martes, octubre 21, 2014

LOS ÁNGELES QUE NOS ACOMPAÑAN



Dicen que todo está escrito con tinta simpática, invisible para el ojo humano, en el libro blanco del Destino
 Yo ignoro si eso es cierto, pero si es verdad, no has podido elegir mejor momento.
Hallábame inmerso en un oscuro infierno donde la luz del Sol no llegaba, retorciéndome en la amargura de una soledad indeseada que poco a poco abrasaba  mi alma y de ganas de vivir la despojaba. Entonces apareciste tú en la escena, y se me iluminó la cara. ¿Y esa sonrisa permanente en tu cara? Ay, tu cara... !No hay cosa más linda en esta ciudad amada!

Ayer hablé un momento contigo de las cosas de la vida, de la realidad que tanta ansiedad nos causa. Constaté que eres dulce, amable, simpática... Mientras hablaba sentí vibrar mi alma, porque si bello es tu cuerpo, que lo es,  más bella es tu alma.  Luego te di un beso de despedida y sentí tu olor y el calor de tu piel de bebé. Al separarme, ya deseaba besarte otra vez.

¡Qué bonita es la vida cuando me hace conocer personas como tú, que además se convierten en mi amiga! 





2 comentarios:

  1. Juan, amigo:¡qué bein lo dices! La vtda esvbella, cuando encuentraas a un ser tan dulce además se hace amiga de ti. ero es que, además, la vida es bella en todas las ocasiones. En los malos momenots y en los buienos. La vida es un milagro y hay que sentirla siempre como lo haces tú en este bello relato. Un abrazo,amigo Juan.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Fernando, cuánto tiempo! La verdad es que sí, la vida es bella cuando conocemos a personas así. También tiene sus momentos malos, pero todo pasa y cuando una puerta se cierra otra se abre. Facebok nos ha alejado de los blogs, hoy todos publicamos en ese engendro a costa de abandonar nuestros amados rincones. Pero eso se va a terminar, pues yo pienso volver a lo de antes: leer y comentar a los amigos blogueros y escribir para ellos. Te he echado en falta en algunos encuentros poéticos; pero te entiendo, yo mismo tengo a veces en dificultades físicas para asistir y cada vez voy a ir menos. Un fuerte abrazo. Nos leemos.

    ResponderEliminar