sábado, noviembre 28, 2015

PLEGARIA AL SER QUE NOS DA VIDA


Señor, perdóname por pertenecer al mundo de los humildes y desgraciados. Los que no llegamos al nivel intelectual y económico de algunos privilegiados que se catalogan a sí mismos como poseedores de la verdad y defensores únicos de la Justicia y de la Paz.
Ésos que nos critican por escribir lo que sentimos llamándonos "maestros de nada con librillos, poetas que  cantan amores que jamás han conocido; mediocres esperpentos que pregonan fracasos y vergüenzas de si mismos..."
Yo sé quien soy, de dónde vengo y cuáles son mis límites, y con ellos hago lo que puedo. Que es bien poco, lo sé. Y lo siento
Señor, yo sé bien que de nada sirven nuestras luchas contra el poder establecido, y que no tendrán en cuenta nuestras necesidades ni las de las grandes multinacionales. No podemos hacer nada para evitar el desastre y sentimos impotencia y dolor por ello
Sólo nos queda patalear y protestar en las calles y eso es lo que hacemos.

Ojalá se unan los privilegiados de mente y de riquezas que nos critican y seamos muchos más los que defendamos la Tierra, Tu hermosa creación, nuestro hogar, antes de que sea demasiado tarde.

domingo, noviembre 22, 2015

EL OLVIDO




Dándole vueltas al tema de la Tertulia del pasado viernes, estoy desvelado hace rato.
Pienso en una persona con quien compartí una intensa amistad en que me llevó primero al Paraíso y luego me arrojó a los infiernos del olvido.
Ambos tuvimos la culpa por carecer de consideraciones hacia el otro, por haber enfrentado los sentimientos del uno con las libertades individuales del otro.
Ella me ha olvidado en la práctica, pues actúa como si no me conociera; yo intento hacer lo mismo, pero me es imposible no pensar en ella.
En la Tertulia se explicó, aportando argumentos científicos, que es imposible olvidar completamente a alguien o algo que ha marcado nuestra vida.
Yo espero que ella recuerde al menos lo bueno que vio en mí, lo que la hizo interesarse en mi persona, tal como yo la recuerdo a ella:
Era dulce como el almíbar,
Sus palabras eran bálsamo
Para mis dolorosas heridas
Su ternura era inmensa
Su belleza me hechizaba...
Mas la luz de su alma era
Lo que a mi ser iluminaba.

Cual rayo de sol que besa
Las desamparadas catenarias
Antes de hundirse en el horizonte,
Así la luz de ella ilumina
Mi corazón desde la distancia.

Su felicidad es lo que me importa.

LOS OLVIDADOS

EL 20 DE NOVIEMBRE NO HAY PARA TI DESCANSO, NI CELEBRACIONES NI HOMENAJES EN CATEDRALES O SUNTUOSOS  SEPULCROS.
SÓLO EL VENCEDOR ASESINO RECIBE HONRA Y ADORACIÓN POR  SUS CRÍMENES.
MAS EL PUEBLO TE RECUERDA Y TRANSMITE TU HISTORIA A LAS GENERACIONES NUEVAS.
TE HA ERIGIDO ESTE MONUMENTO  PARA QUE EL QUE TE VEA CADA DÍA PREGUNTE Y SE INTERESE POR TU HISTORIA Y LA DE TU FAMILIA.


UN DÍA VENDRÁ EN QUE SE TE HARÁ JUSTICIA






LOS OLVIDADOS

¡Heridas que no se cierran! ¿Los has visto amigo mío?
En lo alto de la sierra, "Monumento a los olvidados".
Los asesinados por crímenes que ellos no cometieron. 
Para vergüenza de quienes olvidan, allí están los testigos.

¿Qué clase de bestia te sacó de tu cama  y borró tus huellas?
Ríos de sangre  inundaron tu tierra dejándola yerma
Son los cerezos florecidos quienes abren ojos y oídos
para que tu nombre y triste historia no se pudra en la tierra

¿Cuánta sangre derramada por ajustes de cuentas?
¿Cuánta, hermano,  por despojarte de tus riquezas?
No es trigo limpio  sino odio lo que aún se siembra
El recuerdo amargo de los vivos corroe sus conciencias
Los muertos no hablan, pero por ellos gritan las piedras


Han querido borrarte, eliminar tus huellas
No quieren saber nada,  ni que nada se sepa
No quieren descubrir dónde te cubre la tierra
Pero siempre habrá quien clame justicia...
Quien redima tu nombre y cuente tu historia
Quien te rescate del olvido y la indiferencia.

Has llorado tanto que hasta tu figura transmite tristeza
Nubes negras te observan. La luz difusa de la esperanza
parece arrancarte de la Tierra, elevándote sobre el valle
Que todos te vean y dejen paso a la luz en sus conciencias,
que clamen y exijan que se aplique la justicia que se te niega

Yo no te conocía, nada de ti sabía; hoy se me ha erizado la piel
 y mis ojos se han anegado de pena, al saber de tu existencia
¡Malditos quienes te arrancaron de los brazos de tu mujer
y de tu camada, y te abatieron y enterraron en zona secreta!
Malditos quienes justicia te niegan: la verdad no les interesa
 


martes, noviembre 17, 2015

VUELTA A CLASE


Después de faltar a clase algunas semanas me he reincorporado al curso llevando la tarea impuesta por el profesor, Juan Rincón.
Ésta consistía en desarrollar un relato a partir de una frase que él escribía en la pizarra:
"El traqueteo del tren hizo que acabara rindiéndome al sueño".



Unos veinte relatos se han leído hoy en el aula, algunos me han impresionado mucho por su calidad descriptiva y el sorprendente final.
A destacar uno que ocupaba dos caras de un folio narrando el maravilloso sueño de un hombre que viaja en un viejo tren y lo despierta un brusco frenazo y chirriar de ruedas. De pronto se abren las puertas del vagón y, medio cegado por la intensa claridad después de varios día de viajar en la oscuridad del vagón, ve el letrero del campo de exterminio: 
Auschwitzchs " El trabajo os hará libres".



El mío era más humilde y mucho más cortito:

                                      EL VIAJE

El traqueteo del tren hizo que acabara rindiéndome al sueño. Había sido una dura jornada y yo estaba agotado.
Cuando me desperté, ya estaba llegando a Sevilla. Había dormido durante media hora.

En frente de mí había entonces una pareja sentada. Él parecía incómodo, inseguro, y no cesaba de mirar la puerta del pasillo. En el lado opuesto del vagón, el revisor pedía los billetes. Su tez de ébano con profundas líneas marcadas atrajo enseguida mi mirada. Parecía imposible que un hombre tan fuerte y alto tuviese miedo, pero se le notaba en sus ojos y sus gestos nerviosos.

Ella, una chica de no más de 20 años, disimulaba su angustia con los ojos verdes clavados en una revista, consciente de que yo la observaba. Su rostro enmarcado en una melenita rubia me sonaba, era guapa, aunque un poco obesa; creo que la había visto antes. Ella pareció darse cuenta, me miró a los ojos y se agarró del brazo del negro.

Entonces lo vi claro: en el Diario de Cádiz había visto una foto de ella. La daban por desaparecida y solicitaban ayuda para encontrarla. Un número de teléfono acompañaba el mensaje.
El revisor se acercaba a nosotros.

— Mucha suerte — les dije

De pronto ambos se levantaron y pasaron al vagón siguiente.

FIN

Creo que el profe me ha aprobado con un 5 pelado y mondado.







domingo, noviembre 15, 2015

YO ME ACUSO



CADA CUAL LLEVA SU CRUZ.

Me encuentro triste, muy triste.
Esta mañana temprano me levanté de la cama un poco sobresaltado: había tenido una pesadilla. Me fui al ordenador, eran las cinco de la mañana, y me puse a buscar un documento de más de cien páginas, una parte de lo que será mi siguiente obra tras "El amargo sabor de la miel".
No lo encontraba y me temo que lo he guardado en algún CD de los muchos que tengo.

Pero he aquí que me encontré con una carpeta que contenía varios correos y mensajes de una antigua amiga  a la que llegué a querer muchísimo. Correos de 2007 y 2008.
Habíamos pasado juntos tres años en distintos foros literarios, compartíamos  relatos, sugerencias  y criticas, y chateábamos por el Messenger. Ella me comunicaba cosas intimas  de su vida que no conocía nadie más. Su sueño era ser escritora y lo ha conseguido: es la única persona de las que conozco en las redes que vive de la escritura. Tiene una decena de novelas en Amazon y una de ellas ha sido publicada por Roca, importante editorial perteneciente al grupo Planeta, y traducida a varios idiomas.

Leyendo los correos pasaba ante mis ojos la historia de nuestra amistad desde el inicio hasta el brusco final. Un final causado por mí, por mi desconfianza, por mi falta de madurez, por mi carácter posesivo que me impedía compartir su amistad con otro amigo. Mi mente desarrollaba maquinaciones y películas de su sintonía con él. Al final me abandonó. Su amigo, fui yo quien se lo presenté, se sintió obligado a salir del armario para tranquilizarme: "Soy homosexual, Juan, y mi relación con nuestra amiga es sólo literaria, como corrector profesional", me dijo.
 Yo no me lo creía e inventaba historias sobre ellos. Pero era verdad,  es homosexual, y  sigue siendo mi amigo.

Pero leyendo su carta de despedida se me han saltado las lágrimas por el daño que le causaron mis acciones y palabras. Se me partía el corazón leyendo su dolor. Por mi culpa y la del común amigo se encerró en ella misma y abandonó los foros literarios para dedicarse a escribir, sólo a escribir para alcanzar la meta que se había puesto: ser escritora. Lo ha conseguido y ahora, en la cresta de la ola, (ha llegado a ser durante varias semanas la autora  de novelas de misterio más vendida de Amazon y ha sido invitada a entrevistas televisivas en algunos países de habla hispana) enseña y aconseja a muchos de sus fans, conocidos míos la mayor parte por ser antiguos compañeros de foros.

Lo que  me hace sentir triste es darme cuenta de  que en todos estos años no he cambiado, he sido igual de posesivo, de celoso, desconfiado y guionista de películas mentales. Sigo perdiendo amistades por ello.
¿No tengo arreglo? ¿Es genético? ¿No puede cambiar una persona por mucho que lo intente?

Creo que es en la infancia donde creamos nuestra personalidad según las vivencias nuestras y las del entorno.

 Por ejemplo:  No es lo mismo crecer en un hogar donde conviven el amor y la abundancia que en otro donde rugen las tripas por el hambre y los padres discuten cada día sobre cómo alimentarse al día siguiente.
No es lo mismo estar bien sano y bien constituido que arrastrar una deficiencia física y sufrir la mofa de los demás. Vivir seguro de sí mismo o acosado por complejos. No es lo mismo crecer en el hogar que en un orfanato. No es lo mismo  salir con las chicas del instituto que ser objeto de abusos sexuales en el instituto. El comportamiento de uno es diferente al del otro, las oportunidades del uno son mejores que las del otro, puesto que si las tiene se esfuman enseguida al descubrirse sus deficiencias.

Yo creo, sin tratar de eludir la responsabilidad de mi mal comportamiento, que cuando un chico  maltratado por la vida  encuentra comprensión y cariño en una persona se aferra a ella y no desea perderla. Se humillará y se arrastrará si es necesario, tragándose su orgullo, para intentar retenerla, ignorando que la insistencia y el mendigar amistad o cariño lo que hace es aumentar la distancia que los separa.

Y sufrirá enormemente cuando sabe que su causa está perdida, que una nueva relación durará muy poco una vez desvelados sus secretos.

Desde aquí pido perdón a toda persona que haya sido objeto de mi falta de respeto y consideración, de mis abusos de confianza y molestias, y de mis películas mentales.

miércoles, noviembre 11, 2015

CIERTOS PADRES

Hace siete años publiqué un mini relato en Internet y algunos me criticaron porque en su opinión era demasiado horrendo e increíble, salvo algún caso de enajenación mental.
Por eso no incluí este relato en mi libro "Castillo Viejo y otros relatos"
Desde el año en que lo escribí y publiqué en foros literarios, la realidad a veces ha superado la ficción. Hoy la prensa se hace eco del caso de una madre que grababa a sus hijitas para vender sus fotos en internet. ¿Qué más cosas estaría dispuesta a hacer esa madre por dinero?
  
 Foto de internet

CIERTOS  PADRES.

Hoy no he ido a la escuela. Mientras me ducho y froto con rabia mi cuerpo pienso en mi padre. Le advertí que no me gustaba lo que hacía, pero él no me hacía caso. Mi madre pasa el día fuera de casa trabajando e ignora todo sobre mí. Ahora mi padre yace en la cama, esperándome como cada día. Pero hoy  no va a tocarme, por fin ha comprendido. Tiene un cuchillo clavado en el pecho.

     Juan Pan García               Registro de la Propiedad Intelectual de Cádiz. CA—00286—2008



viernes, noviembre 06, 2015

VANIDAD, TODO ES VANIDAD

 foto de internet

Hoy he visto en la plaza a un niño corriendo tras una paloma, y a su madre fumando sentada en un banco y hablando por el móvil; unos chicos caminaban moviendo compulsivamente los dedos sobre las teclas de un smartphone, ajenos al mundo que les rodeaba, y una pareja de ancianos miraba en el escaparate de una tienda los juguetes, calculando si su exigua pensión les permitirá comprarles a sus nietos los reyes que estos quieren.

Nadie parece pensar en un mañana que nunca amanecerá y que ya está marcado en sus calendarios. Porque la vida es bella y todos queremos vivirla a pesar de que hay quienes hacen lo posible por amargárnosla.

Al final todos seremos calvos, y no necesitaremos agua para calmar la sed, ni la humedad molestará a nuestros huesos, y las cuentas bancarias morirán con nosotros y sus saldos se repartirán entre hombres-lobos, y nuestras moradas serán habitadas por otros.



 ¿Por qué somos entonces tan engreídos y egoístas?

martes, noviembre 03, 2015

¡ME VAN A SACAR SANGRE!


Buenos días: martes y tres. ¡Uy,! por poco es martes y trece y me trae mala suerte. Porque hoy, dentro de un ratito, voy a que me saquen sangre, y no sea que se equivoquen y me saquen otra cosa, que se han dado casos de entrar en quirófano para operarte y al cerrar la abertura se dejen unas tijeras dentro. O que vaya una joven a tomarse la tensión y la hagan desnudarse.
También se da el caso inverso: el de mi Carmen.
La pobrecita mía se resbaló hace dos semanas y cayó sentada en el suelo. Como instintivamente puso la mano para parar el golpe, se rompió un hueso de ésta. La llevé a Urgencias al ver cómo se le hinchaba enseguida la muñeca. Pero le dolía más el trasero que la mano y se lo dijo al médico en  el hospital. No le hizo caso, le dijo que era normal: se había quedado sentada de golpe.
—¿Cómo que es normal? — exclamó ella.
— Normal es que no te lo mire, cariño — le dije  para consolarla, pues ella estaba muy descontenta con la atención recibida— Si hubieses tenido treinta años, seguro que te lo mira él, los estudiantes en medicina que pululan por allí y hasta el celador que empuja las camillas, pero a tu edad...

A veces, las operaciones traen suerte:
 Una vez, estando yo en la selva cercana a Kinshasa (Congo), me perdí e un cruce de caminos conduciendo un Land Rover de la empresa y me encontré en un poblado indígena. Les dije en Francés que me había perdido, pero ellos me agarraron y me encerraron en una cabaña. Por una rendija observé que ponían a calentar agua en una gran marmita y me temí lo peor.
Efectivamente: dos horas después, durante las cuales ellos no cesaron de cantar y dar vueltas en torno al caldero, vinieron a buscarme para echarme en la olla grande. El Jefe y toda la tribu me observaba relamiéndose los labios. Algunas mujeres que lucían labios grandes y gruesos como plátanos se acercaban  a tocarme mis genitales, lo comparaban con los de sus compañeros, a quienes el instrumento de orinar les llegaba hasta las rodillas, y  se reían a carcajadas.
 Yo no quitaba ojo al fuego y al agua hirviendo que burbujeaba en el caldero y rezaba a todos los santos para que me libraran de aquello.
 De pronto el jefe se quedó mirando la cicatriz de mi operación de apéndice, que me la habían dejado de pena en el hospital de Valencia  — parecía una trencilla de las que llevaban aquellos negritos colgando de la cabeza—, y me preguntó algo en su
idioma. Menos mal que había uno que hablaba un poco el Francés, lengua oficial del Congo.

— ¿Qu`est que c`est cela? (¿Qué ser eso? )
— Pues que antes que ustedes me cogieron otros compañeros suyos en Sudáfrica y me cortaron un poquito de chichi y me cataron. Estaba amargo y vomitaron. Les dio diarreas.
¡Oye, mira, fue mano de Dios!
Al oír eso el chaval empezó a gritar y a gesticular con las manos . Todos se me quedaron mirando pasmados y luego dieron media vuelta y se fueron alejando. Yo me quedé solo. Entonces salí corriendo, me monté en el Land Rover y salí de allí levantando una gran polvareda.
Y aquí estoy.
 Ahora tiemblo nada más pensar en que dentro de un rato, a las ocho, me van a pinchar en el brazo; no puedo ver una aguja.