jueves, diciembre 27, 2012

¿QUIÉN DIJO MIEDO ?


Hoy luce un sol espléndido y la temperatura ha alcanzado los 16º C. Mi mujer estaba contenta porque hoy celebra la tradicional comida navideña con sus compañeras de la Asociación de Mujeres "Los Geranios" y no deseaba que el tiempo lo estropease  todo.

 La cita era a las dos de la tarde en el local de la asociación, desde allí partirían hacia el restaurante "La Dorada", y ella parecía nerviosa porque no le gustaba dejarnos solos a mí y a nuestro hijo Moisés, que ha venido de Madrid a pasar las fiestas con nosotros.

Pero como la hemos animado a salir con sus amigas y que no se preocupase de nosotros porque ya nos vestimos solos, ella  ha estrenado vestido, nos ha dado cuatro besos y se ha marchado.

Y Moisés y yo nos hemos puesto en marcha: el uno pelando patatas y cebollas, desgranando cabezas de ajo;  el otro sacando el caldo del puchero con garbanzos que Carmen guardó ayer en la nevera, cortando unas morcillas de cebolla y unas lonchas de jamón de York, vertiendo el arroz,  preparando la cazuela y encendiendo el horno.
 


 Una vez todos los ingredientes  bien juntitos en la cazuela, la hemos introducido en el horno y mientras el calor hacía su trabajo nos hemos tomado una copa de rioja con una loncha de  jamón ibérico.
Éste es el resultado: arroz al horno
 
 
 Bueno, mejor dicho: lo que le  hemos dejado a Carmen para que lo pruebe:  un platito listo para calentar en el microondas

 

2 comentarios:

  1. ¡Madre mía qué me gusta!
    Hace más de quince años que no lo como. Desde que estuvimos en Batoy (un barrio de Alcoy)
    Espero que estéis los dos que no os podáis ni mover, señal de que os habéis quedado satisfechos.
    ¡Que pases un buen final de año! y ¡que vivan los valientes, que de los cobardes no se ha escrito nada!

    Saludos para todos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, María! Solo tuvimos que seguir la receta de Carmen, la publiqué hace algunos años:http://ellugardejuan.blogspot.com.es/2009/11/arroz-al-horno.html
    Claro que mi hijo y yo no pusimos costillas porque no teníamos; pero si tanto te gusta no te preocupas: la prçoxima vez que carmen lo haga te invitamos. Un beso, guapa

    ResponderEliminar