jueves, enero 15, 2015

EL GILI


No le gustaba que le llamaran Gili, y se enfadaba.
Se enfadaba mucho, mucho, muchísimo.

Él se consideraba un tío normal: leía, escribía, conversaba, escuchaba chistes que luego hacía suyos y los contaba en las reuniones, pintaba algo en los lienzos, que no en su casa. Tomaba asiduamente el aperitivo al medio día. Y tenía un perro y una ninfa.
Todo normal, lo más normal del mundo.
Por que a ver, ¿quién no tiene un perro y una ninfa?

Por eso se enfadaba mucho cuando siendo tan normal pisoteaban sus derechos. Por ejemplo: lo que le sucedió ayer.
Lo que le sucedió ayer puso todas sus antenas en alarma roja. ¿Y si de verdad era un gilipollas? Y en tal caso,¿debería aceptar con humildad ese apodo?

Resulta que hace hoy justamente una semana que envió un libro a una amiga del Feisbu que reside en Toledo, y lo recibió al día siguiente. El mismo día envió otro a otra persona, que ayer aún no había recibido. Y eso a él lo reventaba. ¿Discriminación en Correos? ¿Por qué a unos les llega en 24 horas y a otros no les llega en ocho días pagando el mismo precio? ¿Porque una era amiga del feisbu y la otra no?
Cuando al Gili no le cuadran las cuentas se enfada. Se enfada mucho, muchísimo.

Decidió informarse directamente llamando a la destinataria de su libro.
Como ya  intuía, a ésta no le habían dejado aviso de recoger el envío en la oficina y así no podía enterarse de que él le había enviado un libro.

— ¡Así no hay manera de que un país funcione!— gritó en el telefono— Luego se quejan de la mala imagen que tienen los funcionarios, y piden apoyos a los ciudadanos cuando el Gobierno se ensaña con ellos...
—¿Tú has puesto bien la dirección?— preguntó muy bajito la oyente al otro lado, alarmada por los gritos que daba el Gili. (Ella hacía tiempo que le asignó ese nombre).
— ¡Por supuesto, yo hago bien las cosas!
— A ver: revisa el papel de Correos. En él verás la dirección que pusiste — osó sugerir la oyente.

Así lo hizo y entonces, ¡Oh desgracia!, se dio cuenta de que estaba mal puesta, y en vez de poner 3ª planta había puesto 1ª
El suelo se hundía bajo sus pies, no sabía qué decir, estaba bloqueado ¿Cómo era posible que se hubiera equivocado? ¿Estaba chocheando ya?

— Qué me dices, ¿Esta bien puesta la dirección? — repetía el auricular
— Esto... Creo que no.
— ¿Cómo que crees que no? Está bien o no está, una de dos.
— Pues... no está bien...
— ¡Claro, gilipollas! Si yo no me he movido de casa en la última semana, y soy yo quien abro la puerta todos los días al cartero. ¡Será posible!
— Perdón...
— Venga, envíame copia del documento para que yo pueda reclamarlo en Correos antes de que te lo devuelvan.
— Sí, sí.. Por supuesto, ahora mismo lo escaneo y te lo mando.

Y así lo hizo.
Pero la historia no acaba aquí:
Cuando escaneó el recibo de Correos y lo envió por mensaje privado de feisbu casi se desmaya: ¡el documento escaneado mostraba una dirección diferente a la del original! ¡La dirección era correcta! ¡Y en el documento original de Correos estaba mal!

—¡Aquí hay brujería!—  le dijo a la mujer que escuchaba al teléfono.
— Qué te pasa ahora....
— Que en el que te he enviado está la dirección bien y en el original que tengo en la mano está mal. ¡Es cosa del Diablo!
— No sé que decirte. ¿Has bebido ?
— ¡ Que no, joder, que es verdad!
— Bueno, mejor hazle una foto y me lo mandas por wassap.
Así lo hizo. Por wassap salía la buena, es decir la que estaba mal.
 — ¡No comprendo nada, te lo juro!
— Tranquilo, no pasa nada. Mañana iré a reclamar el sobre.
— Vale... Y perdona.

En las siguiente hora, no paró de darle vueltas al asunto. Reflexionó y examinó pausadamente todas las opciones posibles, hasta que la luz se hizo en su cerebro.
¡Eureka!
 Lo que había pasado es que el documento escaneado se había guardado en la misma carpeta que están todos los archivos escaneados, y seleccionó uno que llevaba el mismo nombre de esa persona pero de un envío anterior, cuya dirección estaba correctamente escrita.
Buscó un poco más abajo y encontró el ultimo escaneo realizado, con la dirección mal puesta.

No es cosa del Diablo ni de hostias, todo tiene una explicación:
 ¡Es un Gilipollas!

6 comentarios:

  1. Con tan rotundas pruebas no queda mas que confirmarlo de que lo es lo es.

    jajaj buen relato y divertido como siempre

    un abrazo Mario

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:37 p. m.

    relatos legalmente protegidos con la ley de propiedad intelectual? tan importante son sus relatos que cree q se los van a robar?

    ResponderEliminar
  3. Exactamente, Mario: no puede negar la realidad. Me alegro que lo encuentres divertido, de eso se trata. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Mis relatos no son importantes,Anónimo; pero son míos.

    ResponderEliminar
  5. Ameno, siempre es un gusto leerte.
    Te deseo un buen fin de semana.
    Abrazos Juan.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, amiga genessis. Igualmente para ti. Esta mañana la protagonista del relato me ha llamado tres veces gilipollas. No se equivoca mucho.
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar