sábado, mayo 14, 2011

TERTULIAS Y ENCUENTROS


Un nutrido grupo de personas cultas y adineradas debatían sobre lo divino y lo humano. Entre ellos, un enano mileurista escuchaba, admirado ante tanta sabiduría. Animado por la calurosa bienvenida y las bellísimas propuestas solidarias que prodigaban los ponentes, el enano quiso participar en el debate de igual a igual, y subió al estrado encaramado en unos zapatos de altos tacones, con que intentaba ocultar su escasa altura. ¡Pobre iluso!

Nada más abrir la boca, cien pares de ojos clavaron en su figura sus escáneres; sus invisibles rayos clasistas penetraron hasta sus huesos y, tras procesar las imágenes, dejaron grabado en el tórax del farsante un fosforescente triángulo amarillo.

Tras el debate, el enano se ha quedado solo y olvidado; pero algo positivo ha aprendido de esta experiencia: es de ególatras debatir sobre cambios solidarios capaces de solucionar los problemas que acosan a millones de nuevos pobres en este país y los del tercer mundo, sentado en la mesa de un restaurante cuyo menú no baja de los 40 euros.

12 comentarios:

  1. Haría bien el enano en no juntarse con esa gentuza.
    A mí ya no me engañan.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pues si Juan así es difícil meterse en la piel del otro. Para poder debatir sobre algo hay que haberlo vivido en carne propia o al menos haberse involucrado o comprometido más, vivido al menos de cerca.
    Te dejo un abrazo muy grande Juan

    ResponderEliminar
  3. Son los amos del mundo de sí mismos, y de esos aprendices de dioses ya empieza el mundo a estar harto. Tienen el suelo perdido de sangre de los barrigazos que muchos se pegan al caer desde ahí arriba.
    Y fijate, volar lo hace de puta madre un pobre pajarillo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Mi abuela me decía siempre: "Tú en tu sitio"
    El enano quiso debatir entre los pares y él es y será siempre impar.

    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  5. Hola!!!!
    Seguro que el enano aprendió algo nuevo, pero los otros nada, y hay un mundo distinto para ambos…
    Juan, estoy con ustedes en este mal momento, es una verdadera pena lo del terremoto....
    Que Dios bendiga tu casa y tu familia, un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  6. Toro, pienso lo mismo que tú. No creo que le hayan quedado ganas de volver al enano.Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Así es, Juan Risueño.En esas tertulias en las que asisten periodistas en activo, catedráticos de universidades, historiadores y profesionales libres que hablan seguros de lo que dicen como si fuera Dios, y muchas mujeres adineradas y aburridas que pertenecen a la peña cultural para presumir de intelectual, si tomase la palabra un enano de a pie como yo,lo mirarían de abajo arriba y viceversa y cuchichean entre ellos preguntando: ¿Y este tío quién es?
    Una vez cenados y bebidos, se van todos contentos: se acabó el problema del mundo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola, Comun, gracias por venir.
    Dices bien: el enano sabe más que ellos. Ellos piensan seguir escondiendo la cabaza bajo el ala; pero eso no evitará que el problema les estalle en la cara.
    Es verdad: vivimos dos mundos diferentes.
    Gracias por lo que dices del terremoto, es horrible lo que ha sucedido. En apenas cinco segundo ha cambiado la vida y el destino de una ciudad y sus miles de habitantes.Ojalá y puedan recuperarse pronto.
    Un beso fuerte

    ResponderEliminar
  9. Belkis: me alegro mucho de verte por aquí, gracias por venir.
    Como bien dices, "Para poder debatir sobre algo hay que haberlo vivido en carne propia"
    Estamos hartos de personas que se preocupan del tercer mundo y proclaman que compremos productos de "Precio justo" y se hagan reformas laborales duras para compartir el trabajo con los que llegan, cuando ellos se permiten pagar menús de 40 euros y dejan a los niños en casa a cargo de una criada inmigrante explotada y sin declarar.
    Bastaría darse una vuelta por la Urbanización Vista Hermosa con un inspector e ir llamando a los chalés. Pero claro, eso no se hace porque muchos cargos publicos, exministros y otras personalidades veranean o viven allí.
    Lo que pasa es que les gusta escucharse, traen su discursito escrito en un papel y después de enrrollarnos en el cuello la fubanda de sus titulos académicos los leen y quedan como reyes.
    Pero estoy seguro que no serán ellos quienes salgan a la calle a manifestarse en la próxima revuelta popular, que la habrá.

    Para hoy mismo, a las 18 horas, hay una convocatoria en todas las ciudades. Es el principio, es imposible contener indefinidamente a una generación en paro y sin futuro. Un beso y gracias por tus aportación.

    ResponderEliminar
  10. María, tu abuela teníarazón: cada uno en su sitio, o cada mochuelo en su olivo.
    Yo, hace tres años, me afilié a un grupo de amantes de la Literatura y de las Artes. Al principio iba bien, éramos gente normal, de todas clases de profesiones: maestros,amas de casa,administrativos y obreros metalúrgicos, pintores y escritores noveles, locutores de emisoras de radio y columnistas del Diario de Cádiz. Se organizaban tertulias cada dos semanas y organizaban exposiciones de pinturas y manualidades, conferencias, presentaciones de libros, recitales poéticos...Yo mimo participé una noche leyendo dos poemas en la cafetería Milwauke ante un centenar de asistentes. Pero últimamente la directiva ha puesto el listón muy alto: cada vez pesan más los títulos académicos del conferenciante que su discurso,y éstos llegan acompañados de su allegados, y uno se siente fuera de lugar. Además,los lugares de encuentro no están al alcance de todos: no es lo mismo sentarse en un salón apartado de un bar popular y pedir una cerveza, que pagar un cubierto en el restaurante de un hotel.

    Creo que lo mejor que puede hacer el enano en Cultura y en Patrimonio, es quedarse en casa con los suyos: con ellos es él mismo,lo quieren tal como es, y no tiene que esforzarse por mostrar una altura que no posee.
    Un beso, paisana

    ResponderEliminar
  11. Amigo Juan:
    A veces los enanos tienen una altura intelectual que para sí quisieran muchos de esos gigantones que se creen capaces de arreglar el mundo y que las más de las veces lo que suelen hacer es arreglar sus bolsillos.
    Te agradezco mucho tus visitas y afectuosos comentarios, yo suelo hacerlo a espacios distanciados pero cuando lo hago me lo leo todo, como0 ahora, y disfruto de la lectura, como también ahora es el caso.
    Espero que nos veamos en Sigüenza.
    Con Xary he coincidido últimamente en dos ocasiones.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. ¡Muchas gracias, amigo Terly!
    Entiendo que tengas poco tiempo, a todos nos pasa lo mismo.
    Ya he visto los videos y fotos de los encuentros que habéis realizado recientemente, y me alegro mucho de que Xary participara con vosotros. Es una bellísima persona.
    Sí, ya tengo reservada habitación para Sigüenza.Será un placer vover a verte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar