envuelto en polvo y humo por el anterior bombardeo, está sumido en la oscuridad. Ni siquiera se ve la Luna, y menos aún las estrellas.

Una familia se encuentra junto a docenas de otras en el sótano de un edificio de cinco plantas, que permanece en pie milagrosamente en medio de las ruinas de otros edificios similares cuyos escombros cubren toda la calle, formando montañas de cascotes, hierros retorcidos y restos de muebles. La mujer abraza al más pequeño de sus cuatro hijos, que duerme en sus brazos; los otros se apegan a su madre horrorizados por la oscuridad y por el ruido de los aviones que cruzan el espacio sobre la ciudad.


Foto publicada en El País

Esa imagen familiar se repite en cientos de bloques de viviendas, oficinas y casas de Beirut. Miles de ancianos, mujeres y niños que no han tenido nada que ver con las afrentas a Israel por parte de un grupo terrorista que se oculta lejos, en el sur, sufren la represalia hebrea.

Fuera del refugio el hedor a muerte, a cloacas y a polvo llena el aire y lo hace irrespirable.

De pronto las explosiones hacen temblar los cimientos del lugar que pisan, provocando gritos histéricos de mujeres y niños indefensos, que no pueden moverse apretados como están contra otros seres de ojos grandes y brillantes por el miedo. Un gran estruendo se escucha sobre sus cabezas y el suelo vuelve a temblar. Apenas pueden respirar el aire del refugio, después de permanecer cerrado durante tantos días, ocultando a las treinta familias que lo habitan.

Los mayores intentan calmar a los jóvenes; ya están acostumbrados a la barbarie, han nacido en medio de ese horror y toda su vida ha estado plagada de guerras, de invasiones, de muerte. Ya no creen en Dios, en ningún Dios, pues fue a causa de éstos que sufrieron durante toda su vida.

Pero ahora no se trata de eso, hace años que saben que no existe nadie arriba, que ése está aquí abajo, y es todopoderoso, cruel, sin alma ni sentimientos. Lo único que le mueve es la codicia de controlar las riquezas de la Tierra, aplastando a aquéllos que se oponen a ellos.

Para ello, dividen a las naciones en dos clases: las aliadas y los agentes del Mal. Las que miran hacia otro lado porque luego se beneficiarán de los despojos del cadáver, como los buitres y las hienas, y los que sufrirán las consecuencias de haber nacido en una zona donde abunda el petróleo, esa materia oscura y gelatinosa que permite que los países del Norte continúen avasallando a los del Sur, esquilmándoles sus riquezas, sus familias y sus vidas en el nombre de no se entiende qué clase de Libertad.

Mientras que las bombas caían sobre Beirut, las naciones del Norte se preocupaban de si Reyes ficharía finalmente por el Real Madrid; y si Ronaldiño marcaría en esa liga más goles que la anterior; si Ronaldo sería prejubilado o Roberto Carlos debía ser puesto en venta…

Mientras tanto, el edificio, al igual que otros muchos otros, se ha derrumbado, convirtiéndose en sepultura para todos aquellos que se ocultaron en el sótano esperando salir ilesos de la barbarie. No habrá nadie capaz de rescatarlos; no hay medios ni tiempo, y son numerosos los inmuebles convertidos en montañas de escombros. Antes de que puedan estudiar la forma de rescatar a los desaparecidos llegará la noche, y con ella nuevos aviones, nuevos bombardeos, nuevas muertes inocentes. El dios poderoso dice que es un castigo para los terroristas de Herbolá; pero estos no están allí, no viven en Beirut, viven lejos de la ciudad… ¿Por qué entonces la bombardean?

Está todo bien calculado y programado, se trata de limpiar el camino de obstáculos hasta alcanzar el oro negro.

Todo el Medio Oriente, desde Israel hasta Afganistán, debe de caer en manos del Yankee. Los hebreos son los sicarios enviados a cumplir los asesinatos, pero el cerebro está en Washington. Los americanos, esos mismos que conocieron el horror de los aviones empotrados en las Torres Gemelas, miran ahora para otro lado, están felices: su industria es bélica y necesitan salir de la crisis; no les importan los medios empleados. Saben que conseguirán sus objetivos: son los más poderosos y sus sicarios están bien entrenados: aprendieron las más eficaces técnicas de muerte sufriéndolas en sus propias carnes en Autwicht. Saben cómo aterrorizar, cómo asesinar impunemente, y, por experiencia, están convencidos de que el mundo no reaccionará en contra.


Foto publicada en El Correo Gallego

Saben que la ONU ha dejado de ser una poderosa institución y que se ha convertido en sierva del poderoso que paga sus gastos, sus viajes lujosos e inútiles; que se prostituye ante el imperio, que ya no usa la misma vara de medir… ni siquiera tiene ya vara.

Y mientras aquí en España la policía de tráfico toma precauciones especiales para evitar el aumento de siniestros durante este fin de semana, en Oriente otros cientos de personas serán masacradas, asesinadas impunemente, ante los ojos radiantes de codicia de los empresarios más poderosos de Europa y América, que se verán agraciados con el turismo que dejará de viajar al Medio Oriente y se quedarán en nuestros hoteles y playas; por las grandes empresas constructoras, que pujarán para reconstruir las ciudades aplastadas; por la Texas Oil Company, que verá por fin realizado su sueño de controlar el petróleo mundial.


Vemos en directo estos asesinatos repetidamente en las noticias, y es manifiesta la pasividad de las naciones, de los ciudadanos, quienes en otra ocasiones han demostrado que son capaces de mover el mundo cuando sus empleos están en juego, saliendo a manifestarse en las calles contra los despidos masivos de las fábricas; o cuando el equipo de fútbol de su ciudad es castigado con el descenso por la corrupción de sus dirigentes…


Lo que sucedió allí, anoche sucedió en Gaza. Y continúa sucediendo rutinariamente en Agfanistan, Líbano, Iraq, Iran…



Gaza. 1 de marzo de 2008

GAZA (Reuters) - Las fuerzas israelíes causaron la muerte el sábado de 61 personas en la Franja de Gaza, en la más sangrienta ofensiva para los palestinos desde el comienzo del levantamiento contra la ocupación de Israel en el año 2000.

27/08/2008 | Actualizada a las 02:35h

Nueva York.(EFE).- Rusia presentó hoy en el Consejo de Seguridad de la ONU un borrador de declaración en el que se condena el reciente bombardeo de la aviación de EE.UU. contra una población del norte de Afganistán, que, al parecer, causó 90 muertos civiles.


Las averiguaciones preliminares efectuadas por la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán (UNAMA) han hallado "pruebas evidentes" de que 90 civiles, entre ellos 60 niños, perdieron la vida el pasado 22 de agosto en un ataque aéreo de las fuerzas de EEUU desplegadas en Afganistán.

Al comprobar que nadie se mueve ahora para alzar sus voces contra este crimen contra la Humanidad, no dejo de recordar las palabras de Bertold Brecht:

“Un día vinieron a por los comunistas, pero dado que yo no era comunista, no me preocupé.

Luego vinieron por los curas, pero yo no era creyente y no hice caso.

Otro día se llevaron a los judíos, pero yo no era judío y no me molesté.

Un día vinieron a por mí, y nadie hizo nada.”


sábado, diciembre 27, 2008

De Paulo Coelho para el mundo

El lun 22-dic-08, Paulo Coelho escribió:
De:: Paulo Coelho

Asunto: Paulo Coelho - Cuento de Navidad (México)
A: XXX
Fecha: lunes, 22 diciembre, 2008, 6:31 am
Estimado(a) Lector(a),

Feliz Navidad y un año lleno de conquistas son mis más sinceros deseos. Para
agradecer el apoyo recibido en 2008, les envío el cuento de Navidad que he
escrito para las columnas que publico en diversos periódicos del mundo como en los años anteriores.

Un fuerte abrazo,

Paulo Coelho



La música que salía de la casa

Como siempre hacía la víspera de Navidad, el rey invitó al primer ministro a dar un paseo por la ciudad. Le gustaba ver cómo adornaban las calles, pero para evitar que sus súbditos se excedieran en los gastos con el objetivo de agasajarlo, solían disfrazarse con ropa de comerciantes que venían de tierras lejanas.
Caminaron por el centro, admirando las guirnaldas de luz, los abetos, las velas encendidas en las entradas de las casas y los puestos de venta de regalos. Todo el mundo, hombres, mujeres y niños, se apresuraban a reunirse con sus familiares para celebrar esa noche en torno a una mesa repleta.
En el camino de regreso pasaron por el barrio más pobre. Allí, el ambiente era completamente distinto: nada de luces, velas, ni el olor apetecible de la comida lista para ser servida en la mesa. No había casi nadie por la calle, y como hacía todos los años, el rey comentó con el ministro que debía prestar más atención a los pobres de su reino. El ministro asintió con la cabeza, convencido de que pronto el asunto sería olvidado de nuevo, enterrado en la burocracia cotidiana, la aprobación de presupuestos y las reuniones con dignatarios extranjeros.
De repente oyeron una música que salía de una de las casas más pobres. La chabola, mal construida, con varias grietas entre las maderas podridas, les permitía ver lo que sucedía en el interior, y comprobaron que la escena que allí se desarrollaba era completamente absurda: un viejo en una silla de ruedas que parecía llorar, una joven completamente calva que bailaba, y un muchacho de mirada triste que tocaba un tamborín y cantaba una canción tradicional.
--Voy a ver qué pasa –dijo el rey, y llamó a la puerta.
El joven dejó de cantar y fue a abrir.
--Somos mercaderes y buscamos un lugar para dormir. Hemos oído la música, hemos visto que todavía estáis levantados y nos gustaría saber si podríamos pasar aquí la noche.
--Pueden quedarse en algún hotel de la ciudad. Desgraciadamente, no podemos ayudarlos; a pesar de la música, en esta casa reina la tristeza y el sufrimiento.
--Por mi culpa –era el viejo de la silla de ruedas el que hablaba--. Durante toda mi vida he intentado darle educación a mi hijo para que aprendiese caligrafía, para que fuese uno de los escribas del palacio. Sin embargo, los años pasaban y no volvieron a ofertarse nuevas plazas. Hasta que anoche tuve un sueño estúpido: un ángel aparecía y me pedía que comprara una copa de plata, ya que el rey iba a venir a visitarme, a beber un poco y a conseguir un empleo para mi hijo.
»La presencia del ángel me pareció tan real que decidí hacer lo que me decía. Como no tenemos dinero, mi nuera fue esta mañana al mercado, vendió su pelo y compramos esa copa de ahí. Ahora intentan levantarme el ánimo, cantando y bailando porque es Navidad, pero es inútil.
El rey vio la copa de plata, pidió que le sirvieran un poco de agua porque tenía sed y, antes de marcharse, le dijo a la familia:
--¡Qué coincidencia! Hoy mismo hemos estado con el primer ministro y nos ha dicho que las plazas se van a ofertar la semana que viene.
El viejo sacudió la cabeza con incredulidad y se despidió de los extranjeros. Pero al día siguiente fue leído un decreto real por todas las calles de la ciudad: buscaban un nuevo escriba para la corte.
El día previsto, la sala de audiencias estaba atestada de gente deseosa de competir por tan ansiado cargo. Cuando el primer ministro entró, les pidió a todos que prepararan sus cuadernos y sus bolígrafos.
--Éste es el tema de la disertación –dijo--: ¿Por qué un anciano llora, una mujer calva baila y un muchacho triste canta?
Un murmullo de asombro recorrió la sala: ¡nadie sabía contar una historia como ésa! Nadie, salvo un joven con ropa humilde, sentado en un rincón de la sala, que sonrió y empezó a escribir.

(Basado en un cuento indio)

¡QUÉ SABRÁS TÚ DE ESO!

Óleo de Vicente Galán (Fragmento)

En un pueblo escondido
en la Sierra de Cádiz,

hay un bar lleno de gente.
Unos juegan a las cartas,
otros beben aguardiente.

Un hombre desaliñado,
de apariencia vulgar,
se levanta de su asiento
en un rincón del bar
y tropezando con las mesas
comienza a caminar.

—¡Llena mi copa, tabernero!
—No señor, ya basta.
Responde el aludido,
—Márchese a su casa,
antes que le haga daño
el vino que ha ingerido.

—¿Daño dices…? ¿Qué sabrás tú de eso?
Daño es tener una cama grande,
y hallarse solo en ella.
En vela, pasar la noche
mirando la estrellas.
Atento al ruido de la calle
por si un coche llega
y se para en la puerta.

Daño es no recibir
a las llamadas respuesta.
Vivir en eterna espera.
dejando la puerta abierta.

Daño…¡Ja, ja, ja!
¿Qué sabrás tú de eso?
En servir copas y fregar vasos,
tabernero, eres maestro

¿Sabes cuánto se sufre sabiendo
que tu mujer está con otro,
que se bebe sus besos,
come sus bocas
y te roba su cuerpo?

Que ella te ignore
como si hubieras muerto…
¿Qué sabes tú de eso, niño?
¡Ponme otra copa…
o te rajo ahora mismo!

¿Borracho yo?
Lo que estoy es hundido.
Pero de todo me doy cuenta
y de la vida yo he aprendido.

Que el amor no existe,
por experiencia he sabido.
Son otros intereses
los que mueven
este mundo enloquecido.

Como perros y gatos,
pobreza y amor están reñidos,
Son los intereses
lo que mueven las pasiones,
y aplastan el cariño.


¿Daño…? ¡Ja, ja, ja!
¿Qué sabrás tú de eso?
¿Sabes cuánto se sufre sabiendo
que la mujer que amas está con otro.

Que él se la come a besos,
y toma una fruta que es mía,
y bebe del agua de mi fuente…
mientras de sed yo muero
un poco cada día?

¡Venga ya, tabernero!
¿Sabes qué?
Ya no quiero copa,
déjame la botella,
a ver si de una puta vez
me muero!

FIN

Safe Creative #0808010868111


martes, diciembre 23, 2008

¡UN PREMIO PARA MI BLOG!


Este premio me lo concede mi nueva amiga Lola Mariné, cuyo blog, Gatos por los tejados, descubrí recientemente y me atrapó, a quien le agradezco con todo mi corazón el detalle.


Un premio que deseo compartir con los blogs amigos que me acompañaron durante todo el año:


La Perla de Janis, de Claudia, una gran amiga mía, poeta argentina de altura, muy valiente, cuyos versos solidarios ante las injusticias llegan hasta la médula, y sus encendidos poemas enamorados erizan la piel. Una amiga que espero conservar por mucho tiempo.

I'm Luna, Princess Of The Night.El rincón de la encantadora y joven estudiante María, excelente escritora, cuyos textos te atrapan irremediablemente.

Mertxy, mujer sensible,trabajadora y creativa, prolífica poeta de amores nostálgicos. Una amiga a quien deseo se cumplan esos sueños que la mantienen permanentemente despierta.

Herrizas, un lugar de bellas palabras ubicado en medio de la Sierra de Cádiz, compañero de proyectos y sueños utópicos y literarios.

La dársena de Margarita, el lugar de una entrañable y leal amiga, excelente escritora y compañera de foros, a quien tengo mucho cariño.

SIMBIOSIS, el rincón de mi amiga Bárbara, de Mallorca, una mujer maravillosa, compañera de foros y leal amiga, a quien quiero mucho.

Mi primo y yo, porque su blog es puro arte

Fantástica Literatura. El blog de un nuevo amigo, un lugar para disfrutar y aprender de su arte.

¿Escribes conmigo? Una ventana al mundo de las costumbres, la artesanía y fiestas de las ciudades aztecas, que mi amigo Mario nos muestra a través de su cámara.

MADO, http://www.capto.com.mx/Mddyn/

Un lugar de relax admirando pinturas de mi amiga la escritora, poeta y pintora María Dolores Díaz y Nieto desde la ciudad de México


A todos ellos les invito con todo cariño a recoger este premio y lo cuelguen en sus blogs.

Abrazos a tod@s

lunes, diciembre 22, 2008

¡¡FELIZ NAVIDAD!!


Querid@s, amig@s:
El sábado por la noche fui al centro de la ciudad para ver el alumbrado especial navideño y los concursos de belenes que se exponían en los escaparates de bancos y tiendas, y en una casa antigua en obras vi a un gato maullando sobre el tejado, que me miraba fijamente. Me detuve un instante y el felino bajó a la acera, vino a mí y frotó su cabecita y el lomo contra mis piernas. Parecía que quería decirme algo. Lo cogí en brazos y, mientras yo le acariciaba, él me contó una historia que afirmaba haber escuchado en una tertulia literaria celebrada en una buhardilla cercana. La historia me ha parecido tan interesante, que me he pasado toda la noche traduciéndola para ustedes con la ayuda del Diccionario Oxford Español-Gatos. Éste es el resultado:

Un cuento de Navidad con premio
IDEA ORIGINAL DE LOLA MARINÉ:
http://gatosporlostejados.blogspot.com/

Los co-autores: Lola, Mariné, Arwen, Martikka, Didac, Thiago, Juan (éste soy yo), Manolo y Dianna nos llevamos como premio este precioso gatito.



"Como cada año, la Navidad le cayó encima sin previo aviso; de repente, las calles se habían llenado de luces de colores, la gente caminaba apresurada cargada de paquetes y todos mostraban ese aire feliz que requería el momento. Pero allí estaba él, con su máscara dorada ocultando su rostro pálido, con la única compañía de un perro harapiento que no ladraba, tan solo miraba pidiendo lo mismo que él: unas monedas para comer caliente esa noche, tan solo esa noche tan especial.
Una figura se destacó de entre la multitud; era una niña de rubios cabellos y sonrisa contagiosa; le tendió su manita y él la cogió entre sus rugosas manos, sintiendo la suavidad y el calor humano que tanto hacía que no sentía.
La niña depositó en su manos una moneda dorada.“Pide un deseo”, dijo. Luego hizo un gesto de despedida y desapareció entre la gente.
Él guardó muy dentro aquel deseo, soñó con la mirada perdida en la multitud que a aquella hora de la tarde se afanaba en los últimos preparativos para aquella noche. Fue entonces cuando de entre la multitud se destacó otra figura, más prosaica, nada infantil, pero igualmente sonriente. No cabía duda, se dirigía hacía él, después de tantos años pasando la noche bajo las luces del ayuntamiento…
—Hola hermano —dijo el alcalde agachándose a su lado.
Él se quitó la máscara dorada sin creer que estuviera hablándole, llamándole hermano. ¿Cuánto tiempo hacía desde la última vez? ¿Por qué ahora? ¿Por qué esta Navidad?
Entonces recordó aquella noche lejana, otra navidad fría y oscura, cuando era todavía un niño, y su padre le explico que no podía alimentarlo a él y a su hermano. Cómo le dio también aquellas cuatro monedas y lo lanzó a la calle, provisto apenas de unos guantes sin dedos y un viejo sombrero de fieltro... el día en que cruzó el cielo aquel cometa.
El alcalde sacó un billete de diez y se lo entregó. En ese momento el flash de una cámara le cegó.
—¿Qué tal he salido?-preguntó el alcalde, mirando al reportero y olvidándose del mendigo.
—Perfecto, Sr. alcalde. Mañana, en primera página.
El mendigo, todavía deslumbrado por el flash, se miró a sí mismo y se quedó boquiabierto: ¡Volvía a ser niño!
Corrió a la otra esquina de los grandes almacenes, donde estaba Sarita, una niña de seis o siete años de ojos tan grandes como tristes, ofreciendo claveles a los peatones, y le compró todo el ramo.
Con las flores en la mano, volvió donde había dejado al señor alcalde. Ya se habían marchado casi todos; el jefe de policía, le despedía ceremoniosamente tocándose el ala de la gorra, a guisa de saludo.
El niño se acercó por detrás y le tiró de la manga de la chaqueta. Un guardia hizo además de apartarle.
Él mirando hacia arriba, le enseñó el ramo de flores...
—Es para su mujer...
El alcalde lo aceptó distraídamente y lo arrojó dentro del vehículo que le aguardaba, sin reconocer en aquel niño al mendigo que se apostaba a diario junto al ayuntamiento. Ya no estaban allí los reporteros para captar el momento.
El chiquillo se sentía feliz. ¡Su deseo se había cumplido! ¡La moneda era mágica! volvía a ser un niño, tenía la oportunidad de arreglar su vida; le habían concedido otra oportunidad...
Después de entregar el ramo de flores, volvió en busca de Sarita.
— Sara —le dijo—, sé que te has escapado de tu casa, no preguntes como lo sé, pero si no vuelves, tu vida será un fracaso.
Sara, le miró fijamente
— ¿Cómo sabes tú eso? dime...
—Yo, sé mucho, créeme...—dijo él—, vamos te acompaño a tu casa.

A veces, la vida da segundas oportunidades y él iba a aprovecharla y también quería que Sarita se salvase.
Cuando estaban llegando a casa de Sarita el niño preguntó:
—Sara, ¿tú también sueñas con un príncipe azul?
—¡Pos claro, como todas!
— ¿Y es así como yo?
— ¡No, que va! ¡Mucho más guapo y alto!
—¡Jo! Pero él no te compra flores...
—Anda, no seas tonto. Dame un beso.
Y el chico la besó. Luego ella le sonrió y le dijo:
—Feliz Navidad!
—¡Feliz Navidad!—respondió alegremente. También él debía regresar a casa y disfrutar junto con su familia de aquel maravilloso regalo que había recibido.
Miró al cielo y sonrió; un cometa surcaba la oscuridad, y él estaba seguro que era un ángel: era aquella niña de rubios cabellos que le ofreció la moneda mágica.
—¡Vamos, Noel! —le dijo a su perrillo, convertido también en un pequeño y alegre carrocho —, tenemos que darnos prisa en llegar a casa: ¡es Nochebuena!"


domingo, diciembre 14, 2008

LA PELÍCULA


Las cinco de la tarde en El Gastor, un pueblo de la sierra de Cádiz. La escena se desarrolla en un bar muy antiguo que conserva sus techos originales de gruesas y oscuras vigas de madera; sus paredes lucen encaladas. Al fondo se muestran productos artesanales de palma y mimbre que venden a los turistas.
El sol entra por el umbral de la puerta y siembra un marco de dos metros de luz en el suelo del espacioso local.
Al lado izquierdo hay una barra de bar atendida por  Conchi, una bella mujer de unos cuarenta años, ojos grandes, negros; vestida con una blusa blanca semitransparente y con gran escote, que muestra un atractivo canalillo entre sus erguidos senos. Lleva una falda rociera, roja y larga hasta los tobillos, acabada con volantes; calza unas alpargatas del mismo color y suela de esparto. En ese momento está al otro lado del mostrador y se dispone a llevar una bandeja con una botella de vino fino de Jerez y un platito de chicharrones a una mesa ocupada por cuatro hombres, que juegan a las cartas dando gritos y puñetazos en la mesa.
Junto al marco de luz proyectado en el suelo hay un hombre sentado en una silla y con las piernas estiradas. Lleva puesta una gorra con de paño con visera y unas viejas gafas de lentes redondos; tiene un cigarro en una mano y le da caladas de vez en cuando mientras lee el periódico.
De pronto el salón se oscurece y todos miran hacia la puerta de entrada del local: la silueta de un hombre alto y corpulento aparece en ella. No se le ve la cara a contraluz, pero todos le conocen. Lleva un sombrero de palma y un puro en la mano. Permanece de pie en la puerta, sabiendo que todos le miran porque impide la entrada del sol. Sabe que es el centro de atención y disfruta de su momento de gloria, saboreando su puro y lanzando luego una bocanada de humo gris que se eleva hacia el techo. Lleva una enorme navaja cruzada entre el cinturón, su empuñadura plateada refleja la luz del suelo...
El hombre avanza un paso y grita:
—¿Dónde se esconde Manuel, ese chulo de mierda que intenta ligarse a mi mujer? Que salga y dé la cara, que lo voy a machacar. ¡Van a tener que untarle el yodo con una escoba!
—¿Y eso lo vas a hacer tú solo? —responde el aludido desde una mesa del fondo.
—¡Sí, yo solo!
—Pues a mí me lo pones con leche, Conchi.
Todos los presentes sueltan la carcajada y el hombre, furioso, corre hacia Manuel, pero no ve la pierna extendida del que lee junto a la entrada y tropieza, se cae hacia adelante y se abraza a la cintura de  Conchi, que trastabilla y deja caer la bandeja al suelo.
Pepe, el marido de Conchi, que era uno de los que estaban en la mesa jugando a las cartas, se levanta de golpe, tirando la silla hacia atrás, agarra por el cuello al hombre que permanecía abrazado a su mujer y le arrea un puñetazo.
—¡Corten! ¡Corten!... ¡Joder, eso no estaba en el guión! —grita un hombre pequeñajo desde un rincón de la sala—. Estoy hasta los cojones de tanto inútil. ¡En qué mala hora se me ocurrió grabar la escena en este pueblo de mierda!
Al oír eso, Rafaél, el hombre que había causado el tropiezo con su pierna extendida exclamó, dirigiéndose hacia el director de cine:
—¡Eh, eh., eh…! Quieto parao, que a ti te doy de verdad… Como le faltes el respeto al pueblo, te arreo un guantazo que vas a dar más vueltas que una noria un domingo de feria. ¿Pero qué te has creído tú, so capullo? Las calles de El Gastor están limpias y por ellas pasean personas, peatones y seres humanos muy honrados. Mierda es Madrid, tu ciudad, que está llena de drogadictos y violadores, huele a podrido y estáis todos enfermos de la contaminación.¡Eso sí que es un pueblo de mierda! ¡Si no hay más que mirarte a la cara para ver que no comes caliente desde la República! Pasas más hambre que lo pavos del Nicolás, que se comieron el candado de la puerta creyendo que eran lombrices. Tú lo que tienes que hacer es callar y trabajar para que el pueblo salga bien y bonito y que venga mucha gente a turisquear. ¡Pues no digo yo lo que hay!…
— Di que sí, Rafa, ¡ole tu labia! —grita  Conchi.
El director hace con la mano un gesto de aburrimiento y mueve la cabeza negativamente. Resignado, recoge su cuadernillo y sale del bar.
Mientras sale el director, Pepe vuelve a la carga: agarra una botella vacía de una mesa cercana y le arrea un botellazo al hombre que ha permanecido sujeto a la cintura de Conchi mientras se desarrollaba la discusión anterior. El otro se sujeta con más fuerza para no caerse.
—¡Chiquillo, suéltala ya!, que te estás aprovechando de la situación y no vas a vivir para contarlo.
—¡Pepe, por favor, déjalo ya!, que nos vamos a buscar una ruina –exclama Conchi, apretando al hombre medio inconsciente contra ella.
—¿Qué lo deje? ¡Déjalo tú primero, mujer, que parece que le estás dando teta!

En ese momento entra en el bar el guardia municipal, Antonio, un hombre alto y obeso, quien al ver la escena se pone en jarras y dice:
—Ya me extrañaba a mí que ustedes supieran comportarse como es debido. Vaya imagen se van a llevar los señores cineastas de vosotros, ¡ joé, con lo fácil que es hacer las cosas tal como os la dicen!
—¿Cineasta? Astas es lo que te están saliendo a ti desde que te casaste, so idiota. ¿No ves que todo ha sido un accidente? exclama Rafaél.

—¿Idiota yo? ¡Queda usted detenido por faltar a la autoridad! Señoras y señores: se suspende el rodaje hasta después de las navidades.
¡FELICES FIESTAS A TOD@S!

domingo, diciembre 07, 2008

ENTREVISTA A D. ANTONIO RODRIGUEZ ALMODÓVAR

Antonio Rodriguez Almodóvar, investigador incansable, el mago de los cuentos maravillosos.
Por Juan Pan García.


Don Antonio Rodriguez Almodóvar es escritor, Doctor en Filología Moderna, Catedrático de Lengua y Literatura, autor de más de treinta libros de poesía, teatro, literatura infantil y juvenil. Ha sido galardonado con el Premio Nacional de Literatura Infantil 2005, con el Premio Internacional de Literatura Infanta Elena 1991; Premio Nacional de Literatura 1985 y Premio Ateneo de Sevilla 2004.

Desde siempre quiso recuperar aquellos cuentos que había escuchado en su más tierna infancia de sus mayores, quiso conocer el origen de esas historias maravillosas y descubrió cosas tan interesantes como que algunos cuentos más conocidos habían sido escritos a partir de una versión anterior antiquísima, llegando hasta los orígenes del Hombre. Le gusta el contacto con el público y es por ello que visita regularmente colegios e institutos donde da conferencias y anima a todo el que quiera oírle a que escuchen y estén atentos a lo que cuentan los ancianos en los parques y los pueblos, que escribamos todas las anécdotas y cuentos que oigan de sus padres y abuelos y los demás ancianos porque sabe que, si no, esas historias ricas en sabiduría popular se perderán el mismo día que desaparezcan los que la cuentan.

El pasado viernes, 28 de noviembre, tuve la ocasión de asistir a una charla informal de D. Antonio Rodriguez Almodóvar Pensé que era la ocasión de conocerle un poco más de cerca, pero no sabía cómo abordar a un escritor de tanta categoría: Después de escucharle y conociendo su enorme producción literaria, sus premios y su formación académica sentía como si alguien me empujase hacia abajo, clavándome en tierra. ¡Ni mencionar siquiera que yo también escribía cosas! ¿Quién se atreve a dirigirse a una persona tan importante y pedirle que hable de su vida, sus proyectos e ilusiones? Y que me explicase a mí —pobre insecto que intenta abrirse paso en un mundo editorial en que sólo cuentan los beneficios, donde lo autores noveles no son bien recibidos porque la edición es una empresa y no una ONG—, ¿cómo podría alguien que sueña con escribir y publicar hacer realidad sus sueños?

No sé si fue el acogedor ambiente al calor de la chimenea o las copas de anís que siguieron al acto entrañable, pero lo cierto es que lo vi un instante solo y me fui hacia él. Contrariamente a lo que me temía, don Antonio se mostró muy amable y accedió a contestar a mis preguntas, no sin antes recomendarme, sonriendo al constatar mi nerviosismo, que me tranquilizase, que él no se comía a nadie y le interesaba hablar sobre literatura.

Le advertí que el texto que saliera de nuestra entrevista lo leerían con mucho interés los cientos de usuarios de varios foros literarios, como Mar de las 9 musas.com, y sus cientos de miles de visitantes anuales. “Pregunta lo que quieras, Juan, será un placer para mí responder”, me dijo.

Don Antonio es un hombre muy amable y simpático,la sonrisa le acompañaba siempre; mide 1´65 de estatura,aproximadamente; cabellos abundantes, largos y plateados; iba vestido con ropa práctica y deportiva, nada de corbatas.

Me invita a entrar y sentarnos junto a la chimenea. Se queda mirándome, y me anima: “Veamos esas preguntas”. Yo carraspeo, trago saliva, lo miro y me lanzo:

— Don Antonio, hábleme de usted, de su familia, del lugar donde vive, de sus aficiones extra profesionales.

—Yo procedo de una familia humilde, de Alcalá de Guadaira, aunque por parte de padre hubo antepasados de alcurnia, que por cierto se arruinaron con la política, en tiempos de la Restauración. Todos mis estudios han sido posibles gracias a mi trabajo personal.

Entre mis aficiones, salir al campo a ver pájaros.

—¿Cómo aprendió a escribir?

— Leyendo mucho y emborronando más.

—¿De qué forma llegó a ser un escritor reconocido? ¿Cómo consiguió publicar?
—Lo de reconocido yo no lo perseguí, pero sí que hay que dedicarle mucho tiempo a la promoción, para que tu obra se conozca, en este oficio, escribir solo no basta.

—¿Cuáles fueron sus primeras lecturas, o las que más le impactaron en la infancia?
— Me impactó una edición de Las mil y una noches. Pero leía muchos tebeos.

— Algún autor o libro que le haya marcado especialmente.

— Creo que Antonio Machado, Borges, Frazer...

—¿Cuándo se sintió escritor?

— No recuerdo un momento especial. Fue más bien un proceso.

— Don Antonio, ¿cómo vive usted su éxito? ¿Le gusta verse reconocido por la calle, que le pidan autógrafos, que lo inviten a actos culturales o prefiere aislarse en la intimidad de su casa?

—No soy tan famoso como todo eso, y en realidad me da miedo pensar en una celebridad de ese tipo. No, por fortuna dispongo de una vida privada, de la que soy muy celoso, y claro que me gusta que la gente que lee me conozca. Eso es fundamental para un escritor.

—D. Antonio, es usted bien parecido; pienso que ha debido tener éxito en su vida social y sentimental. En la foto de su blog parece una estrella de cine de los años cincuenta, estilo Frank Sinatra, Gary Grant o Alan Lad

—Favores que usted me hace.

—¿Es usted feliz realmente o esconde detrás de su éxito la soledad del triunfador? (La soledad del cargo, dicen los políticos).

—Dice Lacan que nada se logra sin dolor.

—¿Qué significa para usted la creación literaria? Mientras escribe una nueva obra, ¿teme que luego pueda no interesar al público o pasa de ello?

—Con cada nueva obra uno se siente primerizo. Nunca se sabe qué va a pasar.

—¿Qué le empujó a escribir cuentos, en vez de novelas? ¿Qué futuro le ve al cuento como género literario?

—También he escrito novelas: Variaciones para un saxo, Un lugar parecido al Paraíso, El bosque de los sueños (sueños IV y V).

En España el cuento sigue siendo el ceniciento de la literatura.

¿Qué elementos de un cuento/novela/poema le preocupan más a la hora de escribir?

De una novela, que sea creíble. De un poema, que sea memorable.

—¿Qué les dice y aconseja a los alumnos de los centros de enseñanza que visita acerca de los cuentos?

—Que se pongan buscar ellos mismos en la memoria de sus abuelos.

—¿Cree que en nuestros días alguien pueda tener el éxito que ha cosechado usted desde hace treinta años con su colección de “Cuentos de la media luna”, o son las novelas las que tienen futuro?

—Mis Cuentos de la Media Lunita o Cuentos al amor de la lumbre, son un trabajo especial. En realidad el éxito no es mío, sino de los cuentos mismos, los de tradición oral, que andaban bastante perdidos.

— Hace un rato, usted leía su cuento El bello durmiente, y se le notaba feliz, como si realmente viviera las escenas que cuenta, ¿escribe usted para sí mismo o para el público? Me explico: ¿Escribe usted lo que le gusta, aunque no sea popular, o escribe de cara al público algo que sabe que se va vender? Y con relación a esto, ¿qué aconseja que escriban los futuros nuevos escritores?

—Yo nunca escribo pensando en el gusto de moda. todo escritor que haga eso fracasará, aunque venda mucho. En este país sigue habiendo mucho necio que confunde valor y precio.

—La juventud de hoy se hace adicta a los juegos de ordenador, el chat por intenet y los móviles ¿Piensa usted que las nuevas tecnologías acabarán con los libros? ¿Cree que poco a poco se abandona la lectura de obras literarias en favor de los juegos virtuales?

—Soñamos con que sean compatibles, las nuevas tecnologías y los cuentos. Pero el peligro es muy real. Lo mejor es aplicar el viejo principio: si no puedes vencer a tu enemigo, alíate con él. Quiero decir, hay que incorporar la buena literatura a los videojuegos.

—¿Cree que hoy por hoy, las redes virtuales han cambiado o están cambiando las oportunidades para los escritores noveles?

— Espero que sí, pero no ha que hacerse muchas ilusiones. Lo impreso sigue teniendo más prestigio.

—¿Qué consejo le daría a un escritor que desea empezar a publicar?

—Que tenga mucha paciencia y llame a muchas puertas. La historia liteeraria está llena de grandes libros que fueron rechazados por los mejores editores.

¿Cómo nacen sus novelas, o libros de cuentos, ensayos o poemas? ¿Los planifica de algún modo? ¿Sigue su inspiración espontánea? ¿Alguna vez se le ha ido más lejos de lo que pensaba?

— De las novelas y los cuentos me ocupo yo. De la poesía, se ocupa ella.

¿Son algunos de sus personajes un alter ego del autor? ¿Qué hay de usted en sus protagonistas?

—No, ni siquiera en Variaciones para un saxo, mi primera novela, aunque hay retazos míos.

—¿Le gusta abandonar la ciudad y alejarse del mundo editorial, académico y literario de vez en cuando para reunirse con ami@s de gustos y ocupaciones diferentes, lo que se conoce como “cambiar de aires”, o sólo se reúne con personas afines en los gustos y en lo profesional?

—Por suerte, tengo muchos amigos, a pesar de que el mundo de los escritores es bastante difícil.

— Y las preguntas más incómodas:

A) ¿Se puede considerar plagio a publicar obras antiguas, milenarias, de las que se desconoce su autor?

—No es ningún plagio. La ley de propiedad intelectual reconoce el derecho de las adaptaciones. Si por eso fuera, casi nadie podría suscribir derechos de autor. La historia literaria es una larga cadena de adaptaciones.

B) Sabiendo la mala reputación que tiene el plagio, ¿no cree que el modificar y actualizar cuentos antiguos de autores desconocidos resta merito a la publicación de una obra?

—Yo no modifico ni actualizo. Mi trabajo es bastante más complejo; se basa en la teoría del arquetipo, que está explicada en mis libros teóricos: Los cuentos populares o la tentativa de un texto infinito (puede consultarse en mi página web: www.aralmodovar.es) y El texto infinito.

—Por último: ¿Qué le diría usted a los que escriben en foros literarios como Prosofagos porque sueñan con ser escritores e intentan aprender, compartiendo y aceptando sugerencias y críticas de sus textos?, ¿qué deben hacer para lograr sus sueños?

—Que acabarán teniendo más lectores que otros. El futuro literario también está en la Red.

—¿Qué consejos le daría a una persona que intenta mejorar su escritura?

—Que deje reposar los textos, hasta casi olvidarse de ellos.

—Pues no le entretengo más, don Antonio. Me siento muy feliz y muy agradecido por el honor que me hace al concederme un momento para hablar con usted sobre estos temas tan interesantes. Ha sido un verdadero placer, muchas gracias.

—Muchas gracias a usted. Ha sido un placer.

Para conocer la obra de D. Antonio Rodriguez Almodóvar, pinchar en estos enlaces:

http://www.aralmodovar.es/antonio_rodriguez_almodovar.php

http://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Rodr%C3%ADguez_Almod%C3%B3var

http://www.casadellibro.com/libros/rodriguez-almodovar-antonio/rodriguez2almodovar32antonio


Safe Creative #0812071731611

Entrevista publicada en varios foros literarios y en la página de noticias universales de Poetas del Mundo
http://www.poetasdelmundo.com/noticias.asp