jueves, noviembre 07, 2013

UN DÍA MÁS



Los días son más cortos, ha llegado el frío. No sé que piensa el pajarillo en la rama de un árbol deshojado viendo entrar en el colegio a los niños. Las madres dormilonas acuden presurosas casi arrastrando a los hijos; ya no llevan mangas cortas ni vestidos florecidos, que son pantalones ajustados resaltando sus curvaturas, y rebecas de punto fino  abrigando sus corpiños.

Se saludan unas a otras en la puerta y comentan sobre todo: que si Leticia, que si la Esteban que si la luz... Luego se irán al bar a desayunar café con tostadas o churros.
Hay también algún padre en el paro o divorciado que ha traído a sus hijos y  recibe alguna mirada  misteriosa y algún que otro saludo.
Los coches aparcan sin orden y cortan el paso al autobús, cuyo conductor hace sonar el claxon desesperadamente ante la indiferencia de la gente.


Y mientras eso ocurre bajo mi ventana yo pienso en la pasada primavera y en algún fin de semana veraniego, cuando los cielos de la Bahía eran siempre azules y los vientos venían cargados de sueños, y alegraban el alma joven de este viejo cuerpo.

1 comentario:

  1. Buenos días mi muy querido amigo Juan!
    Veo en tus ojos esas nostalgias de ayer,
    siento como tú que el día de ayer ya pasó,
    se llevó un sueño de la ventana y de los pies,
    mas el corazón joven está pronto a vivir, hoy...

    Hiciste un hermoso racconto con mucho sentimiento de una escena tan común de nuestros días.

    Un abrazo cordial y sincero.

    ResponderEliminar