jueves, agosto 02, 2012

ESPAÑA, MI QUERIDA ESPAÑA


Cuando observaba  la campiña andaluza desde la ventanilla del abarrotado tren Expreso que me conducía a París,  sentí un nudo en mi garganta y una opresión en el pecho al constatar  que  me alejaba cada vez más de mi pueblo.
De un compartimento cercano me llegaron  las notas tristes de una guitarra, y poco después  el dolor de un aficionado al flamenco, que con la voz rota  cantaba  a España:

“Adiós mi España querida,
dentro de mi alma
 te llevo metida.
Y es porque soy un emigrante
 jamás en la vida
 yo podré olvidarte”

 Y mientras el tren bordeaba el Guadalquivir, cuyas aguas verdosas  corrían en dirección contraria,  surcando un  mar de olivares y girasoles, mi corazón herido abrió las compuertas  que contenían mis lágrimas y de mi garganta se escapó un gemido al percatarme del preciado tesoro que dejaba atrás al abandonar mi casa, mi novia, mi trabajo y mis amigos en busca de fortuna y libertad.
Y lo más triste, fue tener que adaptarme a todo mientras perdía poco a poco mis raíces.
Después de varios años trotando por el mundo, de haber probado lo bueno y lo prohibido, de haber conocido gente noble y maligna, democracias libres y regímenes diabólicos…, orgulloso de ser español, regresé a España  para que en ella nacieran  mis hijos.
Hoy, avanzado ya mi otoño, cansado y temeroso ante el duro invierno que se avecina, viendo desde mi ventana el brocal del pozo oscuro  en que  nos han metido los políticos, ¡esos malditos!, me pregunto si al regresar a España  les hice un favor a mis hijos, o más bien los condené a la esclavitud y al ostracismo.

Muchas veces recuerdo la canción del Emigrante, pero ahora  contiene  distinta letra:
“ Y tú, mi  España querida,
igual que mi alma
 te sientes herida.
Y es porque fui un emigrante
 jamás en la vida
volver a tus brazos
 podré perdonarme”





10 comentarios:

  1. Qué distinto era todo, también ahora tienen que salir los jóvenes a buscar esas "habichuelas" que aquí no encuentran. Estoy segura que tus hijos están contentos con estar aquí a vuestro lado, todo volverá a la calma, a ser como estos años que se han pasado, "un poco mejor que ahora" y tú también lo veras distinto, muy guapo el chico de la tour ¡Ay Juan! Estamos en esta España que... También nosotros decimos lo mismo... si nos hubiésemos quedado, pero por otro lado también aquí vivimos "regular" más que nada por el carácter muy "español". Allí todo es respeto para nosotros los artistas, aquí "la mierda flota" en vez de estar en el suelo para demostrar que tienes mucho público.
    Abrazos amigo y cuando quieras repasamos nuestros años lejos de la patria.

    ResponderEliminar
  2. No sé adivinar el futuro pero lo que se nos viene encima no tiene buena pinta.
    Van a venir más recortes.
    España acabará pidiendo el rescate y eso será la muerte del estado del bienestar.
    El futuro cercano estará plagado de salarios bajos, mucho paro y servicios públicos de muy mala calidad.
    No hay que ser Nostradamus para darse cuenta de ello.
    Más adelante, o sea de aquí diez o veinte años, ya no sé.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Qué nostálgico...
    No pude evitar unos lagrimones, por que sé lo que es viajar, dejar todo, ir lejos, empezar de cero...
    Uno encuentra en el camino, en la vida muchas cosas interesantes y bonitas, pero nada se compara al terruño de uno; tierra y madre hay una sola...

    Un abrazo Juan, que el otoño aún no está por llegar.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Higorca: muchas gracias por tus ánimos. Lamentablemente estamos solos. mis hijos viven en diferentes ciudades: Castellón, Valencia, Badajoz Y Orense. Como ves, hace años tuvieron que buscarse las habichuelas en otra parte; Andalucía siempre echó a sus hijos,los prepara bien,pero luego no les da trabajo. Aquí sólo hay sitio para terratenientes,hosteleros y poiticos corruptos. ¡Qué triste que desde la Junta y el Gobierno se anime a los jóvenes titulados irse al extranjero!
    En nuestra época también España vivía de las divisas que enviábamos desde el extranjero cada mes. Nada ha cambiado, aparte de los nombres de los que ocumpan los sillones de las Cortes. Muy optimista te veo; no creo que esto vaya a mejorar. Pues sí,Higorca, me gustaría mucho recordar contigo experiencias pasadas.Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Pienso lo mismo que tú, Toro salvaje.
    cada día la población del mundo crece en millones de personas y al mismo tiempo se reduce la producción de alimentos. Continuarán llegando oleadas de seres hambrientos a disputarnos el pan duro y las patatas, que es lo único que se podrá comer en los hogares españoles dentro de unos años.No, no hace falta ser Nostradamus para ver lo que nos depara el futuro inmediato.
    Saludos, amigo.

    ResponderEliminar
  6. Hola, genessis: siento haberte provocado tristeza y nostalgia, tú también sabes lo que significa emigrar y me entiendes.
    En verdad nada es mejor que vivir en nuestro terruño, pero cuando ves que una madre no se ocupa de sus hijos y los abandona a su suerte, se le pierde el respeto y el cariño y sientes vergüenza de ser hijo de ella. Eso me pasa a mí ahora con respecto a la madre patria:la veo como una ramera que deja a sus hijos en la puerta del hospicio y se vende al mejor postor. Es lamentable, pero es así. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Debió ser duro aquello por lo que pasasteis, y es increíble que ahora, por el egoísmo y los intereses de algunos miles de personas se vean abocadas a repetirlo.
    No sé cuántos de ellos volverán, como lo hicisteis vosotros, porque me temo que esto se hunde.
    Un abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, Jesús! Como puedes ver, la historia se repite generación tras generación;los españoles, sobre todo los andaluces, somos carne de emigración. Con lo que está sucediendo en España, yo creo que tanto el titulado universitario como el profesional que encuentre un buen trabajo en el extranjero se quedará para siempre; aquí no hay más que ruina y mala leche.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Esa imagen con la torre Eiffel al fondo es... no sé me ha recordado unos tiempos tan extremos.
    Bueno, ya sabes que mis hijos también están fuera, aunque más cerca que los tuyos. Yo creo que los padres deberíamos pensar en esa posibilidad cuando se "encargan" los hijos ¿no?
    Es duro y no se lleva bien.

    Bueno, besos para los dos y espero que los bocaitos de los dichosos volátiles estén mermando.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola, María! Me alegro leerte,señal de que estás mejor.
    Esa foto es de septiembre de 1973, ya teníamos un hijo y hacía 2años que habíamos regresado a España.Entonces vivíamos en Valencia.
    Dejamos a nuestro hijo con mis padres y nos fuimos de vacaciones con la asociación de vecinos en autocar a Bruselas.Hicimos las escalas siguientes: de Valencia a Vitoria,París,Bruselas, Andorra y Valencia.
    En París estuvimos un día y yo les serví de guía al conductor. Los llevé a la Torre Eifel y el Trocadero,el Arco de Triunfo y Notre Dame.En Bruselas estuvimos tres días y al regreso no nos detuvimos en París, sino que fuimos hasta Nimes, y luego directamente a Andorra, donde pasamos 36 horas, y de allí a Valencia.
    Muchos besitos para ti, María, y un fuerte abrazo a tu marido.

    ResponderEliminar