sábado, julio 21, 2012

SOY MALO


                                              
 Me  acusaban de ser muy malo, y  por eso nadie quería ser mi amigo/a.
Yo no me lo creía, pues siempre he tenido buenos sentimientos y he defendido las causas justas.
Cuando mi mejor amiga me abandonó, y luego otra, y otra más  comencé a sospechar que era verdad lo que  decían y me dije: Juan, tienes que entrar en la Iglesia y pedirle a Dios que te perdone y te ayude a cambiar de actitud, a ser bueno, a no desear la mujer de tu prójimo, a no desear el prójimo de tu mujer, etc.
Y entré convencido en la catedral, dispuesto a pedir todo eso; pero nada más entrar el Señor, que estaba aburrido en la cruz, me miró con horror y se desclavó los brazos, recogió su túnica y cubriéndose sus partes con ella desapareció.
Asombrado me quedé de tal actitud, ¿no fue Él quien dijo que acudiésemos a pedir perdón?
Sólo pude ver su espíritu salir del altar envuelto en fuego, y escaparse por la claraboya de la cúpula (la de la catedral, ¿eh?, no vayamos pensar mal, que luego soy yo el malo: Insisto: la cúpula, no la cópula, que no es igual, ¿eh?, pequeño matiz), y me quedé allí hundido al ver que ni el Señor  quería verme ni platicar conmigo.
Ustedes dirán que no es cierto lo que digo, pero menos mal (heureusement, dirían les français) que estaba conectada la cámara de seguridad y tomó la foto, que si no, jurarían ustedes ante un tribunal que además de malo estoy loco.
Un beso 
Adiós.para las féminas que no estén comprometidas, y también a las otras. Les aseguro que yo no soy tan malo, soy un poco vicioso nada más. Bueno, quizás también un poquito feo; pero muy cariñoso.
Quiero vuestros números de teléfono y  direcciones de los correos electrónicos. ¡No tengo remedio!


13 comentarios:

  1. Yo, querido amigo, soy mala, muy mala, por tanto te pido que vuelvas a la catedral y reces un rato por mi, jejejejejejej.
    Abrazos malo, malisimo

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya en qué lío nos has metido!

    Original imaginación, no te veo así de malo, ni de loco ni de feo; eres un tesoro...

    un beso wapo
    e buona domenica

    ResponderEliminar
  3. Yo ni te explico.
    Los demonios me tienen miedo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. María, maintenant j`ai compris le pourquoi de mon mauvais caracter:Mes amies les plus chêres sont aussi mauvaises que moi; ce sont elles qui me contagient ce mal.
    Grosses baisers, ma cheríe

    ResponderEliminar
  5. Querida Higorca, ya sabía yo que tú tenías algo de culpa de mi comportamiento, pues ya dice el refrán "Dime con quién andas y te diré quién eres". No sé para que me pides que vuelva a la catedral si el divino Ocupa ha recogido sus pertenencias y se ha largado. Ahora solo está el cura pidiendo donativos para tomar cerveza. Y digo yo, para que se las beba él, me las bebo yo.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Aynssss,genesis, qué dulce comentario, y yo con esta pinta!
    Como te juntes conmigo te vas a volver mala, malísima. Pero bueno, que nos quiten luego lo bailao. Gracias, gracias, muchos besos para ti

    ResponderEliminar
  7. ¡Anda Toro! a lo mejor el Cristo se ha ido porque sabe que te conozco y frecuento tu casa.
    Yo lo que creo es que eres más bien timido y noble, y te escondes tras un disfraz de duro. Saludos

    ResponderEliminar
  8. ¿Y no sería que como tú traías el pan él fue corriendo a por los peces? Tendrías que haberte esperando un rato, hombre, y haber rezado mientras tanto, pedirle perdón por esos pecadillos que seguimos teniendo más de uno, sanos parecen, no sé. Un abrazillo

    ResponderEliminar
  9. Y habrá quien no cree en los milagros... jejeje. Este es el milagro de la huida del malo de Juan.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Juan Risueño, tal como está la cosa no creo que quisiera tener ganas de fiesta ni de regalar peces. Y menos ahora al precio que están.Bueno para demostrarte que no soy tan cerril, la próxima vez me quedaré un ratillo pidiendo perdón. A condición que el rumano que hay en la puerta no me pida dinero para comer;me consta que se lo gasta en tabaco
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Ya ves, Antonio, si no es por la cámara de seguridad nadie se cree que el Cristo me dejó plantado y se largó envuelto en luces.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Noooooo!! tu no eres malo... solo a veces un poquito jajajajajaja.

    Besitos.

    ResponderEliminar