domingo, enero 16, 2011

¡ANDALUCÍA ES DE CINE!



La noche es más larga si transcurre en una sala de hospital. En serio.

Hacía diez años que no pasaba una noche en el hospital de Puerto Real y después de ese tiempo pocas cosas han mejorado, a pesar de los enormes gastos en publicidad que ha realizado la Junta para convencer de lo contrario:

Han pintado las paredes y han eliminado una de las tres camas, dejando más espacio para moverse; han puesto dos taquillas para que cada paciente guarde su ropa. Antes había clavos en las paredes para colgar las perchas. Las camas son nuevas y con mando a distancia para cambiar de posición. Antes eran las clásicas y viejas camas de hospitales y horfanatos, echas con tubos de hierro pintadas de blanco, y con una manivela para elevar el cabezal.

Para los acompañantes no ha cambiado mucho, aunque éstos realizan muchas veces la labor que deberían hacer los enfermeros que hacen la guardia, pues cobran por ello y se pasan la noche durmiendo, a menos que los llames por el timbre.

Colgado de una alcayata en el muro destaca el cartel de la Junta:

DERECHOS DE LOS PACIENTES: Recibir atención sanitaria en condiciones de igualdad, sin que pueda ser objeto de discriminación por razón alguna, respetando su personalidad, dignidad humana e intimidad.

· Que se le ofrezca la atención, las prestaciones y servicios sanitarios disponibles que se consideren necesarios para cuidar su salud.

· Que se realicen todas las acciones oportunas que, junto a la atención a su proceso, tengan como fin reducir y paliar el sufrimiento y el dolor tanto en aquellas situaciones críticas como ante el proceso de la muerte, de acuerdo con el máximo respeto a la autonomía, la integridad y la dignidad humana.

¿Y eso se cumple? Veamos:

Una semana antes, recibimos una llamada en casa citándonos para el martes, día 12 a las doce del día. Nos dicen que después de las siete no deberíamos comer nada, pues iban a intervenir a la paciente al medio día y que, tras unas horas de observación, nos vendríamos para casa el mismo día.

Llegamos a las 11, una hora antes, para presentar la documentación e historial y recibir información. Nos dicen que vayamos a la sala de espera y que ya nos llamarían. Nos llaman a las cinco de la tarde, ¡cinco horas esperando. Mi mujer sin comer desde las siete de la mañana, sabiendo ellos que es diabética y propensa a sufrir bajones de azúcar si no come! Ahí empecé a acordarme del presidente de la Junta, de la Consejería de Sanidad y de todos sus muertos. Pero no nos llamaban para ingresar, no, aún no. Era para llevarnos a conocer la habitación y el número de cama que mi mujer iba a ocupar. Porque, dada la hora tardía en que iba a ser operada, se iba a quedar ingresada. A las 7 de la tarde vienen a buscar a mi esposa y la llevan a quirófanos; yo debo esperar en la sala de espera, dejando todo el equipaje en la habitación. A las 9 me llaman para decirme que la operación ha salido bien y que mi esposa se halla en la sala de observación. De las dos cosas que había programadas para operar sólo le han hecho una, la del menisco, pues la otra, rotura de ligamento, dice la cirujana que es una fractura muy antigua y no la opera porque mi esposa no tiene treinta años sino 60, y con esa edad no merece la pena.

Puede que a partir de ahora mi esposa no sienta molestias del menisco, pero continúe sufriendo por los ligamentos. Pero si le duele la rodilla y acudimos al médico de cabecera, nos dirá lo de siempre: «Es la edad, no podemos hacer nada.»

¿Pero es que no han leído lo que dice el primer artículo de los Derechos de los pacientes?

Bueno, prosigamos: a las once me avisan de que Carmen ya está en su habitación y que puedo subir. Se queja de la mano, donde el anestesista le ha pinchado tres veces para encontrar la vena, y como ella se quejara el hombre le pide perdón: «Es la crisis», asegura, mostrando la aguja toda doblada, ejemplo de la calidad de los materiales que compra la Junta de Andalucía para recortar gastos. Me imagino al encargado de compras de la Consejería de Salud rebuscando en los bazares chinos las agujas, esparadrapos, tijeras y demás utensilios para uso de hospitales públicos.

Como mi esposa está recien operada, no le dan cena. Pero tranquilos, ya tiene medicación y, además, ellos están al tanto por si necesita algo. Carmen está sedada y pasa la noche adormilada, incluso ronca a veces. Yo estoy sentado en un sillón antiguo, cuyo reposa pies está roto y colgando, estiro las piernas con cuidado por el peligro de que la chapa me corte en los tobillos. Paso las horas intentando dar una cabezada, pero la señora que acompaña a la enferma de la cama de al lado no cesa de arrastrar el sillón buscando mejor acomodo. La miro con cara de asesino, pero la perdono porque es una mujer de cuarenta, está de buen ver y tiene un trasero que invita a soñar.

A las cuatro de la madrugada logra por fin quedarse dormida, y ronca como un venado en celo, ¡ y se tira pedos! Pedos tan sonoros que la despiertan. Ella disimula tosiendo y mira de reojo para ver si yo los he escuchado. Me veo bligado a salir de la sala para respirar, pues si el tabaco está prohibido, nada hay decretado sobre los pedos. «Paciencia, tiempo al tiempo; todo llegará.», dice la estúpida vocecilla en mi conciencia. ¿Pero cómo puede un culo tan bonito estar tan podrido? «Es lo que se conoce por publicidad engañosa. Denúnciala», responde la misma voz en mi interior.

Pero vamos a ver, seamos realistas: ¿Cómo demuestro yo ese fraude ante el juez?

Dos horas más tarde, subo un poco la persiana y contemplo un bellísimo amanecer.

Luego, abro un poco la ventana para que entre aire limpio, y en ese momento recuerdo un cartel del Metro: «Antes de entrar, dejen salir», y yo, que soy respetuoso con las normas, me aparto a un lado para ceder el paso al perfume que ha dejado la vecina, que no es precisamente de Chanel 5, ni de Ester Laude. Ni siquiera de Avón.

A las diez de la mañana nos visitan el médico y el cirujano, y le dan el alta a mi mujer. Pero cuando el reloj marca la una de la tarde aún no me han entregado el documento. Traen la comida para los pacientes, pero como a mi esposa le habían dado el alta ya no se la dan. A esas alturas ya estoy cansado de esperar y voy a preguntar cuándo podremos salir del hospital, y me dice la jefa que vaya a Administración a recoger los documentos y recetas, y que pida las muletas que había recetado la cirujana. Voy de una oficina a otra, pues los administrativos o no están en sus puestos o me dicen que es en otro sitio. La voz maldita y provocadora de mi ego resonaba en el silencioso cerebro: « No te dejes avasallar; esos trámites no debes hacerlo tú, sino que los enfermeros, que cobran de los impuestos, deben traerlo todo a la habitación.»

Pero es tarde y van a proceder al cambio de turnos, y lo que menos deseo es recomenzar desde cero. En Administración trabaja una joven muy guapa con una deficiencia física, que es nueva y no se aclara con los impresos que debe rellenar. A su lado, una mujer con bata blanca le explica pacientemente cómo debe hacerlo. Se lo repite dos o tres veces, para nada. Mientras tanto, yo me subo por las paredes. Al cabo de media hora llega un ATS que conozco porque antes trabajaba en El Puerto en el mismo centro médico al que yo acudo cuando estoy enfermo; él me reconoce, me saluda y me pregunta por mi esposa. Yo le digo que está bien, y que llevo dos horas intentando llevármela del hospital sin éxito alguno. «Paciencia, caballero; aquí sabemos la hora en que hay que ingresar, pero no se sabe cuándo se va a salir».

Son las 13 horas 45, cuando regreso a la habitación con todos los documentos y las muletas. La enfermera jefa le dice a mi mujer que se ponga otra inyección de Clexane cuando llegue a casa.

¿Qué inyección?pregunta mi esposa.
La misma que le pusieron anoche, una para prevenir coágulos del post operatorio responde la otra.

¡Pero si a mí nadie me ha puesto inyecciones!exclama mi esposa

La jefa se la queda mirando, extrañada, se rasca la cabeza (muy educada ella, pues no se iba a rascar el pubis delante de mí, creo yo, pues ¡bueno estaba yo para fantasías!) y se alza de hombros, luego le entrega a mi esposa la receta del Clexane.

Yo, a punto de sufrir un ataque de nervios, le ruego que llame a alguien para que lleve a mi esposa en un carrito hasta el aparcamiento y me dice que vaya ella con las muletas y que yo la acompañe. A punto de cometer un crimen, recojo a mi esposa y la llevo despacito al ascensor y la bajo hasta la entrada del hospital. Luego voy por mi coche y vengo a recogerla. Salí de allí como un apestado, maldiciendo una vez más a los chupópteros de la Junta de Andalucía que no sólo nos chupan la sangre a base de incrementar los impuestos, sino que encima presume de dar los mejores servicios sanitarios de todo el territorio español, como prueba que sea aquí donde se realicen los cambios de sexo y se regalen píldoras para el día después.

Curioso que nos digan que hacen falta más inmigrantes porque ha disminuido la natalidad y peligran las pensiones en el futuro, y por otra parte regalen pildoras para evitar embarazos. ¿Ustedes encuentran eso lógico o es que yo soy demasiado quisquilloso?

¿ANDALUCÍA ES DE CINE? SÍ, DE CINE DE TERROR

44 comentarios:

  1. Veo q has recuperado tu buen humor y me alegro :-) Al menos toda esta historia te dejó las fotos de un hermoso amanecer. Espero q tu esposa vaya mejorando. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Para esto pagamos impuestos...
    Para que nos traten como si fuéramos basura.
    Es una vergüenza como funciona la administración.
    Espero que tu mujer se recupere pronto y lo mejor posible.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Juan...el tema es muy serio aunque leyéndote se me entremezclaba la sonrisa por el gracejo que le has puesto y la sensación de rabia por tanta tomadura de pelo. Da igual que sea Andalucia, Madrid o Galicia. Eso que describes, o al menos parecido, lo de las esperas interminables y los papeleos ridículos son factor común. Y lo de los enfermeros, como te toque un maleducado porque los hay encantadores, te ponen mala cara si les llamas. Y ¿ yo me pregunto, quién no tenga que le cuide?.
    De todas formas yo estoy intentando no alterarme cada vez que veo una actitud incompetente porque mi salud mental está primero. Lo mejor, tú mujer ya en casita y ojalá se recupere pronto.
    Muy bien contado, amigo
    Sherezade

    ResponderEliminar
  4. Lo primero es lo primero dijo primo y es que Carmen ya está en casita, bien cuidada y ojalá prontito ya cocinando sus acelgas con garbanzos para la economía familiar...
    Por el resto, la incompetencia y el desdén es otra de las cosas que no necesitó de la globalización, se reprodujeron por sí mismas... la impotencia a veces se apodera de nosotros y quisiéramos actuar de otro modo, pero somos muchos los que, como tú, apelamos a ese sentido irónico del humor y terminamos buscando algo de que asirnos... tú has encontrado un bello amanecer para guardar en tu archivo y el rostro sereno de tu esposa aguardándote...

    un abrazo, tus relatos siempre tienen el tinte exacto de la mejor pintura...

    ResponderEliminar
  5. Joder! Lo siento por ti y sobre todo por tu esposa. Menuda mierda de país. Si hablo de mis experiencias con la s.s. Me cavo hasta en el ultimo cirujano siguido de las instrucciones que tienen de no operar a nadie que no valga la pena, como mi abuela.

    Pero callo aquí o me pongo de mala leche.

    Si hablo de la que me liaron a mi esposa durante el embarazo, podría rompedor laboca a alguien.

    Un abrazo. Me voy con mi cabreo a la cama

    ResponderEliminar
  6. De verdad Juan, la cosa es séria pero yo me reí tanto que hasta mi hijo me preguntó de que me estaba reiendo.

    Que triste! Uno paga los impuestos para eso!!

    Yo no me quejo ni en mi hospital ni en el hospital aqui cerca.
    Ahora ir a Urgencias, como hay tanta, tanta gente pasas horas esperando si tus quejas no son graves. Si son graves te llaman de seguida.
    Ahí hay una cosa que aqui no tenemos. No podemos tener acompañante en la noche. Pero nunca me hizo falta, siempre que necesitaba algo, llamaba y venían de seguida.

    Lo importante ahora es que tu mujer se recupere rapido.

    Besos a los dos.
    Flor

    ResponderEliminar
  7. Anita, te han gustado las fotos, ¿verdad? Siempre me han gustado los amaneceres y puestas de sol. Gracias por tus buenos deseos. Mi mujer ya está mejor, hoy vamos a que le quiten los puntos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Toro salvaje. Efectivamente, es una vergüenza el trato que recibimos de los gobernantes.
    Como a ellos no pasan por listas de espera y los cuidan como a dioses... (Ver operación del Rey en Barcelona.)
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Sherezade, tienes razon: creo que pasa lo mismo en todas las comunidades, lo cual no es una excusa sino una prueba de que vivimos en una falsa democracia,vigilada además, en la que no se beneficia al ciudadano.
    "Todos somos iguales ante la Ley", dice la Constiputa", y no hay más que comparar el trato que reciben unos y otros. Por ejemplo:
    Al Rey, que no cotiza a la S.S, le dectectan un tumor y en dos semanas está sano. No hay límites en médicos y gastos de materiales para él.Un ciudadano normal debe pasar por la mano del médico de cabecera, que lo mantiene casi un años con potingues y brebajes antes de enviarlo al especialista; y una vez llega hasta el especialista, pasa a lista de espera del hospital otro medio año. Y encima luego te operan o no, según seas joven o pensionista.
    ¡Y tener que soportar que al salir del hospital El Rey diga ante la prensa que tenemos la mejor sanidad del mundo...!
    Gracias por tu visita, amiga. Saludos

    ResponderEliminar
  10. Gracias,amiga aguamarina, es un placer leerte. Pronto iré a ponerme al día en el foro.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Así es, David, si uno contara todos los abusos que ha sufrido en la Seguridad Social...
    Fíjate que hace ya muchos años que contaban este chiste: Un joven que llega al Cielo y san Pedro mira en la lista y le dice, sorprendido:
    Pero hombre, tú no debías estar aquí, tenías muchos años de vida por delante...
    y el joven responde:
    Sí, pero ¿qué culpa tengo yo de que el médico del seguro me envíe antes?
    Que tengas un feliz día, amigo. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Flor, me alegro de haberte regalado un rato de risas.
    Es una cadena nefasta. Como los medicos no te atienden bien en los ambulatorios, donde vas enfermo y te dan cita para diez días depués, la gente acude a Urgencias hasta por un resfriado, y eso bloquea los servicios y no pueden atender a los que verdaderamente llegan en estado grave.El mejor sistema que he conocido es el francés, al menos cuando yo estuve allí en la década de los 60:alli no había ambulatorios ni consultas médicas públicas. Yo me puse enfermo de la garganta y busqué un especilista en la guía telefonica, me dio cita en su casa, me sacó sangre y realizó el analisis,me dio unos medicamentos y en esa misma semana me operó en su clinica.Me dio la factura, yo pagué el 20 % y el otro 80 la Securité Sociale.Nada de listas de esperas ni de hacer colas en salas de ambulatorios contaminados por enfermedades de los que esperan a tu lado.Vas a una consulta privada. Y allí te atienden bien porque cada enfermo es un cliente del médico y lo que desea es que hables bien de él y vuelvas cada vez que te sientas mal.
    Así se ahorraría la enorme factura de los ambulatorios, aire acondicionado y calefacción, y salarios de enchaufados, y ese dinero se emplearía en ayudar a los que no pueden pagar las visitas: ancianos con bajas o nulas pensiones o parados de larga duración y sin subsidio.
    ¡UF, me enrrollo como las persianas! Un beso

    ResponderEliminar
  13. Te entiendo perfectamente Juan porque yo también he pasado hace poco por un proceso similar al de tu esposa y se de lo que hablas. Es lamentable lo que esta ocurriendo con la salud pública.
    Espero de todo corazón que tu esposa se recupere y que todos estos malos ratos queden sólo como un recuerdo en el pasado.
    Un abrazo y mi cariño de siempre.

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno Juan. Me he hartado de reir con tu artículo. Si me hubiera pasado a mi seguro que no me río tanto, jejeje. Pero repito, muy bueno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Belkis, espero te encuentres mejor de salud tú también.Hay que ver, en estos dos últimos meses much@s de mis amig@s blogueros y físicos han tenido problemas de salud.
    Lo que está sucediendo actualmente en Sanidad y en todas las materias obligan a pensar que, como dice el dicho: "Cualquier tiempo pasado fue mejor". Pero la culpa la tenemos nosotros porque les votamos. Verás ahora en primavera como en los ayuntamientos salen los mismo que nos están machacando a impuestos.
    ¿Puedes creer que ayer recibí la factura bimensual del agua y basura (van juntas) y muestra que en consumo de agua pago 8 euros y 24 en basura y el resto en canones e impuestos hasta alcanzar 55 euros? ¡Y los empleados de basuras han estado un mes de huelga porque no les pagan los salarios! ¿Dónde va el dinero que nos quitan cada vez del banco?
    Es una vergúenza,los juzgados españoles están saturados de casos de corrupción y malversación de fondos públicos. Estamos igual que si gobernase algún dictadorcillo africano que sólo busca su enriquecimiento personal.
    Un beso, amiga y gracias por tus buenos deseos hacia mi esposa.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Migelillo, supongo que te refieres al tema de la cámara de gas en la que estuve preso esa noche. Seguro que de estar tú, no te hubieras reído. Mi mujer pasó la noche anestesiada y aún no sé si era debido a los efectos del suero o a los gases de la señora de al lado.

    Aún no he recuperado la libido que perdí esa noche,cada vez que veo a una mujer guapa pasar a mi lado y le veo el trasero recuerdo a mi compañera de habitación y siento un escalofrío. Tengo dudas de si no estaré entrando o saliendo del armario.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  17. ¡Ja, ja, ja, toda una odisea, dan ganas de no ponerse enfermo! Nada, nada, ahora a acompañar a tu mujer en la recuperación, que es lo importante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Más vale reirse que no llorar.
    Siempre que me he enfrentado a una hospitalización, mía o de un familiar cercano, te prometo que uno de los mayores temores ha sido el compañero de cuarto. Yo no me considero una tiquismiquis ni una "fina" como decimos por aquí abajo, pero cuando estás enfermo te sientes tan vulnerable y pierdes de una manera tan brusca tu intimidad, hasta tu ropa, que es horrible tener que aguantar encima que la de la cama de al lado sea una mal educada, que tenga una familia gritona, que haya diez o quince personas mirándote mientras te lenvantas con el camisonsito azul al cuarto de baño, etc, etc. Es un mal trago.
    ¡Que haya mejoría!

    ResponderEliminar
  19. mi .pc anda muy mal pues yo te respondí esto!! ajajajaj y me has hecho reir con lo de la acompañante! un beso a tu esposa pronta mejoría y para tí un beso! en cuanto al poema para lucero tambien te dije que lo pon´´ia en el forito poesía gral un beso!

    ResponderEliminar
  20. hasta lo leí antes de ponerlo!! esto no lo puedo creer! besos amigo creerás que tu amiga ya no te hace caso y no es así! un besoooooo

    ResponderEliminar
  21. Anónimo7:53 p. m.

    Juan, acabo de enterarme de que ya operaron a Carmen el día 12, así como de todas las peripecias surrealistas que cuentas. A mi cuñada la operaron en Jaén hace unos días y es el mismo caso que Carmen, solo le intervinieron el menisco a pesar de que tiene el ligamento lateral cruzado roto según le dijeron. Pienso que la lesion del ligamento debe ser muy complicada(lo sé por lo que dicen de los futbolistas) y por eso no le quieren meter mano y prefieren dejar al paciente para ir "tirando" porque pensarán bueno a esta edad ya no están para correr. Deseo que Carmen se recupere lo antes posible.
    Miguel.

    ResponderEliminar
  22. Juan, menos mal que no te falta el sentido del humor, porque me hiciste sacar una sonrisa, después de todo, en alguna de las peripecias. Hablando en serio es lamentable cómo está la sanidad por Andalucía, aunque por aquí no está mucho mejor. Te lo conté en el mail que te mandé ayer. Es terrorífico lo que cuentas de la aguja, y no me extraría que lo del chinos sea hasta verdad, aunque tú lo dijiste de broma, pero a todo le estamos perdiendo calidad.

    Espero que tu esposa se recupere pronto y que pueda hacer su vida normal. Para lo de los ligamentos, pues no sé qué decirte. Quizá haya algo en la medicina alternativa, a mí me suele resultar la medicina de herbolistería. Cuando los de SS no me resuelven el problema tengo un médico naturopata que me mira por el iris y que me ha dado muy buenos resultados.

    Un beso, para ti y para Carmen,

    Margarita

    ResponderEliminar
  23. Juan:
    Lo mejor para ti y carmen este año que inicia.
    Recién regreso de de estar en Monterrey y apenas estoy pasando por los blogs amigos.
    como siempre es un gusto leerte.

    hasta pronto mario

    ResponderEliminar
  24. Juan, me alegro mucho de que Carmen esté mejor.
    La administración en sanidad no está para tirar cohetes.
    Me indigna tanto que... hay mejor no digo nada jeje me faltaría espacio.
    Me he reído mucho con la publicidad fraudulenta jaja
    Saludos para ti y Carmen.

    ResponderEliminar
  25. ¡Hola, Jesús! ¿Cómo llevas el oficio de padre? Me consta que se te cae la baba con tu bebé y su madre.Tanto que no te queda tiempo para escribir mucho, ¡ja,ja!
    Ya te leí el otro día.
    En cuanto a la Sanidad,como bien dices, es mejor que no se te ocurra ponerte enfermo; búscate otra cupación, aunque sea mirar el Sálvame. Cualquier cosa antes que ponerte en manos de esa gente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Mamen me pasa lo mismo: odio las salas de hospital por lo que supone soportar a los parientes de los demás enfermos, con sus gritos y mala educación.
    Y menos mal que no dejan ya fumar, pues la última vez que estuve hace diez años, hasta el enfermo fumaba en la habitación.
    El otro era mucho el bullicio que tenían montado la media docena de acompañantes que tenía la señora de al lado y ella los echó a media noche y solo dejó a una persona por enfermo.
    Muchas gracias por tu visita y buenos deseos. Un beso

    ResponderEliminar
  27. Muchas gracias por tus buenos deseos, María Susana.
    Leí en tu foro el poema a Lucero, pero comenté y no salía luego nada. Cosas de los duendes del ciberespacio.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  28. Miguel es así, a los mayores no les quitan sus dolores; esperan que duren poco y ahorrarse las medicinas y pensiones. A los futbolistas los cuidan bien, no sólo porque ganan mucho dinero, sino que mantienen al pueblo endormecido y no ven las injusticias y los robos que cometen los que mandan: Pan y Circo.
    Gracias por tu interés.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Margarita, te agradezo tu interés en la salud de Carmen. Sí, me escribiste y aún no he tenido tiempo de responder a los correos.
    Supongo que la Sanidad está igual por todas partes, pues la voracidad de los políticos es tremenda y necesitan desviar el dinero de otras partidas para que no les falte a ellos. Pero aquí en Andalucía lo que más ofende es que para los cientos de miles de extranjeros de países ricos que vienen a tomar el sol no les escatiman gastos y les colocan protesis gratuitas que en sus respectivos países deben de pagar. Y sin embargo a nosotros, los que hemos cotizado desde los 18 años, nos dicen que somos viejos para operar.Una vergüenza, cada día me siento más humillado e impotente ante estos vividores.Me dan asco y los odio.Lo peor es que no hay solución ni alternativa: todo está controlado, sea cual sea el nombre que le pongamos al Régimen, para que todo continúe siempre así.
    Al menos me alegro de haberte sacado un sonrisa.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  30. Mario, ya era hora. Supongo que has acabado con todas las provisiones que había en casa de tu papa y por eso has vuelto. ¡Qué bien vives! Un mes de vacaciones cada tres meses.
    Bueno, amigo,me alegro de tu vuelta, y que este nuevo año sigamos en contacto compartiendo amistad. Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Hola, Oreadas, sí,mejor no hablar de Sanidad porque se le pone a uno mala la sangre.
    Me alegro de haberte hecho reír.Para que veas, no solo los moros engañan con eso de "Bueno, bonito y barato"; hoy no te puedes fiar de nadie, te dan gato por liebre cuando menos te lo piensas, ja,ja
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  32. Hola!!!!
    Hoy ya pude entrar sin ningún problema a tu pagina…..
    En primer lugar que tu esposa se recupere, me parece a mí, el médico no tendría ni porque decir que es por la edad…..
    Y los pueblos, creo que todos tienen falencias, unos más que otros.
    Un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  33. Hola, Comun, pues yo me alegro mucho de que no tengas problemas.
    Es verdad: el méico no debería dejar de atender aun enfermo por su edad, pero es que en España los médicos se han convertido en gestores de la Administración Pública, y cuando tienen delante a un paciente evalúan si es rentable sanarlo o mejor dejar que continúe su camino hacia el retiro permanente.¿Para qué gastar dinero público en la rodilla de una sexagenaria si no va a jugar al fútbol ni a practicar atletismo?

    Sí, tienes razón también en que todos los pueblos tienen falencias.
    Y supongo que también flatulencias,¡ja,ja,ja!

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  34. Querido Juan.
    Te leí atentamente y me he puesto en tu lugar y estoy segura que yo hubiera actuado de la misma manera que tu... no... peor...
    Hay lugares como personas que son hijas o hijos del rigor... a veces solo te dan un poco de atención cuando pegas un par de gritos (se que no es bueno) pero te aseguro que resulta!!!
    Espero que tu esposa este mejor y se recupere pronto... aunque lo que no entiendo es por qué no le hicieron la otra parte de la cirujía... porque 60 años no son 80 y merece una calidad de vida mejor...
    Me preocupa eso... me dió bronca leer eso... como (60 años) y ya nada es posible???
    De terror sinceramente!!!
    Te dejo un abrazo grande y espero que todo este mejorcito para cuando leas este comentario!!!

    ResponderEliminar
  35. Amiga Alma Naif, muchas gracias por tus buenos deseos. Carmen va mejor y ya sale sola a la calle con su muleta.

    No te extrañe eso de los 60 años, aquí ya es costumbre que cuando un paciente mayor va al médico por cualquier dolor o deficiencia éste le responda: " Es la edad, y contra eso no hay nada que hacer". Es tan frecuente que hace tiempo han sacado chistes de eso.Te cuento uno:
    Un viejo que va al médico porque le duele una rodilla. El doctor, sin mirarlo siquiera dice:
    -Es la edad, los cuerpos, como los automóviles, se desgastan...
    y el enfermo responde:
    -Doctor, ¿y porque no me duele la otra rodilla ni los brazos si tienen la misma edad?
    Querida Alma naif, en mi novela, La pista del lobo, hablo de un médico de mi pueblo que ejercía su profesión por vocación, amaba a las personas y deseaba ayudarlas. Incluso regalaba las medicinas a los más pobres.Pero hoy día los que estudian Medicina lo hacen porque es una carrera bien remunerada y con gran futuro. Si montan una cnsulta particular se hacen ricos en poco tiempo. Mientras tanto trabajan como funcionarios de la Administración en hospitales y ambulatorios,obedeciendo las órdenes de sus superiores, que solo miran cómo ahorrar gastos.
    Un beso, amiga.

    ResponderEliminar
  36. Juan, lo he sufrido contigo.
    Temo a los hospitales y a los médicos por eso mismo que cuentas.
    Y por sus negligencias y equivocaciones; vamos que entras a pata coja y sales en sillas de ruedas si te descuidas.
    Yo estoy pagando una clínica privada solo para ingresos e intervenciones quirúrgicas.
    No quisiera verme en la Seguridad Social, ya bastante la visito en los controles que hacen cada año y veo lo que hay.
    Me alegro que tu señora se este recuperando y espero que puedas venir al IV Encuentro de poesia en Granada.
    Ya me dirás la confirmación a finales de Febrero.
    Besos

    ResponderEliminar
  37. La Marian de arriba soy yo.
    A ver si ahora sale mi nombre y mi blog.

    ResponderEliminar
  38. Hola, Marian Gardi. Te agradezco tu interés en la salud de mi esposa y creo que estaremos bien para asistir al 1V encuentro. Quiero estar una semana y llevarla a ver la Alhambra,aunque creo que hay largas listas de espera. Para ello estudiaré también las diferentes ofertas hoteleras en el centro y con precios más accesibles. Ya te diré.
    Un beso

    ResponderEliminar
  39. Una vergüenza.

    ¿Cómo está Carmen?

    Un beso, buen amigo.

    ResponderEliminar
  40. Hola!!!!
    Es domingo por la mañana y estoy aquí en tu casa tomando unos mates amargo, si gustas uno??, (o un café) así podremos hablar de bueyes perdidos, para eso los mates.....
    Espero de corazón que todo este bien y que los médicos esten en sus casas con la conciencia tranquila...

    Un abrazo de oso y buen domingo.

    ResponderEliminar
  41. Hola, Lady Luna,como bien dices es vergonzoso el trato de recibimos.
    Carmen estaba bien , ya salía con su muleta a sus compras, pero el dolor no acaba de irse y estamos preocupados.
    Un beso fuerte y gracias por tu interés

    ResponderEliminar
  42. Hola, Comun, ay me gustaría probar el mate, lo he buscado en los en las grandes tiendas y no hay, sólo veo diferentes clases de Te.
    No estamos bien aún, quizas sea pronto para la recuperación.Espero estés disfrutando un buen domingo. Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  43. Te mandé un correo porque estoy preocupada.

    Besos
    Flor

    ResponderEliminar
  44. Siento todo lo mal que lo pasaste pues se muy bien lo que es entrar en un hospital, pero no pude dejar de sonreír con tu forma de relatarlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar