martes, junio 12, 2012

NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED

Sería la  una de la tarde del día 11 de mayo cuando mi esposa y yo  dejamos el  equipaje en la consigna de la Estación Central de Córdoba y decidimos dar una vuelta por los alrededores.
Íbamos paseando bajo la sombra  de los árboles de un parque, cuando  nos llamó la atención un hermoso edificio situado en una gran avenida, a dos centenares de metros del lugar en que nos encontrábamos. Hacia él nos dirigimos.

 

 Diez minutos más tarde nos hallábamos ante la basílica de Nuestra Señora de la  Merced. Era un edificio precioso, de un estilo poco visto. Nos encontramos las puertas de la iglesia cerradas, pero unos metros más abajo había una  entrada que daba al patio interior.

 
Fue Fernando III el Santo quien en el siglo XIII mandó construir la basílica, pero de aquélla  construcción no queda nada en el actual edificio después de las sucesivas transformaciones que se han llevado a cabo a lo largo de los siglos.
Siguiendo la costumbre de la época, la iglesia fue edificada sobre los restos de otros centros religiosos,  como prueban los restos arqueológicos romanos aparecidos cuando construían unos garajes.
Anteriormente habían encontrado una cripta de la época del rey godo Recaredo, que fue identificada como la cripta de Santa Eulalia.
 El edificio actual es del siglo XVIII, y fue posteriormente reformado en 1850 para convertirlo en hospicio, y aun luego, en 1960, sufrió nuevos cambios para adaptarlo al servicio de la Diputación Provincial.
Es también sede del Arzobispado
Decía antes que  encontramos la iglesia cerrada y no pudimos ver si había finalizado la restauración del retablo mayor  que un tal Manuel López Toledano incendiara en 1978.
 http://www.diariocordoba.com/noticias/temadia/la-restauracion-del-retablo-de-la-merced-concluira-en-dos-anos_378653.html



 

Entramos pues en el palacio para visitarlo y nos enteramos de que en el patio se había inaugurado unas horas antes una exposición de bonsáis. Mi esposa ya no quiso ver otra cosa, no creo que haya mujer que le gusten más las flores y plantas.


 

No teníamos tiempo para visitar la planta superior ni las colecciones de obras de arte que alberga, y optamos por salir y buscar un lugar para comer por los alrededores. Fue entonces que nos encontramos cara a cara con El Cristo de los Faroles, a quien ya  dediqué una entrada hace unos días en este mismo blog.

 

Les dejo, pues, con  las fotos de la exposición de bonsáis. Espero sean de su agrado.


 

15 comentarios:

  1. Claroooo.. para tí la comida primero no??
    Eso de saciarte el hambre...
    Jjajja
    El lugar es precioso!!!
    Paseo sin gastar un peso...
    Besos Juan y otro a Carmencita que ya bajo a ver la nueva receta.

    ResponderEliminar
  2. Cuanto me alegro que pusieras la basílica jamas había entrado, solo he pasado por la puerta sin fijarme, siempre las prisas, Gracias Juan por tus reportajes. Sabes sacar lo mas bello he importante. Preciosa exposición de bonsais.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Muy buen reportaje.
    Las fotos de los bonsáis me han gustado mucho, ya que es ahora mi afición.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Contigo se viaja la mar de cómodo.
    Y además me entero de todo.
    Genial.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Juan
    Tus vivencias son contagiantes. Cada vez más tengo el deseo de hacer una vuelta por esos lugares tan bellos que describes. Y los bonsáis qué arte en miniatura!, siempre me gustaron...

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  6. Un lugar precioso. Los bonsais una pasada.

    Un abrazo Juan

    ResponderEliminar
  7. ¡Ja,ja,ja,! Alma naif, me has hecho reír.
    Pues claro, la comida lo primero si no se m nubla la vista y no veo ná.
    Los paseos que se pueden dar sin gastar un chavo son los que más me gustan, ya bastante nos sangran por todas partes.
    Un beso, guapa, y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  8. Merceditas, ¿también has vivido en Córdoba? Pues mira por donde, he entrado en el palacio la primera vez que lo he visto.En eso al menos, te gano, ¡ja,ja! Un beso

    ResponderEliminar
  9. María, entiendo que te gusten tanto las plantas: vives en un jardín.Me alegro de que te gusten las fotos. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias ppor tu visita y tus amables palabras, amigo Toro Salvaje.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Genesis, me encanta que mis reportajes te gusten y transmitan el deseo de conocer lo que describo en ellos.Eso me anima a continuar escribiendo.Gracias por tu visita. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Hola, Juan Risueño: Gracias por tu visita y comentario. Me alegro de que también te gusten los bonsais; a mí me encantan, pero no consigo que aguanten mucho tiempo, los que he comprado se me han muerto antes del año. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Claro Juan en época de los musulmanes, jajaj. después solo de visita, tengo familia allí. besos

    ResponderEliminar
  14. Puede ser. He buscado si había alguna Mercedes en Córdoba durante la dominación musulamana y parece ser que sí. Sale tu nombre en árabe

    http://nombreenarabe.blogspot.com.es/2009/09/mercedes-en-arabe.html

    ResponderEliminar
  15. Gracias Juan por tus datos, supongo que no pasara nada por copiarlo, un abrazo.

    ResponderEliminar