jueves, octubre 06, 2011

¿QUÉ PUEDE HACER UN JUBILADO MILEURISTA EN ESPAÑA?

Algunos amigos me escriben preguntándome qué hago durante el día y cómo vivo el rol de jubilado mileurista en España, y hoy voy a satisfacer esa curiosidad contando lo que hice ayer:
Me levanté a las cinco de la mañana para escribir un poco. A las ocho preparé el desayuno: café y tostadas con aceite de oliva para mí, y con mantequilla para mi mujer.
Los miércoles, mi esposa suele ir a una iglesia del centro de la ciudad para ver a san Judas, patrón de lo imposible. Allí charla durante unos minutos con él y le pide que ayude a nuestra hija, que lo está pasando verdaderamente mal. Yo le he dicho varias veces que lo que hace es una tontería; pero no hay manera de hacérselo entender. Yo no quiero quitarle la ilusión y espero en la puerta mientras ella se desahoga contándole los chismorreos al santo y le pide por favor que haga un milagro, ignorando que éste ya hace años que fue despedido por su ineficacia, tiene su carnet de paro en el bolsillo y cobra el subsidio de desempleo como casi todo quisque en Andalucía.
Yo me quedo esperando unos diez minutos en la puerta, soportando la mirada osca del mendigo rumano, de no más de treinta años, que desde hace cinco o seis ocupa la esquina del portal sentado en el suelo (ya debe tener contrato fijo) y saluda con un sonoro ”Buenos días” a todo el que entra, para que lo tenga en cuenta y reparta con él el donativo que piensa dejar en la iglesia. Yo no entiendo a la gente: comprendo que si viven mal en su país emigren para mejorar su situación y mantener a su familia, yo lo hice; pero para mendigar... Mejor quedarse en su casa, ¿no? Mi Carmen acabó su chateo mental con san Judas y al salir le dio 50 céntimos al rumano. Luego nos fuimos a la plaza del mercado a comprar el pescado fresco.
Y como nos fuimos andando para hacer ejercicio (la plaza está a dos kilómetros de nuestra casa), pues a las once nos sentamos a tomar café para recuperar fuerzas.
La plaza del Mercado de mi ciudad (bueno, mejor dicho: la ciudad donde vivo, no sea que Hacienda me aplique el Impuesto de Patrimonio) es redonda y tiene dos plantas. En la planta baja se encuentra el pescado, la carne y embutidos. En la primera planta está la verdura, la fruta y las especias. Fuera, en la calle, hay unos puestos de ropa y abalorios.
Plaza de Abastos. Óleo de José Luis Molina Mora

Foto antigua de la Plaza de Abastos
Nosotros vamos sólo a comprar el pescado fresco, pues la carne y los productos congelados ya lo compramos en Mercadona. Y ayer, en la bolsa roja que nos regalaron en el museo de Alcora, nos trajimos: atún, acedias, gallo, salmon y marrajo.
Ignoro a cuánto pagan ustedes el pescado. Lo que hay sobre la mesa me costó 23 euros: el atún estaba a 7 el kilo, el salmón a 6, las acedías a 6, el marrajo a 6, y el gallo a 7.
No sé, Carmen dice que debemos hacer dieta, que tenemos mucha panza y hay que comer mucho pescado; pero yo no veo que eso me adelgace.
La verdad es que ayer yo hubiese preferido comerme un par de huevos fritos con patatas en vez del pescado: los huevos fritos me encantan y son más baratos; pero Carmen me lo tiene vedado por que dice que aumentan el colesterol. Y me puso un filete de atún a la plancha con patatas asadas en el microondas.
Después de leer mi correo y atender algunos blogs amigos, pagar una multa que me ha llegado de Tráfico (al parecer me cogió el radar cuando me dirigía a Sigüenza) por internet y echarme una siesta, nos fuimos a Carrefour a ver las tiendas de ropa, electrónica y libros. Luego me eché entre pecho y espalda tres cañas de cerveza con un amigo picoleto jubilado, al que reproché su poco prestigio en el Cuerpo de la Benemérita ya que sus compañeros me habían denunciado siendo yo amigo suyo, y después me fui para casa a leer un rato y ver las noticias y una peli en televisión.
¡Ea, ya ha pasado el miércoles! Menos lo de pagar la multa, casi todos los miércoles vienen a ser lo mismo.

20 comentarios:

  1. Hola Juan.
    Yo creo que aunque no entras con tu mujer a ver al santo no eres tan duro como te pintas y algo te ha de roer por dentro. A mí me pasa que tampoco expreso lo que siento que algo debe de haber que nos mueva los hilos. Cosas ta habrán pasado, como a mí, para hacernos abrir un poquito -algo es algo- los ojos.
    El pescado tiene una pinta estupenda aunque a mí me tira más la carne.

    No me imagino todavía de jubilado, mis días son un corre que no llego, pero todo tiene su tiempo y a trabajar ya le llegará su san
    Martín. No deberías quejarte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No sabes de qué forma te envidio, yo aún estoy a dieciocho años (si no cambia la ley de nuevo)de conseguir eso y además contando que haya mil euros para mi... No como pescado pero sí mi familia y con veintitres euros no compramos nosotros por aquí todo eso pero mucho menos encontramos la variedad. Leo, ya más bien cosas útiles sobre como reclamar comisiones de banco, comparativas de compañias de adsl y seguros de coche y aunque atea me veo yendo con Carmen a pedirle a alguno de sus santos que el trabajo no nos falle, por que no me quiero imaginar todo este caos de vida encima sin ingresos. Yo también veo con tristeza la situación de uno de mis hijos fruto de la generación "de cuando todos éramos burgueses" y pienso en el pequeñín que vive feliz pensando en el fútbol y creyendo que los fichajes funcionan como el valor, que se le supone la valía... Lo que te digo envidio, por lo menos en este instante que hasta lágrimas se me caen, tu vida, espero que Carmen y tu la disfruteis muuuchos años.
    Ah! Aquí en León, las multas que no recoges por estar trabajando, se supone que las lees en el boletín oficial y ya se encarga Caja España en connivencia con el Ayto. de descontártelas de la cuenta nada más que ven cuatro perras...
    Besos y disculpad a todos por la perorata...hoy no soy buena compañia.

    ResponderEliminar
  3. Hombre, Juan, cuando he notado ayuda algo he sentido respeto y agradecimiento, como el caso que conté en una antigua entrada sobre del Santuario de la Virgen de la Cabeza; pero este san Judas que ve mi mujer desde hace veinte años sin ningún resultado me parece una tontería insistirle: las amistades nacen, no se hacen, dicen algunos.
    El atún es cierto que es muy seco, yo también prefiero un filete de carne; pero si la jefa dice que hay que comer eso hay que cuadrarse. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Conchi! Nunca estamos contentos con lo que tenemos, yo envidio tus dieciocho años de menos. la verdad es que la cosa está muy mal, no sé cómo acabará todo esto, hasta las pensiones están en la cuerda floja. De otra parte las pensiones son muy injustas: hay quienes somos mileuristas y otros que no llegan y aún otros que cobran tres veces más que yo sin haber cotizado tantos años. Véase los prejubilados de Astilleros Españoles, de Telefónica, de Delphi, de Seat y de todas las empresas que fueron públicas y que jubilaron con 52 años a sus trabajadores,cobrando los 2 mil euros mensuales netos,además de una indemnización con dinero de todos. Sin embargo a los trabajadores de empresas pequeñas nos descuentan un porcentaje por cada año de adelanto en la edad de jubilación y sin indemnización.A mí, después de haber cotizado 37 años, me quitan el 27% de lo que debía de cobrar.
    Y, como bien dices, vosotros, los que aún trabajáis, lo tenéis peor.
    La verdad es que es para echarse a llorar o coger un arma. Mi hija y su marido en el paro y con la ayuda de 400 euros, pagando una hipoteca de mil, Los bancos presentando millones de beneficios y desahuciando a la gente. Y los directivos de bancos y cajas de ahorros llevándose cientos de millones de euros en pagas vitalicias a pesar de que hundieron sus empresas y el Estado tuvo que salvarlas con nuestros impuestos.Mira me pongo malo de sólo pensarlo. Un beso y ánimo.

    ResponderEliminar
  5. Se me olvidaba, Conchi: la denuncia me llega del Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas, Apartado de correos 505 24080. León.
    He pagado la mitad por hacerlo dentro del plazo.
    Dos días antes había entrado en esa página de internet donde te dicen si tienes una denuncia pendiente y me decía que no tenía nada. Y fíjate qué sorpresa me han dado.Como para fiarse de tanto mangante que se pasea por al red.

    ResponderEliminar
  6. Claro amigo Juan, Zp algo dejó en León, al menos el Centro Estrada, central de denuncias automatizada... esta provincia quedará señalada con el dedín para bastante tiempo, se les podía haber ocurrido poner otra cosa más agradable. Buen finde!

    ResponderEliminar
  7. Envidio esa rutina.
    Quizás a ti te parecerá aburrida pero tienes todo el tiempo para ti.
    Además ya tienes asegurada la jubilación a la que me temo que muchos no van a llegar tal como están las cosas con los nuevos requisitos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Sí, Conchi. A tu paisano ZP creo se le ha ido la olla hace tiempo.Tenéis el centro de recaudación de denuncias de Tráfico y no os avisan cuando os ponen una, y a nosotros que estamos lejos, sí.
    Cada presidente ha tirado para ayudar a los suyos: Felipe trajo e primer Ave a Andalucía,Rita Barberá lo llevó a Valencia y, además, hizo el Parque de las Ciencias. Los catalanes no hicierosn nada, esos sólo miran la peseta, y ahora recortan lo que hicieron otros. Y ZP nos ha traido el escudo antimisiles de la OTAN a Cádiz antes de marcharse. O sea, que además de ser number one en Europa de parados,nos convertimos en el primer objetivo de las fuerzas enemigas de Occidente. Gracias ZP, ojalá y te gastes tu pensión en antidiarréicos.

    ResponderEliminar
  9. El tiempo sí lo controlo, Toro Salvaej: si me entra sueño me acuesto a cualquier hora del día y me levanto cuando estoy despierto, a veces a las cuatro de la mañana.
    Pero con mi exigua pensión perdí mi sueño de viajar al Iguazú y Buenos Aires, al Machu Pichu y otras ciudades europeas.Un matrimonio mileurista que no tiene deudas vive bien, pero sin caprichos. Y si tienes algún hijo con problemas de hipoteca...
    Gracias por tu visita. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. Hola Juan.
    Tu Carmen me recuerda a mi madre, por cierto tocaya suya. La diferencia es que mi madre se salta a los santos porque cree que hay mucha gente en cola. Ella las cosas se las pide directamente a su madre que murió muy joven. Cada vez que le damos alguna buena nueva o algo indica que las cosas van bien, ella siempre dice: si ya lo sabía yo, si ya se lo había pedido yo a mi madre. Pobre de mi abuela Ángeles, allí donde esté, sintiéndose responsable de las crisis económicas, los partos largos y los exámenes parciales.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Bueno Juan por lo menos tienes tiempo para distraerte hay quién está en el paro sin subsidio de desempleo y quién tiene de todo menos tiempo.
    Me alegra saber que Carmen puede caminar 2 kilómetros eso dice mucho a favor de sus rodillas que si vais caminando quiere decir que todo está mucho mejor. Os lo pasásteis genial en Sigüenza, lo sé por los videos y las fotografías que he podido ver gracias a ti, y a otros compañeros de letras. Lo de la multa ya pinta peor, pero bueno que se le va hacer no??
    Un besito y a seguir disfrutando de esa apacible rutina :-)

    ResponderEliminar
  12. Eso si es oficio: levantarse a las 5 am para escribir!
    Comparto contigo, no hay mejor que un huevo frito con patatas y una longaniza para almorzar.
    Buen fin de semana
    Un abrazo, compañero.
    NElo

    ResponderEliminar
  13. Me encanta el atún y el salmon.
    Me gusta más el salmón cocido que asado a la plancha.

    Besos
    Flor

    ResponderEliminar
  14. ¡ja,ja,ja! Mamen qué graciosa eres.
    Seguro que tendrá más éxito tu madre pidiéndole cosas a la suya que a un santo ajeno a la familia, pues ya sabes que en el cielo como en la tierra cada quisque tira para los suyos.Carmen también me dice cosas parecidas cuando mi hija o mi yerno encuentra un trabajo o algo bueno sucede: "¿Tú vé, niño? pa que aluego diga que lo zanto no ce mueven por una"
    Un beso, Mamen y feiz día

    ResponderEliminar
  15. Oreadas, en Sigüenza lo pasamos muy bien. Es un pueblo edificado alrededor de una colina que alberga en la cima un enorme castillo. Todas las calles son en cuesta y conducen a él.Carmen subió hasta tres veces al día por la empinada calle Mayor, de medio kilómetro, que llevaba al castillo.Camina bien siempre que lleve su bastón, encaso contrario se puede caer, pues la pierna se le va.
    Lamento la mala situación que atraviesas con esos recortes en Sanidad. Saludos a tu familia.
    Un beso y gracias por tu interés.

    ResponderEliminar
  16. Hola,Nelo: hoy te he hecho caso: me he levantado a las seis y me he hecho un par de huevos fritos con jamón pa desayunar mientras mi mujer dormía.
    Luego he recogido la mesa lo he metido en el lavavajillas y ella ni se ha enterado.
    Me alegro de verte por aquí, amigo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Hola, Florecilla silvestre. A mí el atún sólo en lata para los bocatas; el salmón me lo como pero sin muchas ganas. Me gusta más el pescaíto frito, sea el que sea. Un beso, guapa y feliz domingo

    ResponderEliminar
  18. Porque será que solo nos gusta lo que hace daño???????

    Un beso
    Flor silvestre??????

    ResponderEliminar
  19. No te enfades, quisquillosa: Las flores silvestres son naturales y huelen mejor que las de invernadero.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. ! Qué buen miércoles!!! y deja a Carmen que le pida al santo, un día la va a escuchar....o tal vez ya la escucho y tienes una familia con salud.

    ResponderEliminar