domingo, noviembre 20, 2011

¡TODOS A VOTAR!



¡Ea, ya he votado! Ahora espero que mi voto sirva para algo y no se lo lleve el partido más votado, pues, merced a esa puta Ley de Hont con que los dos partidos mayoritarios se blindan ante la competencia, una candidatura debe de sacar más del 3% de los votos para que éstos sean válidos.
El tiempo lluvioso no me ha desanimado a salir, para eso tengo un chaquetón guay, comprado en Hipercor, aprovechando la oferta de "Compras 2 y pagas 2". ¡Venga, no os quedéis en casa! Alguien me ha preguntado por quién he votado. ¿Se puede decir en público el partido que he votado?
Pues vale. Yo me he hecho la pregunta siguiente: Si estás desengañado y enfurecido por los recortes, subidas de impuestos y el imparable paro, ¿cómo voy a votar a los partidos que han propiciado esa situación o no han hecho nada para evitarlo?
Pues eso.
 Después de votar he ido con mi mujer al Bar Carlos a desayunar por segunda vez café y tostadas de pan con aceite puro de oliva, y  ojeando el Diario de Cádiz del bar he leído la entrevista que le hacen a don Manuel Caballero Bonald, reconocido  escritor y poeta, al que detesto por su forma de ser,  y le guardo inquina porque nos tomó el pelo a un centenar de asistentes a una de sus conferencias.
Resulta que vino al Hotel Monasterio a darnos una conferencia sobre el vino de Jerez y después de estar soportando  la larga y presuntuosa retahíla de sus logros y medallas, y una breve exposición de sus conocimientos en el tema de la  elaboración de vinos, nos entregó en recuerdo de la conferencia  una caja de cartón que contenía una botella de vino de Jerez. 





Al abrirla, un señor se dio cuenta de que estaba vacía y así se lo dijo, creyendo que había sido defecto de fábrica. Pero, no,  no era un fallo: estaban todas vacías. Entonces, el señor  Caballero Bonald explicó que el vino de Jerez era algo tan único, tan excelente, que no se podía regalar: las cosas buenas tienen su precio. 
La madre que lo parió. 
La crónica de la conferencia la publiqué en este enlace:


 Bueno, pues después de desayunar he vuelto a mi ordenador (Lógico, si no, no estaría aquí escribiendo), y como no se me ocurre nada para escribir he mirado las estadísticas de las visitas, lo cual ha sido lo peor que he podido hacer.
 Me pregunto si vale la pena atarse a una silla y emplear su tiempo ante el ordenador  en vez de salir a la calle a pasear o ir  jugar con los amigos a la petanca o al dominó para pasar el tiempo. Actualizar un blog  conlleva muchas horas de trabajo leyendo noticias,  buscando y creando historias y poemas; de recordar viajes y fotos y plasmarlo todo sobre la pantalla.
Y  ver que sólo una docena de lectores  asiduos dejan constancia de su interés en lo que he escrito sería motivo suficiente para abandonarlo todo y así ahorrarme  de pagar la cuota de  Internet.
Lo que pasa es que uno escribe por vicio, porque el deseo de comunicar se lleva en las venas, porque el sueño de publicar lo que uno escribe es demasiado fuerte, y porque entre blogueros se aprende mucho, se comparte conocimiento y amistad. Por todo ello y porque uno es consciente de que además de los amigos fieles existe mucha gente en el mundo virtual que entra  por azar, siguiendo una palabra tecleada  previamente en el buscador Google, y que al descubrir lo que has escrito, aunque no sea lo que ellos buscan, se quedan  curioseando y regresan más veces aunque no dejen constancia de ello, uno continúa en la brecha.
Por eso me  satisface saber que el cuaderno que publiqué en Calameo a finales de mayo sobre mi visita a  «La Alhambra», ya  ha sido leído por 6,547 personas, aunque sólo he recibido una decena de comentarios.
Que mi homenaje a mi perro Lucero  es el segundo con 526 lecturas, lo cual muestra que existe una gran sensibilidad por los animales.
Sorprende que la gente se incline por determinadas crónicas y pase de largo ante otras de similar importancia:   mi reportaje sobre « Las Alpujarras» sólo ha recibido 294 lecturas, siendo éstas tan famosas y bellas.
Los cuadernos de «El Generalife», sólo 12 lecturas.
El de «El Albaicín», 30.
Mi reportaje sobre el bellísimo pueblo gaditano, Setenil de las Bodegas, lleva 174 lecturas.
El  «Concurso de patios portuense »,  224 lecturas.
Y, por último, mi poemario ha sido abierto 103 veces, lo cual me indica que estoy lejos, muy lejos de entrar en  la Historia como poeta.


Pero en fin, aquí estamos. Poco a poco voy ampliando mi mundo virtual y la lista de blogs  amigos, recibiendo visitas y correspondiendo a ellas a pesar de que en once meses he recibido 17, 374 visitas, cinco mil menos que el pasado año. ¿Se habrá extendido la crisis a los blogs?

14 comentarios:

  1. No te quejes por la falta de visitas y quédate con la calidad de las que tienes. Yo prefiero menos comentarios que multitud de esos del tipo. genial, maravilloso, oh, ah, qué guay, y que solo llenan el ego. Respetables todos por supuesto, pero siempre unos más cercanos que otros.

    Por cierto, yo también he votado y me he tomado mis cañas en el bar Casa Miguel, por cierto un lugar de tapas estupendo aunque algo más caro que la media.
    Y una reseña por lo de Bonald. Creo que hizo una campaña nefasta sobre ese vino ya que ninguno de los que recibiera esa caja de pega seguro que se decidió a comprarlo sino a tomar nota de la marca de vino que no probaría ni regalado.

    Un abrazo Juan. Y en esto de hoy que gane el que quiera, pero que se mueva, y ya.

    ResponderEliminar
  2. Lo de los lectores e directamente proporcional a las visitas que uno realiza.
    A mí me comentan más porque devuelvo todas las visitas, o las devolvía porque ya ha llegado un punto en que no tengo tiempo para ello.
    En el momento que deje de visitar esos blogs también dejarán de visitarme.
    Y oye, empiezo a pensar que será una liberación porque de verdad que todo el esfuerzo que eso me supone no sé si tiene algún sentido.

    Lo de la botella de vino es para rompérsela en la cabeza al tío rata ese.

    Y lo de las elecciones miedo me da, no por quien gane sino porque creo que este país está arruinado y no hay gobierno alguno que pueda arreglarlo ya.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Juan: El Caballero Bonald es Hijo Predilecto de Andalucía, Premio Nacional de las letras y etc,etc... Ya te digo:en la conferencia, media hora desgranando títulos y medallas.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Caballero_Bonald
    pero con todos sus títulos y su sabiduría, me dejó una mala impresión, me sentí burlado. No es por la botella,ésa valdría 4 euros más o menos, sino por el hecho.Más hubiera valido no regalar nada, pues nadie sabía que iba a dar eso y si fuimos era para aprovecahr la oportunidad de escuchar a una persona tan importante y tan culta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola, Toro: pues anda que como tengas que leer los blogs y responder a los doscientos que te comentan cada entrada, no te quedará tiempo para otras cosas.
    Tienes razón: si deja uno de corresponder a las visitas estas te abandonan también; pero no es por que no nos aprecien sino porque como también andan escasos de tiempo el que no les visites les libera. Este año me ha abandonado casi una docena de ellas por esa causa; pero yo las sigo visitando de vez en cuando.Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Bueno... vamos por parte como decia Jack ...
    Sabes Juancito votando te pareces a mi... trato de parcializar un poco para que haya disparidad de partidos en el Congreso y nos representen aportando cada uno su parte...
    En cuanto al vino... pucha no te habias dado cuenta por el peso de la botella que estaba vacía???
    Y en cuando a los comentarios... a mi como dice Toro me preocupaba no poder llegar a visitar a todos... quizas ahora me tomo las cosas con mas calma y me tomo los dias mas tranquilos para leerlos y comentar.
    Para colmo cada vez que comento parece que fuera un mail... no es que diga... uy que lindo blog, saludos y ya... no no no!!!
    La gente te visita porque le gusta lo que escribes y otros porque solo te devuelven la visita... es asi.
    Yo te visito porque leerte me gusta, me entero de cosas de tu tierra, me pasas recetas de Carmen... hoy me hiciste desear ese desayuno extra... bueno pero ya estoy en hora de cena...
    Bueno, nada, es lindo pasar por aca...
    Me gusta sin mas que eso!!!
    Besotes y vaya que eres un gran tipo!!!
    PD. Ahhh y me olvidaba... es cierto que lleva mucho tiempo visitar y leer tranquilos un blog... a mi me gusta mucho la vida al aire libre asi que los fines de semana trato de despejarme de la maquina esta y tomar aire y hacer algo de deporte...
    Bueno van besos de nuevo y uno a Carmencita!!!

    ResponderEliminar
  6. Mamen O.10:20 a. m.

    Si te gusta escribir, escribe Juan. Hay gente que tiene de hobby ir al bingo, aunque no vaya nadie con ellos..ja, ja...Los locos del bolígrafo, del papel y la tecla no podemos hacer otra cosa que sucumbir a la tentación de dejar por escrito lo que sentimos. Hay que asumirlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Alma Naif, me haces reír, querida amiga. La botellita era de medio litro y la verdad no me había dado cuenta hasta que uno de los presentes se lo dijo al conferenciante.Mi yerno cada vez que viene y la ve me pregunta si le doy permiso para romperla; pero no le dejo, pues la conservo como recuerdo de las Jornadas sobre el Vino.
    Carmen dice que sus recetas no merecen ser publicadas porque no tiene la presencia que ve en los libros de cocina; pero yo le digo que me gusta más comer lo que ella hace que lo que me ponen en el restaurante. A ver si me animo y hago un cuaderno con las Recetas de Carmen y lo pongo junto a los otros.Recibe besos de su parte. míos. Muchas gracias por tan extenso y cariñoso comentario.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  8. ¡Tienes razón, Mamen!Me lo paso bomba escribiendo. Feliz semana, amiga. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Buena entrada, compañero, con dos frentes claramente diferenciados (o incluso tres si unimos los del vino, y estoy contigo, ¡qué forma de tomar el pelo!). Sobre el primero no me explayaré, que ya sabemos la situación que hemos vivido y, mal que nos pese, la que nos va a tocar vivir, con los ojos de Europa vigilándonos en plan Gran Hermano.
    Pero sobr eel tema de las visitas, ¿te quejas de tu número de entradas? ¡Pues yo sí que debería dar carpetazo y, de paso, colgarme de una viga! Pero en mi caso el blog me da la oportunidad de abrir una ventana y gritar, y me da igual que mis gritos los escuchen una o veinte personas. Además, son pocos los que contestan, pero muchos los que están en segunda fila, y siempre llegan sorpresas como entrevistas y cosas así que pueden haber llegado hasta ti a través de esas líneas que crees que a casi nadie interesan.
    Ánimo, compañero, que te veo un poco decaído.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo12:05 p. m.

    Juan, llegué aquí a través del blog de Nelo al que conocí en el difunto Prosófagos. Apenas leo blogs, dos o tres máximo.
    Esto que dices: "...me están abandonando..." me llegó al alma y ¡aquí estoy yo!
    Buen blog y con entradas amistosas.
    ¿A quien he votado?
    Si pasas por Prosadictos, verás un poema que escribí en clave de humor llamado "La muerte de Democracia" y...¡todo quedará claro!
    ¡Estos puñeteros políticos!
    Un saludo.
    Milagros

    ResponderEliminar
  11. ¿Qué ha pasado en Andalucía, Juan?... Porque en Valencia era de esperar.
    Y lo del vino, menuda jugada; un poco feo, ¿no?
    Salud

    ResponderEliminar
  12. Hola, Jesús: el otro día entré en tu nueva página: ¡muy guay!Te deseo mucho éxito en tus proyectos.
    Respecto a la nueva situación, ya sabíamos que como fieles y expertos masocas elegiríamos el látigo aun sabiendo que nadie nos va a solucionar los problemas ni nos devolverá los derechos perdidos. En fin, aunque Rajoy no es santo de mi devoción ni jamás le votaré por las fuerzas que representa, acataré la decisión de la mayoría(qué remedio)y dedicaré un tercio de mi paga a comprar vaselina.
    Yo coincido contigo en que mi blog lo uso para gritar y decir lo que quiera mientras me lo permitan, que ya se han cerrado blogs críticos en la campaña electoral y cualquier día la idea del cierre se expande.
    Lo que pasa es que estos tenmas no gustan y las entradas se resienten. Si pongo un poema o relato comentan una docena de visitantes;con temas políticos un par de ellos. Pero yo sigo pataleando; aquí no hay administradorres ni moderadores que me digan lo que tengo que publicar.
    Bueno, Jesús, gracias por tus ánimos. Abrazos para ti y tu esposa y besitos al bebé

    ResponderEliminar
  13. Hola, Milagros. Me encanta tu comentario, es cariñoso e infunde calor y ánimo. Muchas gracias por todo,y puedes estar segura de que buscaré ese poema que dices.Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Hola, Nelo: ¿En Andalucía? Pues que la gente ya está harta de que le den el alpiste del loro a cambio del voto; a todos nos gusta el jamón y el marisco que se comen ellos, los políticos de la rosa.
    No sé por qué tengo la sensación de que huyendo del violador los andaluces nos hemos puesto en manos del pederesta. O viceversa.
    Lo del vino... El filldeputaese se quedó con nosotros. Ojalá y le entre una gastroenteritis que tengan que llamar a losbomberos para desatacar las cañerías de todo Jerez. Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar