sábado, noviembre 16, 2013

LA BETS SELLERS


 

 fotos de internet que nada tienen que ver con la protagonista de esta historia.

Lo tenía todo: buena casa en la ciudad, otra en la montaña para esquiar en el invierno, y una más en la costa para veranear; tarjetas sin límites, marido, amante excepcional e hijos  a quienes adorar.
Y sin embargo se aburría y la envidia la consumía cuando  de los éxitos de sus amigas en las redes sociales leía.

Y un día, armándose de valor,  se miró en el espejo y se dijo: ¿Por qué no lo puedo hacer yo?
Y se sentó en una hamaca a tomar el sol en su jardín  y, mientras el sol le calentaba los sesos, ella comenzó a discurrir: Montaría una tienda; ¡no, mejor un bar!, algo de cara a un público que pudiera encandilar. Pero de todo eso sobraba en las calles, y algunos se habían visto obligados a cerrar.
De pronto se hizo la luz,¡Clink! Una idea iluminó su ardiente cabecita y ella en la hamaca saltó y corriendo a su ordenador acudió. Un libro de recetas de cocina biologicoesteticoalimentaria, algo nuevo para el consumidor.

Escribió a todas sus amigas para pedirles que,  por favor, convocasen una reunión; ella puntualmente acudiría y les presentaría el libro y les haría una demostración; luego se repartiría el guiso entre los asistentes a la reunión.

Y allá que iba ella viajando en tren o en avión, siendo reina por un día en la reunión, donde explicaba las ventajas de su arte, vendía su libro y guisaba con todo primor.
Todo los invitados probaban sus delicias, incluso algún desconocido  que se colaba en la sala del hotel. Con una copa de vino finalizaba la reunión, todos se despedían con besos y agradecimientos hasta una ocasión posterior.
 Luego, cuando se marchaban,  ella hacía balance de su gestión: 10 euros pagó por editar cada ejemplar, y 25 ejemplares vendía de promedio,  a 20 euros unidad = entre 200 y 300 euros de beneficio  ¡Eureka, esto marcha!, exclamó.

"No, querida, no... haz bien las cuentas"  decía  la voz de su interior.
180 viaje de ida y vuelta, más 90 de hotel, más las copas, manuntención...

 ¡No pasa ná!– decía cerrando el blog de notas–, ¿y lo que disfruto yo, eh?, ¿eso no cuenta?

Subía a su habitación  satisfecha, leyendo su nota de prensa y apreciando el cariño que  la gente  tanto le prodigó... y exclamaba: ¡Soy feliz! ¿Qué más quiero yo?
Pero estaba agotada y entraba en el baño, en agua con sales se sumergía  y se hallaba tan a gusto que  allí mismo se dormía.

Ella nunca supo –nadie se lo dijo por pudor– que aquellas noches las farmacias de la ciudad vendían tantos  antidiarréicos como libros compraban los amigos que asistían a sus reuniones. Y todo por probar el exquisito manjar que ella les ofrecía, ¡que estaba malo de cojones!

Lo malo que tiene esto de no decir la verdad es que ella, que ignora lo que piensan sus amigos, piensa de nuevo publicar.


8 comentarios:

  1. Muy bueno, me divertí leyendolo; muy reflexivo incluso parece que lleva flecha con toque de rana, jajjajaja
    Yo no conozco ningún libro que de diarrea, aunque vomitivo, si.
    De todo tiene que haber en la viña del señor, lo peor es no saber quien o qué, somos....
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Merceditas, lee bien: no es el libro lo que daba diarrea sino la comida que ofrecía siguiendo sus recetas.Gracias por tu visita, guapa. Besitos mil

    ResponderEliminar
  3. Esto de la autoedición de libros es un autoengaño patético...

    En fin, es un tema que no quiero comentar porque no quiero herir a nadie.

    Los farmacéuticos deben estar encantados con su comida, que por lo que parece está al mismo nivel que su literatura.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ingenioso amigo Juan,
    siempre me sorprendes con tu creatividad literaria.
    Que no se me ocurra autoeditar mis cuentos, se suicidarían en masa los literatos!!

    Abrazos cálidos y que tengas un feliz domingo.

    ResponderEliminar
  5. Juan lo entendí perfectamente solo que aproveche la coyuntura,ya que el Pisuerga pasa por Valladolid, además no hemos nombrado a nadie y desde luego no seré yo la que nombre libreme dios de tal acto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que sí, Toro Salvaje. A veces estamos tan ansiosos por publicar que nos dejamos engañar por editores piratas que nos cubren de halagos y nos hacen creer que nuestra obra llegará a todas las librerías. Mentira; ellos cobran, se quedan con los derechos para publicar el libro por su cuenta en Amazón y Casa del libro y no te dan un euro en concepto de Derechos. Y el autor debe encargarse de vender su edición yendo de un lugar a otro y gastándose más dinero en viajes y alojamiento que lo que va a recaudar.Pero eso sí: el ego está servido.Saludos

    ResponderEliminar
  7. Hola, genessis! Ja,ja,ja,ja! No mujer, tú tienes arte y calidad para intentarlo por una editorial clásica.Pero ten paciencia, amiga, no se te ocurra autoeditarlo porque te pesará. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Mercedes,ni se nos ocurra nombrar a nadie, esto va en general, ja,ja,ja, Besos

    ResponderEliminar