jueves, abril 29, 2010

DARILEA


fotos de internet



Un día de mayo, leyendo el periódico “La Vanguardia”, me detuve ante uno de los poemas que habían sido seleccionados en un certamen organizado por ese diario.

Me llamó la atención el nombre de su autora: Darilea. Me sonaba, lo había leído o escuchado antes en algún sitio de los que he frecuentado durante los cinco años que navego por la red. Y, ni corto ni perezoso, le escribí solicitando información.

Desde ese día sé que esta joven y hermosa mujer (el 26 de julio, cumplirá un año más, es lo único que os puedo decir si me preguntais por su edad), es catalana y vive en Barcelona; pero lleva en su sangre savia andaluza, pues sus padres son de Fuentes de Andalucía, un pueblo de Sevilla, donde tienen una casita a la que acude la familia cuando puede a pasar unos días de vacaciones.

Darilea mantiene una gran actividad en Internet, pues lleva adelante varios blogs de diferentes contenidos: poemas, prosa, fotos...

Durante los siete años que hace que se mueve por el ciber espacio, ha cosechado multitud de amig@s y seguidores, quienes acuden asiduamente a recargar las pilas del espíritu.

Darilea escribe versos muy sensuales, ardientes, apasionados o eróticos (Os dejo elegir el adjetivo que mejor os parezca). A mí, desde luego, su poemas me dejan pensando. Me llegan y me hacen soñar, como a la mayoría de sus seguidores, a juzgar por los comentarios que leo.

Yo suelo visitar dos de sus blogs, aunque alguna vez me he paseado por el de sus fotos y montajes. Me encanta lo que escribe y hace.

Es por eso que hoy es para mí un honor el presentarla aquí e invitaros a que la visitéis.

Poema publicado en La Vanguardia, de Barcelona:

28 DE MAYO DE 2009

VIDEOPOEMAS

VIII Concurso de e-poemas

No he perdido el tiempo

No he perdido el tiempo en la acera de la melancolía

Tu sombra fue el perfume de la primavera perdida

Y la tristeza, huella de tus pasos errantes.

No perdí el tiempo, recuperé el recuerdo, venciendo al olvido.

La distancia acorté... con los suspiros los rayos de la luna

fueron el invisible medio que tus besos me han traído.

No he perdido el tiempo, no.

No he perdido el tiempo.

Darilea


Última publicación en su blog SIEMPRE QUEDA PERFUME…


HA COMPRENDIDO

Ha comprendido al mirar como viajan las nubes,

que el tiempo es como el correr de ese azul esponjoso.

Comprendió que sólo el corazón sabe ver las cosas importantes,

y que carece de valor el materialismo superficial de una envoltura


Comprendió que el amor no es ofrecer mañana,

sino dar día a día, que las palabras se las lleva el viento

y que las caricias quedan por siempre.


Que el silencio en una mirada compartida es complicidad,

pero entre dos cuerpos que yacen en una cama,

sin decir nada, es desolación.


Mirando ese cielo cuajado de pequeños destellos de luz,

ha comprendido que su amor es hoy

y la fantasía sólo forma parte de sueños

que puede compartir con ella.

El amor de toda su vida.


Y éste es de su blog "Suspiros extraviados"

En la planicie del deseo,
a hurtadillas
se tamiza como rayo de luz
la caricia esperada.

Sin palabras el tálamo exime
la torpeza de unas manos,
tiembla la piel desnuda.
¡Estalla!

Adormilada
el tiempo pernocta en la almohada
parando el reloj, su larga batalla.

Escapa un suspiro
dedos apagan la sed
de las noches más largas.

Noche de abril, de flores, sudor
amalgama de miel, caricias
y unas cuantas palabras…
“Te quiero, mi niña”
últimas palabras.
Duerme.
Hasta mañana.

De su blog "Alojamiento y quimeras"


Ella necesita el fuego
que queme sus heridas
que la infección de amarle
le roce suavemente
el resto de sus días.

Le duelen las esquinas
donde su amor le llama,
le duelen las rodillas
de suplicar callada.

Le sangran las pupilas
de llamarle a lo lejos
y que el viento se lleve
suspiros en sus versos.

Darle una sobredosis
de amor para sus venas
que vuelva la locura
a recorrer sus laderas
que vuelva la pasión
a vestirla de estrellas.

Gracias, Darilea, por ser como eres y estar siempre. Un beso.




domingo, abril 25, 2010

DERECHOS RETORCIDOS

Foto: http://gregorioperalta.blogspot.com/2009/06/prohibicion-del-velo-y-libertad-de.html
El Gobierno y sus sindicatos repiten una y otra vez que España siempre fue un país de emigrantes, tratando con ello convencer de la necesidad de integrar a todos aquellos que llegan de otros países a ocupar los puestos de trabajo que buscan los cuatro millones de españoles que están en paro. Y es verdad lo que dice, pero maticemos un poco:
A los emigrantes españoles nos contrataban los diferentes gobiernos europeos cubriendo las necesidades de mano de obra del país, cuando el personal autóctono no daba abasto a la producción. Por eso periódicamente estábamos obligados a renovar los permisos de residencia y de trabajo, y en caso de no tenerlo por haber sido despedido y no haber encontrado otro, debíamos de regresar a casa.
Aquí llegan por millares cada año sin contrato ni documentos, y el empresariado abusa de ellos amenazándolos con denunciarlos si se oponen. De este modo se produce el juego de la pescadilla que se muerde la cola: Los inmigrantes se ven forzados a aceptar salarios miserables, impidiendo así que los españoles, que podrían exigir mejoras también para ellos, se vean desplazados, sin trabajo y con cargas familiares y obligaciones de pagos, notando como poco a poco el sentido de la solidaridad hacia el tercer mundo se convierte en resentimiento hacia los recien llegados.

Esta pobre gente llega a España huyendo del hambre y del terror de las dictaduras, y entiendo que tienen derecho a trabajar y mantener a los suyos. Lo ideal y justo sería que la emigración fuese controlada y los extranjeros ganasen los mismos salarios que los españoles (Yo ganaba lo mismo que mis compañeros franceses), y que los sindicatos exigieran los mismos derechos laborales que nosotros teníamos antes (ya nadie los tiene).

Lo que no entiendo es que intenten reclamar aquí lo que no son capaces de exigir en sus respectivos países ante sus gobiernos; que se manifiesten exigiendo se respeten sus creencias aun cuando éstas van contra las normas y costumbres establecidas. Son ellos, los extranjeros, los que deben de amoldarse a España y no al contrario.

Viviríamos en estado de inseguridad si la gente caminase por las calles encapuchados; la policía no podría identificar a los malhechores si nadie les puede ver el rostro, y cualquier etarra o islamista fanático puede entrar en un edificio o pasearse por la calle y cometer un delito o atentado vestido con el durka musulmán.

No es de recibo que cuando aquí todas las leyes van encaminadas a proteger al menor, llegue una etnia extranjera y exija se respete su cultura, que incluye la esclavitud, la pederastia, la ablación y la inferioridad de la mujer ante el hombre, al punto de ser tratada como objeto de mercadeo. Eso no lo debemos consentir. Si se juzga a obispos y educadores por abusar de los menores, no se puede consentir que una niña de seis años sea dada en matrimonio a un hombre de 60. Porque la niña es comprada en este caso, no es libre ni lo será nunca. Y si eso lo enseña su religión, que la pongan en práctica en sus países, pero no en España. ¡AQUÍ NO SE ACEPTAN LOS PEDERASTA NI VIOLADORES! Entregar a una niña a un adulto en matrimonio es una violación permanente.

Insisto: no me opongo a que trabajen y vivan entre nosotros, pues los mismos derechos como seres humanos tenemos todos; pero que no vengan a imponer sus culturas y creencias exigiendo derechos que ellos no conceden a sus propias hijas.
Los huéspedes deben de comportarse respetuosamente con las costumbres del anfitrión.

Y los niños son sagrados, representan al futuro del mundo y debemos prepararlos concienzudamente para que tengan éxito, mimándoles y poniendo a su alcance todos los medios necesarios para que su educación sea del máximo nivel. Los niños están protegidos en todos los países civilizados y por la ONU. Por tanto, soy de la opnión que no se debería permitir en España, en nombre de una religión, los matrimonios obligados o concertados por los padres de adolescentes con viejos. Sino bien al contrario: cuidar de que ellas tengan el derecho a enamorarse, a disfrutar del sexo y del amor con personas elegidas por ellas mismas y no por otros.

Y eso es lo quieren que respetemos al reclamar ellos la aplicación de la libertad religiosa.

Les invito a ver el video y luego me responden a las siguientes preguntas: Cómo llamamos a eso:¿Pederastia? ¿Violación? Qué sentiría la niña, ¿placer, amor, terror, dolor? ¿Debemos los españoles permitir que se nos impongan estás prácticas en nuestro país en aras a no sé que ley sobre libertades religiosas?

.


jueves, abril 22, 2010

LA ENTREVISTA DE MI VIDA




El pasado día 29 de septiembre, don Manuel Téllez, director del programa “Nostalgia bajo la luna” de Radio Arcos, me invitó a pasar unas horas sentado frente a él en la emisora para responder a sus preguntas. Para mí fue un día feliz, inolvidable, pues nunca antes había participado en directo y en persona en un programa de radio. Conocí al equipo de la emisora, formado por personas muy amables y simpáticas que se prodigaron en atenciones para que yo me sintiese como en mi propia casa.

La entrevista era larga, ocupaba todo el espacio del programa, y para evitar el cansancio habían programado una serie de descansos en los que escuchábamos música, frases memorables y canciones mientras tomábamos un refrigerio.

Cada día entrevistaban a un personaje y la grabación la colgaban en la página de la emisora durante una semana, lo que explica que hasta el día de hoy no me haya tocado el turno a mí. Durante esta semana, pues, está en la Web del programa a disposición del que esté interesado en bajársela.

Os invito a escucharla, y espero que os guste.

También podéis bajarla pinchando en el enlace de la emisora:
http://www.nostalgiabajolaluna.com/
O pinchando aquí:
http://www.4shared.com/audio/NFDLCEhJ/JUAN_PAN_GARCIA.html


Abrazos para tod@s.


Desde aquí deseo expresar mi agradecimiento a D. Manuel Téllez y al equipo de "Nostalgia bajo la Luna"
¡MUCHAS GRACIAS, AMIG@S!



martes, abril 20, 2010

EL PUEBLO DE LAS TRES MB





Yo soy del pueblo de las tres MB: muy bruto, muy blanco y muy bueno.

En lo alto de una colina tenemos lo que parece ser un repetidor de telefonía, pero que no es otra cosa que una torre de comunicaciones para vigilar el espacio aéreo y espiar a los americanos de la Base Naval de Rota, que son a los únicos a quienes los lugareños tememos.


En mi pueblo no hay crisis del ladrillo, todas las casas se construyen bajo pedido: hacen algunas con muchas habitaciones; otras más pequeñas, como ésas que la gente llama “studios”, con una sola habitación y un cuarto de baño tan pequeño que tienes que bajarte los pantalones fuera porque dentro no puedes moverte.

Allí no usan planos, ni metro ni el nivel: no hace falta. Para saber dónde va un pilar lanzan la gorra, y el punto en donde cae lo señalan y dicen: “Aquí va uno”.

Para que las paredes queden bien rectas y a plomo, invitan al maestro albañil a una botellita de vino fino de Jerez, pues cuando se pone a tono es cuando mejor ve las cosas. En cambio, si no bebe, le tiemblan las manos y las piernas.


Cuando celebramos la fiesta del pueblo traemos una banda de música para el baile, que se hace en la plaza. Normalmente siempre suele acabar bien, excepto aquella vez en que las mozas no quisieron bailar con los chavales del pueblo porque estaban hartas de verlos y olerlos a diario y quisieron cambiar de plato. Se lió una trifulca grande, y todos los forasteros se fueron señalados: el uno con el brazo partido, el otro la nariz aplastada o rota; a otros les faltaban los dientes superiores, a otros los inferiores. Desde aquel día, cuando hay baile, los forasteros se traen a sus parejas.

¡Ah!, se me olvidaba: también hubo un hombre ya madurito (tenía setenta y cinco años, más o menos), que le cogió el trasero a la Dolores, la camarera del “Bar el Tendío”, y ella se giró con tal velocidad que le estampó la teta derecha sobre la mejilla, con tan mala fortuna que su dentadura salió despedida al centro de la pista y la pisaron los chavales sin querer. Y como no la tenía asegurada, porque ya estábamos en crisis y la pensión no da para tanto, todo hay que decirlo, el hombre va ahora con la nariz tocando la barbilla, y cuando abre la boca parece la cueva de Ali Babá.


Antes, el alcalde era del PSOE y forastero, y la gente lo quería mucho; pero no cumplía sus promesas porque el jefe del partido le decía que había otros pueblos más necesitados, y él decía: “Sí, jefe. Entiendo, jefe. A sus órdenes, jefe!” Lo comprendía todo, a pesar de que en el pueblo no teníamos ni ambulatorio ni cine ni colegios ni campo de fútbol ni metro ni tranvías ni local para echar las quinielas. Y los vecinos nos dimos cuenta de que sólo se acordaban de nosotros en las elecciones. Entonces se reunieron los más sabios en la plaza y decidieron por mayoría elegir a un alcalde en condiciones. Un hombre nacido en el pueblo, capaz de gestionar todos sus problemas sin necesidad de pedir favores a nadie.


El candidato debía ser el hombre más alto, fuerte e inteligente del término municipal, y para seleccionarlo había de superar las pruebas pertinentes consensuadas por el consejo superior del pueblo: El que más alto lanzaba el chorro de orina; el que lanzaba más lejos los escupitajos, el que más peso cargaba sobre su espalda, el que tenía la palma de la mano más grande y gruesa, por si había que poner orden; y el que mejor sabía leer y de hacer cuentas.

La pregunta más difícil, y que supo responder el candidato, provocando la admiración del jurado y de todo el pueblo, fue ésta:

—Si un automovil sale de aquí para Madrid a las siete de la mañana a una velocidad de 90 kmts/hora, y otro sale de Madrid hacia aquí a las doce del día a 120 kmts/ hora, ¿dónde se encuentran?

¡En la carretera!—, respondió sin dudar un segundo.

Eligieron al señor Sebastián, "El Trabuco" (Lo apodaban así por la forma alargada y en forma de trompeta de su miembro viril) porque era fuerte como un mulo y sabía escribir cartas de amor.


Al poco de ser elegido, le escribió a una eurodiputada alemana una carta (Sebastián había trabajado en la Wolsvaguen, en Frankfurt, y conocía el idioma), adjuntando una foto de la piscina municipal, toda desconchada y agrietada. En la foto también aparecía él en pantalón de deportes, posando como Butragueño en el Diario Marca: con sus partes nobles asomando por la pernera, y adjuntó al escrito una invitación para pasar unos días de vacaciones en el pueblo a costa del Ayuntamiento. Al cabo de dos meses, se presentó en el pueblo la eurodiputada, y se la disputaron todos los mozos. Luego, muy contenta después de haber comprobado las necesidades del pueblo, salió al balcón del Ayuntamiento cogida del brazo del alcalde para anunciar que nos habían concedido un millón de euros para arreglar y pintar las fachadas.


Ahora el pueblo aparece en la guía de la ruta de Los Pueblos Blancos.

Sale en los anuncios del dentífrico Profidén, porque el pueblo, visto desde lejos, parece una sonrisa pintada en la montaña.


Como la Junta de Andalucía no nos concede subvenciones para actos culturales, en venganza por haber elegido a otro alcalde, hacemos nuestros propios trabajos: escribimos, silbamos canciones, jugamos a la comba o al aquí te pillo, o construimos esculturas en la arena de las obras. Ésta de la imagen gustó tanto que los mozos montaban guardia a su lado para que el viento o la lluvia no la destruyera.


Al final hubo que quitarla, porque había muchos con las manos desolladas y la farmacia no daba abasto a traer cremas, y eso hacía que muchos hombres faltaran al trabajo.



El día del Carnaval hubo un pequeño problema que el señor Sebastián supo solucionar empleando adecuadamente su fuerza y spicología: resulta que los mozos del pueblo le colocaron un grueso y potente petardo, de esos que suena al final de las tracas, debajo del asiento de la moto de un chaval, un niño presumido que siempre presumía (claro, por eso era presumido) de tener la moto más bonita del pueblo. Conectaron el petardo al cable de la bujía, y cuando el “Presumido” arrancó el motor, explotó y saltaron en pedazos la moto y su dueño. La cabeza del chico fue a parar al balcón de la farmacia, y el policía municipal se apresuró a denunciarlo por allanamiento de morada, y menos mal que llevaba el casco puesto, que si no la denuncia hubiera sido doble.

La madre del motorista, que había visto todo lo sucedido, pues siempre estaba mirando desde la ventana lo guapo y elegante que estaba su hijo, salió dando voces intentando arañar a los chavales y llamándolos asesinos. Se armó tal revuelo, eran tan fuertes sus gritos, que salió el alcalde a poner orden en el litigio.

“Señora —le dijo a la madre—: Estamos en carnavales, y lo normal es que los jóvenes se gasten bromas. Al que no le gusten las bromas, que se quede en su casa.”

La madre se puso las manos a la cabeza para evitar que se le escaparan sus razonamientos y poder pensar mejor. Al cabo de un minuto y cuarenta y tres segundos, entendió los argumentos del alcalde y pidió disculpas a los jóvenes.

Pero el asunto no había terminado aún: el alcalde se dirigió al que había puesto el petardo y lo acusó de cómplice en el allanamiento de morada efectuado por el chaval de la moto, y le arreó tal bofetada que le hizo dar veintitrés vueltas sobre su eje, como la bailarina de una cajita de música, pero más rápido



Hace dos años hubo una sequía tremenda y el alcalde dijo que debíamos ahorrar agua y no gastar más de lo imprescindible, organizándose en las casas para compartir el agua, duchándose de dos en dos, por ejemplo, aunque fuese con la vecina para hacerlo más llevadero. Para mostrarnos cómo ahorrar agua en la colada, ordenó al secretario que enseñara sus calzoncillos a los asistentes El secretario nos aclaró que él no los lavaba nunca, sino que cada mes los cambiaba por unos nuevos.(Ver foto de la prenda que usaba antes de arrojarla al cubo de la basura)

Pero este año tenemos agua en abundancia, los pantanos de la zona están a rebosar y no hay problemas de abastecimiento.Tenemos un hotel de cuatro estrellas, con piscina y solarium.


Y ahora que ya sabéis cómo es mi pueblo os invito a venir de vacaciones y a dejaros vuestros dineros para que sigamos caminando hacia adelante sin necesidad del Parlamento, dejando así que los diputados usen su tiempo en arreglar los problemas de corrupción o de encarcelamiento de Garzón, que vaya tela, ¡qué papelón!: vergüenza para España todos ellos son.

Menos mal que como salimos en Internet, todo el mundo mundial sabe que nosotros, los del pueblo, en esas inmundicias politiqueras, ni estamos ni se nos espera.


sábado, abril 17, 2010

5º ANIVERSARIO DE YU TUBE

Hace cinco años, tres amigos inauguraron la página YuTube.

Estos fueron Chad Hurley, Steve Chen y Jawed Karim, quienes en febrero de 2005 en San Bruno, California, se reunieron para intentar solucionar un problema: no sabían cómo compartir sus videos con los amigos por internet.
El dominio fue activado el 15 de abril de ese año y Youtube se inauguró el 23 de abril de 2005 con un vídeo de uno de sus fundadores:Me at the Zoo





A finales de 2005, los internáutas visitaban las páginas de YouTube unas 50 millones de veces al día. Sin embargo, luego de que el vídeo musical Lazy Sunday, transmitido originalmente en el show Saturday Night Live, fuera cargado a YouTube, las visitas se dispararon de nuevo hasta alcanzar las 250 millones de visualizaciones diarias.

Para mayo de 2006, según Alexa.com, YouTube alcanzó los 2000 millones de visualizaciones por día, y para mediados de agosto había alcanzado la marca de 7000 millones en diversas oportunidades.

En octubre de 2006, Google compró YouTube por 1650 millones de dólares en acciones
En el momento de la compra 100 millones de vídeos en YouTube eran visualizados y 65 mil nuevos vídeos era añadidos diariamente. Hurley y Chen mantuvieron sus cargos, al igual que los 67 empleados que en ese momento trabajaban en la empresa

Al día de hoy, el video Bad Romance, de Lady Gaga, ha batido todos los récords al alcanzar los 180 millones de visitas:





Vemos así como unos jóvenes emprendedores, que tenían dificultades para mostrar sus videos a sus amigos, pusieron en práctica una idea que ha revolucionado el mundo de la música y de la comunicación.
Miles de jóvenes titulados salen cada año de las universidades españolas para engrosar las listas de parados. Mentes privilegiadas, cerebros desaprovechados que vagan dando tumbos sin esperanzas. ¿Quién dice que entre ellos no hay genios emprendedores que sólo necesitan que alguien apueste por ellos o que se les ayude con subvenciones o créditos para sacar adelante sus proyectos?

Pero claro, España está en crisis y el dinero lo tienen los banqueros, y éstos no se fían de nadie y sólo lo prestan a quienes tienen avales y pueden devolverlo por triplicado. Mientras tanto los jovenes cerebros, desahuciados y sin esperanzas, ahogan su decepción empapándose en alcohol y alucinógenos reunídos con otros junto a botellones que no llevan a ninguna parte.

Datos hallados en Wikipedia

miércoles, abril 14, 2010

SIN TI



Safe Creative #1004146005553Safe Creative #1004146005287



Un día de primavera
En el patio de tu casa
Geranios y paredes blancas
Yo te besé en la cara,

Mirándome en tus ojos
Temblaban mis rodillas
Cautivó mi corazón
El rubor en tus mejillas

De seda era tu piel
Mágica tu mirada
Tu boca entreabierta
Tus labios temblaban.

Agua que entre zarzas
Baja por la colina
Susurro fresco de vida
Ésa es tu risa

Desde el día en que perdí
La posibilidad de verte
Por un arrebato infantil
Lo que vivo es un sin vivir
Y prefiero la muerte

¡La vida sigue, olvídala!
Grita una voz dentro de mí
Pero han pasado los años
Y aún no he logrado
Dejar de pensar en ti

La verdad sólo es una
Sólo tiene una cara
Una sola, sólo una
Tengo que enfrentarla

Vivo sin vivir
Vida muerta,
Sin esperanza
Vivir lejos de ti
Ni es vida
Ni es nada.


lunes, abril 12, 2010

¡FELICIDADES, AMIG@S!

Con la llegada de la primavera no sólo han florecido los almendros y cerezos; no sólo se ha ido el frío y ha aparecido el buen tiempo; no sólo en los árboles y plantas los capullos se han abierto para mostrar la belleza que llevaban dentro: a los hogares de dos amigos internautas, que me acompañan por estos caminos virtuales que cruzan el firmamento, han llegado dos criaturas del Cielo: Ángeles y Carmen, dos angelitas encantadoras, desmintiendo así que los ángeles carezcan de sexo

Ángeles le han puesto por nombre a la hijita de mi amiga Bárbara Riera, (Fuyur en los foros literarios).Hace casi un mes, y después de un embarazo dificultoso,la niña vio la luz en Mallorca, una isla bañada de sol.

Carmen es el nombre de la niña que ha nacido en la Costa del Sol, convirtiendo en abuelo al amigo Antonio Porras, ilustrado malagueño que comparte con nosotros tanta sabiduría y buenas cosas en su blog “Cosas de Antonio”.

Fue con mucha alegría que ayer recibí la noticia de tan felices acontecimientos y del buen estado de salud de las madres y de los bebés; y hoy quiero felicitar a las dos familias dedicándoles este poema de Luis Chamizo: La Nacencia





jueves, abril 08, 2010

LA REALIDAD SUPERA A LA FICCIÓN.


Portada de libro "Mentiras", realizada por Juan Kalvellido.
Estamos ahítos de ver películas donde los investigadores y jueces son expulsados de sus cargos, asesinándolos o usando tretas legales o información privada para evitar que descubran lo que no interesa que salga a la luz pública. Todos conocemos el caso del juez italiano Giovanni Falcone, que en 1993 fue asesinado por la mafia.

"Garzón es un hombre
que no tiene agujetas
en el alma"

Es lo que dijo Pilar Urbano en una entrevista que le hicieron al presentar su libro “Garzón, el hombre que veía amanecer”. Yo leí ese libro y me emocionó: Es el mayor homenaje literario que se le puede hacer a una persona. En sus páginas se muestra al juez como un superhombre, un dios que no siente temor a nada que no sea dejar una injusticia impune sea quien fuere el infractor.

Pilar Urbano lo decía cuando Garzón investigaba a los grandes cargos del gobierno de Felipe González involucrados en el caso Gal, el caso Roldán, y otros personajes cercanos al Partido Socialista.

“Pilar, articulista de lujo en los diarios El Mundo y ABC durante varios años, esta supernumeraria del Opus Dei, de talante conservador, pequeña como un ratón pero sagaz como un zorro y con un finísimo olfato periodístico, se define como una periodista independiente, implacable, y que sólo se vende a la verdad”. Así la presenta el entrevistador Nacho Rodríguez-M. Pedrol


Pero aquí y ahora, en el siglo XXI, los miembros de la extrema derecha, apoyados por jueces conservadores, intentan eliminar al juez Garzón y apartarlo de sus investigaciones para que no se conozcan cosas que avergüenzan a todo ser humano civilizado como las que siguen:

En mi calle, un par de edificios más abajo, vive un amigo llamado José Antonio Álvarez. Hace tiempo que se quedó sin trabajo y ahora es de los que pasan los lunes al sol, y no sólo los lunes, sino todos los días de la semana y de los meses. Yo lo observaba desde mi balcón e intuía que intentaba olvidar sus problemas laborales distrayéndose con la lectura tras pasar la mañana buscando un trabajo.

Ayer lo vi contento, radiante, con ganas de compartir lo que sentía. Y no podía ser menos:

Tras años de infructuosa búsqueda había encontrado, al fin, el paradero de su abuelo.

Su abuelo trabajaba en los astilleros de Puerto Real y un día fueron a buscarlo y se lo llevaron. Ya no se supo nada más de él. Dejó esposa y cuatro hijos, entre ellos una niña, y mi amigo me cuenta:

"De los cuatro hijos que dejó desamparados, mi tía murió al poco tiempo de tuberculosis, y mi abuela desde entonces vivió como en otro mundo, con una enorme tristeza y pena durante el resto de su vida. No salía de casa nada más que para trabajar para poder mal comer. Yo nunca la vi sonreír. Mi padre, con sólo doce años, estuvo trabajando en donde podía: en un puesto en la plaza del mercado, en una lechería, como albañil etc. Me contaba que lo llamaban para desatascar fosas sépticas y que hacía cualquier trabajo donde ganar unas pesetas para llevárselas a su madre. Y, al igual que sus hermanos, no volvió más al colegio.
Esto es todo lo que puedo decir, pues en casa se hablaba muy poco de mi abuelo, la pena la llevaban en el corazón. Lo que si puedo decir es que destrozaron la familia y que, salvo los gritos de mi padre maldiciendo a los asesinos, poco o nada puedo aportar.
Sé que trabajaba en Los Astilleros de Puerto Real, que era muy trabajador y que sólo vivía para su mujer y sus hijos. No sé como lo apresaron ni porqué motivo, y si alguien pudiera decirme qué ocurrió realmente, despejaría la incógnita que siempre he intentado descubrir”.

Jose Antonio hace años que intentaba encontrar la verdad. En los años setenta quiso arreglar los papeles para que su abuela cobrase una pensión y fue al Registro Civil de El Puerto de Santa María a solicitar la partida de defunción; pero no pudo hallar nada, no constaban sus datos en ninguna parte.

Después de más de treinta años, hace unos días lo intentó otra vez, y el funcionario le advirtió que esas cosas son muy complicadas, pero le sugirió que indagase en el Registro Civil de Puerto Real, ya que el desaparecido trabajaba en esa localidad, y que también podía dirigirse a la Plataforma de la Memoria Histórica de esa misma ciudad o comprobar si se hallaba inscrito en la obra de D. José Pizarro Fernández “Fusilados en Puerto Real durante la II República”.

Y añadió que no era la primera vez que él inscribía a fusilados por el Régimen, y que uno de estos expedientes le puso los pelos de punta.

Fue un día en que un conocido corredor de coches le llevó una tarjeta de visita toda manchada de sangre con una nota escrita al dorso:

“A quien pueda interesar. María, mañana me van a fusilar. Que no entre ningún hombre en mi casa, y cuida mucho de los niños. Un beso muy fuerte.”

Al parecer, se la dieron a su madre en el penal cuando fue a llevar algo de ropa y comida para su padre. El corredor de coches afirmó que aquél era el único documento que tenía para iniciar el expediente.
Esa tarjeta mi vecino no la había visto nunca, pero su padre le había contado que ésas fueron las mismas palabras que escribió su abuelo para su esposa antes de ser fusilado, y que ese corredor de coches era su tío Manolo.

Al decir eso José Antonio, el funcionario se levantó de la mesa, se acercó a una estantería de libros, agarró un tomo del R. C. y dijo: “Aquí está la inscripción de tu abuelo, está registrada con fecha de treinta de septiembre de mil novecientos ochenta y uno”.


Acta de defunción. Ficha del listado de Nombres de Fusilados en Puerto Real

“Se practica la presente inscripción en virtud de auto de veintitrés de septiembre de mil novecientos ochenta y uno dictado por el Sr. Juez de Primera Instancia del Partido con expediente tramitado en este Registro Civil bajo el nº 21-81”.


Fue inscrito cuarenta y cinco años después del criminal asesinato. No coincide la fecha del fallecimiento del Registro Civil, pues pone 26/08/1936 en vez de la real, que fue tres días más tarde. Lo único que han puesto bien es la causa del fallecimiento: fusilado.


Mi amigo y vecino, José Antonio Alvarez, también ha descubierto que en la iglesia de San Fernando existe un registro secreto de las personas que habían sido fusiladas, entre quienes halló el nombre de su abuelo.

Registro del fusilamiento en el Libro Secreto de la Iglesia Mayor de San Fernando


Y con la voz trémula y los ojos cargados de emoción, me dice que todo lo que me cuenta lo han publicado hace un par de días en la revista de AMERE, por si deseo recabar más información.

Otros casos más de los que se intentaba dejar en el olvido son estos, publicado en la misma revista:

Fue en Fuentes de Andalucía...


Yo espero y deseo por nuestra propia dignidad como pueblo y como personas humanas que cada caso se aclare y el honor de las víctimas y sus familias sean restaurados y compensados por los daños sufridos. Y, sobre todo, que nos sirva de lección y nunca jamás vuelva a suceder algo parecido en este país.


lunes, abril 05, 2010

EL SÍMBOLO PERDIDO


Acabo de leer EL SÍMBOLO PERDIDO, un libro que ha supuesto para Dan Brown cinco años de trabajo.
La trama está ambientada en la ciudad de Washington, concretamente en sus cámaras, túneles y templos. Langdon abandona la vieja Europa y penetra en los secretos de la capital estadounidense, que nos muestra como es la ciudad de los masones, llena de símbolos ocultos, pasadizos secretos, edificios masónicos con sus rituales.


Quien persigue a Langdon es Mal’akh, un hombre terrorífico, masón sádico, calvo, musculoso y con el cuerpo completamente tatuado, que se disfraza con maquillaje y peluca rubia.

El Símblo perdido tiene varias similitudes con anteriores novelas del mismo autor. En Ángeles y demonios, el profesor recibe una llamada de teléfono y lo llevan en avión privado ante su amigo para realizar una investigación. En el Símbolo perdido también es llamado y trasladado en avión para dar una conferencia. En el Código también recibe una llamada intempestiva para que se presente en un lugar señalado. Y en las tres, la historia comienza de forma violenta.
En las tres novelas los protagonistas corren de un lugar a otro sin descanso para descubrir en cada sitio al que llegan algo que les pondrá los vellos de punta.
Al igual que la edición de las dos primeras novelas fomentó en las agencias de viajes una idea particular de turismo, creando círculos de visitas a los lugares señalados en las obras, en Washington también se editaron guías especiales explicativas de la simbología que ofrece el Símbolo perdido de su edificios y monumentos.
Al parecer, los fundadores de la ciudad quisieron tener los mismos tesoros artísticos y monumentales que posee Europa, pero a lo grande: Si el obelisco de la plaza de la Concordia de París mide treinta metros de altura, ellos construyen uno que alcanza 170 metros. ¿Que en Alemania hay una biblioteca enorme? Ellos construyen una con diez millones de libros con capacidad de intercambio automatizado con otras bibliotecas del entorno a través de túneles con cintas transportadoras. ¿El Vaticano tiene una cúpula que destaca sobre Roma? El Capitolio tiene una cúpula más alta y mas amplia que destaca sobre Washington, con el techo interior pintado como la capilla Sixtina pero con otros temas más modernos. ¿Que Roma posee catacumbas milenarias? Debajo del Capitolio, a decenas de metros de profundidad, se extiende una superficie de miles de metros cuadrados llena de pasillos, túneles y cámaras. Y así todo por el estilo.

Leyendo las guías editadas tras el libro, el visitante descubre que hubo catorce presidentes de Estados Unidos masones, entre ellos George Washington, Andrew Jackson y Harry Truman. También lo eran los arquitectos que diseñaron la Casa Blanca, el Capitolio y el monumento de
Washington.




MI OPINIÓN SOBRE EL LIBRO:

¿Qué puedo decir yo, humilde lector que carece de conocimientos de crítica literaria entre otros, de una obra tan esperada y de un autor tan famoso que ha logrado vender más de 80 millones de ejemplares de cada una de sus obras anteriores?

Pues esto: sin pretender dar lecciones a nadie, puedo opinar sobre lo que me ha parecido, lo que he sentido. Creo que tengo derecho a expresarme. Lo digo porque en anteriores reseñas de libros recibí correos y comentarios soeces en los que me sugerían que si no tenía titulación académica ni estudios sobre literatura me abstuviera de criticar a los buenos escritores. Algo así como si para decir que la comida de un restaurante me ha gustado o no, debo poseer un título universitario. Si para decir que me duele el pecho al toser, debo ser médico.

Pues no, yo me gasto el dinero en adquirir un libro y tengo perfecto derecho a decirles a ustedes si me ha gustado o no, y las cosas que me mueven a afirmar lo que digo.

Y lo que he percibido leyendo esta obra es lo siguiente:

El ritmo es trepidante y no deja respirar al lector, que, atrapado por la historia, se decepciona luego a medida que se acerca el final.

El libro me hace pensar en la montaña rusa de un parque de atracciones, por sus subidas y bajadas de tensión. Desde el principio atrapa la atención de lector, para luego pasar casi cien páginas llanas, de explicaciones y preparación de la trama.

No fue hasta haberme leído pausadamente un tercio del libro que comencé a sentir la necesidad imperiosa de leer sin descanso siguiendo a los protagonistas en una loca y precipitada carrera contra reloj, buscando la clave de los diferentes signos que indicaban el lugar donde se escondía el secreto de la pequeña pirámide de granito de treinta centímetros de altura que el doctor llevaba a cuestas en una bolsa de deportes durante casi doce horas. Tenía un plazo señalado para encontrarlo, si no quería que muriese su amigo.

El lector no puede evitar sentir un gran respeto y admiración ante la enorme investigación realizada y las indicaciones que facilita el autor para la comprobación de los datos.
Pero es imposible que tantas cosas puedan sucederles a los protagonistas en una sola noche.
Es inverosímil que una pareja de cincuentones puedan pasar varias horas corriendo de un lado a otro, subiendo y bajando escaleras, tomando el metro y taxis, helicópteros, mientras son heridos, golpeados, torturados con corrientes eléctricas, incluso sumergidos en agua durante demasiados minutos y que puedan recuperarse para continuar en la investigación e impedir a tiempo que estalle la tragedia.
Cansa a veces la reiteración de tanto símbolo, repetición de sus significados para luego conducir a otros diferentes.

Me ha llamado la atención la estructura de la novela, creo que la misma no se la aceptaría ninguna editorial a otro autor que no fuese tan famoso. Me refiero a la distribución de la novela en capítulos de una o dos páginas de extensión. Incluso los hay de seis o siete líneas.

Un fallo garrafal creo ver en la página 349 cuando uno de los protagonistas, Peter, que persigue con una pistola al malo, Andros, lo acorrala en el borde de un precipicio, le dispara y Andros se despeña por el barranco. Luego dice: «Allá arriba, los ojos helados de Peter miraban más allá del cañón de la pistola de Andros...»
Veamos: Si el que tenía la pistola era Peter, que le había disparado con ella ¿cómo dice ahora que éste miraba el cañón de la pistola de Andros cuando caía? No lo entiendo.

En otro lugar el profesor, que tiene los ojos vendados para que no sepa dónde se halla, sale del ascensor y entra en una sala herméticamente cerrada, conducido del brazo por su amigo. Éste lo acerca a una barandilla y le quita el pañuelo que cubre sus ojos. Aparece entonces un pozo oscuro con una escalera de caracol que se hunde en las oscuras profundidades.Cuenta numerosos descansillos en la escalera, que se pierde difuminada en lo oscuro. El amigo masón le explica el significado de la escalera al profesor y luego lo invita a bajar por ella hasta abajo del todo. Y seguidamente leo que la escalera de caracol está construida alrededor del ascensor que los ha llevado hasta allí arriba. O sea: Si está alrededor del ascensor no hay pozo oscuro, y la descripción tenebrosa anterior no me sirve.

Una enorme nave contiene en su interior un laboratorio secreto. Para entrar es necesario pasar controles de guardias, tener la tarjeta de acceso y conocer la clave que abre la puerta de acero. Pero, además, para impedir el acceso a extraños que logren pasar los primeros controles, la nave está completamente a oscuras, y hay que caminar por una alfombra, sin salirse de ella para no perderse hasta llegar, tras más de cien metros de camino en la oscuridad, al muro del laboratorio.

Mientras leía todas estas medidas de seguridad me preguntaba: Si yo enciendo mi linterna al entrar en la nave ¿de que sirve tanta alfombra y tanta oscuridad? ¿No venden linternas en Washington?


Pero lo peor es el final: leerse 616 páginas temblando, mordiéndose las uñas imaginando a los protagonistas de noche corriendo perseguidos por el más terrorífico de los personajes que he leído, y por la CIA, por la policía urbana, el FBI con sus equipos detectores especiales de infrarrojos y térmicos y detectores de móviles, intentando todos descubrir un secreto que si se divulgase sería el fin del sistema mundial que conocemos… y cuando al fin se descubre lo que buscaban, el supuestamente tan peligroso objeto que podía desestabilizar el orden mundial, resulta que yo lo tengo en mi casa. Y quizás usted también. Es algo tan corriente y usual que el lector se siente engañado, burlado.

Me queda una sensación rara, como la del que cae en la trampa de una adivinanza fácil. Me gustaron mucho más el Código y Ángeles y demonios.
Me he saturado de Dan Brown. Con tres libros, tengo suficiente.

Respeto al autor y su inmenso trabajo de investigación. Quizás haya sido presionado para terminar una obra en un plazo de tiempo determinado (ha salido a la venta en época cercana a la Navidad y Reyes, días para regalar libros) y se haya visto obligado a escribir con prisas y esas aguas han traido estos lodos. Me ha pasado lo mismo con Pérez Reverte.