jueves, enero 31, 2013

¡HE ESTADO EN EL CIELO!

Foto de internet
Reposición actualizada.
Llevo un par de meses malito yendo al médico, haciéndome pruebas y esperando turno para el especialista, y eso me hace pensar mucho en  el viaje definitivo.
Hablar de la muerte no es nada agradable, como que da yuyu; pero tarde o temprano debemos  hacerle frente y mejor dialogar con ella ahora que somos conscientes que no luego, cuando nos dé igual lo que digan o hagan con nosotros.
Ustedes habrán observado en infinidad de ocasiones cómo se comporta la gente en un velatorio: lo mismo se ponen a contar chismes y forman un jaleo capaz  de despertar al durmiente, que de improviso se pone una a llorar como una magdalena y a decir cosas amables del difunto, cuando la verdad es que en vida  le importaba un carajo. O le sacan trapos sucios ahora que el pobre no puede defenderse.
 Yo soy diferente, de la antigua hornada, la de la España que no cesa. Y previendo todo eso he citado a la Negra y he firmado un convenio con ella: me ha hecho ver cómo será el día en que yo emprenda mi viaje al otro mundo. Algunos llaman a eso "viajes astrales". El mío lo he realizado junto a varias personas, como si fuera un viaje del INSERSO.  Ésa es la razón  de mi abandono del blog durante tantos días.
  Ahora ya sé a qué atenerme.
 Pero no deseo guardar el secreto – que le vayan dando bien a la Negra—, yo siempre he compartido con todos mis experiencias, ¡joder! que llevo 7 años escribiendo en este blog y no va a venir ahora una señora a imponerme límites a la libertad de expresión.
Comenzamos:
  El día de mi muerte fue el más aciago de mi vida. Obvio, ¿verdad? Desde que amaneció me sentí mal, fui al médico de urgencias , me recetó unos potingues y todo fueron problemas.
 Sentí la punzada de sufrimiento en la última fracción de segundo, pero después... ¡Uf! Ya pasó todo. Lo peor fueron los breves segundos de la caída en el vacío, ver cómo el abismo me tragaba a tanta velocidad y sin posibilidad de echar marcha atrás. Luego, nada.
 De pronto me vi flotando sobre mi cuerpo. Podía desplazarme rápidamente en cualquier dirección, como los vencejos, y decidí marcharme de aquel lugar para siempre. Los gritos y el alboroto que se escuchaban en el edificio donde vivía no me interesaban. ¡Apañaros vosotros solos; yo ya he acabado con mis problemas!, les dije mientras me alejaba. A los pocos segundos de mi caída, ya estaba a más de un billón de kilómetros de la Tierra.
 Llegué a las puertas del Cielo, donde un señor que lucía enormes barbas blancas me preguntó mi nombre y lo tecleó en una especie de máquina de escribir, y lo que escribía aparecía en una pantalla que había frente a él.
– Tú no debías de estar aquí aún,¿quién te envía?
– La Seguridad Social con sus recortes, ya sabe...– le respondí.
 Luego tocó otra tecla y me vi yo mismo en el momento de caer al suelo, volando hacia la terraza, corriendo hacia atrás dando un grito, levantándome de la cama... O sea, que toda mi vida estaba grabada en una película y lo que estaba haciendo aquel señor era rebobinándola para verla desde el principio.
 Así pude ver todo lo que viví en mi breve estancia en la Tierra.
 Me educaron las monjas y me enseñaron a leer, a escribir, las cuatro reglas y a pedir. Sobre todo, a pedir. También hacía de monaguillo en la capilla del convento y cuidaba cerdos y gallinas del centro. En fin, una vida muy ajetreada.
También había jesuitas, uno de los cuales me metió mano. Bueno, a decir verdad, estas cosas son muy serias y no se pueden decir así porque sí, pues por nada te plantan una demanda y habría que probar lo que digo. Y después de 60 años...
Pero yo sólo digo lo que estaba viendo en la pantallita del portero barbudo. Lo que me pasó con aquel padre, mejor dicho, cura, pues dudo mucho que aquél fuera mi padre, fue lo siguiente:
Estaba yo leyendo un tebeo del Capitán Trueno y se acercó el cura y me dice: “ Quieres un caramelo”, y yo le contesto: “sí padre” (es que si digo "Sí, cura" no queda bien escrito. Además, en el cole era obligatorio llamar padres a los curas, independientemente de que hubiesen llegado o no a ser padres biológicos). "Ven y cógelo tú mismo", me dijo. Y yo me acerqué y metí la mano en su bolsillo para coger el caramelo. Resultó que el cura no llevaba ropa debajo de la sotana y lo que cogí no fue un caramelo de menta, ni de fresa.
Yo retiré la mano rápidamente y salí corriendo, haciendo caso omiso a las voces del cura, quien me ordenaba regresar inmediatamente bajo pena de expulsión del colegio.
Todo eso apareció en el informativo que yo estaba viendo en mi pantalla celestial. El señor de las barbas no dijo nada sobre lo que estaba viendo, sólo tosió un poco y miró hacia un lado. Normal, como el cura era un representante de ellos…
 ¡Ah!, se me olvidaba: nada más llegar a la puerta del Cielo, el conserje me entregó un aparatito extraplano, no más grande que un encendedor, y cuyo frontal era una pantalla en la que siempre aparecía Dios, como el presidente Rajoy en el Telediario. A través del aparatito yo podía hablar directamente con el Juez Supremo. El aparato se llama Comunicador.
"No dudes en usarlo para cualquier pregunta o aclaración. También puedes usarlo para escuchar música celestial. En la parte posterior están las instrucciones. Ahora vete a la zona de espera y ten paciencia hasta que se vea tu expediente. Aquí no hay prisa: tenemos toda la eternidad por delante...", me dijo el funcionario celestial



Como fondo de pantalla, en el Comunicador aparecía un texto bíblico a modo de aclaración: "Él nos hizo a su imagen y semejanza". Es decir: creó en la Tierra una copia de la Sociedad Celestial, con su burocracia, sus funcionarios, sus tecnologías, sus problemas... de forma que a los humanos sólo les transmitía el conocimiento para que éstos inventasen los productos que ya se habían quedado anticuados en el Cielo. Lo mismo que los países  ricos venden sus alimentos, medicinas y su tecnología anticuada y pasada de fecha a los países del tercer mundo.

Así llegamos hasta la actualidad, y cuando salieron los caso de Udargarín y de Bárcenas, el contable del PP, San Pedro le dio al botón de "Salir".
  Me dijo muy amablemente, eso sí,  que debía esperar en la cola para entrar en el Cielo, pues había muchas almas que habían llegado antes que yo en la puerta, sobre todo africanos de Ruanda, de Etiopía, etc. Era un hecho insólito, pues, hasta ahora, todos los santos eran blancos. Pero también en el Cielo se necesitaban reformas laborales y había de cambiarse la Ley Suprema para que los africanos negros tuviesen su lugar en el santoral. Pero sin prisas, ya se sabe: tenían toda la eternidad por delante. Y los negros se amontonaban en la puerta del Cielo lo mismo que se amontonaban en las puertas de las oficinas de las delegaciones del Gobierno para pedir los visados y los permisos de residencias que les permitieran encontrar trabajo.
 Curiosamente, cada vez que uno de ellos encontraba trabajo se quedaba otro español en el paro. Dicen que lo que ocurre es que los españoles no quieren esa clase de trabajo. No lo entiendo, ¡pero si es el trabajo que han hecho siempre! Se lo pregunto a Santiago Carrillo, que pasaba fumando un puro habano por allí cerca, y me dijo: "Lo que pasa es que los españoles son unos señoritos y exigen mucho: estar dados de alta en la Seguridad Social, aumentos de salario anuales con arreglo a las subidas del IPC, ocho horas de jornada, vacaciones… Es demasiado, los extranjeros no piden tanto."
Como aún había mucha gente por delante, aproveché para volver a la Tierra. Pude ver como todo el pueblo iba a mi entierro, y la bandera del Ayuntamiento a media asta con un crespón negro. Observé lo que hacía la gente: los que llegaron antes del entierro, durante el entierro o después. Supe lo que pensaba cada cuál con respecto a mí, quién hablaba de corazón y quién decía lo que no sentía pero que quedaba muy bonito ante los demás. ¡Y la alegría del Perico, que me debía 200 euros!


Seguí a una joven muy guapa que pasaba tumbada en una nube algodonosa y blanca y me encontré en la Zona de Espera, anteriormente llamada Limbo –un chiringuito cercano a la Tierra–, y en el mostrador de Recepción me entregaron un maletín que ocultaba en su interior un teclado, cuya tapadera servía de pantalla. Bastaba pensar en alguien para que en la pantalla apareciera su imagen. Se podía conocer todo sobre su pasado o su futuro.
¿Para qué sirve el teclado?, pregunté. Respuesta del funcionario:
"El teclado te me permite: escribir poemas y relatos para que te diviertas y los demás se distraigan, comunicarte con el Cielo y recibir mensajes y datos sobre la marcha de tu expediente, sugerir ideas, presentar solicitudes de traslado, ruegos y preguntas, para acceder al banco de datos universal, etc




Paseando por la Zona de Espera me crucé con una cara muy conocida: la llevaba impresa en mi memoria, pues, enmarcada en un cuadro ocupó el sitio de honor durante más de cuarenta años en las paredes de mi colegio: en las aulas, en el comedor, en la enfermería, en la capilla... y en los ayuntamientos y todos los centros públicos en los que yo había pisado: se llamaba Franco.
 Me pregunté cómo podía estar ese hombre allí y no en el Infierno, con la cantidad de crímenes que los españoles cargaban sobre sus espaldas… ¿O es que es mentira todo eso del Infierno para los malos y el Cielo para los buenos? Si este hombre no merece ningún castigo, con todo lo que ha hecho, ¿quién lo merece?
 ¡Hostias, la respuesta apareció enseguida en la pantalla de mi maletín!:
Franco está a la espera de ser canonizado, teniendo en cuenta que los obreros que durante cuarenta años lo denostaron y aborrecieron, ahora, después del paso de socialistas y populares por el Gobierno, le echan de menos y alaban las bondades del franquismo: contratos fijos después del período de prueba; despidos, sólo los justificados; vacaciones, escuelas de aprendizaje con colocación para los alumnos al finalizar los cursos; Seguridad Social sin pago de medicamentos, jubilación; libertad de trabajo en cualquier lugar de España, aun sin hablar Catalán o Vasco, ect.
El Supremo Hacedor, que es de derechas, por eso persigue a los ateos y progresistas, está pensando en hacerle santo y volver a instalar su imagen esculpida en las plazas y jardines de todas las ciudades españolas; le harán un hueco en el Santoral de los calendarios y en el teletexto de TVE. El plazo previsto para culminar el proyecto es sobre el 2015, según el ritmo de decepción democrática de los españoles, su abstención en los comicios y su desprecio hacia las instituciones.
¡Me he quedado helado!
Ahora no sé si debo ir al Cielo para estar con Franco y escuchar sus batallitas, o cagarme en los muertos de todos ellos para que me envíen a dormir con la Marilyn Monrroe en el cálido Infierno.

 De pronto mi mujer me zarandea y dice:   

 "Despierta, Juan, que a las nueve tienes cita en el médico"
FIN

18 comentarios:

  1. La cantidad de cosas en las que hay que creer para poder comentar esta entrada.
    Primero que existe un "más allá" yo dudo que haya un "más acá" así que con eso te lo digo todo.
    ¿En qué piensan los filetes de ternera cuándo nos los comemos? ¿Se revuelve el espíritu de la vaca en su osario?
    Disculpa mi pelín de cachondeo, no creo en nada, y la muerte no me da yuyu en absoluto. He estado dos veces viéndole la cara y solamente hay una gran NADA.

    Besos y que los análisis sean buenos para ti.

    ResponderEliminar
  2. María, si yo fuera creyente no lo escribiría: sería sacrilegio. Pero la muerte me da yuyu, eso es cierto, aunque sé que luego ya no sentiré nada. Besitos, y gracias por tu visita

    ResponderEliminar
  3. Yo muchas veces he pensado, cuando este body mío me ha apretado mucho las tuercas, que lo mejor que tiene la vida, es que se acaba :-) La muerte no debería producirnos ningún miedo especial, como decía Facundo Cabral, librarse de este cuerpo y sus molestias debe ser un alivio.

    Yo espero q haya algo después (aunque no sé el qué), más que nada por lo q decía B. Pascal. Si espero algo y no hay nada, pues, como tú bien dices, no me enteraré, santas pascuas. Pero si es al revés, si no espero nada y sí hay algo, me llevaré el chasco de mi vida (o de mi muerte). Mejor pisar sobre seguro.

    Por cierto, amigo Juan, tú eres un claro ejemplo de q la teoría ateísta de que "los creyentes lo son por miedo a la muerte" es errónea :-) Tú temes a la muerte, y no eres creyente. Otros no tienen miedo en absoluto y sí lo son. Mi madre, por ejemplo, jamás ha temido a la muerte y cree en Dios... Habrá q ir buscando otra teoría.

    Buen texto, me he reído un montón :-) Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena creatividad para describir tan bien un sueño.

    Abrazos Juan.

    ResponderEliminar
  5. Juan, tus ocurrencias son muy divertidas.
    Metes a creyentes, a Franco, y a los de derechas en el mismo saco jajaja
    Es verdad que lo que fueron a la guerra o estaban pequeños confundían a los diablos y a los protestantes con los rojos.

    Ana muy bueno tu comentario jajajaja
    De acuerdo con todas tus palabras.
    Una vez en Zaragoza, alguien que se creía muy listo, intentaba dejar a los creyentes por debajo de su inteligencia de homo sapiens, y yo le contesté algo parecido a lo que tù has dicho, dije: "Bueno al menos yo, no le temo a la muerte". Se puso como una fiera. Èl en su aferrarse a la existencia, que no vida, que no quería irse, estaba asustado. Yo le demostré que al menos la creencia sirve al final para mucho jajajaja
    Besos, mientras recordamos que no todo es blanco ni todo negro que hay màs colores

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado la entrada Juan.
    A mí la muerte me da yuyu, precisamente porque no soy creyente y tengo claro que después del adiós no hay nada, igual que no eres consciente de los sueños hasta que vuelves a despertar, supongo que la muerte es un sueño sin retorno. Por eso me encantaría ser creyente, de verdad, no lo digo de broma. Creo que debe de ser un consuelo pensar que hay algo más allá y te reencontrarás con los que se han ido. Ahora...si hay que encontrarse con Franco...no sé, no sé.
    Besos y que no sea nada lo de tus consultas.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola, Ana! ¡Pero qué cosas dices! "Tú temes a la muerte, y no eres creyente". Yo no he dicho que no crea ni deje de creer en un Creador. En quienes no creo es en los curas y la Iglesia; creo que viven del cuento y sus manos están manchadas de sangre en loor de su Dios.Y llevan a los dictadores bajo palio. Bendicen las armas y... ¡joder que el jesuita aquel me dijo que cogiera el caramelo yo mismo!
    Yo a lo que le tengo pavor es al sufrimiento, a agonizar durante días y meses sufriendo como la pobrecita de mi madre. Si me dijeran : "Esta noche dormirás a pierna suelta, soñarás con Nikole Kidman y lo pasarás tan bien que no te darás cuenta de que la has palmao", pues mira, no tengo miedo a morir.
    ¿Tu ves? Hay que matizar. Besitos, guapa.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, amiga genessis, eres un sol. (sé que no te ha hecho gracia el relato, ja,ja,ja)Perdona por mi ingerencia en el mundo celestial.Un beso

    ResponderEliminar
  9. Espero que la muerte tarde muchos, muchos, muchos años en venir a verte.

    Menuda pesadilla eh?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Marian! Aynssssssss, no me gusta que pongan frase en mi boca que no he pronunciado.Dices: "Metes a creyentes, a Franco, y a los de derechas en el mismo saco".
    Pero si sólo hablo de Franco, de los curas, de san Pedro y de Dios, todos de derechas. Creyentes los hay en todas partes, también en países comunistas, como Cuba y Rusia.
    Entre tú y yo:los hay que van a la iglesia para apoyarla y formar parte del clan que gobierna, los señoritos. Las mujeres ancianas o viudas que van sin esperar nada sino sólo a rezar son las auténticas creyentes. Obreros que sufren injusticias y abusos verás pocos en las iglesias. Aunque en su fuero interno crean en algo sobrenatural. Besos, guapa. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Mamen! Observo que coincidimos en muchas cosas.Me encanta tu comentario. Gracias. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias,Toro Salvaje.Ojalá sea así y tarde en usar mi billete.
    Feliz fin de semana, amigo

    ResponderEliminar
  13. Juan Creo que has tenido tremenda pesadilla que lo mejor fue que carmen te despertara. Un gusrto leerte y hasta pronto. Mario

    ResponderEliminar
  14. Pues no sé si la relaidad es mejor que la pesadilla: cada día aumenta el escándalo de las corrupciones políticas. Los que recortan pensiones, suledos y salarios, sanidad y educación se llevan el dinero a espuertas.Gracias por tu visita. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Si yo creyera que después de la muerte nada hay, me sentiría definitivamente un ente, de nada habría servido mi vida mi lucha el tener mis hijos- Debe ser realmente muy triste no creer. Una persona muy allegada a mi después de un paro de casi un minuto , se dio cuenta que si hay otro plano, y su vida hasta ese momento vacía cambio. Creo que pasaré a otro plano que no somos solo piel y huesos uhhhh me aterra eso. Por eso Juan , no sé si esto del especialista es real o has querido muy hábilmente sacar lo que cada uno tiene dentro-Yo soy y seré sin duda alguna. un beso y si vas al médico tranquilo tienes muchos versos aún que escribir. Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Es cierto, Mª Susana, cuando uno le ve las orejas al lobo se agarra a done sea. Los que van a morir parece que se acuerdan de Dios.
    Yo creo que no se echa en falta lo que no se conoce ni se tiene. Yo por ejemplo no echo en falta el dormir el el Hilton de Nueva York ni tener una aventura en Miami porque ni lo conozco ni me atrae; ignoro qué es eso.
    Por la misma razón no echaré en falta nada después de la muerte:nunca he estado en el cielo ni sé de qué se trata. Creo que el cielo lo disfrutan algunos pocos aquí en la tierra.La mayoría vivimos un infierno. Besito, guapa, y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  17. Juan, llevas razón, pero decir creyentes es generalizar en todos los que creen en un Dios o tienen fe, los católicos son creyentes,los budistas son creyentes, los taoistas son creyentes.
    Es una forma de llamar a curas y Santos.
    Nos entendemos Juan.
    Un bisou

    ResponderEliminar
  18. Visto así, tienes razón, Marian. Un beso, guapa

    ResponderEliminar