domingo, abril 08, 2012

¡CÓMO BAILAN LOS CABALLOS ANDALUCES!


Ayer, Sábado de Gloria, mi esposa y yo con nuestros hijos Rubén y Paula, que han venido desde Orense, y Moisés y su novia Mari Carmen, una simpática jienense, hemos ido a presenciar el magnífico espectáculo de los caballos andaluces.


Al impresionante conjunto arquitectónico del Palacio de las Cadenas hemos acudido unas mil quinientas personas para asistir a lo que ha sido un acontecimiento especial, pues, debido a que estamos en época de vacaciones y se nota una mayor afluencia de público en la ciudad, el Ayuntamiento y la Fundación Cómo Bailan los Caballos Andaluces acordaron celebrar una sesión especial ayer como atractivo turístico para quienes la visitan en Semana Santa.


El precio de 25 euros por persona (18 euros los jubilados) parecía algo elevado en comparación al precio habitual de 10 euros; pero he de reconocer que ha valido la pena, pues hoy no se escuchaba música grabada sino que los caballos bailaban al son de la música que interpretaba en vivo al piano el gran músico Antonio Carrasco.

Es una pena que no permitan hacer fotos ni grabaciones, una norma que se está extendiendo en muchos museos, grutas y catedrales para facilitar la venta de objetos, postales y videos en las tiendas de recuerdos instaladas en el mismo edificio. Varias azafatas vigilaban desde las esquinas y escaleras de acceso a las tribunas que se cumplieran esas normas.Pero alguna hice, aunque de mala calidad por las prisas.

La Real Escuela de Arte Ecuestre de Jerez se halla en el interior del Recreo de las Cadenas, cuya historia intentaré explicar muy brevemente para no desviarme del tema que nos ocupa: Cómo bailan los caballos andaluces. Vamos allá:

Entre el año 1861al 1868 el empresario francés, don Julián Pemartín, el principal hacendado de Jerez en aquella época, encargó a un compatriota suyo, el arquitecto francés Samuel Revel, la construcción de un palacio que no tuviese nada que envidiar a los “chateaux” que añoraba de Francia. Revel construyó un palacio estilo Luis XV, que fue inaugurado en 1865, en el cual se instaló don Julián en el año 1869.


La finca ocupaba una gran extensión de terreno a las afueras de la ciudad, junto a la carretera de Lebrija, a la cual daba la fachada principal del palacio. Toda la finca fue vallada con una artística reja; el palacio estaba rodeado por un jardín botánico compuesto de variadas clases de árboles, flores y plantas verdes, estanques con puentes de hierro, varias fuentes y grutas, donde se paseaban libremente pavos reales y avestruces. De todo eso hoy apenas queda nada, yo sólo he visto el jardín de la entrada a la finca luciendo una bonita fuente en medio que lanza espectaculares chorros de agua hacia el cielo.

Se dice que a la inauguración del palacio asistió don Francisco María de Asís, esposo de la reina Isabel II, quien le otorgó el derecho a usar cadenas, de ahí el nombre de la finca.

Y dicho todo eso, vayamos al tema de los caballos:
Según la información que ofrece la Fundación, el espectáculo que hemos presenciado con el nombre "Cómo Bailan los Caballos Andaluces", es un ballet ecuestre con música netamente española y vestuario a la usanza del siglo XVIII, montado sobre coreografías extraídas de la doma clásica y vaquera y de otros trabajos de la equitación tradicional.

Lo primero que hemos visto ha sido un jinete que cabalgaba con la rienda en una sola mano y conducía al caballo por la pista al paso y al galope. De pronto salía al galope y luego cambiaba de ritmo y daba giros y paradas en seco. Ésta es la doma que se usa en el campo, necesaria para el manejo de las reses.

A continuación hemos visto una demostración de doma clásica: un grupo de caballos ejecutando diversos ejercicios de equitación avanzada al compás de la música clásica.
No podía faltar una demostración de enganches de carruajes, pues los caballos también se dedican a ello, y hemos podido disfrutar de la exhibición de tres ejemplares de carruajes tirados respectivamente por tres, cuatro y seis caballos. Los carruajes se usaban en la antigüedad para el transporte de pasajeros, y en la actualidad han quedado para exhibiciones en bodas y ferias, así como para la competición deportiva.
Otro ejercicio precioso ha sido el denominado “Trabajos con la mano”, donde vimos al jinete desmontado y dirigiendo al caballo en su danza. El bellísimo animal realizaba cabriolas, caminada con diferentes pasos, realizaba levadas de las patas delanteras y se mantenía así y luego caminaba en esa postura dando saltitos en el aire. Los jinetes también los hacían marchar al paso de la música española, lo mismo a rienda corta que a rienda larga.

El acto finalizó al cabo de 90 minutos con la irrupción en la pista de ocho caballos de color castaño montados por jinetes luciendo trajes andaluces camperos de época, los cuales realizaron a lo largo y ancho de la pista diferentes ejercicios de equitación avanzada: caminaban en dos filas, trotaban, corrían, se cruzaban entre ellos, se cambiaban de fila y giraban al unísono… todo ello siguiendo el compás de la bellísima música que interpretaba Antonio Carrasco al piano.
Ha sido un acontecimiento precioso, un día inolvidable para nosotros.

Al salir a la calle nos encontramos a un policía local dirigiendo la circulación montado en un caballo. Se nota la crisis: el gasoil cuesta cerca de 1´50 el litro y con las deudas que arrastra el Ayuntamiento de Jerez eso de que los agentes pasen el día dando vueltas en sus coches se ha terminado. Quizás sería bueno que todos los políticos tomasen ejemplo y cambiaran sus coches oficiales por caballos. No sé. Los caballos producen boñigas y ensucian las calles y dado que los ayuntamientos andaluces no pagan las nóminas de sus empleados de limpieza, obligándolos a ponerse en huelga a cada instante... Sería cosa de estudiarlo. Sólo sé que los coches oficiales están reforzados de planchas de acero y cristales anti balas, pesan toneladas y por eso gastan tanto. Bueno, y digo yo: ¿por qué necesitan coches oficiales con chófer y guardaespaldas si antes de ser elegidos no lo necesitaban y vivían felices? El que algo teme, algo debe.

Si algún día bajáis al Sur, no podéis dejar de pasar por Jerez y entrar en el bello palacio de Las Cadenas para admirar cómo bailan los caballos andaluces. No es lo mismo verlo en televisión que desde la tribuna, os lo aseguro.

Más fotos aquí:

https://picasaweb.google.com/105761334661577377784/RECREODELASCADENASENJEREZ03

9 comentarios:

  1. Los vi una vez en televisión y aluciné de lo bonito que era.

    A los políticos yo los haría viajar en patera en mitad de un mar infestado de tiburones.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Todo un arte que nadie debería dejar de ver con sus propios ojos... Besos Juan

    ResponderEliminar
  3. Magnífico artículo Juan... como siempre.

    Hace algunos años, tuve el placer de contemplar en directo desde Jerez ese hermosísimo espectáculo, digno de estar entre los mejores del mundo.

    Un abrazo Juan, y sigue deleitándonos con tus interesantes textos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Juan por este y otros artículos que nos muestras, para mi son un lujo que no me quiero perder. Como no tengo mucho tiempo, contigo se va a piñón fijo, se sabe que informas, diviertes, y tus letras siempre tienen algo especial que llega. Ya me gustaría a mi poder ver esos caballos en directo. Algún día, algún día un abrazo Juan

    ResponderEliminar
  5. Yo vi en Valladolid un espectáculo de caballos así y me encantó, fotos bonitas, me gustó visitarte. creo que no vais a Bilbao, supongo que claro os pilla lejísimos, nosotros tampoco podemos estoy de baja con el menisco roto y sin poder andar. Me tienen que operar aún ni idea de cuando.

    Un abrazo a ti y tu mujer.

    Rocío

    ResponderEliminar
  6. Imagino lo bonito que ha de ser de ver.
    Aquí algún año en las fiestas de julio han echo alguna exhibición y te quedas embobado.

    Un abrazo Juan

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito es leerte. Es como viajar y ver lo que viste. ¡Gracias por las palabras y momentos que nos regalas!

    ResponderEliminar
  8. Amig@s: Muchas gracias por vuestras visitas y comentarios. Acabo de llegar a casa después de pasar unos días en la Comunidad Valenciana con mi familia. Se me amontona el correo y la faena. Poco a poco me pondré al día y desde ahora iniciaré las visitas a vuestros blogs. Abrazos.

    ResponderEliminar