lunes, noviembre 14, 2011

"LA FRUTA EXCELENTE"

Hace ya 31 años, por estas mismas fechas, acudía yo a Madrid desde Valencia para realizar un test profesional que realizaba el  Lloyd para  que una empresa inglesa pudiera  contratarme para trabajar en Secunda, Sudáfrica. El test salió bien y hube de regresar a Madrid el 8 de diciembre,  el mismo día en que asesinaban a John Lenon, para firmar el contrato. Me enteré del crimen por la radio mientras conducía.
Lo recuerdo bien porque iba escuchando la canción Noelia, de  Nino Bravo, y de pronto pararon la canción para decirlo. En seguida entré en el túnel del embalse de Alarcón y no pude oír el final del comunicado; pero luego cambié de emisora y lo repitieron hasta la saciedad.
 En aquel año se habían producido una serie de atentados del CNA en la refinería Sasol y en diferentes comisarías y líneas férreas, que  auguraban un cambio en la política del Apartheid del Gobierno sudafricano. El cómo y por qué de la llegada de un numeroso grupo de profesionales españoles a Sasol lo cuento en capítulos anteriores en este mismo blog bajo el título de Sudáfrica. Recuerdo haber visto una película sobre Sudáfrica realizada en la misma refinería  de Secunda en  que trabajé. Trata sobre el famoso atentado, pero no recuerdo el título.

Hoy me ceñiré al paisaje espectacular que disfruté durante el trayecto de Johannesboug  a Secunda, en la provincia de Transvaal.


Imaginad una extensa llanura que parece no tener fin, en la que no se divisa ninguna montaña por ninguna parte. El coche, un Mazda,  avanza por una carretera  que divide en dos la campiña. En el lado izquierdo, tras la cerca de alambres, abundan los rebaños de avestruces, de vacas, de ovejas, ect. El lado derecho, aparece todo verde, como si hubieran extendido  una  alfombra de varios kilómetros de extensión, totalmente sembrada de una clase de planta que yo nunca había visto, en la que centenares de mujeres, todas negras o mulatas,  inclinadas sobre las plantas recolectan el único fruto  que destaca en el medio de cada mata: La piña
  

 Esta piña, que procede de Puerto Rico, ha pesado 2kgs tal como está. Lo malo de esta fruta es que tiene mucho desperdicio de hojas y corteza. Mi esposa la eligió por su bonita presencia, desechando otras más tiernas y marrones. Un error, son ésas las mejores y más dulces.Están así porque las han dejado madurar en la mata hasta última hora.

 ¡Y yo creía que esa deliciosa fruta que comí por primera vez en Francia se criaba en  los árboles!
 La variedad que se cultiva en Sudáfrica se llama  “Queen” (Reina), y es una de las más antiguas.   La piña sudafricana no es tan ovalada como la de la imagen, es casi esférica, y tiene un color dorado amarillento y la  pulpa de intenso color amarillo. No es tan jugosa como otras, pero se conserva y huele muy bien.
En casa  comemos piña muy a menudo.
Muchas veces me pregunto qué comían en Europa antes de que regresara de América Cristóbal Colón, pues muchos de los alimentos que hoy consideramos imprescindibles en nuestra dieta, los trajeron los españoles de allá: el tomate, la patata, el tabaco, el cacao y el  tazón de chocolate... y la piña.

La piña, también llamada Ananás, que significa “fruta excelente”, fue Cristóbal Colón quien la trajo a España en 1493 después de su segundo viaje y le dieron el nombre de piña por su parecido con el fruto del pino; pero en la Península su cultivo no dio el resultado apetecido. Por este motivo, tanto españoles como portugueses decidieron cultivarla mejor en sus colonias. 
En el siglo XIX sus cultivos se propagaron por Australia, Sudáfrica y Hawai. Actualmente, la mayoría de las piñas consumidas en Europa provienen de Sudáfrica y de Hawai, considerados unos de los principales productores de piñas en el ámbito mundial, junto con Tailandia y Brasil.
La piña tiene un elevado contenido de agua y un bajo valor calórico.
Según leo en la etiqueta la piña contiene  fibra y por tanto es buena como laxante y diurético. No engorda, pues 100 gramos de piña proporcionan sólo 55 calorías. Este aporte calórico se debe a su contenido en hidratos de carbono, ya que el porcentaje de grasas y proteínas es casi inapreciable. 

-  La piña contiene alrededor de un 11% de hidratos de carbono, la mayor parte de los cuales son azúcares. Estos azúcares (sacarosa y fructosa, principalmente) son hidratos de carbono de asimilación rápida y su contenido aumenta a medida que el fruto madura.

La piña madura únicamente si está en la planta. Si se recolecta antes de tiempo, tendrá sabor ácido y escasos nutrientes.

Para saber si una piña está madura, al adquirirla  debe comprobar lo siguiente:

- Su pulpa cede ligeramente al ejercer una suave presión con los dedos.
- Su aroma es intenso.
- La punta de las hojas son anaranjadas o marrones y se desprenden con relativa facilidad.
- La piel es de color amarillo anaranjado uniforme.
(Si presenta un color más bien verdoso, la pieza está inmadura y si tiene manchas marrones, la piña está "pasada").

La piña no debe guardarse en el frigorífico puesto que no aguanta temperaturas inferiores a 7ºC, y pierde todo su sabor y aroma.
La mejor manera de aprovecharla con todas sus propiedades nutricionales es consumirla al natural,  sola o acompañada; pero existen otras formas:
1)     En conserva en almíbar, pero  entonces aporta más calorías que al natural
2)     Cocida o al horno, con lo cual se intensifica su aroma y su sabor.
3)     En repostería como ingrediente de tartas, pasteles y mermeladas.
      4º) En forma de zumo, sola o acompañada de otras frutas.


En Sudáfrica la solían poner en el buffet libre cortadita en trocitos junto a otras frutas y verduras, componiendo una ensalada  mixta: mango, plátano, aguacate, remolacha, pepino, zanahoria. Estaba rica, rica
 

 Cuchillo preparado para trocearla en rodajas o cuadraditos y llenar un cuenco


Mi copa preferida durante el tiempo que estuve en Sudáfrica fue Wodka con zumo de piña. Luego me tomaré una a vuestra salud.



18 comentarios:

  1. Ahhh bueno... hoy me siento como en casa... pero que rico se ve ese ANANA de la foto!!!
    Si si... ANANA...!!!
    Algunas cosas buenas les hemos dejado no???
    Juan, no te preocupes por mis escritos... a veces me pongo melancolica... pero no significa que todo sea malo en mi vida si???
    Hoy por ejemplo es mi cumpleaños número 24 y sin bien es un dia donde no puedo celebrar nada porque todos tienen trabajo y facultad... estaremos brindando seguramente el fin de semana!!!
    Tú, tranquilo... o de lo contrario dejaré de escribir para que no te pongas triste :( Besos van para alla!!!

    ResponderEliminar
  2. Como piña de vez en cuando.
    Tendré en cuenta tus consejos a la hora de comprarla y conservarla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Salud! :)

    Y gracias por los consejos; la verdad es que piña he comido pocas veces en mi vida... pero ahora que sé cuándo está bien, ¡quizás la tome más a menudo!

    Voy a seguir leyéndote, que tengo varias entradas tuyas atrasadas^^

    ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:37 a. m.

    Una de mis frutas favoritas, para comprarla me inclino por el olfato, no por la vista. Tu información excelente como todo lo que escribes, un beso Juan.

    Mercedes Dueñas Ballesteros

    ResponderEliminar
  5. Hola!!!
    Para mi es ananá, siento el olorcito desde acá, quiero una PIÑA COLADA, Que rico!!! veo que no te prohíbes de nada Juan y bueno es lo que nos vamos a llevar....
    Buena semana y un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  6. A mí me gusta la piña en almíbar, en rodajas, y de lata. Un crimen, ya ves. Ni siquiera para combinarla en los cubatas porque solo bebo whisky Dic solo y cuando truena.
    Me imagino que guardarás bonitos recuerdos de ese largo viaje y tu estancia allí, también te alegraría mucho más volver a tu tierra.

    Un abrazo Juan

    PD.- He puesto un anueva foto de cabecera. Te he hecho caso y he vuelto a los paisajes, aunque Marian celebró lo contrario.
    Ésta foto te la dedico. La tomé el pasado sábado desde la cruz que hay al lado del castillo de Santa Catalina, y con un móvil porque olvidé la cámara.

    ResponderEliminar
  7. Hola,Alma Naif, me alegro de que esté bien, y te felicito por tu 24 cumpleaños,¡Uf! qué lejos queda eso para mí. En todo caso eres Escorpio como yo, algunas cosas tendremos en común, como el gusto por la Anana, ja,ja,ja.Un beso grande.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Toro salvaje. Feliz Semana.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Lady Luna, estoy seguroque la piña te gustará en cualquiera de sus recetas. Gracias por tu visita.Un beso

    ResponderEliminar
  10. Marcedes, un placer leerte, amiga. ¿La eliges por el olfato? Probaré la próxima vez. Un beso

    ResponderEliminar
  11. Comun, ¿Dices que no me prohibo nada ? ¡Pero si es muy barata! 0´99 euros el kilo. Me alegro de que también te guste esta fruta. Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  12. Juan:
    La piña madura es deliciosa, su olor fresco y dulce, es toda una lastima que yo no la puedo comer porque me escalda las la lengua y toda la boca con comer solo un poco es por eso que cuando la como es en almíbar,
    se puede hacer vinagre con sus cascaras y piloncillo, tepache con el mismo proceso pero menos fermentación y las hojas que coronan la fruta pueden sembrarse en maceta y tener una bonita planta de un agradable verde.
    gracias por compartir tanta información.

    hasta pronto Mario

    ResponderEliminar
  13. Hola, Juan Risueño: Efectivamente guardo buenos recuerdos de Sudáfrica; pero si lees mim memorias en los 5 capítulos que tengo por aquí del año pasado te darás cuenta de que todo no fueron rosas: el trabajo era muy duro, y hacerlo bajo el Apartheid, lo hacía aún más duro.
    El sabor peculiar de cada fruta no lo notas cuando están en lata, lo que notas es el almibar. Da lo mismo que sean melocotones, peras o ananas, el sabor siempre es el mismo. En cambio, al natural sí que los disfrutas. La foto esta está geníal, gracias, amigo. Las otras parecían los libros que venden los testigos de Jehová, todos con la misma encuadernación y colores chillones. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hola, Mario, no sabía que se podía plantar las hojas, lo intentaré la próxima vez. Seguro que tienes alguna alergia y por eso se te pone así la lengua. Un placer tu visita. Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. solo corta la parte de las hojas con un poco de la cascara rugosa para que no se deshaga el penacho, es una bella planta que puedes tener incluso en el interior de tu casa cerca de una ventana.
    Hasta pronto Mario

    ResponderEliminar
  16. Así lo haré, Mario. Gracias. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. La piña es diurética!!
    Me encanta su sabor.
    Un abrazo Juan querido amigo

    ResponderEliminar
  18. Efectivamente, amiga, es diurética y fibrosa. Yo la vi algo ácida el otro día y la corté en rodajas y la he dejado fuera del frigorífico. Hoy la hemos consumido y estaba dulce dulce, y el agua natural que había soltado era delicioso.Gracias por tu visita, Marian. Un beso

    ResponderEliminar