martes, marzo 07, 2017

ERA UNA MUJER ENCERRADA EN SÍ MISMA



No le importaba lo que pensaran o hicieran los demás: Ella buscaba la soledad, entregada a sus pensamientos y emociones. Era feliz así.

Por eso no le afectaba la ternura con que la miraba José, su compañero de trabajo, ni abría los mensajes y correos que éste le enviaba, ni se percató de la tristeza que reflejaban sus ojos cuando ella rechazó su invitación a cenar.

Pero cuando al día siguiente vio su foto en el periódico y leyó la noticia, la tristeza cayó sobre ella, la duda se aferró a su mente, inmovilizándola, y las lágrimas brotaron espontáneas de sus ojos: José se había suicidado. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario