viernes, enero 29, 2010

DESPEDIDA, por Claudia Clomfat

Otro poema de mi amiga Claudia, la gran poeta argentina que desnuda su alma en cada verso. Os invito a disfrutarlo.




Despedirse
tomar el cuerpo,
alejarlo.
Aventar
la ultima imagen
que no quiere andar

Despedirse
de las manos
fuertes
que oprimen
hasta el alma,
que astillan
todas las certezas
de eternidad.

Despedirse
de tu cuerpo/
de la furia de tu boca
que me erosiona
lentamente
con cada beso
De tu lengua
que transita
la orografía
de mis caderas
hasta alcanzar
el abismo.
Rajando
todos los espejos
en los que me miro…

Comentarios clonfat@hotmail.com
Mi columna

Obra: "La despedida" de Remedios Varo

miércoles, enero 27, 2010

LOS BARBUDOS


Mi mujer, tan observadora ella, me dice que me parezco al Sr. Rajoy, jefe de la oposición, y que ésa es la única razón por la que no se muestra mimosa conmigo, me niega los besos y me da la espalda en el lecho.


Me reprocha que a la vejez me haya cambiado de chaqueta en estos momentos de crisis y haya adoptado la imagen del lider del PP. y que… ¡Vaya elemento que estoy hecho!


Y mi Carmen no atiende a razones, no me deja que le explique. ¡Vaya tela, marinera!

¿Me encuentran ustedes algún parecido con ese hombre? ¿Tengo yo cara de estreñido? Porque lo único que tenemos en común ese hombre y yo es la barba, y de barbudos los hay a millones, así que he mirado a mi niña a los ojos y he dicho:

«Carmen, te lo ruego: ¡No me toques los cojones!

¿Cuándo me has visto tú subirme a un helicóptero y caerse el aparato al suelo?»


Y yo no tengo nada contra ese hombre, que conste. Yo lo respeto; pero no lo quiero.

Y que me haga el favor de quedarse en su casa y mantenerse bien lejos.


Anoche mi esposa me pidió, por favor, que me afeitase para no pensar en él cuando me besa. Y yo me he puesto rojo encendido de vergüenza, y le he dicho, levantando la voz más de la cuenta:

« ¡Que se afeite él si quiere; yo no lo hago porque hace mucho frío! Que yo tengo que ahorrar electricidad porque el sueldo no da para más, mi garganta es delicada y el vello me sirve de abrigo. Y porque me duele la cabeza cuando recibo facturas de ENDESA.

No como él, que para gastar no echa cuentas: por donde quiera que vaya, en su casa o en el Congreso, tiene calefacción central. ¡Y encima no paga la cuenta!


Pues a resultas de la discusión de ayer, mi mujer me ha tirado a la calle. Y llevo todo el día en un parque nevado, sentado en un banco aguantando esta ola de frío con la barba echa una escoba de áspera que está, las manitas congeladas y mi hermano pequeño encogido


Foto de mi amiga Margarita


Que dice ella que cuando me afeito tengo la piel suave como el culito de un niño. ¡Ea! Otra cosa nueva: ya no le gusta el mío.

Así que por favor os lo pido, expresad vuestra opinión en un comentario, para que lo lea mi Carmen y pueda yo decidir qué hago.

Preguntas:

¿Entre el Rajoy ese y yo existe algún parecido? ¿Debo quitarme la barba y morirme de frío? ¿Puede una esposa negarse a besar al marido porque el rostro de éste le recuerda a alguien que produce escalofríos?


Pues aquí me quedo esperando vuestra sabia opinión, queridos míos; pero no la demoréis mucho, por dios, que me estoy quedando en este banco tieso como un pepino.

lunes, enero 18, 2010

VA DE LIBROS

Durante el pasado diciembre y lo que llevamos de este mes, he leído algunos libros:

En busca del Unicornio, de Juan Eslava Galán; Los funerales de la mamá Grande; La hojarasca, ambas de García Márquez, y La Catedral del Mar.

En busca del Unicornio me echaba hacia atrás al principio debido a su formato: letra excesivamente pequeña y el texto apretado, apenas sin puntos y apartes. Pero la historia del joven escudero del Marqués me atrapó: un joven que se bate valientemente contra los franceses en una famosa batalla en las cercanías de Bailén llama la atención del Rey, quien, en premio por su lealtad, le nombra caballero y le ordena viajar a África en busca de un caballo que, según decían los nobles y mercaderes que visitaban la corte, tenía un único cuerno en la cerviz, cuyas propiedades afrodisíacas eran inmensas.

Y acompañado por una comitiva de 67 personas: un fraile, una muchacha virgen celosamente guardada en una carroza para ofrecérsela en sacrificio al Unicornio, un grupo de soldados a caballo y algunos esclavos, se lanzó a la aventura.

El caballero atravesará el desierto, luchará contra los Tuareg, contra los negros de Mali, contra las tribus negras de enanos, contra las de los gigantes. Incluso se planta en una ocasión con su ballesta delante de un enorme león y lo vence, lo que lo convierte en dios antes la tribu que lo acompañaba. Atraviesa selvas y picado por mosquitos y arañas coge toda clase de enfermedades. Poco a poco van pereciendo todos sus acompañantes y los que sobreviven desean morir, tales son las calamidades que sufren. Después de atravesar toda África hasta llegar a Mozambique, regresa solo y es encarcelado en un castillo de Setúbal, de donde escapa. Tras 17 años de ausencia, llega ante la corte con un extraño botín.

Es un libro escrito en castellano antiguo, el mismo que usa el autor de Diario de abordo de Cristóbal Colón. Ganó el premio Planeta en 1987



El libro Los funerales de la mamá Grande lo terminé con mucho esfuerzo. Son cuentos, y si uno no te gusta pasas al siguiente; pero la novela La hojarasca la dejé a medias, decepcionado

Ambos libros me recordaron las tomas falsas que muestran al final de algunas películas, tomas que no salen en ellas por defectuosas y que aprovechan para otras cosas: en este caso, al leer los libros, tenía la sensación de estar leyendo capítulos sueltos que hubieran sido desestimados para formar parte de «Cien años de soledad», en los que se habla de Macondo, el coronel Buendía y la mamá Grande con historias inconexas. Eran los dos que me quedaban por leer de García Márquez, y aunque haya otros no los leeré, pues si ya me había decepcionado con «Historia de mis putas tristes», ahora con estos dos se colma el vaso.

La Catedral del Mar es un libro cuyas doscientas primeras páginas absorben al lector; luego pasa por un tramo algo monótono para volver a atrapar la atención en las últimas doscientas páginas de tal modo que uno se sumerge en la historia y ésta llega a su fin inesperadamente, dejando un regusto agridulce.

Me ha gustado mucho, es una historia bien documentada ambientada en el siglo XIV. En ella aprendí muchas cosas nuevas sobre Cataluña y me confirmó otras que ya conocía: sus orígenes, sus fueros, sus luchas clandestinas. La Inquisición, que comenzó en Barcelona doscientos años antes que en ninguna otra zona de España; el poder de la Iglesia y del Papa, quien podía derrocar reyes o conceder reinos. Supe de la crueldad y avaricia de los obispos de la Inquisición. Bastaba una denuncia anónima para apresar a alguien, hacerlo confesar de crímenes como el de no ir a misa o ser amigo de judíos para ser quemado vivo en la plaza. ¡Y todos sus bienes pasaban a manos de la Iglesia! No es de extrañar, pues, la barbarie que cometieron los avariciosos frailes dominicos. El uso del derecho de pernada por los nobles es descrito con tal realismo que destroza el alma, un derecho que estuvo en vigor en Cataluña hasta1486


Es la primera obra de Idelfonso Falcones, un autor novel, que a pesar de haber recibido desagradables críticas por los puristas en cuanto a su calidad literaria, tal como las recibió el Código Da Vinci, no deja de merecer un gran respeto al conseguir saltar a la fama con su primera obra y que de ésta se hayan vendido millones de ejemplares en todo el mundo. He leído una crítica demoledora hacia el autor en la que se le acusa de "haber acudido a un taller de escritura, lo que demuestra que no es un escritor", y yo reto a este señor a que escriba su propia novela y la publique para que comprobemos si es tan interesante como esta. Es muy fácil criticar intentando destruir el trabajo de cuatro años del nuevo autor, pero yo digo como aquél: «Obras, obras son amores, y no buenas razones», y mostrar sus obras es lo que debería hacer ese crítico endiosado que escribe, intuyo, corroído por la envidia. Creo que tantos millones de lectores como ha conseguido La Catedral del Mar no pueden estar todos equivocados. Significa que la gente lee para distraerse y aprecian una historia absorbente mejor que una sucesión de palabras bellas que no les dice nada. Libros como éste incitan a la lectura, y convierte en lectores asiduos a jóvenes y menos jóvenes que habitualmente ocupan su tiempo de ocio con otras cosas.

Me ha gustado tanto el libro que he buscado en Internet fotos e información adicional de esa bonita y original Catedral del Mar, que se construyó en sólo 54 años. La llamada Catedral del pueblo, porque fue construida por y para el pueblo. Os la recomiendo.


SINOPSIS publicada por la editorial:

Siglo XIV. La ciudad de Barcelona se encuentra en su momento de mayor prosperidad; ha crecido hacia la Ribera, el humilde barrio de los pescadores, cuyos habitantes deciden construir, con el dinero de unos y el esfuerzo de otros, el mayor templo mariano jamás conocido: Santa María de la Mar.

Una construcción que es paralela a la azarosa historia de Arnau, un siervo de la tierra que huye de los abusos de su señor feudal y se refugia en Barcelona, donde se convierte en ciudadano y, con ello, en hombre libre.

El joven Arnau trabaja como palafrenero, estibador, soldado y cambista. Una vida extenuante, siempre al amparo de la catedral de la Mar, que le iba a llevar de la miseria del fugitivo a la nobleza y la riqueza. Pero con esta posición privilegiada también le llega la envidia de sus pares, que urden una sórdida conjura que pone su vida en manos de la Inquisición...

La catedral del mar es una trama en la que se entrecruzan lealtad y venganza, traición y amor, guerra y peste, en un mundo marcado por la intolerancia religiosa, la ambición material y la segregación social. Todo ello convierte a esta obra no solo en una novela absorbente, sino también en la más fascinante y ambiciosa recreación de las luces y sombras de la época feudal.

Ahora ya puedo disfrutar de estos dos libros, regalo de reyes de mi esposa, dos obras de autores que me encantan:


sábado, enero 16, 2010

¡VERGÜENZA!

El Gernica de Picasso

Como bestias carroñeras, los bancos y otras muchas entidades han preparado mesa y mantel para darse el banquete a costa de las víctimas de Haití.
Las entidades bancarias y cajas de ahorros, que ostentan en sus oficinas diferentes huchas y cuentas solidarias en la lucha humana contra el cáncer, el sida, el hambre, Médicos sin fronteras, Caritas, etc. Cuentas de cuyas recaudaciones nadie controla el destino (¿Quién dona una pequeña cantidad y se molesta luego en pedir explicaciones de dónde ha ido su dinero? ¿Quién controla a la hora de declarar los donativos las cantidades recaudadas? ¿Quién no ha oído alguna vez la denominación “Caja B”?
Y ahora, aprovechando el tirón publicitario de los medios gubernamentales y de las televisiones y emisoras de radio moviendo nuestros corazones a contribuir con lo que podamos en favor de Haití, van estos señores banqueros y cobran por transferir el donativoImagen de Xanaz.blogpost.com
Veamos: En mi Caja de Ahorros, una transferencia a una cuenta nacional de otra entidad tiene un coste mínimo de 3 euros. Ignoro la tasa que tienen por realizar una operación internacional, sirva el ejemplo de que por ingresar en mi cuenta un cheque de la Wersten Unión por valor de 20 dólares, me cobraron 7 euros. «Tarifa mínima», me dijeron al protestar por el abuso.

Continuemos: Si un millón de españoles decidimos ingresar 10 euros en una de las cuentas que aparecen en la televisión, resulta que los bancos ingresan como mínimo 3 millones de euros, quinientos millones de pesetas, gracias al terremoto asesino de Haití. Aquí no cuenta la solidaridad, sino el negocio.
¡Buitres carroñeros que se alimentan de los cadáveres!

¡Ya no recuerdan la solidaridad del Gobierno hacia ellos, cuando les entregó sumas enormes para sanear sus cuentas y tapar sus errores en la gestión del dinero de los ahorradores! Nunca le perdonaré a este Gobierno el haber entregado nuestro dinero a la Banca en vez de a los ciudadanos que se quedaban sin trabajo y no podían hacer frente a las hipotecas.

Me parece bien que el Gobierno le compre las viviendas a una entidad que ha prestado temerariamente su dinero a gente insolvente y se haya quedado sin liquidez al no ingresar las cuotas de las hipotecas. En este caso el banco recupera su inversión y las viviendas pasan a titularidad del Estado, que debe arreglárselas con los deudores para cobrárselas mediante un alquiler o dando más facilidades a los que se quedaron sin empleo.

Pero no ha sido así: el Gobierno les ha entregado miles de millones de euros a los bancos irresponsables para sanear sus cuentas y recuperar sus inversiones; pero éstos mantienen las hipotecas de las viviendas y desahucian a los que no las pagan. Así las venden dos veces. Negocio redondo con la complicidad del Estado.

Y ayer, en el telediario, la Vicepresidenta del Gobierno aseguraba que « El Gobierno está negociando con la patronal de la Banca para evitar que cobre el coste de las transferencias de los donativos a Haití». ¡Tienen que negociar! Por lo visto los banqueros no desean renunciar a una tarta que le llega del Cielo sin costes de promoción.

Qué pena que Dios sólo se cebe en los países vulnerables, ya esquilmados por el hambre y la enfermedad. Porque Dios existe, prueba de ello es que el Vaticano y los grandes edificios de culto religioso siempre se han mostrado inmunes a terremotos y bombardeos, mientras que hospitales, colegios y viviendas no han disfrutado de esa protección.
Siento vergüenza del Sistema, de mis gobernantes, de los bancos en que me veo obligado a tener una cuenta para que ingresen mi pensión y a domiciliar los recibos.
Siento vergüenza de comprobar cómo nos manipulan y de cómo nos dejamos manipular.

Siento una pena enorme por las víctimas del terremoto, pena por las familias destrozadas que dejan; pena por todos los hermanos haitianos que llevan cincuenta años sufriendo el atropello de sus derechos por los dictadores de turno, la familia Duvalier, que amasan fortunas en detrimento de sus gobernados con el beneplácito de los países más poderosos del mundo.
Siento vergüenza de mí mismo por ser parte de este sistema al que llamamos "el menos malo" y permite que sucedan estas cosas.

jueves, enero 14, 2010

¡YA NO LLUEVE!


http://artcortesilustracion.blogspot.com/2008/09/jcortes.html


Me levanto de la cama y veo que no llueve.
¡Alegría, me levanto de la cama y no llueve!
Sonríe, Sol, entre las nubes te engrandeces
Reflejado en las aguas del Guadalete

¡Ya no llueve, ya no llueve!
Has salido, Sol, todo se mueve:
Las mujeres, al mercado.
Los niños, a las escuelas.
¡Al casino, jubilados!
Los amantes, adonde siempre

Que con tanto frío , ¡Ay Señor!
Mi pilila se había encogido.
La lluvia derritió la nieve,
y acabó con el frío;
mi hermanito ha crecido.
¡Señor, me has dado un respiro!

En la carretera helada,
rodeados por la nieve,
los novios se calentaban,
abrazados temblorosos,
tiritando se entregaban

¡Ya no llueve, ya no llueve!
«Que salga el sol y me caliente»,
decía un pobre viejo,
sentado junto a la fuente

El pobre se había asustado
porque fue a orinar, y con el frío,
tenía el pito agarrotado,
duro como un pedernal,
¡ y sin habérselo tocado!
Y el hombre lloraba de alegría
por su nuevo potencial.

Pasaban los quita nieves en la carretera de Madrid.
Mi coche estaba en medio de un olivar,
se me fue, descontrolado, al tener yo que frenar.
Y mientras la nieve caía y caía,
en el coche encerrado con mi mujer,
recordamos el maravilloso día,
en que nos entregamos una vez.

Era un Citroen Diane 6, descapotable él.
Ella se puso de pie,
yo acariciaba sus nalgas
y ella decía: ¡Hazlo otra vez!

Y cerramos la capota,
Y nos tumbamos en la banqueta,
y el Citroen empezó a bailar,
y llegaron los guardias,
a querernos rescatar.

«Mire usté , zeñor guardia,
que no no paza ná, y perdone usté,
no le preocupe zi hace frío:
nozotro lo aguantamo bien».
Decía mi mujer.

Y ese día de nieve todo acabó bien,
¡qué les voy a contar!
Las máquinas quitaron la nieve
y mi mujer se quedó preñá.


Que ya no llueve, que ya no llueve,
que ha salido el sol.
La gente sale a la calle,
los niños juegan en el parque,
los perros mean en los árboles,
los viejos toman el sol,
las marías van de compras,
los albañiles trabajan
los maestros dan las clases
y yo que no hago nada, le miro el trasero a mi mujer
y sin poderme aguantar,
le digo: «Ven para acá, niña,
volvamos a jugar!».

Y ahora que el sol nos mira por la ventana
nosotros nos arrullamos en la cama
¡Que nieve, que llueva, o que salga el sol por Antequera!
Que yo me quedo abrazado a mi mujer mientra ella quiera


Safe Creative #1001145319551

martes, enero 12, 2010

MEMORIAS DE ÁFRICA , 10

Foto de Internet. Colección de Dennis Child. Transporte de reactor químico para la refinería de SASOL TREHE


Febrero de 1980.

Se le había hecho tarde. Toni salió del bar en el que había asistido a la reunión con sus amigos del sindicato ELA y se montó en el camión para regresar a Miranda de Ebro. La temperatura había descendido mucho, y las lunas de los coches aparcados junto a la acera comenzaban a cubrirse de una fina capa de hielo. Miró su reloj: las dos de la madrugada. Cruzó la calle principal de Quintanilla, desierta a esas horas y salió a la carretera. Apenas había recorrido dos kilómetros cuando vio encendidas las luces del puticlub donde trabajaba Gloria, y decidió tomarse una copa con ella.

La chica no estaba libre, y Toni se bebió de un trago la copa de Soberano y abandonó el local. Había bebido en exceso a lo largo de la velada, y deseaba llegar a casa cuanto antes y descansar algunas horas: al día siguiente tenía que hacer un porte de muebles para Logroño.


De pronto creyó ver algo moviéndose por el centro de la carretera. No lo distinguía bien por el vaho que aún quedaba en el cristal, pues no había dado tiempo a calentarse la cabina. Hizo el cambio de luces y el haz de luz gris se dibujó en la niebla que acompañaba al río en su silencioso deambular nocturno. De pronto vio ante él a un ciclista pedaleando con una luz tenue sujeta a la pierna. No le dio tiempo a esquivarlo y el camión dio un brinco al pasar por encima del cuerpo.


Tony se quedó petrificado, sin lograr reaccionar; el camión siguió avanzando y él no sabía qué hacer. Pensó en lo que se le venía encima si se detenía y descubrían que conducía ebrio, y pisó el acelerador.

Diez minutos más tarde, en el cruce con la carretera nacional Madrid–Irun, vio a la pareja de la Guardia Civil charlando junto a sus motos. El motor del Pegaso lanzó un bronco aullido cuando Tony cambió de marcha y redujo la velocidad. Poco después, de detuvo en el Stop y pasó delante de los guardias sin que éstos hicieran nada por detenerle.

Toni respiró tranquilo, accedió a la N I, dirección Madrid, y cuando llegó a la entrada sur de Miranda entró en la ciudad. Aparcó en un solar cercano a su casa, cerró el vehículo y se fue a dormir.


Al día siguiente, mientras desayunaba en el bar “El Transporte”, escuchó en la radio que un joven había sido atropellado en la madrugada en la carretera de Quintanilla y el conductor se había dado a la fuga. La emisora informaba también de que la Guardia Civil esperaba una rápida identificación y detención del sujeto.

A Tony se le heló la sangre, y un temblor incontrolable se apoderó de él. Bebió el café en dos sorbos y abandonó el local, dejando sobre la mesa el importe de la consumición. Fue a ver a su jefe y le dijo que se sentía mal, que tenía vértigos y que no podría conducir el camión. El jefe, contrariado, escuchó las excusas de Toni, y finalmente asintió y le dejó marchar.


Toni fue a su casa, colocó en una maleta la ropa y objetos que creyó más necesarios y guardó todo el dinero que había en casa en su bolsillo. Luego salió del edificio y caminó por la calle unos cien metros hasta dar con la oficina del Banco de Vizcaya, sacó de su cuenta doscientas mil pesetas y regresó a su casa. Una vez dentro, examinó sus documentos, miró en torno suyo por si se le olvidaba algo, bajó el interruptor del automático de la luz y llamó a un taxi. Luego aferró su maleta y salió a la calle justo en el momento en que el taxi se detenía en la entrada. Toni se montó en el vehículo y le ordenó al conductor que lo llevase a la estación de RENFE.


Cuarenta minutos más tarde, Toni contemplaba el paisaje árido burgalés desde el cómodo asiento que le habían asignado junto a la ventanilla del tren Expreso, que rodaba, veloz, en dirección a Madrid.

Hizo todo el viaje muy nervioso, asustándose cada vez que alguien se detenía a mirar delante del compartimiento. Intuía que la Guardia Civil había enlazado la hora probable del atropello del ciclista con el camión que salió de la misma carretera y pasó ante ellos a las dos y media de la madrugada. Seguramente ya estaban buscando un camión de mudanzas blanco y con el nombre de la empresa en los laterales. Sería fácil averiguar quién conducía el vehículo aquella noche; no tardarían en ir a buscarle.


Tenía un amigo vasco en Madrid, Iker, un antiguo compañero de trabajo de la central nuclear de Lemoniz, donde ambos trabajaban como soldadores. Además de compañeros de trabajo, eran cómplices en numerosas acciones de sabotaje en la central: introducían arena en las tuberías, cortaban o cambiaban de posición cables de los instrumentos y dañaban costosas piezas procedentes de Estados Unidos, que luego había de repararse, retrasando unos meses más la puesta en marcha de la central, y obligando a las empresas constructoras a abonar onerosas multas por el incumplimiento de los plazos señalados. La colaboración con ETA acabó en Marzo del 78, cuando ésta puso una bomba en el reactor, que al explotar causó la muerte de dos compañeros de la misma empresa. Toni e Iker decidieron irse de Lemoniz, como tantos otros, que no aprobaban las acciones etarras con víctimas. Toni se quedó en su pueblo, trabajando de conductor de camiones; Iker se fue a Madrid trabajar en MANNESMAN, una importante empresa alemana instalada en España desde hacía numeroso años, que tenía en cartera varias obras en Oriente Medio y África del Sur, y lo contrataron en sus talleres de Torrejón de Ardoz, donde trabajaría hasta que regresara el primer turno de trabajadores que habían sido enviados a Arabia Saudí. Iker realizó tres campañas de seis meses cada una en Arabia, y, cuando Toni llamó a su puerta, hacía dos meses que había regresado a España.


Iker acogió a su amigo en su apartamento y, después de oír todo lo sucedido, le prometió hablar por él en la empresa y convencerlos para que los enviasen a trabajar juntos al extranjero.

Precisamente, Mannesman había firmado un contrato con la empresa American Flúor para construir una refinería en Sasol, República de Sudáfrica, y Toni no tuvo ningún problema para ser contratado, previo examen de aptitud profesional realizado por los inspectores de Flúor en el Instituto Politécnico Virgen de la Paloma, en Madrid.


Cuando yo llegué a Sasol, ellos llevaban ya seis meses. Los conocí una noche de luna llena cuando estábamos sentados en el césped tomando una copa después de cenar, contemplando a unos chavales que jugaban al baloncesto, y surgió una reyerta entre un grupo formado por una docena de separatistas vascos y otro de cántabros, que rechazaban el asesinato del ingeniero de jefe de la central nuclear de Lemoniz, José María Ryan, un bilbaíno, casado y con padre de cinco hijos, al que los de ETA habían matado después de mantenerlo secuestrado una semana porque el Gobierno no había accedido a su ultimatun de demoler la central. Los cántabros disentían de las opiniones de los proetarras. Iker y Toni estaban entre aquéllos

Dibujo de Sanchez Casas, motrando al famoso Hidalgo de la Mancha contando grandezas.

Al parecer, todos ellos se conocían por haber trabajado en Lemoniz. Los cántabros reprochaban a los vascos que por culpa de ETA perdieron el puesto de trabajo, y se habían visto obligados a abandonar las viviendas alquiladas en la zona; a sacar los hijos de los colegios, perdiendo el curso lectivo, y verse ahora, ellos, a diez mil kilómetros de distancia de su familia.


A la discusión se unieron otros vascos, no nacionalistas, que acusaron al grupo de etarras de hipócritas dado que éstos, declarándose antinucleares, habían trabajado desde el comienzo de la construcción de la central de Lemoniz en 1972, hasta 1978, seis años, a pesar de que el partido abertzale, Herri Batasuna, estaba en contra de la central. Los proetarras respondieron que la central nunca recibió la aprobación del pueblo vasco, sino que fue impuesta por las autoridades franquistas y luego por la UCD, Alianza Popular y el Partido Nacionalista Vasco. Prueba de ello fue la muerte por un disparo de una joven activista antinuclear, Gladys del Estar, durante una manifestación en Tudela, el 3 de junio de 1979. Y si ellos trabajaron en la central, afirmaban, fue porque los trabajadores vascos de Lemoniz acordaron una estrategia: aprovecharse de un empleo bien remunerado cerca de casa durante el mayor tiempo posible, construir, sí, pero no permitir luego que funcionase si ello perjudicaba a los ciudadanos.


Los otros afirmaron que Gladys se manifestaba en contra de la energía nuclear, en general, no contra Lemoniz en particular, y que nunca se supo quién había disparado, que tal vez quien lo hizo persiguiera enfrentar al Gobierno y a los partidos conservadores, que abogaban por la construcción a cualquier precio de la central, contra la ciudadanía; y que ETA, en cambio, sí había asumido el asesinato de Alberto Almagro, otro compañero más, que sólo cumplía con su trabajo cuando explosionó la segunda bomba colocada por ETA en las turbinas. La discusión fue aumentando de tono y se armó la trifulca, que tuvo que ser disuelta por los guardas de seguridad del campamento.


Toni bebía con exceso y tenía la lengua larga: fue él mismo quien confesó, bajo los efectos del Chivas Regal, sus acciones en la central y que estaba allí porque había atropellado a un ciclista y se había dado a la fuga; y raro era el fin de semana que no se buscaba un problema en los pueblos cercanos a la refinería.

Cuando regresamos a España, Toni se quedó en Sasol, acompañado de un chancro blando que adquirió varios meses antes en Swaziland y que no pudo curar a tiempo.

Safe Creative #1001115288719

lunes, enero 11, 2010

¡NIEVE EN SEVILLA!

¡ Increible, Sevilla nevada!
Media España luce vestida de blanco, y nerviosa, como una novia avanzando hacia el altar, recibe críticas variadas de los asistentes a la ceremonia.
Los unos son felices porque las pistas de esquiar
están buenas y se augura una buena temporada para el sector de la hostelería y negocios de deportes invernales; los niños, que juegan a lanzarse bolas y a hacer muñecos en los patios de las escuelas; los maestros, que disfrutan de unos días más de vacaciones...

Pero son más los que reniegan de esta alfombra inmaculada que impide trasladarse adonde se necesita, y que deja aislados a muchos pueblos y casas rurales, donde los enfermos no
reciben asistencia ni los alimentos llegan a su debido tiempo.
Valga
como ejemplo lo que le ha pasado a mi hijo: Regresaba ayer de unas cortas vacaciones en Lisboa y se dirigía a Alcázar de San Juan , 480 kms de trayecto, cuando al llegar a Merida la policía de tráfico lo obligó a desviarse a Sevilla porque más adelante la carretera estaba cortada, y resulta que en Sevilla también había problemas, y en Jaén, Ciudad Real... y decidió venirse a pasar la noche a casa.
Esta mañana temprano salió
hacia su puesto de trabajo; los 450 kms se han convertido en 800, y el riesgo no ha desaparecido, sino todo lo contrario.
Y
como él, miles de personas se han visto perjudicadas por este manto blanco tan bello como nefasto
¡
Cuán cierto es que nunca llueve a gusto de todos!

La verdad es que yo nunca fui aficionado a la nieve, como demuestra el artículo « El tabaco», que publiqué aquí y en otros foros a los pocos meses de inaugurar este blog:

sábado, enero 09, 2010

¡POLÍTICOS!

Foto del Diario de Navarra
Dicen las malas lenguas que ayer, a la fiesta que dio el Rey para celebrar el turno de la Presidencia de España en la Unión Europea, faltaron dos dirigentes socialistas, uno del Partido Socialista de Andalucía y otro del Partido Socialista de Catalunya, ambos avergonzados de la contradicción que supone que los socialistas celebrasen fiestas con el Rey, siendo que el socialismo es intrínsecamente republicano. Caminaban ambos por las afueras de Zaragoza, calculando el agua que se perdía en el mar con las crecidas del Ebro, que haría felices a los agricultores murcianos y valencianos, cuando de pronto el dirigente catalán le dio una patada a un objeto de bronce, que resultó ser una lámpara mágica.

De ella, como es habitual, salió el genio muy contento, diciendo:
—Por haberme sacado de la lámpara os concedo un deseo a cada uno.
El catalán dice:
— Yo quiero que construyas un muro de 200 metros de alto y 300 kilómetros de largo, que nos dé la independencia de España y podamos dirigir nuestro país sin influencia externa.

Y el genio hace "PUM", y lo construye. El catalán aplaude, muy feliz.
Le dice el genio al andaluz:

—¿Tu que vas a querer?
El andaluz se queda pensando un rato y le pregunta al genio

Ecusha genio. eze muro que le has contruio ar catalán, ¿e hermético?
— Si, totalmente hermético.

El andaluz:
¿Eze muro no ze comunica con España por ninguna ranura?
El genio:
No, está totalmente aislado.
El andaluz:
¿Ectá también cerrao al mar, o podemo entrá en barco?
El genio:
Totalmente cerrado al mar.
Pooo... ziendo asin, mmmm... ¡LLÉNALO DE AGUA!

NOTA: POR FAVOR, NO ME VAYAN A CERRAR LA WEB, YO NO TENGO NADA QUE VER CON ESTO, NO SOY EL AUTOR, PUES, CON MÁS O MENOS AÑADIDOS, SÓLO ES EL ÚLTIMO CHISTE QUE ME HAN CONTADO. NO ME METO EN POLÍTICA NI SOY DE IZQUIERDAS NI DE DERECHAS, SINO TODO LO CONTRARIO; Y A LOS REYES LOS QUIERO MUCHO, MUCHO, MUCHO PORQUE ESTE AÑO SE HAN PORTADO MUY BIEN CONMIGO Y ME HAN REGALADO UN LIBRO DE AUTOAYUDA: «VIDA SANA Y FELIZ SIN DAR GOLPE» Y UNOS TIRANTES PARA QUE NO SE ME BAJEN LOS PANTALONES.
CONTRA LOS CATALANES NO TENGO NADA, PERO PREFIERO A LAS CATALANAS, Y ME GUSTA EL CAVA Y EL TORRES, EL ANB TOMACA, GAUDÍ, DALÍ Y LOS CHISTES MALOS DE AQUÉL QUE DÍU...
¡QUE CONSTE!
¡FELIZ FIN DE SEMANA!

domingo, enero 03, 2010

¿ QUÉ LE VAS A REGALAR A TU HIJO POR REYES?


¿Has decidido ya qué vas a regalarle a tu hijo para Reyes?

¿Un perrito quizás?


Los animales no son juguetes de peluche teledirigidos que se mueven con pilas a nuestro antojo; son criaturas que tienen sentimientos como nosotros, los humanos: conocen a sus amos, distinguen entre una persona mayor, un bebé o un niño con quien jugar.


Agradecen el cariño que se les da, están contentos cuando ven a sus amos contentos, y se apagan y se ponen tristes cuando notan problemas o tristeza en el hogar que los acoge; y son tan fieles que morirían por defender a sus amos.

También sufren mucho cuando notan que no se les quiere; cuando se paga con ellos los errores cometidos o se les culpa de las desgracias propias.


Tener un perro es una gran responsabilidad, no es un juguete que se tira cuando uno se cansa. Piénsalo antes de comprárselo a tu hijo.

Tengo uno llamado Lucero, que el día 5 cumplirá 13 años, y desde hace unos tres meses, cada vez que lo saco a pasear, me encuentro a dos perros abandonados que me siguen pensando quizás que yo pueda también hacerme cargo de ellos. Lo haría con mucho gusto si tuviera una casa con patio o jardín; pero lamentablemente vivo en un piso, donde tener un solo animal ya es una responsabilidad muy grande.


Además, con adoptarlos a ellos no solucionaría el problema de los abandonos: cada día hay más animales deambulando por las calles. Animales que llegaron a los hogares un día como el de Reyes, con una cintita en el cuello y acurrucado en una canastita, que encandiló al niño al que iba destinado. Pero luego se hizo grande…


Te voy a poner a continuación el Diario de un Perro, para que tengas una idea de lo que sucede cuando no se piensan las cosas y se traen animales a casa como si fueran objetos, en vez de como criaturas vivas que son, con sentimientos, dudas y miedos como nosotros.


Si después de leerlo y ver el video decides regarle un perrito a tu hijo te felicito: es el mejor regalo que puedes hacerle: el animalito devolverá con creces el amor que le mostréis y os hará compañía en vuestros momentos de soledad. Seamos su amigo y compañero, seamos humanos en el más amplio sentido de la palabra y actuemos como tales; pero si no piensas regalarlo porque las responsabilidades son demasiadas, te felicito también, pues es mejor no comprar un animal que no va a querer luego, que comprarlo por capricho y arrojarlo a la calle cuando crezca: así evitarás el terrible sufrimiento que le causarías al abandonarlo.


Diario de un perro


Una semana

Hoy cumplí una semana de nacido. !Que alegría haber llegado a este mundo!

Un mes

Mi mama me cuida muy bien. Es una mama ejemplar.

2 meses

Hoy me separaron de mi mama. Ella estaba muy inquieta, y con sus ojos me dijo adiós. Esperando que mi nueva "familia humana" me cuidara tan bien como ella lo había hecho.

4 meses

He crecido rápido; todo me llama la atención. Hay varios niños en la casa que para mí son como "hermanitos". Somos muy inquietos, ellos me estiran de la cola y yo les muerdo jugando.

5 meses

Hoy me regañaron. Mi ama se molesto porque me hice "pipí" dentro de casa; pero nunca me habían dicho donde debo hacerlo. ¡Además duermo en la habitación!. Ya no me aguantaba!

8 meses

Soy un perro feliz. Tengo el calor de un hogar; me siento tan seguro, tan protegido. Creo que mi familia humana me quiere y me consiente mucho. Cuando están comiendo me dan también a mí. El patio es para mi sólito y me doy prisa escarbando, como mis antepasados los lobos, cuando esconden la comida. Nunca me educan. Ha de estar todo bien lo que hago.

12 meses

Hoy cumplí un año. Soy un perro adulto. Mis amos dicen que crecí mas de lo que ellos pensaban. Que orgullosos deben de sentirse de mí.

13 meses

Que mal me sentí hoy. Mi "hermanito" me quito la pelota. Yo nunca agarro sus juguetes. Así que se la quite. Pero mis mandíbulas se han hecho muy fuertes, así que le hice daño sin querer. Después del susto, me encadenaron, casi sin poderme mover ni poder ver un rayo del sol. Dicen que van a tenerme en observación y que soy un ingrato, después de todo lo que han hecho por mí. No entiendo nada de lo que pasa.

15 meses

Ya nada es igual... vivo en la azotea. Me siento muy solo... mi familia ya no me quiere. A veces se les olvida que tengo hambre y sed. Cuando llueve no tengo un techo dónde cobijarme.

16 meses

Hoy me bajaron de la azotea. Seguro que mi familia me perdonó y me puse tan contento que daba saltos de alegría. Mi rabo parecía que se me iba a salir. Encima de eso, me van a llevar con ellos de paseo. Fuimos hacia la carretera y de repente se pararon. Abrieron la puerta y yo me baje feliz creyendo que haríamos nuestro "día de campo". No comprendo porque cerraron la puerta y se fueron. “ Pero esperad - ladré... se olvidan de mí. ! Corrí detrás del coche con todas mis fuerzas. Mi angustia crecía al darme cuenta, que casi me desvanecía y ellos no se detendrían: Me habían abandonado y olvidado para siempre.

17 meses

He tratado en vano de buscar el camino de regreso a casa. Me siento y estoy perdido. En mi sendero hay gente de buen corazón que me ve con tristeza y me da algo de comer. Yo les agradezco con mi mirada y desde el fondo con mi alma. Yo quisiera que me adoptaran y sería leal como ninguno. Pero sólo dicen "pobre perrito", se debe haber perdido.

18 meses

El otro día pasé por una escuela y vi a muchos niños y jóvenes como mis "hermanitos". Me acerqué, y un grupo de ellos, riéndose, me lanzo una lluvia de piedras "a ver quien tenia mejor tino". Una de esas piedras me lastimo el ojo y desde entonces ya no veo con él.

19 meses

Parece mentira, cuando estaba más bonito se compadecían más de mí. Ya estoy muy delgado; mi aspecto ha cambiado. Perdí mi ojo y la gente más bien me hecha a escobazos cuando pretendo echarme en una pequeña sombra.

20 meses

Casi no puedo moverme. Hoy al tratar de cruzar la calle por donde pasan los coches, uno me atropelló. Aunque yo estaba en un lugar seguro llamado "cuneta", Ojalá me hubiera matado, pero sólo me disloco la cadera. El dolor es terrible, mis patas traseras no me responden y con dificultades me arrastre hacia un poco de hierba de la ladera del camino. Llevo diez días bajo el sol, la lluvia, el frío, y sin comer. Ya no me puedo mover. El dolor es insoportable. Me siento muy mal, me quedé en un lugar húmedo y parece que hasta mi pelo se esta cayendo. Alguna gente pasa y ni me ve; otras dicen: "No te acerques". Ya casi estoy inconsciente; pero alguna fuerza extraña me hizo abrir los ojos. La dulzura de su voz me hizo reaccionar. "Pobre perrito, mira como te han dejado", decía... junto a ella venía un señor de bata blanca, empezó a tocarme y dijo: "Lo sienta señora, pero este perro ya no tiene remedio, es mejor que deje de sufrir." A la gentil dama se le salieron las lágrimas y asintió. Como pude, moví el rabo y la mire agradeciéndole que me ayudara a descansar. Solo sentí la inyección y me dormí para siempre, pensando en porque tuve que nacer, si nadie me quería.

Autor: Anónimo

viernes, enero 01, 2010

¡ IMPRESENTABLE !

Al final, después de un año de engaños y falsas promesas, nuestro huésped se mostró tal cual era: un ser insoportable, fuente de dolores y enfrentamientos innecesarios. Desde un primer momento había traicionado la confianza que pusimos en él, pero a pesar de eso le dimos varias oportunidades para que recapacitara y cambiase de actitud.

Mas todo fue en vano, cada día se mostraba más empecinado en hacernos la vida imposible: aguando las fiestas, destruyendo proyectos, desmoronando ilusiones, causando dolor a cada uno de los miembros de la familia… Y todos callábamos y aguantábamos sus impertinencias para no empeorar aún más las cosas

Pero hoy, después de observar como este personaje cenaba con la mirada baja, traicionera, maquinando fechorías en su mente gris porque había llegado a sus oídos que esperábamos la llegada de un nuevo huésped que ocuparía la habitación contigua a la suya, me he levantado de la mesa, lo he aferrado por el cuello y le he dicho: ¡Lárgate de mi casa y no regreses nunca, so mal nacido!

Todas las miradas confluyeron en él, temiendo su violenta reacción. El sujeto nos miró desdeñosamente uno a uno, se levantó de la mesa y retiró bruscamente su silla, haciéndola caer al suelo, y se dirigió a la puerta de salida mascullando algo que no entendí.«¡Los tuyos!», le dije. Por si acaso.

Yo me apresuré a abrirle la puerta y cuando pasó a mi lado le di un fuerte empujón en la espalda que lo hizo trastabillar unos metros por la acera hasta caer en un charco a los pies del huésped que estábamos esperando, que acababa de apearse de un taxi. El nuevo huésped se detuvo a mirarlo un segundo y luego me miró luciendo una amplia sonrisa en el semblante; luego dejó su equipaje en el suelo, y, pasando por encima del sujeto sin prestarle la más mínima atención, me alargó los brazos. Yo lo recibí con cariño y le dije:
«¡Bien venido seas, 2010! Pasa y brinda con nosotros»


¿QUERÉIS BRINDAR CONMIGO?