viernes, febrero 04, 2011

LA SIERRA DE CÁDIZ SE MUEVE


En la soleada mañana que ha aparecido hoy, la plaza de España en Cádiz ha sido invadida por un grupo de unas quinientas personas, llegadas en autocares fletados en diferentes pueblos de la provincia para exigir la permanencia en sus respectivos municipios de los centros de enseñanza en que estudian sus hijos.

El mensaje más repetido a lo largo de la mañana ha sido este: «Los habitantes de los pueblos no son paletos, son ciudadanos con los mismos derechos y deberes que los de las grandes ciudades». Y para ello apelaban a la Constitución:

Sobre la igualdad:

Artículo 139.

1. Todos los españoles tienen los mismos derechos y obligaciones en cualquier parte del territorio del Estado.

Sobre la enseñanza:

Artículo 27

1. Todos tienen derecho a la enseñanza. Se reconoce la libertad de enseñanza.

2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respecto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.

4. La enseñanza básica es obligatoria y gratuita.

5. Los poderes públicos garantizarán el derecho de todos a la educación, mediante una programación general de la enseñanza, con la participación efectiva de todos los sectores afectados y la creación de centros docentes.

El Gobierno facilitará las estructuras necesarias en los municipios para su desarrollo, de manera que no exista discriminación en las facilidades y medios que disfrutan los ciudadanos en las grandes ciudades y en las zonas rurales

Artículo 130.

1. Los poderes públicos atenderán a la modernización y desarrollo de todos los sectores económicos y, en particular, de la agricultura, de la ganadería, de la pesca y de la artesanía, a fin de equiparar el nivel de vida de todos los españoles.

2. Con el mismo fin, se dispensará un tratamiento especial a las zonas de montaña.

La manifestación iba encabezada por los representantes de los vecinos de los diversos pueblos que acudían a Cádiz a protestar por el traslado de los centros educativos. Entre ellos descubrí algunos rostros conocidos: Antonio Sañudo Vázquez, de Algar; don Paco, cura de Algar; el parlamentario de IU, Ignacio García, y José Manuel González, de El Gastor.

Desde la plaza de España, todos los manifestantes se dirigieron ruidosamente gritando eslogans y tocando pitos y trompetas a la plaza de Mina, donde está ubicada la Delegación de Educación y Ciencia, donde se explicaron las circunstancias que les habían obligado a desplazarse hasta la capital para solicitar una entrevista con la Delegada y exigir por escrito el compromiso de “Dejar las cosas como están, y no obligar a los niños de catorce años a levantarse a las seis de la mañana para viajar en autobús por carreteras en pésimo estado y asistir a los cursos de segundo de ESO en nuevos centros educativos situados a 30 km de sus domicilios, sufriendo inclemencias del tiempo como son la lluvia, el frío y heladas, y no regresar a sus hogares hasta la cuatro de la tarde.



Aseguran los padres y profesores de los niños que asistían a la manifestación que en tales casos los chicos llegan agotados y no les quedan ganas de hacer los deberes, lo que explica el enorme fracaso escolar que existe entre los niños de las zonas rurales.

Afirmaban que en los pueblos los ciudadanos también pagan impuestos y tienen derecho a que se invierta en ellos lo mismo que en las grandes ciudades y no como sucede actualmente, que ni tienen carreteras, ni hospitales, ni universidades, y encima se les quiere privar de los institutos de enseñanza que tienen, obligando a los niños, sus hijos, a desplazarse a las ciudades importantes para recibir la enseñanza que ahora reciben en sus respectivos pueblos al lado de sus familias.

Como era de prever, la puerta estaba blindada y no se permitía la entrada a nadie. Esta gente ya se sabe: cuando mandan se creen dioses y están por encima de la ciudadanía.

La Delegada se negó a recibirles. Es sabido que los políticos olvidan sus promesas electorales y no cumplen con el deber de escuchar y solucionar los problemas de los ciudadanos que les pagan sus elevados salarios con sus impuestos.

Creo que hubiera bastado recibirles y hacerles comprender que de momento no hay problema, que no habrá cambios, y aparcar el tema para que más adelante, si la situación mejora, somerterla a debate para que la gente hubiera salido, si no contenta, al menos conforme; pero el negarse a recibir a una representación de seis u ocho pueblos de la Sierra para oír sus quejas sólo demuestra una falta de respeto y educación hacia la ciudadanía. Paradójico: La Delegada de Educación demuestra tener muy poca educación.

Existe una obra de Orwell, titulada «Rebelión en la granja», publicada durante la Segunda Guerra Mundial, que ya entonces retrataba a la perfección la decepción que nos llevaríamos los votantes de la izquierda por el comportamiento de sus compañeros de fatigas cuando éstos alcanzaran el poder.

Un libro muy ameno escrito para niños, pero que asombra a los adultos por el realismo de su contenido. Un libro que debería ser de lectura obligada en las escuelas.

Os lo recomiendo de corazón.

Pasaban unos minutos de la una de la tarde, cuando la manifestación se disolvió y cada cual regresó a sus lugares de origen. Yo regresé a mi casa. En la mente de todos nos quedó claro que la lucha no hacía más que comenzar.



17 comentarios:

  1. He leído ese libro y también lo recomiendo.

    Vamos a peor.
    Cada vez más.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. El libro lo habré leído decenas de veces. Y vosotros seguiréis votando a las izquierdas...Luego no hay que quejarse. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La soberbia de las autoridades es superior a su incapacidad de solucionar problemas.
    O su incapacidad la ocultan tras la soberbia.
    No sé, Toro Salvaje; pero tienes razón: vamos a peor cada día.
    Feliz fin de semana. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Fernando, creo que he dejado claro en diversas entradas que yo voto en blanco: no me siento representado por ninguno de los partidos ni por el sistema de listas cerradas.
    Pero sí, reconozco que soy de izquierdas y defiendo los intereses de las clases trabajadoras.
    Y confieso que voté muy ilusionado a Felipe Gonzalez en el 82 y voté en su contra para echarlo en el 96 o el 97, no recuerdo, al descubrir que de obrero sólo tenía las cazadoras de pana que usaba en los mitines, y que había recortado derechos adquiridos tras muchos años de luchas.Como el actual Presidente.

    También voté en contra de Aznar por su chulería al meternos en una guerra sin escuchar el clamor en contra expresado en el Parlamento y en las calles de toda España.

    Ahora mismo ni estoy contento con lo que hay ni veo alternativa, lo cual me sume en la tristeza, no pensando en mí,que poco tiempo me quedará ya para ver cambios, sino en el futuro de mis hijos y nietos.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  5. la lucha de los pueblos jamás termina es el pueblo quien hará sonar el escarmiento! besos juan

    ResponderEliminar
  6. Juan si hacemos una valuación vamos para peor cada días más claro está.
    Un cordial Saludos de José Ramón

    ResponderEliminar
  7. Vibla politica, todo el mundo a la calle, quiero decir a quejarnos, leche!!
    Politica, la justa, soy antipolillas jejeje
    Ni de izquierdas, ni de derechas, soy del Centro. Y eso no existeeee
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Quise decir antipolitica, o apolitica.
    No creo en el poder de los hombres externos, creo en el poder del hombre INTEGRO, osea, por dentro.
    Besos Juan, lo que nos queda por ver!!

    ResponderEliminar
  9. María Susana, al final sólo nos quedará eso, fíjate en Egipto lo que ha liado el pueblo en dos semanas: ¿Logrará echar al dictador corrupto?
    Pues eso mismo tendremos que hacer algún día todos, unirnos para cambiar este podrido sistema en que una exigua minoría domina a la inmensa mayoría y la mantiene en la miseria mientras ellos disfrutan de todo lo imaginable.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Es evidente que vamos hacia lo peor, José Ramón, menos tú, que cada día mejoras tus trabajos fotográficos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Marian, "bibla política" es vibra la política en chino, como un lío es una coliente de agua que va a desenvocal al mal. Y tienes razón, debemos quejarnos y no transigir pagando la cama encima de que nos dan.
    Yo también soy antipolillas, detesto que la misma persona o grupo se perpetúe en el poder, como en Egipto o en Andalucía, ya ves el resultado: ellos se enriquecen y lo controlan todo mientras el pueblo sigue padeciendo los mismos traumas de emigración, desempleo, abusos y ninguneo que ha padecido siempre.

    Sí, princesa, ya sé que te referías a "antipolítica", pero viene a cuento esto de echar alcanfor para erradicar las polillas que nos gobiernan.
    Un beso,guapa.

    ResponderEliminar
  12. Al final el dicho popular va tener razón "Prometen hasta que la meten"
    Soy apolítica y por lo tanto mi opinión es que todo el que llega arriba, se llena los bolsillos y se olvida de lo prometido.

    Un saludo.
    Pd: Saludos a Carmen. Escuché tu poema en el enlace de Pilar, es buenísimo poder disfrutar de poesía con solo pulsar un enlace :-)

    ResponderEliminar
  13. Juan los problemas con la educación siempre se dan por acá, pero aquí no le doy toda la razón a los maestros que son quienes inician los problemas.

    hasta pronto mario

    ResponderEliminar
  14. ...y vamos dando pasitos p'atrás.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Oreadas, muchas gracias, amiga.Pienso lo mismo que tú acerca de los políticos.
    Carmen está regular, y te envía un beso.
    Ya he puesto el enlace del programa de Pilar en mi blog. Me encanta cómo lo lleva. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  16. Vaya , Mario, No sabía que en México también teníais problemas en las escuelas.
    Estamos aviados.
    Y lo malo es que vamos a peor.
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  17. María, ya verás tú como esta gente hace que la gente piense que es verdad eso de "Cualquier tiempo pasado fue mejor".
    Esta mañana hemos pasado cerca de donde vives y nos hemos vuelto porque a Carmen le daban mareos. A ver cuando quedamos en alguna parte y tomamos algo.
    Saludos.

    ResponderEliminar