lunes, octubre 08, 2012

EL RÍO JUANES




1976, El río Juanes, en Buñol (Valencia)

El SEAT 600 D avanzaba despacio cargado con la familia completa: mi esposa, mis tres niños, la abuela y yo. El vehículo seguía un camino de albero y levantaba una espesa polvareda a su paso, produciendo toses y lágrimas en los ocupantes.
–Papi, cierra la ventanilla que me ahogo! –decía Rebequita, mi hijta, de 4 años.
–No, papi, que hace mucho calor – respondía David, su hermano.
–¡Athissssssssssss! ¡Attchisssssssss!– Extornudó la abuela, arrojando la dentadura bajo los asientos. 

Atravesé un prado de hierba y llegamos a una plazoleta abierta en medio de un bosque de pinos, donde se hallaban varios vehículos estacionados. “Zona de ocio del Río Juanes”, anunciaba un letrero clavado entre dos troncos.
 Ante nosotros se presentaba un valle agreste, hundido  entre montañas pobladas de pinos y abundantes rocas que se alzaban orgullosas en las alturas, dominando el valle.
 En un mapa pintado sobre  azulejos se mostraban las atracciones del lugar: Una pista de motocross, una charca donde tirarse desde una roca de tres metros de altura y  una cueva oculta tras una gran cascada de agua.
 Había un restaurante junto al aparcamiento, y pegado a la pista de las motos habían construido  un banco de piedra de unos diez metros, acondicionado con diez anafes para preparar paellas.
Mi mujer puso a Moisés, el  hijo más pequeño, en su carrito y se dispuso a preparar la comida en un fogón de aquellos. La abuela comenzó a partir leña de unas ramas secas que había amontonadas. Yo fui  en busca de la cascada con Rebeca y David, y desaparecimos entre los árboles que seguían el cauce del río.

 Apenas había pasado media hora desde que nos fuimos, cuando una moto perdió el control y se fue hacia  la zona de cocinas, cayendo encima de la paella que cocinaba mi esposa, volcándola. La moto se incendió y todos corrían dando gritos, dejando tirado al piloto. Carmen cogió en brazos al niño y huyó hacia el restaurante. No se dio cuenta de que la abuela no la seguía porque ésta, al ver aparecer la moto, había retrocedido unos pasos, tropezó con un palo y cayó de espaldas sobre la leña.
Al oír el griterío la gente salió del restaurante  con extintores y cubos de agua, y al poco rato lograron apagar el fuego antes de que el depósito de la moto estallara.
 Carmen lloraba presa de los nervios por el miedo pasado. “Un poco más y la moto me cae encima”, decía a todo el que quería oírla. A la abuela le dolía la espalda.

Mientras tanto, nosotros llegamos a la cascada, situada a un kilómetro más abajo siguiendo el río, a tiempo de ver a Pepe, un amigo mío, soltero, que también solía ir al río Juanes en su flamante Reanult 12, cuando se disponía a lucirse ante varias mujeres  jóvenes que nadaban en la charca. Pepe se colocó en  una roca frente a la catarata y se lanzó al agua, con tal mala fortuna que cayó en un lugar poco profundo y se dio de bruces contra el fondo.

Como tardaba en salir y el agua se tornaba roja, las muchachas fueron a rescatarlo. Entre cuatro o cinco chicas  lo llevaron a la orilla y le prestaron los primeros auxilios. El pobre hombre tenía un corte en la nariz y sangraba mucho, pero estaba consciente y pronto se puso en pie.
Mi hijo David, de cinco años de edad, había desaparecido y todo el mundo se puso nervioso dando gritos y llamándolo. Una muchacha se lanzó al agua y buceó por la charca para comprobar si había sucedido lo peor.
De pronto se escucharon unas voces tras la cortina de agua de la catarata y vieron que aparecía el niño por un extremo de la cascada, donde había un pasillo que conducía al interior de la cueva.

– ¡Papa, papá, en la cueva hay murciélagos!
 Y todos respiramos al verle. Yo le abracé y entré en la cueva para ver los murciélagos. Las chicas continuaron nadando en la charca como si nada hubiera sucedido.
Al medio día, yo con mis hijos,  y Pepe y las chicas, regresamos para comer  paella. Cuando mi esposa nos vio llegar, se levantó de un salto y salió al encuentro para abrazarnos.
–¡He vuelto a nacer, he vuelto a nacer! –decía, abrazándonos fuerte, mientras unas lágrimas bajaban por sus pómulos.
–¡Vaya, hoy no ha sido un buen día! –exclamé– A ver, cuéntame qué te ha pasado.
Una vez relatado todo lo sucedido, nos sentamos todos a una mesa del restaurante y pedimos una paella para celebrar que todos estábamos bien.
Pero aún no habían acabado los problemas: desde la mesa, observé  mi coche y vi que tenía una rueda pinchada. Y, más tarde, cuando la estaba cambiando, una avispa se posó en mi mano.
–¡No te asustes ni te muevas! – dijo Pepe– Si no te mueves, ellas no te pican.

No me moví ni tuve miedo, pero el bicho me clavó el aguijón y me dolió tanto que se me saltaron las lágrimas.
 ¡El campo! ¡Qué alegría poder vivir en plena naturaleza!

Fin


10 comentarios:

  1. Vaya sucesión de desastres campestres, amigo Juan.
    Y qué risas con una compañera de clase al leer esa dentadura de la abuela bajo el asiento del coche.
    Espero que estéis todos bien.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Caramba Juan a veces tanta naturaleza agota, mejor quedarse en casa, o llevarse el bocadillo hecho. Por cierto no me ha quedado claro, quien recogió los dientes jajaja.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me has hecho reír y también recordar algunas aventuras desastrosas que he pasado en el campo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ya ves, Lady Luna, yo voy a la playa y ese día no hay agua. Gracias por tu visita. Besitos para ti

    ResponderEliminar
  5. Hola, Mercedes! Sí , hay días que es mejor no salir de casa; pero cuáles son esos, nadie lo sabe hasat que pasa lo que tenía que pasar.
    La dentadura la rescatamos luego al llegar, toda pisoteada y sucia de los pies de mi niña que iba de pie entre la abuela y sus dos hermanos. Besos

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de haberte sacado unas risas, Toro salvaje.Saludos

    ResponderEliminar
  7. Qué tierno relato matizado de sorpresas, pero casi siempre son asi los pasesos en familia. Hay muchas cosas que ver y que contar.
    Por suerte todos volvieron a casa sanos y salvos.

    Un abrazo Juan.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, genessis!Gracias por tu visita y amables palabras.
    Es cierto, siempre suceden cosas en las salidas con la familia. Tengo otras experiencias muy agradables en las que no faltaron momentos de pánico.
    Como bien dice, menos mal que todos regresamos sanos a casa. Un beso y feliz día.

    ResponderEliminar
  9. Juan, me ha parecido estar viendo una película de José Luis Lopez Vazquez.
    La abuela estornudó y arrojó la dentadura debajo de los asientos jajaja eres la reoca.
    Un abrazo Juan

    ResponderEliminar
  10. Pues lo de la dentadura es verdad, Marian, y no he contado que la pisó la niña para no hacerlo más escabroso.
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar