martes, enero 15, 2013

EL JAMÓN


¿Se me había olvidado contarles que aunque con dos días de retraso, los  Reyes Magos me dejaron  un jamón ibérico de recebo?

Esto no tendría mayor importancia en otra época, pero habida cuenta de la crisis el jamón está trayendo cola.

 Al comentar yo en el bar mi alegría por haber recibido inesperadamente un jamón de Badajoz, alegando que posiblemente había llegado con retraso porque en vez de venir por carretera llegó por el mar en un barco velero que se halla amarrado en el muelle,   al día siguiente mis vecinos fueron de noche al puerto y  llenaron el muelle de botas y zapatos para que los reyes dejasen sus regalos.

 

 Y como resulta  que aún no lo he tocado porque todavía  me  queda algo del jamón que le tocó a mi Carmen en la rifa de la Frutería Antonia  — este año sólo hemos estado tres personas sentadas a la mesa en las navidades en vez de las diez u once que solían estar hasta hace un par de años, por eso nos ha sobrado, que si no... –, lo teníamos colgado en el lavadero. Por otra parte,  hace  frío por las noches, y  Carmen se ha apiadado del jamón  y le arropa para que no coja un resfriado y nos lo pegue a nosotros el próximo fin de semana,  que es cuando calculo yo que me decidiré a meterle mano a sus partes íntimas.  A este jamón, el primero que me regalan en mi larga vida, se lo voy a comer todo, nada de escrúpulos. Al  Kama Sutra ese le van a faltar páginas para describir lo que vamos hacer nosotros solitos en la intimidad del hogar con una botella de Ribera del Duero. Aunque luego me digan que me vaya a Madrid al desfile del Orgullo Gay.
  
 Pero hete aquí que esta mañana me levanté como  muy temprano, todavía de noche, y al encender la luz del comedor me llevé un susto de infarto: sentado delante del televisor  había un tipo que al primer momento me pareció ser el jefe de la Garduña, esa sociedad secreta de asesinos a sueldo que salían en la novela Bandolera.



 – ¡Pero cómo va a sé el tío de la Garduña! Aynsss...-- decía mi Carmencita golpeándose la sien con el dedo índice mientras me ofrecía una pastilla para la tensión y un vaso de agua.

 ¿Y por qué no puede ser el tío de la Garduña, si la novela terminó el viernes y todos ellos se han  quedado parados? – respondí yo

–¡ Coño! ¿ Y de 46 millones de  zere humano  que tiene España iba a dá la cazualidá de  vení a mi caza? A vé zi zá creío que zemo rico...

– Ricos no, pero como saben que estás colgada por la Bandolera y comentas los capítulos en sus blogs y páginas webs, y te has pasado dos días llorando porque se ha terminado y no los ibas a ver más... pues aquí lo tienes, no vas a perderlo tan facilmente.

 No, no. La culpa la tiene tú por ir alardeando de nuectro viajecillo en el feicbu y en tu bló...

  Y mientras decía eso, mi Carmen  acariciaba dulcemente al jamón como si el de la Garduña se tratara, y demostraba su cariño ajustándole bien el pañuelo y el gorro para que no pasara frío.

 Al final el dichoso jamón  me va a resultar amargo, porque dicen que el que  peca con el pensamiento es tan culpable como el que lo hace en realidad, pues si se le ofrece la oportunidad pecaría más que la Magdalena.  Y sólo pensar que mi Carmen sería capaz de serme infiel con el jefe de la Garduña me pone malo.

3 comentarios:

  1. Bueno, que os siente bien ese jamón tan delicioso. Yo tengo otro en la cocina que lo miro y se me van los ojos detrás de él, como si fuera mis mundo... Cuando le meto mano el sabor es de orgasmo, jejeje sobre todo si se acompaña con un vinito.
    Un abrazo apara los dos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:27 a. m.

    Muy bueno Juan y acaso no es este el mismo jamon al que me invitaste para sentarme a tu mesa junto a Carmen? acuerdate guardame un poquito...bueno, mas bien, guardanos a mi esposo y a mi..vale?

    Y sera cierto eso de que el que peca con el pensamiento, sea tan culpable como el que lo hace en realidad? ups...je je..entonces estoy "amolada" jajaja..

    Besos para ti y para Carmen.

    May

    ResponderEliminar
  3. Con un Jamón...
    creo todos nos atrevíamos a pecar, es una delicia, lastima que por aquí este por las nubes y es casi prohibitivo comerlo.

    Hasta pronto Mario

    ResponderEliminar