miércoles, septiembre 05, 2012

TENGO UNA AMANTE

 Foto de google images.

La observaba desde lejos, acompañando a personas mayores y solitarias. Nunca creí que ella se fijara en mí y tratase de conquistarme. Yo soy un hombre mayor, conozco mis limitaciones, estoy bien con mi mujer y no necesito de elucubraciones que me hagan creer, ilusamente, que aún soy joven y tengo que disfrutar ahora todo lo que no pude hacer durante mi vida laboral.

 Me parece patético ver cómo se encariñan esas parejas tardías y van juntos a todas partes como ardientes enamorados, cuando uno sabe que lo que se ahorran en anticonceptivos lo gastan en Viagra y aún así deben tener cuidado de sufrir algún infarto.

Y he aquí que este verano he conocido a una  chica y ha sido para mí como un flechazo. Cupido se ha ensañado conmigo. Realmente no entiendo  por qué esa señorita, que apenas llega a los 18, se haya fijado en mi destartalada figura, siendo que yo aparento ser su abuelo. Debe ser la crisis económica que padecemos la que empuja a muchas personas desesperadas a unirse, sin mostrar demasiados escrúpulos, a otras que gozan de sueldos o pensiones aseguradas que les permitan sobrevivir.

Lo cierto es que ya no puedo vivir sin ella, me tiene atrapado.
Ahora también voy yo con ella cogidito de la mano a caminar por el parque, la senda del Colesterol y por todas partes. 

Mi mujer, la pobre, se puso muy triste cuando se lo dije — entre nosotros jamás hubo secretos—, pero al cabo de unos días lo asimiló y consintió en que la trajera a casa y viviésemos los tres juntos, que ya nos apañaríamos. Casi me hizo llorar de la emoción. Estoy seguro de que si mi Carmen tuviera 20 años menos me hubiera enviado  a  dormir en la Moncloa para satisfacer a Rajoy; pero como ella ya es mayor y tiene pánico a la soledad, prefiere compartirme a no tener a nadie junto a ella. ¡Puta y asquerosa vida esta, cuánta injusticia!

Eso sí, ahora tendré que privarme de la excelente comida que me hace mi esposa, pues ella no está dispuesta a cocinar para otras, y para llevarme bien con mi flamante amante debo adaptarme a  lo que guisa ella: nada de sal, nada de alcohol, nada de grasas, nada de tabaco (menos mal que ni ella ni yo ni Carmen fumamos), nada de esfuerzos físicos (follar, lo justo) aparte de caminar una hora diaria, eliminar el café, la berza con la pringá, los huevos con beicon…

La llevo a todas partes, sólo vivo por y para ella. Mi mujer está escandalizada, no se explica cómo mi amante ha conseguido lo que ella no logró en los 42 años que hace que convivimos, y no cesa de lanzarme  dardos como éste: «La primera, para escoba; la segunda, para  señora». Yo creo que lo mejor es que nos respetemos y compartamos la casa y los alimentos sin hacer demasiados aspavientos. Al fin y al cabo, Carmen también le gusta  a mi nueva compañera y ya le está tirando los tejos.
Y es que la señorita Hiper Tensión Arterial es bisexual.

  (Vaya nombre, me hubiera gustado más Ana, Mercedes o Isabel, Incluso Ribera del Duero me vendría bien; pero en fin, ella es la que cuenta)

19 comentarios:

  1. Te doy un consejo mi amigo,antes que tu amante cumpla 19, mejor que ella se vaya de una vez. Eso de que ella sea bisexual os va traer problemas. Mejor aún, va a un nutricionista que te enseñe como hacer una alimentación saludable con pocas calorias y sin grasas y sigue dando tus paseos diários caminando. Como el Instituto del Corazón dice acá: "Muevete por tu corazón".

    Como estan tus artérias, pide que te hagan un estudio para ver si estan gorditas. Pide que te hagan una "Coronariografia".

    http://www.fbbva.es/TLFU/microsites/salud_cardio/fbbva_libroCorazon_ficha_32.html

    Besos Juan, cuidate mucho.

    Flor

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Flor! Ella no tiene ni los 18, lo que pasa es que si digo que tiene 16 me pueden llevar a la cárcel por corrupción de menores. Aquí no se puede pedir nada, son los médicos los que recetan lo que creen conveniente o lo que les permita el Ministro de Sanidad, y nos envían a los especialistas cuando ya no saben qué más hacer por los pacientes.
    La semana que viene vuelvo al médico con los resultados de las medidas tomadas durante un mes. A ver qué me dice.Seguramente me recetará la pastilla que toman los hipertensos. Un beso y gracias por tu interés.

    ResponderEliminar
  3. No estas tomando ninguna pastilla?

    Hiciste bien en no decir la verdadera "edad". Hoy en día todo es posible jajajaja.

    Fijate que yo también con un "chaval" de 14 y a veces uno con 15 también mejor estar calladita jajajajaja.

    Besossss!

    ResponderEliminar
  4. Juan:
    Cuidado porque esas amantes pueden causarte serios problemas y no con carmen sino con su amigo el hospital que es otro nombre que no me gusta.

    hasta pronto mario

    ResponderEliminar
  5. ¡A eso se debían los mareos!
    ¡Cuídate mucho! A mí no me gusta nada tu amante, lo siento.

    Un beso.
    Y dile a Carmen que se olvide de ella, que se eche un novio guapo llamado buen estado de salud.

    ResponderEliminar
  6. Mi querido Juancito
    Tú con tus entradas, al menos a mi, me tienes a los saltos, ya no sé qué pensar de ti.....
    Comienzo leyéndote pensando de ti que eres un....y termino riéndome a carcajadas, eres terriblemente bueno para contar cosas....

    No me queda otra que mandarte un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Tiene solución.
    Lo que tú dices... una pastilla y adiós a la amante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo6:52 p. m.

    pues que aproveche tío, de tres es lo más! cojonudo el hombrejajaja muy bueno

    ResponderEliminar
  9. No, Flor, todavía no tomo pastillas. Tú sí que vives bien con tu chaval de 15 años. Ten cuidado no te cojan. Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola, Mario. gracias por tus consejos. El hospital tampoco me gusta nada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola, Genessis! Así que no sabes qué pensar de mí. Bueno,piensa lo que quieras, nada me asusta ya, sólo me falta conocer qué se siente al quedarme preñado.
    Pero me gusta mucho saber que te he tenido en ascuas todo el rato hasta el final, ¡ja,ja,ja!
    Gracias, por tus amable palabras. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Hola, Toro salvaje! Bueno, sí, eso de la pastilla está muy visto en las pelis: le dan una pastillita de cianuro y la palma en segundos. Esta amante mía también la mataré con pastillas cuando me canse de ella, ¡lo prometo!
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, anónimo. Si te apetece venir... Seríamos cuatro, y ya sería una verdadera orgía.Saludos y feliz día, quien quiera que seas.

    ResponderEliminar
  14. Pues no te creas que vas a darme envidia a mí, porque este verano yo también he ligado. Mi amante reciente se llama Danacol y se lo trajo mi marido a casa una mañana en la que a su empresa le dió por escanear a la gente y desde entonces se ha hecho dueño de mi nevera.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. ¡Ja,ja,ja!Qué cosas dices, Mamen.
    El Danacol es como el yogurt, sabe delicioso.Para eso yo uso Simbastanina, y no se trata de ninguna brasileña, ni de una marca de chicle ni anticonceptivo.Ya quisiera yo tener mi nevera llena de Danacol, pero la crisis...
    Un beso, guapa, y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  16. ¡Eres único! Mantienes el suspense hasta el final, de esa forma podemos leer toda tu trama sin pestañear.
    Cuida mucho a "esa amante" que ella no mira mucho con quien se junta.
    Abrazosssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  17. ¡Gracias, amiga Higorca!
    A mi amante la ataré cerca para que no se desmadre. Un beso

    ResponderEliminar
  18. Hola Juanito amigo, cuidado con esas amantes que te llevan a su terreno y al final no te sirve, ni con viagra. Y eso de que sea bisexual, no permitas que se acerque a tu Carmen, eso de que la guste la carne y el pescado, es por que es una ansiosa que ni vive ni deja vivir. Genial Juan.
    Besos a los dos, ya veras como todo se soluciona.

    ResponderEliminar
  19. Gracias por tu visita y simpático comentario, Mercedes.Un beso

    ResponderEliminar