jueves, diciembre 01, 2011

ALMA NAIF, MI AMIGA

Mi anterior entrada la dediqué al placer que producen los encuentros culturales  en un determinado lugar de compañeros y amigos de la red. Entonces se les pone rostro a los amigos virtuales, a  ésos que nos acompañan  en espíritu en el día a día, animándonos  a continuar escribiendo; ésos queridos seres humanos que palpitan tras la pantalla, a quienes sólo conocemos por sus avatares y seudónimos. 
Una de las personas que me gustaría conocer en carne y hueso para poder darle un abrazo es  la simpática, cariñosa, excelente escritora y poeta que escribe con el nombre de Alma Naif.
No sé que tiene, pero cada vez que leo una de sus entradas me deja un regusto dulce  y  a  la vez  amargo, nostalgia dolorosa de sueños incumplidos. Sus poemas y cuentos me llegan al alma, sus comentarios derrochan ternura y simpatía. Creo que es muy joven, veintitantos años (en eso coincidimos: yo tambien tengo taitantos años). La verdad es que sus entradas son tiernas y  nostálgicas, y, leyéndola,  uno desea convertirse en el Superman capaz  de liberar a la princesa que vive cautiva en  el horrendo castillo del monstruo.
Os dejo una muestra de lo que escribe y, si no lo habéis hecho ya, os invito a visitar su blog



Mi querido extraño:
Le resultará fuera de tiempo que le escriba esta carta.
Pero así soy yo, creo que hubiera sido feliz viviendo en la época de Shakespeare, donde los amantes apresurados desataban  cintas de raso,  sabios a la hora de desnudar un cuerpo y enamorar escribiendo  poemas que llegaban un mes después al destino deseado.

Otra vez esta sed, que apresura mis latidos...
Otra vez el hambre de su nombre que no me atrevo a pronunciar.
Otra vez mis noches húmedas, mi fiebre y el desierto en algunas de sus palabras.


Le escribo a Ud., señor de los mil acertijos.
A Ud., que llegó inadvertido... sin yo buscarlo.
A Ud., que me sumerge en sueños tibios,
en suspiros que quiebran mi noche.
A Ud., ladrón de almas solitarias.

A Ud., le digo...
en este rito obsesivo de escribirle...
que no ha parado de crecer... en mi
Lo que nunca fue...

Y por último... no le pondré perfume a estas letras...
porque dicen que mis manos huelen a vainilla,
y deseo que le llegue ese aroma... para que me recuerde...


Siempre!!!

 Alma naif

8 comentarios:

  1. Alma Naif es un CIELO.
    Así.
    Con mayúsculas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Puuucha Juancito que a estas horas de la mañana no quiero ponerme a moquear de la emoción... Ves???
    No nos conocemos personalmente, es cierto, pero creo que como alguien me dijo una vez, no es dificil sacarme la ficha personal... (la tuya un poco exagerada por todo lo bello que has dicho de mi)
    Peeeeeeeeroooo... algún dia llegará el momento donde pueda viajar a conocer tu tierra y correré a los brazos de Carmencita (jajjaj) que es la que se encarga de cocinar!!! :)))
    Gracias amigo por esta entrada... no la merezco!!!
    Lo único que puedo decirte es que el cariño es mutuo!!!
    Y no le hagan caso a este loco lindo... no pasen a mi blog... se van a deprimir seguro...jajjjaa!!!
    Besos mi querido amigo, desde mi alma a la tuya, siempre!!!

    ResponderEliminar
  3. Hermoso poema, y interesante blog, que ya he visitado.

    Un abrazo Juan

    ResponderEliminar
  4. Sí, amigo Toro Salvaje, ya sé que también la sigues, veo tus comentarios cuando entro. Es un chica adorable. Saludos, amigo.

    ResponderEliminar
  5. Alma Naif, como dicen por acá, eres muy güena gente y tó te lo mereces.

    Ojalá pueda ser realidad eso de encontrarnos algún día y probases la comida que más te gustara de Carmen.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Juan: me alegro de que hayas visitado el blog de Alma y te guste.Es su personalidad,su dulzura y simpatía y todo lo que trasciende de sus entradas lo que más me impresiona. Un abrazo, amigo. Aquí ya ha comenzado a llover y el temporal va para arriba. Cuídate

    ResponderEliminar
  7. Nostálgico
    Romántico
    Tierno y
    Soñador.

    corro a ver su bolg es un gusto leerle.

    hasta pronto Mario

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Mario. Un abrazo

    ResponderEliminar