domingo, octubre 05, 2014

¿Cómo era, Dios mío, cómo era?




¿Cómo era, Dios mío, cómo era?
-¡Oh corazón falaz, mente indecisa!-
¿Era como el pasaje de la brisa?
¿Como la huida de la primavera?


Tan leve, tan voluble, tan ligera
cual estival vilano... ¡Sí! Imprecisa
como sonrisa que se pierde en risa...
¡Vana en el aire, igual que una bandera!

¡Bandera, sonreír, vilano, alada
primavera de junio, brisa pura...!
¡Qué loco fue tu carnaval, qué triste!

Todo tu cambiar trocóse en nada
-¡memoria, ciega abeja de amargura!-
¡No sé cómo eras, yo que sé qué fuiste!

Juan Ramón Jiménez

3 comentarios:

  1. Qué grande Juan Ramón Jimenez. En este poema yo veo a una persona que me deslumbró y por la cual hubiera dado la vida; ahora, desenmasacarada su intención me parece irreconocible, no sé quien era ! Se ha ido, qué paz y descanso me deja.

    ResponderEliminar
  2. ¡Cómo con el paso del tiempo cambian hasta los sentimientos!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Cómo lo sabes, María! Aún no me lo creo, una persona encantadora, de apariencia tan dulce, tan entregada que dice dedica su vida a ayudar a la gente, y luego...
    Va dejando cadáveres por donde pasa después de usarlos como papel higiénico. Un bicho.
    Gracias por pasar. Un beso

    ResponderEliminar