martes, julio 03, 2012

PALMERAS EN LA NIEVE


  
Sinopsis publicada:
En 1953, Kilian abandona la nieve de la montaña oscense para iniciar junto a su hermano Jacobo el viaje de ida hacia una tierra desconocida, lejana y exótica: la isla de Fernando Poo.
 En las entrañas de este territorio exuberante y seductor, le espera su padre, un veterano de la finca Sampaka, el lugar donde se cultiva y tuesta uno de los mejores cacaos del mundo. En esa tierra eternamente verde, cálida y voluptuosa, los jóvenes hermanos descubren la ligereza de la vida social de la colonia en comparación con una España encorsetada y gris; comparten el duro trabajo necesario para conseguir el cacao perfecto de la finca Sampaka; aprenden las diferencias y similitudes culturales entre coloniales y autóctonos; y conocen el significado de la amistad, la pasión, el amor y el odio. Pero uno de ellos cruzará una línea prohibida e invisible y se enamorará perdidamente de una nativa. Su amor por ella, enmarcado en unas complejas circunstancias históricas, y el especial vínculo que se crea entre el colono y los oriundos de la isla transformarán la relación de los hermanos, cambiarán el curso de sus vidas y serán el origen de un secreto cuyas consecuencias alcanzarán el presente. 
En el año 2003, Clarence, hija y sobrina de ese par de hermanos, llevada por la curiosidad del que desea conocer sus orígenes, se zambulle en el ruinoso pasado que habitaron Kilian y Jacobo y descubre los hilos polvorientos de ese secreto que finalmente será desentrañado.
 Un excelente relato que recupera nuestras raíces coloniales y una extraordinaria y conmovedora historia de amor prohibido con resonancias de Memorias de África.

 Mi opinión:
Decidí leer este libro tras  sufrir en mis propias carnes los efectos que su lectura producía en mi esposa: ella lo leía a todas horas y me tenía un poco abandonado. Intrigado por conocer qué la mantenía enganchada de tal modo, me bajé el libro a mi  lector de libros electrónico y en poco más de una semana me he leído sus 730 páginas. Ha sido un acierto en plena diana. Una delicia de lectura que nos sumerge  en la historia de tal manera que nos hace vivir y sentir   lo que hicieron sus protagonistas en pleno colonialismo español en  África.
 
Según la Nota final de la autora, la historia es ficticia, pero inspirada en experiencias de españoles aragoneses que emigraron principios del siglo XX a Guinea Ecuatorial buscando fortuna. La novela expone crudamente el conflicto entre el colonizador y el colonizado, sus relaciones personales y el contraste entre culturas. Me ha gustado mucho. Últimamente he disfrutado mucho leyendo temas históricos, como «Tiempo entre costuras» «Dime quién soy». Ahora, con  «Palmeras en la nieve»,  he disfrutado más si cabe.

 Palmeras en la nieve es una excelente novela que  refleja nítidamente las características de la sociedad y de la política exterior española antes, durante y después de la independencia del pueblo guineano. Describe los paisajes guineanos, el mundo colonial  del cual teníamos noticias falseadas en el NO-DO franquista y ocultadas en la prensa nacional. Un pueblo, el guineano, abandonado a su suerte y dejado de la mano por la madre patria, España, tal como ésta hiciera posteriormente con el Sahara. Un pueblo del que sólo conocíamos su existencia por los anuncios del negrito que cantaba «El Cola Cao  en desayunos y meriendas…», sin darnos cuenta de lo que el cacao  escondía detrás. Un pueblo que España abandonó en repetidas ocasiones porque no le era rentable y que ahora, inmensamente rico a causa del petróleo, nos da la espalda, ha olvidado el idioma castellano y comparte su riqueza con otra pontencia extranjera. 
Pero si grande es el peso del colonialismo en la novela, lo mejor de ella, lo que más atrapa, es la historia de amor que viven Kilian  y su hermano Jacobo, tan diferentes la una de la otra.
«Palmeras en la nieve» es una novela que os recomiendo. Con ella podréis viajar en el tiempo y trasladaros a Malabo en el buque «Ciudad de Cádiz» o volando en el «Dragón Rápide», y revivir  épocas “gloriosas”, aunque vergonzantes de nuestra querida España.

15 comentarios:

  1. Hola Juan
    A ti te indujo tu esposa a leer el libro y lograste, en cambio yo quiero el divorcio para disponer de mi tiempo libre y leer cuantos libros se me ocurran (jajaja).
    Tengo pendientes allí tus dos libros que me miran de reojo cada tanto...
    En fin, muy buen resumen tu opinión que invita a buscar el libro a leerlo aunque sea a escondidas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Una historia muy interesante. No hay nada que me enganche más que un misterio. Y, por lo que nos cuentas, muy bien ambientado. Yo, un día no muy lejano, me prometí no leer ningún libro que pasara de las quinientas y pico páginas, porque se me hacen un poco pesados, pero leyendo tu opinión me voy a tener que replantear mi nueva "norma". Además, para qué están las normas sino para saltárselas, jaja. Me ha dado mucha curiosidad eso que dices de las dos historias de amor de los hermanos. Tengo mucha lectura pendiente, pero a ver si me pongo al día, este será uno de los libros que intentaré leer.

    Ah, la toquilla que ha tejido Carmen es preciosa, ¡menudas manos! Felicítala de mi parte, amigo.

    Un beso,

    Margarita

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Juan ya te conteste en mi blog y te digo que es cierto que cuando voy a comentar a otros blogs y veo a su creador comentando en otros blogs de compañeros, y no una sola vez si no muchas, yo sigo comentando en su blog, hasta que me canso de que no me corresponda a mì y a otros si.
    Hace poco me ha pasado este caso y quizás sea el motivo de crear esta poesía.
    Comprendo que paren su actividad, que estén enfermos, desganados etc.etc.
    Ya digo aguanto hasta que ya me digo: Que te den!! y me alejo sin decir adios. De hecho, ellos lo hicieron antes conmigo.
    Besos y felices vacaciones

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucho esta novela, engancha una pasada y la historia es muy buena. Pero como tú, destaco los personajes, que, al menos a mí, me atraparon. Que disfrutes de tu siguiente lectura Juan,

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Juan
    Suena interesante la historia pero ahora tengo en puerta algunos libros por leer, por el momento leo un libro de cuentos que se titula el geco, es un pedazo de basura con dibujitos salpicados pero tengo la mala costumbre de terminar con todos los libros que inicio... tendré que seguir leyendo mas de la mitad del libro que me falta.
    después veré que es lo que sigue a leer.

    Un gusto pasar
    hasta pronto Mario

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por la recomendación.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, Mario! Tú mandas, hombre. La lectura debe ser un placer, no una obligación.Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  9. A ti por tu visita,amigo Toro salvaje. Saludos

    ResponderEliminar
  10. Es mas bien casi como un ejercicio por eso lo hago pero esto si que esta aparte de aburrido imposible.
    no dudes que lo deje y no nomas en el estante de los libros... en el basurero que es creo donde debe estar.

    feliz fin de semana mario

    ResponderEliminar
  11. Yo, por ahora, leer un tocho de esos es como tener que subir diez pisos, sin ascensor, tras un día a todo trapo colocando, por decir, bloques de hormigón. No dudo que sea bueno, pero esperaré a tener más tiempo, y ganas. Un abrazo Juan

    ResponderEliminar
  12. Me lo apunto para el veranito. Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
  13. Te entiendo, Juan. Después de una larga jornada laboral uno sólo piensa en no pensar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hola, Mamen! Pensé que ya lo habías leído. Que lo disfrutes, amiga. Feliz verano. Un beso

    ResponderEliminar