sábado, diciembre 31, 2011

¡ FELIZ AÑO 2012 !



 Ya ha florecido mi "Cactus de Navidad" y con ello llegamos  a la última parada del tren que nos ha llevado durante estos últimos doce meses a través de la Historia. No ha sido precisamente como para ponerle medallas,  pero bueno: hemos llegado. Maltrechos y lleno de moratones, pero vivos.
Sólo nos queda esperar que el tren que cojamos dentro de unas horas sea más confortable, más seguro y con mejores servicios que el que dejamos atrás.
En mi última entrada de 2011 quiero mostrarles mi paseo   por la playa con mi mujer y mis hijos Rubén y Paula. 
  
Asistimos a una demostración práctica de «carrovelismo» un deporte que  a veces se practica en las playas de mi pueblo.


El carrovela es un vehículo impulsado por el viento mediante una vela acoplada a su estructura. El piloto lo dirige controlando la posición de la vela.
 El carrovelismo se practica en las playas, lagos helados del norte de Europa ( en esos casos llevan patines en vez de ruedas) y en los desiertos americanos y australianos.
Pueden alcanzar una velocidad de 135 km/h, pero ya se ha logrado un record de 200 km/h en una playa. Es obligatorio usar el casco de protección. Estos  vehículos pueden ir más rápido que el viento, puesto que a la velocidad de éste se une la inercia del vehículo, que ya corre hacia a delante cuando es empujado por el viento. Por ejemplo: Un vehículo que va a 40 km/h recibe una ráfaga de viento de 90km/h y le imprime una aceleración que lo pone a 90+ 40 =130 km/h.
Después del paseo dimos buena cuenta del pollo al vino tinto que había preparado Carmen. Lo regamos con un vino de Ribera Sacra, procedente de las riberas del río Sil, en Orense.



Para esta nochevieja seguramente repetiremos menú de Nochebuena, pero con menos comensales, y comeremos las doce uvas y brindaremos con Cava, como intuyo que
harán ustedes

s.
  
 Entrantes: Cangrejos de la ría gallega, carne rellena con pasas y almendras, dátiles rellenos con crema de queso, langostino y embutido ibérico. Vinos: Albariño, Ribeiro y  Muralla

Este  es Oliver, el perrito de mi vecino Demetrio, quien se ha ido a pasar la Nochevieja a Madrid con su padre y me lo ha dejado.



Les deseo lo mejor, y que  aquello que más esperan de la vida les sea concedido en breve. Y cuento con todos ustedes para hacer de este blog un lugar de encuentro amistoso y de intercambio de conocimientos y opiniones lo más placentero posible. 

¡FELIZ AÑO 2012!

jueves, diciembre 29, 2011

¡¡ DETENGAN AL AUTOBÚS !!

  
Desde el helicóptero, la  autopista parecía  una larga y sinuosa cinta de neón de dos líneas  de luces,  blancas y rojas, que se movían en  direcciones opuestas. El piloto observó a lo lejos el halo luminoso de la urbe,  que  rasgaba la oscuridad impidiendo ver las estrellas, y puso rumbo a ella. De pronto advirtió un cambio brusco e incontrolado de luces en el lado derecho de la autovía, señal de que algo iba mal allá abajo, y descendió hasta  descubrir la causa del problema:

Un autobús hacía raros movimientos, frenaba y aceleraba de improviso. De pronto comenzó a dar bandazos de un lado a otro, corriendo a gran velocidad por la autopista, y los conductores que le seguían mostraban su enfado tocando el claxon.

El coche que iba detrás intentó  adelantarlo para alejarse del peligro, pero el autobús parecía haber perdido el control y  el conductor del turismo frenó de improviso para evitar la colisión,  lo cual provocó  accidentes en cadena.

Cinco kilómetros  más adelante, los  agentes   de un coche patrulla de la Guardia Civil, avisados por el helicóptero, dejaron pasar los turismos que precedían al autobús y seguidamente colocaron unas bandas de goma cubiertas de clavos sobre el asfalto. Luego, esperaron la llegada del  vehículo con las pistolas  en mano, dispuestas a escupir fuego si fuere necesario.   Al verlos, el temerario conductor dio un frenazo pisando a tope el pedal y tirando al mismo tiempo de la palanca del freno de mano. El autocar se detuvo, arrastrándose y dejando profundas y humeantes huellas de neumáticos en el asfalto, quedando atravesado en la pista. El sargento se dirigió al conductor y le espetó:


— ¡Baje inmediatamente del autobús! ¿Qué coño le pasa?
 —No podía controlar el  trasto este, señor guardia. El acelerador se quedó enganchado, y no había forma de parar el motor. Los frenos no funcionaban bien y se me iba hacia un lado. Intenté detenerlo reduciendo la velocidad con el cambio de marchas; pero rascaban los engranajes y no entraba la palanca. Y realizar una frenada brusca  como la que ustedes me han obligado a hacer era peligroso para los viajeros: podíamos volcar... Este vehículo es un trasto. Lleva un año ocasionando problemas. La empresa lo sabe, pero no quiere reemplazarlo. Ya sabe usted: los recortes...
— ¡Enséñeme su permiso de conducir y todos los documentos!

Y el chófer, un anciano de manos temblorosas y  semblante enfermizo y  agotado, introdujo su sarmentosa y escuálida mano  en la guantera y  sacó su documentación. No estaba en regla, la última revisión del vehículo había sido desfavorable y se había realizado el año anterior. El guardia miró detenidamente al conductor y le dijo:

— No está usted en condiciones de conducir. Aparque el autobús en  el  arcén, queda retenido. Usted se viene con nosotros a la Comandancia, no podemos dejarle continuar.
— Pero... ¿y los pasajeros?
— No se preocupe de eso; ya  no le concierne. Yo me encargo  de pedir otro vehículo.—y girándose hacia  uno de los agentes, le dijo—: Llama a la agencia de viajes, explícales la situación y que envíen un autocar nuevo cuanto antes o se atengan a las consecuencias.

Dos horas más tarde, apareció un autocar reluciente y nuevo de la compañía «España Futura Tours ». Los pasajeros, muy nerviosos por la experiencia vivida y contentos de que por fin acabase la pesadilla, se apearon del viejo coche y presentaron cada uno de ellos sendas denuncias ante los guardias contra el conductor y la agencia de viajes; luego  subieron al autocar nuevo y tomaron asiento, maldiciendo al autobús que dejaban estacionado al  borde de la autopista, y en cuyo frontal delantero, sobre el parabrisas, lucía el número de identificación del vehículo: 2011.
 El chófer del autocar recien llegado, un hombre muy joven y apuesto, escuchaba las quejas del  veterano compañero detenido, cuando el oficial de la Guardia Civil le ordenó:
—Usted, el del  2012, póngase al volante y lleve a esta pobre gente hasta  su destino.


El aludido miró despectivamente a su colega, subió al autocar y  puso el motor  en marcha. Conectó la radio y escuchó las noticias: habían descendido las temperaturas y el Servicio de Meteorología  informaba de numerosas retenciones y carreteras cortadas por el hielo y la nieve. Las carreteras estaban en mal estado a causa de los recortes en infraestructuras; en el último trimestre había aumentado mucho el desempleo y la gente rebuscaba en los contenedores de basura de los supermercados los alimentos desechados para poder comer; algún político listillo se llevaba trajes de las tiendas  sin pagar;  la policía estaba desbordada por los crímenes y atracos, y la Justicia no daba abasto a los casos de corrupción y blanqueo de capitales que cometían incluso miembros de la Casa Real; el Banco Europeo prestaba millones de euros a la banca privada al 1% de interés para que ésta comprase bonos de deuda al Gobierno al 5% de interés, embolsándose el 4% de beneficio sin hacer ni arriesgar nada, y nadie entendía por qué no se les daba directamente al Gobierno ese dinero al 1% para que pudiera hacer frente a sus acreedores. ¡Uf! ¡Menudo panorama tenía ante sí! 

 En ese momento el locutor de la emisora conectó con la Puerta del Sol de Madrid,  y los pasajeros escucharon el murmullo de los cientos de miles de personas que se apiñaban en la plaza.  De pronto sonaron las doce campanadas. El reloj de a bordo señalaba las cero horas del día 1 de enero. El conductor  se persignó  musitando: «Señor, no empeores las cosas, al menos déjame como estoy». Luego puso el intermitente, quitó el freno de mano y el autocar se puso en marcha, accediendo despacio a la calzada.
En ese momento, el chófer detenido levantó el brazo y gritó:

                          —¡FELIZ VIAJE, 2012!

viernes, diciembre 23, 2011

CONCURSO DE BELENES Y TEATRO EN NAVIDAD

Amig@s, me vais a perdonar, pero voy a estar unos días sin internet por un problema en el ordenador que debo solucionar cuanto antes.
Hoy quiero compartir con ustedes mis andanzas de ayer:
Estuve visitando una exposición de belenes en la que han participado particulares y asociaciones belenistas de El Puerto a sí como presidiarios del C.P Puerto III.
Por la noche asistí a la presentación de una obra teatral realizada por alumnos de la Academia de Arte Santa Cecilia  y dirigida por mi amigo Martín Delgado de quien ya os hablé en la entrada anterior.

La obra me ha gustado mucho, está basada en el cuento "El niño Jesús que no quería nacer". Trata sobre la negativa del Niño a venir a un mundo en que nadie creía en el Amor, un mundo egoísta y racista, sumido en guerras, donde prima más lo que tienes que lo que eres.
Un ángel anuncia a los pastores y a todo el que se dirige a Belén que dé la vuelta porque nadie va a nacer en el portal; pero la gente se rebela y exige la presencia del niño.  
 Podéis ver las fotos de los belenes y escenas de la obra teatral en este enlace:


Y ya mañana tendré aquí a dos de mis hijos con su familia, por lo tanto me despido de ustedes deseándoles pasen unas felices fiestas. Abrazos para tod@s. ¡FELIZ NAVIDAD

miércoles, diciembre 21, 2011

CON MIS AMIGOS EN lA VENTA ANDALUCÍA

 En estos días  de Navidad y fin de año poco tiempo tengo para actualizar mi blog y comentar los vuestros.
Obligado es alternar con los amigos en bares, encontrarse con ellos en las plazas e interesarse por sus familias,  felicitándoles por estas fiestas y disfrutando de su compañía.


En este video, mi amigo Martín Delgado, un profesor extremeño, de Trujillo, que da clases en el  colegio  La Salle  Santa Natalia de El Puerto, canta un villancico popular  de su tierra mientras nos bebemos unas copitas de vino fino en la Venta Andalucía.



  
La Venta Andalucía es un bar entrañable de barrio, un  bar "anti crisis", pues una copa de vino o cerveza, con tapa incluida, cuesta 1 euro.

Mi amigo Antonio, "Nono el Andaluz" propietario del bar  y hincha del Cádiz C.F.

Bar anti crisis: Por un solo euro se pude tomar un vino fino de la tierra con una tapa  y leer el diario del bar.

Y no crean que la tapa es cualquier cosa: pescado frito de la Bahía, chorizo a la brasa, berzas, menudo, queso, jamón... Un lugar que no debéis dejar de conocer si pasáis por El Puerto.
Antonio me pide que os felicite en su nombre, cosa que hago con sumo placer.
 Un año más que pasa amenazando y  causando infinidad de problemas y sufrimientos en los hogares de más de cuatro millones de españoles.
Un año más que se me ha escapado de la agenda de mi vida, dejando muchos deberes sin hacer y sueños sin cumplir.
He disfrutado sin embargo de muchos momentos de felicidad entre amigos internautas,  corriendo a su encuentro en ciudades milenarias y llenas de magia como son Granada, Sigüenza o Córdoba, en las que hemos compartido poesía y amistad.
Un año en el cual he podido realizar cosas tan diferentes como son participar en 3 encuentros poéticos en diferentes ciudades españolas, en las cuales serán recogidos y publicados en diferentes libros los poemas leídos en los citados contecimientos; he leído una docena de libros; he visto varias películas de estreno; He participado en las manifestaciones de los indignados del 15M y he aportado un poema  a un libro de autores conjuntos del grupo Democracia Real Ya, y sobre todo, he podido actualizar regularmente  mi blog y visitar a los blogs amigos.
 Todo ellos ha motivado que mi blog haya recibido 18 000 visitas durante este año.
A todos ellos, y especialmente a vosotros, querid@s  amig@s que me leéis asiduamente, os agradezco la grata compañía que me habéis dado y os deseo una  feliz Navidad y que el año 2012 sea  mucho mejor que éste.  Abrazos para tod@s.

sábado, diciembre 17, 2011

EL PUERTO EN NAVIDAD

 Podéis ver más fotos pinchando aquí: enlace 

Ayer, después de contemplar un precioso atardecer, me fui con mi esposa a  pasear  por las calles del centro de la ciudad.

Vimos gente apiñada delante del palacio del Marqués de Purullena y entramos: había un belén viviente, donde unos pastorcillos nos ofrecieron una copa de anís y vino dulce.

Luego paseamos  viendo los escaparates de las calles del entorno y al pasar por delante del Centro Cultural Alfonso El Sabio entramos a ver la exposición de coches y motos antiguas, que como cada año organiza el Club de Vehículos Históricos de El Puerto, con ejemplares cedidos por coleccionistas privados.

Mantener un vehículo de estos cuesta muy caro: las piezas de repuesto hace decenas de  años que no se fabrican y no se encuentran, y en caso de rotura es necesario construirlas artesanalmente.


Estos vehículos se mantienen en perfecto estado de uso y con los papeles en regla, como prueban las numerosas  salidas que realizan en caravana por distintos pueblos de la provincia. Poseer uno de ellos es sinónimo de riqueza, pues obviamente no todo el mundo puede permitirse ese lujo.

 Había mucha gente pija mirando los vehículos expuestos, algunos con el distintivo del Club en la solapa. El Centro Alfonso El Sabio es un lugar público,  que pagamos entre todos. El Ayuntamiento seguramente subvencionaba el acto, pues todas las asociaciones culturales y vecinales reciben anualmente una subvención del Ayuntamiento.Es una manera de cosechar votos y mantener sumisas a las Peñas y asociaciones culturales. Así que estirando el cuello como hacían los miembros del Club, entramos y disfrutamos del espectáculo y de las copas de vino y dulces que unas azafatas repartieron con el dinero de todos los portuenses.

 De modo que pudimos apreciar la belleza del Cadillac Convertible El Dorado, del año 1959
del Jaguar MK4, del año 1938, del Biscuter español del año 1954, del famoso  Seat 1500.

De la moto BMW R71 con sidecar que usaban los militares alemanes en la Segunda Guerra Mundial o del Velosolex, la Derbi y la Bultaco Metralla de los años 60.

El Puerto de Santa María tiene una gran tradición automovilística, pues fue en esta ciudad donde se instaló la primera fábrica de coches de la marca Ford, en 1905. En el año 1990 vino el Presidente de Ford Europa a la empresa en que yo trabajaba para inaugurar la nueva factoría de componentes electrónicos para automóviles, que llevaría por nombre Cádiz Electrónica.

 Curiosamente, y a pesar de tener beneficios y carga de trabajo hasta 2013, la empresa  está decidida a cerrar el 31 de diciembre, haciendo caso omiso de las multitudinarias manifestaciones en contra.


http://www.diariodecadiz.es/article/provincia/1006631/cierre/cadiz/electronica/puede/acabar/con/mil/empleos/la/bahia.html






Espero que os gusten las fotos.

jueves, diciembre 15, 2011

¡ FELIZ NAVIDAD!

Queridas amigas y amigos: Otra Navidad más con vosotros, la séptima ya. Siete años  creciendo con vuestra ayuda y paciencia, en los cuales he recibido miles de visitas, la mayoría vuestras. 
Ayer quise expresaros mi agradecimiento, pero tras darle varias vueltas al tema no sabía cómo hacerlo De pronto llamaron al timbre y el cartero (una chica joven y agradable) me avisó que dejaba en mi buzón una carta. Bajé raudo y advertí  que venía de Sevilla.


Me la enviaba Lady Luna, mi simpática y joven amiga, asidua comentarista de este blog desde sus comienzos -a pesar de que últimamente dispone de escaso tiempo para compaginar los blogs y sus estudios en la Universidad de Sevilla-, que me felicitaba con una bonita postal en cuyo interior  me decía cosas que me emocionaron hasta las lágrimas.



 De pronto me percaté de  que ella expresaba mucho  mejor  lo que  yo deseaba deciros con mi corazón en la mano. Y por ello hago mías sus palabras y, con el permiso de ella, os la transmito a vosotr@s.

«Tengo tanto que agradeceros...  Desde que inicié este blog, me habéis permitido contar con vuestros comentarios en todas mis entradas, con vuestras palabras y vuestro tiempo. Con vosotros he crecido en todos los sentidos, y os habéis convertido en  personas muy importantes para mí.
Es por esto que os deseo que  la lluvia de la felicidad os pille con los paraguas rotos, os empape enteros y salpique a todos los que se hallen a vuestro lado»

Os deseo paséis unas felices fiestas y que el año 2012 os recompense con creces de las dificultades pasadas y os cumpla todos vuestros sueños.

martes, diciembre 13, 2011

LA HERMANDAD DE LA SÁBANA SANTA

Ayer terminé la lectura de esta interesante novela, publicada por Plaza  & Janet en 2004, y de la que aún aparecen nuevas ediciones en las librerías.
El incendio en la catedral de Turín, donde se  halla la Sábana Santa, y la muerte de un hombre al que le han cortado la lengua y borrado sus huellas digitales son el detonante de la investigación que a lo largo de 528 páginas realiza un equipo de policías expertos en Arte, acompañados por Ana, una joven e intrépida periodista, hermana de uno de los investigadores, a quien nadie toma en cuenta, que realizará  una investigación paralela para demostrar su valía.

La verdad es que  me  ha llevado más de un mes leerla, pues hubo momentos en que la historia me aburría, y  no ha sido hasta llegar a las 200 últimas páginas que  me he sentido  atrapado siguiendo a Ana en su arriesgada investigación extraoficial sobre los descendientes actuales de la Orden del Temple, la misma que trajo en el siglo XIV la Sábana Santa a Europa.

Son dos historias imbricadas sobre el mismo tema con protagonistas diferentes:
 1º La custodia y veneración de los cristianos antiguos y sus esfuerzos por  conservar la Sábana desde Cristo hasta que los Templarios la traen a Europa.
2ª La investigación policial sobre misteriosos acontecimientos que suceden en nuestros días en torno a la Santa Sábana.

Ambas historias convergen al final del libro, y será precisamente estudiando la historia antigua de la Sábana que Ana, quien al principio sólo deseaba escribir un  reportaje sobre el Sudario, descubrirá a los miembros de la actual sociedad secreta de la Orden de los Templarios, formada por media docena de hombres  muy influyentes y poderosos que  gobiernan el mundo, destituyendo o instaurando jefes de gobierno, manipulando la economía para derribar países o  asesinando a personajes conflictivos para sus intereses.

Creo que esta novela es una más de las que surgieron al amparo del tirón del Código Da Vinci, tratando investigaciones de misterios  y símbolos de catedrales.
Quizás se deba a que es la cuarta novela que leo sobre esos temas el que me haya  costado tanto tiempo leerla.
Si para mí «El sanador de caballos» y «la Mano de Fátima»  merecen un 9,  a La Hermandad no le doy más de un 7.

lunes, diciembre 12, 2011

MENÚ DEL DÍA DE MI CARMEN

Pasada la fiesta de la Inmaculada, vuelta a la normalidad: Mi hijo ya está en su lugar de trabajo y yo le ayudo a Carmen a cocinar el MENÚ DEL DÍA:
1º SOPA DE MARISCO 
 2º TORTILLA DE  GAMBAS 
3º FRUTAS


La Tortilla de Gambas de Carmen
Ingredientes: para 4 personas:
 1/2 kg. de gambas,1 Cebolleta tierna, perejil, 4huevos, 2 cucharaditas de pan rayado. Aceite y sal.
Cómo se hace la tortilla:
Pelar las gambas. Las cáscaras se guardan para cocerlas para la sopa de mariscos.
Se pica el perejil y las cebollitas.
Se le agrega el pan rayado y un poco de sal.
Se agregan los cuatro huevos batidos.
Se remueve todo bien y se echa en la sartén con un poco de aceite.
Se hace a fuego lento para que se cuezan bien las cebollitas y  las gambas.
 Y luego se pone el fuego más fuerte hasta que se dore por fuera.



Mientras se hace la sopa, no he podido resistir la tentación de comerme un pinchito de tortilla



LA SOPA DE MARISCO CON  FIDEOS



Ingredientes para cuatro personas:
Un puñadito de fideos gruesos, del 4, por cada persona
Las cáscaras de las gambas cocidas para la tortilla.
Perejil, sal, ajo, cebolla
Un surtido de marisco y trocitos de  pescado.  Si no se dispone de pescado fresco no se preocupe: se puede usar congelado, es igual de bueno y se encuentra todos los días del año. La bolsita de la foto es la que usa Carmen,  las compra en Mercadona  y pesan 750 gramos.


Carmen hace la sopa así:
Se cuecen las cáscaras de las gambas.
Se pone una sartén al fuego con un poco de aceite y se hace un refrito con el ajo picado y la cebollita.
Una vez hecho, se hecha el  refrito en el agua de las gambas, y se pone al hervir.
Se pasa todo por la batidora.
En la cacerola que vayamos a utilizar para cocer los fideos, se coloca un colador grande y vamos  vertiendo despacito el caldo de las gambas y el sofrito batido, ayudándose de una cuchara para que se cuele bien.
Cuando esté colado se tiran los residuos del colador  a la basura.
Añadir a la cazuela un poco de azafrán y la sal
Agregar la mitad  de la bolsita surtida de marisco y se pone  a hervir unos diez minutos.

 Se comprueba cómo está de  sal y se echan los fideos. Cuando estén casi a punto se añade un puñadito de perejil. Luego, cuando estén  tiernos, se echa en el plato.
 ¡QUE  APROVECHE!

domingo, diciembre 11, 2011

LA ZAMBOMBÁ PORTUENSE

 En estos días se celebran en El Puerto muchas zambombás en diferentes bares y restaurantes, y ayer, sábado al medio día, estábamos mi esposa y yo  en casa  a punto de comernos un estofado de carne con guisantes y nos llamó Moisés, nuestro tercer hijo por orden de  llegada, para  invitarnos a comer en «El Extremeño»,  un restaurante en que se llevaría a cabo una zambombá. Guardamos  el estofado para la noche y nos fuimos a casa de mi hijo.
 Moisés nos esperaba con su novia, una encantadora  muchacha  llamada Mari Carmen,  natural de Santisteban del Puerto,  en la provincia de Jaén.

Para quienes no sepan a qué me refiero, una zambombá es un espectáculo que ofrece un grupo de personas de ambos sexos que cantan villancicos acompañándose de guitarras, panderetas y otros  artilugios navideños.
La hora señalada era las dos de la tarde. Llegamos diez minutos antes y nos situamos en un rincón estratégico desde  donde pudiéramos ver el espectáculo confortablemente. Pero dieron las tres, y las cuatro,  el local estaba a tope y allí no venía nadie a cantar. El dueño nos  invitó a degustar gratis unos platitos de berza y   de menudo, para acompañar las cervezas que  pedíamos.


 Como se retrasaban tanto, pensamos que lo de la zambombá era sólo un  reclamo para atraer a la gente, y decidimos marcharnos a  otro lugar.  Caminamos un rato disfrutando del día, hasta llegar al Bar Restaurante Puerto, donde nos pusieron especialidades marineras: Pulpo a la gallega y una bandeja surtida de pescado frito, acompañadas con vino albariño, un Segrel. Estaba riquísimo, y el personal muy atento y amable.



Para  aprovechar el sol  les invité a tomar los postres y el café en una terraza soleada y fuimos caminando un poco viendo el ambiente  que había en la zona de copas del centro. Entramos en un local que frecuenta mi hijo, un sitio muy conocido por la gran publicidad que hace de sus locales en la emisora local de radio y TV: La bodeguilla del Bar Jamón.

                                                   Plaza del Ayuntamiento con el nuevo teatro Muñoz Seca al fondo

Pedimos tres cuñas de tarta de queso y de nueces para acompañar el café, y además, una copa de "sol y sombra" para mí, pues acostumbro a tomar una copa tras el café. Cuál no sería mi sorpresa cuando me  la negaron diciendo: «Aquí no servimos copas de ninguna clase  de licores ni bebidas espirituosas, solo vino».
 Me supo muy mal, y señalo aquí expresamente el nombre de La bodeguilla del Bar Jamón  para que estén ustedes  prevenidos si deciden venir al Puerto de Santa María.  Bien está que prohíban fumar en los bares porque perjudica a los no fumadores; pero que se  nieguen a servirme una copa con el café es inaudito e inaceptable.  Sí, de acuerdo, en La bodeguilla del Bar Jamón mucho camarero con camisa blanca y caras sonrientes manipulando copas de diseños relucientes  para justificar el elevado precio —23 euros por dos  cafés con leche,  dos copas de vino dulce y tres porciones de tarta—, pero no sirven copas de anís, ni coñac, ron, orujo o wiski.
 Me fui disgustado y con ganas de  regresar a mi casa, pero no deseaba  aguarle la fiesta a mi  familia y me reprimí. Pero al salir del bar, nos encontramos con unos amigos  de  Mari Carmen  que se hallaban en la ciudad disfrutando el puente de la Constitución, y mi esposa y yo vimos la ocasión de despedirnos para dejar solas a las dos jóvenes parejas.  Llegados a mi barrio, entramos en el Bar Andalucía, el de mi amigo Antonio, del que ya puse una entrada en este blog, y allí nos tomamos un buen café calentito y mi copa de sol y sombra.
A veces buscamos lejos lo que tenemos a dos pasos. Quizás en el barrio los bares no tengan el lujo ni los decorados que lucen en el centro urbano, pero la calidad no tiene nada que envidiarles,  el trato es familiar y sincero, y el precio mucho más económico: El café en la bodeguilla del Bar Jamón salía a 1´80, en mi barrio 1 euro; la copa de vino dulce en el Bar Jamón  a dos euros; en mi barrio a 1´20;  las tartas caseras de La bodeguilla del bar jamón, a 5 euros; en el bar Andalucía me dicen que las tartas caseras me las haga mi Carmen, que ellos las tienen congeladas como los helados. No hay nada como estar entre amigos.
  

 Y ya está. Finalizado el puente de la Constitución y la Inmaculada,  mi hijo regresa a su trabajo en Badajoz, su novia al de Arcos de la Frontera, y nosotros nos quedamos solos hasta la Navidad. Entre tanto, mi agenda señala  para el martes día 20 una exposición en Jerez de fotografías del  amigo José Ramón, uno de mis seguidores, y el 23  la ITV de mi auto, otro impuesto anual de 42 euros además del Impuesto de Circulación, que debo pagar por el delito de tener coche aunque lleve  varios meses sin circular.

jueves, diciembre 08, 2011

LA RUTINA DIARIA.


 Una frase popular francesa dice: «Les jours se succèdent les uns aux autres; mais ils ne ressemblent pas». Los días se suceden unos a otros; pero no se parecen.

Viene a cuento porque cada año, aun siendo tradicionales, las fiestas navideñas son distintas. Este año no hay alumbrado en las calles de El Puerto ni tampoco han puesto el Nacimiento en la plaza. Todo parece más triste y se huele la crisis por todas partes.
No es que a mí me gusten las fiestas navideñas, al contrario: ese obligado despilfarro de dinero en alimentos, ropas, regalos  y juguetes en apenas dos semanas, como si durante el resto del año no  se encontraran, me parece una estupidez. Y una  hipocresía, pues se regala esperando que se corresponda, y no porque se desee  regalar sino por el qué dirán si no se hace. Pero también se realizan muchos contratos de trabajo para estos días, y eso es excelente.

Estas fiestas las espero, no obstante, porque el sistema laboral está organizado de tal manera que en Navidad se conceden días de vacaciones en las empresas y colegios para que puedan reunirse las familias.  En casa esperamos esa fiesta para ver a nuestros hijos y nietos, y cuando esto no sucede, nos pone tristes.

Este año no tendremos en casa a mi hija ni a Carolina, mi nietecita, pues justamente ahora, después de sufrir varios meses de desempleo, han contratado a mi yerno y, lógicamente, el trabajo está primero. Mi hijo mayor con Eva y mi nieto, nunca han venido, y me extrañaría mucho que este año lo hicieran. En cambio, vendrán desde Orense mi hijo menor con su esposa Paula, y  otro hijo, soltero aún con sus 35 tacos, desde Badajoz. En Nochebuena invitaremos de nuevo a nuestros vecinos de enfrente, un joven militar y su hermana, para que no estén solos y entre todos nos demos calor y cariño.
Tampoco estará con nosotros este año Lucerito, nuestro querido perrito,  quién  nos acompañó durante 14  navidades, y a quien jamás podremos olvidar.


Pero no todo va a ser triste, la vida sigue, y ayer fui con mi esposa a dar una vuelta por el centro urbano por la tarde. Y sentí mucha alegría y emoción cuando, al acercarnos al escaparate  de Bollullos, una importante papelería, para ver qué cosas mostraban, vi mi novela entre otras de reciente edición.


Luego fuimos al Cafetín, junto a la plaza de Abastos, uno de los mejores sitios para desayunos y meriendas que existe en El Puerto, y merendamos chocolate con churros. No puedo evitar comparar los precios de unos lugares con otros. Por ejemplo: En Granada, en una plaza del centro, un platito con cinco trozos de porras (churros un poco más gruesos), un café con leche y una taza de chocolate: 9 euros. Ayer, en el centro de mi ciudad, dos platos de churros, la taza de chocolate y el café: 5´40 euros. Sí, está claro que Granada tiene la Alhambra; pero yo no me voy a comer la Alhambra, yo sólo me como los churros y el chocolate. La Alhambra sigue allí para el que quiera verla; no me la traje. Sin embargo, comer en un restaurante en El Puerto es caro,  más que en Córdoba, por ejemplo.



Y al salir del café  pasamos por  delante de una floristería y mi Carmen se encaprichó de unas flores para su mesa camilla,  y me hizo cargar con ellas: una flor de Pascua y un Ciclamen. ¡Y yo que quería ir al cine para ver algún estreno...! 
Y ésa es mi  vida cuando me alejo del ordenador: paseo, bares y compras. ¿A ustedes les pasa igual?

miércoles, diciembre 07, 2011

LA BERREA

En el mes de septiembre tiene lugar en la Sierra de Cádiz  la  berrea: la llamada de los ciervos en celo. Ésta dura aproximadamente un mes.
Un domingo, hace una docena de años, fuimos un  grupo de cuatro  amigos de El Puerto a la sierra  a presenciarla. Aparcamos el coche en el arcén de la carretera que conducía al pantano de Los Hurones y nos apeamos. Yo saqué mi cámara de fotos, dispuesto a llevarme un buen recuerdo. 

Una densa masa forestal  compuesta  de robles, castaños, quejigos y arbustos  aparecía ante nosotros, y de ella provenían los balidos de los ciervos que escuchábamos. La finca es un parque natural protegido, conocido como Montes de Propio, propiedad del Estado, y estaba delimitada por una cerca de alambres y algunos letreros indicaban la prohibición de traspasarla. 


Esperamos al menos veinte minutos antes de que apareciera un hermoso ejemplar de venado con  largas astas. El animal se puso a olisquear el aire y de pronto emitió un bramido que resonó en la montaña, repetido por el eco en unos enormes peñascos.
En esa época, los  machos intentan conseguir  el máximo número posible de hembras y las conducen  a zonas donde el alimento es abundante. Un solo macho puede proteger a varias hembras, pero encontrará  otros  venados que  intentarán disputárselas, de modo que las  peleas  entre ellos se sucederán continuamente, y  conllevarán roturas de cuernas.  

Durante la berrea el macho apenas come y pierde varios kilos de peso, defendiendo su harén y su territorio en los enfrentamientos con sus oponentes.

El venado no tardó nada en descubrirnos, y desapareció en la maleza. Nosotros regresamos hacia El Puerto, pero antes,  tras recorrer poco más de veinte kilómetros, nos detuvimos en la Venta del Tempul  para tomamos unas cervezas con chicharrones. Entonces entró en el local Felipe, un amigo mío de Algar, al que  no veía desde la fiesta local de la Virgen de Guadalupe,  en el mes de mayo,  y me invitó a quedarme en su casa. No pude negarme porque insistió mucho, incluso ofreciéndose a llevarme en su coche a mi casa al día siguiente. 


Cuando se fueron mis vecinos portuenses, Felipe me dijo que esa misma noche, después de cenar,  me llevaría a ver los ciervos. Y así fue.

Serían las once de la noche cuando ambos fuimos a una  casa situada en la ladera del monte para reunirnos con tres hombres que  estaban esperando a mi amigo. Al verme se mostraron recelosos, pero Felipe  les dijo que yo era de confianza y que  sólo venía a mirar. Después de advertirme de que guardara silencio durante todo el tiempo para evitar a los guardas del bosque, nos  fuimos por una vereda hacia la cima de la montaña. Había luna llena y se podía caminar sin peligro. Yo sentía temor al ver que todos iban armados con escopetas, pero mi amigo me advirtió que no pasaría nada, que todo estaba controlado. Al cabo de una hora de marcha llegamos a una meseta desarbolada y nos apostamos en el borde tras unos lentiscos. Todos guardábamos silencio con la mirada fija en el claro del bosque que había enfrente.



 Llevaríamos media hora agachados y ya me dolían las piernas de mantener esa postura,  cuando un hermoso gamo irrumpió en el claro. Los hombres cargaron despacio sus escopetas; yo saqué mi cámara de fotos, y en el momento en que el animal notó nuestra presencia y alzó su cabeza, presioné el botón, se disparó el flash y el gamo salió huyendo.
De pronto vi  dos escopetas encañonándome y a sus dueños, furiosos, maldiciéndome, insultándome  y amenazándome con pegarme un tiro. Mi amigo, aunque enfadado conmigo, salió en mi defensa y se puso delante. Ellos bajaron las  armas,   asombrados y confusos por lo que acababan de hacer. Por lo visto, el plan era matar un venado, descuartizarlo en el monte y bajar los cuartos a hombros entre todos.
Todos regresamos al punto de encuentro  guardando el rencor y sin pronunciar palabra por miedo a ser descubiertos por los guardias del SEPRONA, en cuyo caso acabaríamos en la cárcel. Yo me fui con Felipe a su casa  y fue entonces que alcancé a comprender el peligro que había vivido: si un cazador ofuscado me hubiera pegado un tiro en plena sierra,  nadie me  hubiera encontrado y hubiera  servido de alimento a los  buitres.
Nunca más he vuelto a reunirme con cazadores; los detesto. Si por ellos fuera, no quedarían ni gorriones. La caza era el  único modo de sobrevivir de los hombres primitivos;  pero ahora se caza por vicio, no por necesidad, y poco a poco se acaba con la fauna. ¿Qué dejaremos para nuestros descendientes? ¿Tendrán que ir a un zoológico para saber lo que es un conejo o una tórtola?
 Pero claro, si hasta el Rey, a quien nada le falta,  se fue a cazar osos pardos a Hungría y Rusia, ¿qué ejemplo podemos darle  a los que carecen de trabajo?

http://javarm.blogalia.com/historias/22288
http://www.20minutos.es/noticia/164094/rey/caceria/rusia/