domingo, octubre 16, 2011

¡ AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA !

foto de la manifestacion de los indigandos el 15 de Octubre en Jerez
                                             
 Los que me conocen dicen que soy un hombre conflictivo, que cuando no tengo un problema me lo invento, que si tengo un pasado lleno de borrones, que miro a la gente con los cristales opacos del orgullo y la soberbia, que miro debajo las alfombras…  ¡Vaya tela!  ¡Si yo sólo he reclamado esporádicamente mis derechos!
Por ejemplo, sin ir más lejos: lo que me sucedió hace poco  con una mujer rica que  regresó de las vacaciones. 

Resulta que desde hacía cuatro años yo me  colocaba cada día en la puerta de una casa señorial situada junto a la  iglesia, y la dueña salía cada mañana a eso de las doce, me saludaba con un escueto “Buenos días”  y me entregaba un euro, con el cual yo me iba a Mercadona y compraba una bagueta de pan y una lata de atún, o un litro de leche, o de vino, para echarle ánimo y perder la vergüenza.
 Pero hete aquí que este verano, a finales de julio, regresó de pasar un mes de vacaciones en Canarias y, tras mi  saludo amable interesándome por su estado y el de su familia, ella me entregó el acostumbrado  euro. Yo miré la moneda moviendo la cabeza y escuchando dentro de mí una voz que decía: "¡No lo permitas!, llevas cuatro años de antigüedad; tienes derechos adquiridos."

—Señora, disculpe, pero ésa no es la cuenta —le dije.

Y ella  lanzó su mirada contra mí con los ojos saltándole de las cuencas y los labios estreñidos  con tanta rabia, que me encogí y me cubrí la cara con los brazos.
— ¿Pero cómo se atreve? ¡Encima que le doy un euro cada día…! — me espetó
–Pues a eso me refiero, señora —alegué yo muy serio y compungido—, que me falta el euro que corresponde a cada día que ha faltado usted. Yo he estado en mi puesto, clavado como una farola, iluminando su puerta con mi presencia. Según mis cuentas, usted me debía haber dado treinta y un euros con el de hoy…
Y ella, con los ojos encendidos como los faros de los camiones;  las venas del cuello, hinchadas como rabos de lagartos; las tetas, como las montañas rusas:  bajando y subiendo; y  respirando fuerte y agitadamente, casi silbando: ¡Ah... ah..., ah...! (Yo creí  que ella tenía un orgasmo). Y de pronto exclamó:
— ¡¿Habrase visto?! ¡Pero qué te has creído, imbécil! ¡Que te den!
Y me dejó plantado.
 ¡Joé, qué modales!, pensé. ¡Yo creía que la riqueza iba acompañada de la educación y la cultura! 
Y oí la vocecita interior, que me decía: "¡No te cortes, díselo!" Y yo, colocando las dos manos junto a la boca como altavoz, grité:
— ¿Sí?¡Pues entonces búscate a otro pobre, que con éste no presumes más de riqueza  ni de buenas obras ante los vecinos! ¡Ea!, ya está dicho.
Y me fui.
Cuando me acercaba a mi casa, salió de detrás de un contenedor de basuras la Depresión. Se abalanzó a mí y aferró mi garganta, ahogándome y dejándome sin fuerzas, encogido, angustiado y lagrimoso. Y la vocecita que antes me azuzaba, ahora se pasó al otro bando y me reprochaba: "¿Pero qué has hecho, idiota? ¿Adónde vas a ir ahora, quién te va a dar de comer, quién te dará trabajo?"
Llegué a mi casa arrastrándome y deprimido (¡Claro, si llevaba a cuestas la  Depresión!) y me  senté en la cocina, crucé los brazos sobre la mesa y hundí mi cabeza en ellos para disimular  mi pena.
 Mi mujer, que es muy lista, se dio cuenta enseguida de que me pasaba algo y me preguntó:
—¿Qué te pasa, cariño?
— Nada.
— Venga, cuéntamelo.
—Que he perdido mi puesto de  trabajo
—¡Joé! Cómo ha sido eso.
— Pues ya ves: Mi genio.
—Bueno..., pues ya encontrarás otro.
— ¿A mi edad? Soy un desgraciado, si supieras cuánto lamento no poder darte todo lo que quisiera y te mereces… Me gustaría ser una persona rica y famosa, algo así como Etoo, Iniesta, Casillas o Zapatero… O el Rey, para darte un palacio donde vivieras como la Reina, que es lo que te mereces.
Y ella que me acaricia la mejilla y dice:
— No seas bobo, ¡con lo que yo te quiero así!

¡UF! ¡UF! ¡UF! Esas cosas no se pueden decir así de golpe en un día como este. ¡Miren, miren!: tengo la piel  como  papel de lija; los vellos, como puntas de alcauciles.

Y al oír eso me levanté, la abracé y, recordando una frase que leí el otro día en la feria del libro, le dije:
— “No te quiero por cómo eres, sino por cómo me siento yo cuando estoy contigo.”
Y entonces, ella, que jamás había oído esa frase y creyó que me había salido del alma, se derritió. Dejó caer al suelo el vestido y lanzó el sujetador al aire —que vino a caer sobre la olla Express—, las bragas volaron sobre el frigorífico, dejando a San Pancracio sin perejil... Total, que hube de hacerle el amor allí mismo. Y después del revolcón, aún sudorosos  ambos,  le prometí buscar trabajo cuanto antes.

Ahora que lo pienso: tengo un par de poesías publicadas en el libro de poemas que me traje de Sigüenza, y creo que eso  favorecerá  mi currículo y me será más fácil encontrar un nuevo trabajo.
 ¿Se imaginan la cara de papa hinchada de orgullo de mi  jefa  presumiendo de tener en su puerta a un pobre que además es poeta?

Sí, ya sé: pensarán ustedes que  carezco de dignidad, de orgullo, que es  una vergüenza  tener a mi familia así… ¿Pero qué quieren que haga? En Andalucía siempre ha sido así. Nada ha cambiado: con la Monarquía, la Dictadura, o con la Democracia, gobierne la Derechala Izquierda…, el  andaluz  pobre siempre ha sido humillado y obligado a vivir de subsidios y  limosnas.  Y no voy a ser yo, a mi edad, quien cambie eso.

Aquí, todos tan contentos; nadie se levanta:  Del 1,236,739 habitantes que tiene la provincia de Cádiz, según los últimos datos del INE del año 2010, y manteniendo una de las tasas de desempleo más altas de Europa, sólo unas seis o siete  mil personas en toda la provincia salieron a la calle ayer  para protestar por  la mala gestión del Gobierno, la corrupción  política en general, los recortes de derechos y  la falsa  Democracia que impera en España.



Safe Creative
#1110160309703

30 comentarios:

  1. El relato esta simpático.
    Y el momento erótico en el que bragas y sujetadores vuelan por el aire es tremendo.
    Me lo he pasado divertido leyéndote.
    Aunque nos falten los euros al menos que no perdamos la sonrisa Juan.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Juan, amigo, vengo de leer tus dos entradas anteriores. Que sepas, que también me hizo foto un radar cuando iba hacia Sigüenza, a la altura de Ciudad Real. Iba a 109 km/h -en una zona limitada a 80- porque vi que la vía y el tráfico me lo permitían, sin darme cuenta de la presencia de dicho radar. Cien euros de sanción -con opción de descuento por abonarla "antes de tiempo"- , sin retirada de puntos; curioso esto último, aunque, bueno para mí, claro.
    Hasta pronto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Como me he reído con tu relato y con la parte erotica de por medio y el San Pancracio sin perejil jajajaja.

    Acá se dice "Pobrete pero alegrete"!

    Yo ya dejé de dar gran atención a las noticias. La oposición siempre está en desacuerdo con todo, es su papel digo yo. Y uno como espectador en una cancha de ténis, mira a la derecha y mira a la isquierda.

    Me pregunto, salir a la calle para qué???? No sirve de nada! Los que van lo pasan requetebién, cantan, ríen, hacen pic-niques y qué? Que es lo que cambia para mejor? Nada.
    Es como las elecciones. Cada vez menos la gente va votar.Para qué? Ganan siempre los mismos o parecidos,corruptos,incompetentes...
    De repente esto dio media vuelta y no se cual sera el final.

    Besos Juan!
    Flor

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno el relato, su humor contrasta con la crudeza del tema que aborda (esas bragas, ese sujetador y ese pobre San Pancracio...).
    Con respecto a los datos del sábado, hombre, es normal, al fin y al cabo era sábado, y hacía día de playita o de campo, ¿quién se han creído estos indignados?
    En fin, un país de pena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Marian! Me alegra verte por aquí. Si no se toman las cosas con humos, mejor quitarse de en medio, porque el futuro no pinta bien y no es muy agradable pensar en lo que nos espera.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Exacto, Juanjo Almeida: en Ciudad Real donde estaban en obras en el espacio desde Manzanares a Santa Elena. Eran 100 euros, pero pagué sólo 50 por pronto pago.
    Al regreso me vine por la carretera de Extremadura hasta Mérida y luego a Sevilla para evitarme las molestas obras. Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  7. Hola, Flor, me alegro de haberte regalado un rato de alegría.
    No sé si salir a la calle valdrá para algo; pero al menos demostramos que no estamos conformes con lo que hacen. Si nadie protesta dirán que estamos de acuerdo en todo,tenemos lo que queremos, somos felices y comemos perdices. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Siempre es mejor un rapsoda pobre que uno rico.
    A un rico le viene mejor tener una casa en El Puerto, un coche gama alta, y por supuesto no trabajar en nada, ni siquiera hacer poesía.
    Lo demás queda para la chusma.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Hola, Jesús. Como bien dices:un país de pena. Hace veinte años,cuando entramos en la UE recortaron la cantidad de licencias de pesca y a los patronos de barcos les dieron una millonada por cada barco que desguazaran. En este pueblo había que eliminar 60 barcos de arrastre, dejando a 200 marineros en el paro.Convocamos en CC.OO una manifestación en apoyo a los marineros y para evitar que desguazaran los buques, ya que era una industria muy importante para la ciudad. Pues bien: ni un solo marinero acudió a la manifestación.
    La gente espera que otros den la cara y se lo den todo hecho y masticado. Gracias por tu visita. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Juan! Humor e ironía, en la dosis justa para que la crìtica y la risa se den la mano, no ignorar la realidad y no perder la oportunidad de reir y hacer reir...

    Como siempre, estimado amigo... un placer y un par de besos como saludo!

    ResponderEliminar
  11. Unos datos muy reveladores.
    No estarán tan mal.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola, querido amigo!
    ¿Cómo está tu familia?
    La verdad es que tu forma de transmitir opiniones "políticas" (si me permites la denominación), es increíble.
    La parte erótica ha sido un puntazo. La comparación de un andaluz con un mendigo y las cifras al final, no sé si decir que son desoladoras.
    Sabes que de estos temas no soy muy dada a comentar, pero ayer te leí y al menos, quería que supieras, que aunque no comente siempre (hay temas en los que es mejor callar que probar la ignorancia que tengo), sí que intento leerte cuando puedo.
    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  13. La risa es la mejor terapia para lo que tenemos encima, pero sin tomarlo a guasa.
    Sigue sin manifestarse la gente que debiera, al menos toda la que lo está pasando mal, y dicen que el que calla otorga.

    Un abrazo Juan

    ResponderEliminar
  14. Hola, María.Gracias por tu visita.
    Dices:"A un rico le viene mejor tener una casa en El Puerto, un coche gama alta, y por supuesto no trabajar en nada, ni siquiera hacer poesía."

    Yo tengo un piso de 80 metros, un Seat Ibiza con 12 años, no trabajo, pero escribo alguna poesía.Definitivamente no reúno los requisitos para ser rico, ¡me cachis en la már! Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Aguamarina, el placer es mío cada vez que asomas por esta terraza. Un beso

    ResponderEliminar
  16. Hola,Toro Salvaje: eso creo yo, no vivirán tan mal cuando nadie se queja: la economía sumergida debería cotizar en bolsa, así veríamos cuántos accionistas y beneficios tienen.
    Fíjate si estaba yo enfadado, que viendo que en la manifestación no eran todos los que estaban ni estaban todos los que son, me vi obligado a darle la razón al señor Durán Lleida, el diputado catalán que ocupa una suite en el Hotel Palace de Madrid,que le cuesta 410 euros +IVA cada noche,y critica que se pague subsidios a los andaluces.
    ¡Qué país! Vivir para contarlo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola, My Lady! En casa estamos bien, aunque angustiados por el futuro de los hijos.
    Intento contar la realidad de forma amena, pues si no,quienes se molestan en visitarme no llegan hasta el final de la página.
    No sé qué decirte. María en las manifestaciones del 15 he visto que participaban tres clases:
    1ª una mayoría de jóvenes estudiantes y titulados que no tienen nada claro su futuro
    2ª Profesionales de Medicina y Educación en activo que se han visto perjudicados por los recortes
    3ª Jubilados que sufren la crisis de sus hijos y apoyan el cambio de política que exigen los jóvenes del 15M.
    Dicho con todo cariño, y respetando tu decisión, no entiendo porqué eres reacia a comentar y mostrar tu pensamiento en estos temas que un día u otro, más pronto que tarde, te afectarán también. Un fuerte beso, amiga.

    ResponderEliminar
  18. Juan Risueño, amigo:Una vez más te doy la razón en todo lo dices.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Yo estoy completamente de acuerdo con este movimiento, incluso te diría que estoy orgullosa. Es verdad que los andaluces somos más dejados para esto de salir a protestar pero es que no hay otra con lo que está pasando. Aunque todavía el 15M está dando sus primeros pasos, este murmullo está empezando a poner nerviosos a los que manejan el cotarro. He oído que incluso en las grandes reuniones de preparación de campaña ya se está empezando a tener en cuenta a este grupo de ¿cómo nos llaman los de intereconomía? radicales de izquierda antisistema...ja, ja

    ResponderEliminar
  20. Efectivamente, Mamen, ya se dignan anunciar que en algún programa irá la petición del 15 M de la dación de la vivienda en pago por la hipoteca. Aunque ya sabemos que luego, cuando han conseguido los votos, nunca cumplen los programas propuestos sino otros que nadie ha votado.
    Yo también soy un perroflauta de esos que dicen los privilegiados que nunca sufren crisis, y como tal he asistido a tres manifestaciones.Lamentablemente éramos pocos. Un beso, Mamen.

    ResponderEliminar
  21. Hola!!!
    ¿Cómo estás??, que historia, te va llevando y culmina contando una realidad, de una sociedad castigada por los malos gobernantes…..ni te cuento cuanto de esto tenemos por estos lados…..
    Buena semana y un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  22. Estamos bien, Común. Muchas gracias por tu interés. Supongo que también en tu país pasa lo mismo que aquí: la crisis es mundial y los que la han causado son los mismos especuladores y banqueros que dominan el mundo y están por encima de Gobiernos y Constituciones. Un beso, amiga.

    ResponderEliminar
  23. Ayyy Juan como te he echado de menos como dicen por ahi... te extrañé decimos por aca!!!
    Al mirar por las noches los noticieros en casa y ver la situación por la que esta atravesando Europa obviamente me da mucha tristeza, mas aún sabiendo que tengo familia que se ha ido de aca cuando las cosas no estaban bien y ahora se quieren volver de nuevo todos!!
    Tu relato (y se que es duro) me ha hecho reir y te imagino contandomelo asi cara a cara y yo muerta por el piso... es que hasta lo mas duro lo haces ver mas sencillo, tienes un buen caracter... no digas lo contrario!!!
    Espero que pronto mejore todo, se que tienen la fuerza y la capacidad para salir adelante, porque en realidad todos los pueblos la tienen solo que algunos son menos arriesgados que otros y les cuesta salir a la calle a protestar o mostrar el descontento.
    Es la unica manera que los pueblos tienen de demostrarlo (sin llegar mas lejos) o mediante el voto por supuesto!!!
    Te dejo un beso enorme directo al alma!!!
    Buen fin de semana y gracias por pasar a dejarme tu saludo!!!

    ResponderEliminar
  24. Hola, Alma Naif, no te imaginas la alegría que me das al volverte a leer.
    En cuanto a la situación que atravesamos, esperamos que podamos salir de ella pronto, porque si no... no sé qué puede pasar.
    Gracias por tu amable comentario.Te envío un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  25. Hola, Juan he paseado por tu blog, las pinturas son preciosas, las violetas me han encantado el colorido y el fondo.
    El relato esta gracioso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Hola, Pilar: bienvenida a este lugar. Gracias por tu visita y tus amables palabras. Estaré pendiente a tus entradas.He visto que eres amiga de mi amigo Juanjo Almeida. Abrazos para ambos.

    ResponderEliminar
  27. Hola, Juan. Ya ves... lo has bordado. Comparar al pobre con el andaluz es una metáfora acertada. Con humor ácido las cosas entran mejor, pero detrás hay toda una realidad. Me parece increible que no reclamemos más nuestros derechos. Se lo damos hecho con nuestro conformismo, y ellos lo saben. Son siglos de experiencia probando hasta dónde nos pueden apretar los tornillos.

    Fíjate lo que pasa aquí con la sanidad, con tanto recorte porque la "crisis", que la han buscado la banca y el llamado mercado, a los que se la estamos financiando nosotros, la clase trabajadora, dicho sea de paso, cuando les interesa, inventan un impuesto nuevo, te suben uno o dos céntimos en la gasolina, o el precio de los peajes y con eso la financian y no hay recortes. Pero ahora no. Se trata de que la clase obrera, cada vez más pobre, acabe pagándose un seguro privado. Si antes, cuando los sueldos eran algo más decentes, no se hacía, ¿cómo se prentende que ahora que apenas te llega ni para comer lo podamos hacer? Pero, según tengo entendido, hay muchos intereses creados, entre los amigos de Mas, que le han apoyado, están grandes clínicas privadas.


    Todavía me acuerdo cuando el gobierno de Aznar privatizó toda empresa estatal que daba dinero. teléfonica se la malvendió a un amigo, por ejemplo, y así todo. Este país no tienen remedio, en parte porque nosotros nos bajamos los pantalones a todo.

    Un beso, amigo,

    Margarita

    ResponderEliminar
  28. Desgraciadamente, Margarita, no es una metáfora, es la realidad: el andaluz es el pobre de España, el que vive de la limosna y se conforma con ella y las chapuzas.En cada obra o reforma que veas en la calle, preguntas y son gente que cobra el subsidio y hace las reformas, sean albañiles, capinteros, fontaneros o cualquier otra cosa. Lo peor es que cobran tanto o más que las empresas que se dedican a eso y cotizan por ello.Así no hay sistema que aguante. El Gobierno lo sabe y hace la vista gorda para conservar el voto andaluz; y la gente lo hace sin pensar en que eso acabará con sus pensiones o la de sus hijos.Por otro lado, los ricos contratan en sus chalets a mujeres inmigrantes sin dar de alta y a bajo precio, dejando sin trabajo a las españolas que antes hacían ese trabajo por horas.
    Al final, todo se irá al carajo.
    Pero los políticos cobran su pensión íntegra con sólo permanecer dos legislaturas en el Congreso, y además, se solocan en los puestos de dirección o consejos de administración de las grandes empresas. Ésa es la triste realidad.La que hemos elegido entre todos.Por eso yo voto en blanco desde hace diez años y he puesto mis esperanzas en los del 15 M
    Un beso, amiga.

    ResponderEliminar
  29. Juan de nuevo ando por este virtual espacio después de tres semanas de viaje por mi tierra natal
    como siempre gozo de tus temas.

    hasta pronto Mario

    ResponderEliminar
  30. Gracias, Mario. Un plecer verte de nuevo por acá. Un abrazo

    ResponderEliminar