viernes, septiembre 12, 2014

NUNCA MÁS

"Regala tu ausencia a quien no supo valorar tu presencia y recuerda que quien mucho se ausenta pronto deja de hacer falta. Nadie vale lo suficiente como para dejarte colgado en recuerdos, si de verdad valiera estaría creando presentes contigo; y por último nada ni nadie es imprescindible, si quieres una vida feliz átala a metas y sueños propios, con gente que te apoya, no a objetos ni personas que no te valoran"

ANÓNIMO

 

Después de muchos años de ajetreada vida, con la maleta a cuestas desde mi temprana infancia, soportando normas escritas para el sufrimiento humano.
Conociendo mundos de costumbres y leyes diferentes, obedeciendo  de día a mis jefes para matar el hambre, soñando  despierto de noche con una vida feliz de amistad, paz, solidaridad y lealtad suprema al ser humano, debo ahora reconocer mi fracaso en el intento.

He caminado por la vida con los ojos alerta,  desconfiando del desconocido, habiendo sufrido lo inconfesable siendo aún  niño,  y abriendo mi corazón totalmente a quienes consideraba mis verdaderos amigos.
Con ellos he sido leal y sincero, nunca presumí de lo que no era, siempre les dije que yo me había hecho a mí mismo con mi trabajo y tesón, que no tengo títulos de Letras, provengo de la industria naval y petrolífera.
Por ellos hubiera dado un brazo, un pulmón, un  riñón o lo que fuera que hubieran necesitado para seguir vivos. ¡Lo juro!
Pero hoy, visto lo visto, me lo reservo todo para mí y me cuido.

Ahora  camino por el sendero de la vida con una coraza para protegerme. Soy amable y respetuoso con todo el mundo, soy leal y cariñoso con quienes me consideran amigo, soy solidario con las causas justas y colaboro en exigir justicia con las víctimas, sean del Poder, de los Bancos  o del salvajismo de los hombres.   
Me dedico a escribir y leer, amar  y cuidar a mi esposa, que es mi mejor amiga.
Ya no entrego mi corazón y alma a nadie, soy más reservado, más cauto.
No permitiré nunca más que pisoteen mis sentimientos.


5 comentarios:

  1. Anónimo10:50 a. m.

    Lo he leido dos veces,besoss
    Larisa

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:03 a. m.

    Ahh Juan lo he leido dos veces porque me ha encantado este repaso por tu vida.
    besos

    Larisa

    ResponderEliminar
  3. La vida enseña Juan, y con ella aprendemos a ser cautos y reservados, pero también nos enseña que la amistad cuando es sincera vale la pena alimentarla.

    Hasta pronto Mario

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Larisa. Mi vida tiene luces y sombras, días de felicidad y días en que deseé morir. Supongo que como a todos les pasa. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Gracias por estar siempre, amigo Mario. Es cierto lo que dices, lo malo es que nunca sabes cuándo la amistad es sincera, porque si tienes amigos en quien confías, a quienes amas, a quienes les has abierto el corazón y conocen de ti hasta el más intimo secreto y te usan como un pañuelo para luego abandonarte y buscarse otros... Es muy duro, amigo, muy duro. eso te endurece, es verdad, y aprendes. Por eso ya no caeré más en el mismo hoyo. Un abrazo

    ResponderEliminar