sábado, febrero 12, 2011

LA ROPA VIEJA DE CARMEN

¿Recuerdan la receta de la sopa de puchero que les mostré hace un tiempo?
¿Qué pasa si hacemos demasiado puchero y luego nos encontramos la olla con muchas sobras?
No se preocupe, todo se aprovecha en el menú casero llamado «Ropa Vieja»:



El caldo que le sobra del puchero se aprovecha para hacer un plato de sopa, echándole fideos o arroz.

Con lo restos de carnes, garbanzos y verduras se hace la Ropa Vieja.

En una sartén con un poco de aceite se echan unos trocitos de cebollitas, ajos y tomate y se hace un sofrito. Luego se le añade al sofrito la carne muy desmenuzada del pavo y del pollo que nos ha sobrado del puchero, los garbanzos y las verduras. Por último se añade un poco de sal y pimienta molida, se remueve todo y listo para comer.

La pechuga y muslos desmenuzados aparecen en el plato de abajo en tiras finas, como si fueran fideos

¡Vaya, con el mismo coste en ingredientes que hicimos para el puchero nos ha salido para otra comida!

Nunca viene mal ahorrarse unos euros, ¿no creen?

Saludos

10 comentarios:

  1. Que apañados.
    Si, no están los tiempos para derrochar nada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Toro Salvaje, la Ropa Vieja es una receta que se usa mucho por aquí, aunque hay varias maneras de hacerla.Hay quien la hace con las sobras del cocido madrileño.
    Carmen la aprendió de su abuela.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Desde luego, dados los tiempos, mejor reciclarlo todo, hasta las sobras :-) Gracias, Juan. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Fenomenal Juan. Gracias por la receta. En los tiempos que corren todo ahorro es bienvenido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Yo la hago mucho en casa, Juan, pero con alguna variación. Nunca se me había ocurrido ponerle los fideos. Lo que hago es lo mismo que tu mujer en la primera parte: el sofrito con los ajitos y todo eso pero luego le añado tomate frito (no mucho) y unas patatas fritas a taquitos como si fuera para tortilla. Es una variación pensada más para los niños. Lo dejo por si alguna madre desesperada como yo quiere apuntarlo.
    Un saludo para tí y por supuesto para la cocinera.

    ResponderEliminar
  6. ¡Ay qué recuerdos!

    ¡Pues no echo yo de menos esos restos del cocidito madrileño de mi madre, así, bien pasados por la sartén!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a ti, Ana, por tu lectura y comentario. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hola, Belkis, gracias a ti por tu visita. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Hola, Mamen, gracias por tu visita. Tienes razón, no se le echan fideos.Fue leyendo tu comentario a mi mujer que se dio cuenta del error que yo había cometido al copiar sus notas. Lo que ella decía era que el caldo se puede aprovechar para hacer sopa de fideos.
    Me gustará probar la ropa vieja que propones, tomaremos nota.
    Gracias por compartirla. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola, Jesús!
    Pues no tienes nada más que hacerlos tú, son fáciles de hacer. Mi hijo copia todas las recetas de su madre y las hace en su casa. Gracias por visitarme. Un abrazo

    ResponderEliminar