miércoles, marzo 29, 2017

EL BAR, LA PELÍCULA



Hacía casi un mes que no iba al cien porque las películas de la cartelera no me atraían: mucho dibujo animado, películas de terror y de ciencia ficción.

Hoy me levanté con ganas de ir al cine y como hago siempre compruebo el éxito que tienen las que llevan una o dos semana en las salas. Un compañero de colegio mencionó el lunes la de "El bar", y tomé nota. Pero luego mi mujer me dijo que una amiga de ella había visto "La Bella y la Bestia" y que estaba muy bien, además tenía un 8 en la valoración del público. Y nos decidimos por esa.

Después, a punto de irnos, me dijo que se trataba de un musical, y por ahí yo no paso aunque tenga 20 nominaciones al Oscar.

Elegimos pues "El Bar", una película española en la que trabajan algunos actores de los más apreciados del momento, y que además está subvencionada con nuestros impuestos.

Pues qué queréis que os diga, el libro de gustos están en blanco y puede que esta película coseche un gran éxito entre un público entregado. Pero yo soy muy exigente y no me trago cualquier sapo.

Esta película es la peor que he visto en los últimos tres años en una sala de cine.

Y no es porque no trabajen bien los actores, no; ellos se meten en cuerpo y alma en sus personajes.

Lo malo en sí es la historia, el guión, el argumento, llámenle como quieran. Una película que no sea de fantasía, además de tener buenos actores y buen argumento, debe ser creíble, y lo que se muestra en esta no lo es.

No es creíble que en la actualidad en la Gran Vía madrileña exista un bar tipo tasca, donde se mezclan ejecutivos con mendigos sucios y de aspecto repugnante, que se abrazan a una señorita bellísima que ha entrado por vez primera en el establecimiento sin conocerla, y que nadie se inmute. Al primero que osa protestar y apartar al mendigo de la joven la dueña, una mujer vieja con aspecto de bruja, a la que solo le faltan verrugas en la nariz, le insulta y amenaza, defendiendo al mendigo con groseras palabras y amenaza con echarlo a la calle. Al cliente que protestó, no al mendigo.

Luego entra otro tipo tosiendo mucho y escupiendo que se mete en el baño... Llegados a este punto yo barajaba la opción de abandonar la sala. Si hubiera ido solo lo hubiese hecho, pero me acompañaba mi esposa y ella no decía nada. "Tal vez le gusta", pensé yo.

No fue hasta llegar a la mitad de la película que comprendí de qué iba el rollo: nada original, una historia trillada en novelas y filmes americanos: de un laboratorio militar se escapa un virus, y un infectado, al que siguen los militares, entra en el bar: Es el que se va directo al baño.

A partir de ese momento la película cobra algo de interés: no dejan salir a nadie del bar y acordonan la zona. Crean incendios en las calles para hacer creer que los muertos que se encuentran son debidos al incendio. la televisión así lo transmite. Los cinco clientes que hay en el bar sabiendo que no saldrán vivos de allí, reaccionan de diferentes maneras, a cual más animal.

Se siguen escenas alternas en que los protagonistas conviven aterrados en el bar con un cadáver infectados y otras que actúan con naturalidad, ríen , incluso ligan como si no pasara nada. El final es previsible pero increíble.

Lo dicho: no me ha gustado nada. Es lógica pues la puntuación que le dan las páginas especializadas, un 5`6.

Le pregunté a mi mujer qué le había parecido mientras tomábamos un café y contestó:

— Si hubiese ido yo sola , me salgo del cine al cuarto de hora.

Y yo que creí que el Cine español había mejorado desde que vi "Ocho apellidos vascos" y "Es por tu bien"...

Vean otras opiniones en este enlace:

http://www.ecartelera.com/peliculas/el-bar-2016/criticas/

lunes, marzo 27, 2017

LA VIRGEN DE LA CABEZA




 Corría el año 1983. No lograba encontrar trabajo. Llevaba tiempo enviando currículos y  llamando por teléfono a empresas del Montaje, cuando una de ellas, MONCASA, con la que había trabajado en la Central Nuclear de Cofrentes antes de irme a Sudáfrica,  me llamó para realizar una reparación en la fabrica de cementos de Puente Nuevo, Córdoba: Cambiar los quemadores y reforzar las toberas  que conducían las llamas con planchas de acero con alto contenido de tungsteno.
Era un trabajo malísimo, a realizar dentro de unos silos que contenían  ceniza. Al caminar nos hundíamos en ella  hasta las rodillas y no podíamos respirar a pesar de las mascarillas, pues la ceniza flotaba en el ambiente.
 La empresa nos llevaba al lugar de trabajo en un autocar, que salía de enfrente de la estación de Renfe de Córdoba a las seis de la mañana y tardaba una hora en realizar el trayecto. Por la tarde nos traía de vuelta a Córdoba.
Al principio me hospedaba en el Hotel Alaquen II, muy cerca de la Estación. Ocupaba una habitación individual, sin baño. La ducha había que pagarla aparte. Permanecí tres o cuatro días allí, hasta que encontré una habitación en una casa particular a media pensión.
 La casa tenía su misterio, por eso creo interesante contar esta experiencia:
Al entrar notaba un fuerte olor a velas e incienso, al igual que una iglesia. El olor salía de una habitación que casi siempre permanecía cerrada, y sólo cuando alguna persona acudía a visitar a "La Señora" se abría durante unos segundos para permitir la entrada, el tiempo justo para que yo vislumbrase el interior: una sala con docenas de velas encendidas ante  imágenes de santos, un incensario despidiendo humo colgado del muro y  muchos jarrones con flores.
Nunca pregunté nada, consciente de que si la dueña no me daba explicaciones era porque no me importaba.
Por las noches cenaba con ella y dos inquilinos más  en el comedor. Comida casera normal pero muy rica. Ella la hacía para su familia, simplemente añadía más cantidad para que hubiese para nosotros.
La dueña ganaba dinero y nosotros también, pues antes yo cenaba bocadillos o tapeaba cualquier cosa, lo cual resultaba más caro, menos nutritivo y peor comida.
Al cabo de dos meses, realizada la reparación, me despidieron. Esa noche, después de cenar, le dije al ama de casa:
— Señora, prepáreme la cuenta que mañana me voy. Me han despedido.
—¡Vaya, hombre, qué pena! ¿Y dónde va a trabajar a hora?
— De momento en ningún sitio, tendré que buscar trabajo donde sea. Ésa es mi vida: contrato aquí, contrato allá, siempre fuera de casa
— Espere un momento que voy a hablar con La Señora.
 Entró en la misteriosa habitación y cerró la puerta tras ella. Yo me quedé pensando qué podía decirle y para qué. Al cabo de unos minutos mi patrona abrió la puerta  y me dijo:
— Pase usted, La Señora le atenderá.
Entré un poco impresionado por lo que apareció ante mis ojos.
La habitación estaba como dije anteriormente atestada de floreros, imágenes y cuadros de santos, e iluminada por docenas de velas. Pero al fondo había una puerta que daba a otra habitación. La mujer llamó con los nudillos, abrió la puerta y me invitó a entrar.  Era una especie de capilla.
Una señora de unos setenta años, muy gruesa, con cabellos largos y blancos peinados hacia atrás, estaba sentada en un gran sillón con alto respaldo, una especie de trono de terciopelo rojo. Miraba fijamente a una  imagen  de piedra colocada en un altar cubierto de flores y un cirio encendido a cada lado.

— Este es el señor del que le he hablado, madre...— dijo mi patrona.


Entonces la anciana se giró hacia mí y me dijo estas palabras:
— Vas a encontrar un trabajo para mucho tiempo al lado de tu casa, ya no tendrá que vivir solo y apartado de tu familia.
Yo me quedé pasmado, no me esperaba esto. No creía en esas cosas pero por respeto no lo confesé. Sólo se me ocurrió preguntar:
— Ojalá sea verdad. ¿Le debo algo, señor
— A mí, nada. Págaselo a la Señora.
— ¿Qué Señora? ¿No es usted?
— No; la Señora es la Virgen de la Cabeza. Si cree que debe estarle agradecido, vaya a verla al Santuario y ofrézcale un ramo de flores.
Dicho esto, volvió a quedarse mirando fija al a imagen. Su hija me tomó del brazo y me invitó a salir.

Al día siguiente, tras abonar mis gastos, me monté en mi SIMCA 1000 y regresé a El Puerto.
Apenas había  pasado una semana desde que llegué a mi casa cuando me llamaron por teléfono. Era una empresa de contenedores que hacía un año se había instalado en El Puerto, a la que yo había enviado una solicitud meses antes. Querían entrevistarme para ocupar, previo examen, un puesto de jefe de equipo y supervisor de seguridad en la cadena de montajes.
Me contrataron y permanecí en la empresa durante seis años. La empresa estaba a dos kilómetros de mi casa, podía venir a comer con mi familia todos los días.

Pensé muchas veces en aquella familia de Córdoba, y me preguntaba si había sido casualidad o en verdad la Virgen de la Cabeza tenía algo que ver. Pero me prometí ir a visitar el Santuario cuando tuviese ocasión y llevarle flores a la Virgen. Pero el tiempo fue pasando, yo trabajaba donde me salía trabajo, tal como hacía antes, y fui olvidando mi promesa.

Dieciocho años después, mi hijo me hizo abuelo y mi esposa y yo fuimos a Guadalajara a conocer a Iván, nuestro nieto. Al pasar por Andújar vi un cartel que señalaba la carretera del Santuario de la Virgen de la Cabeza. Impulsivamente salí de la autovía de Andalucía y me dirigí hacia él.
Sólo estaba a 40 kilómetros, pero la carretera era tan estrecha y con tanta pendiente, que se me hizo larga como si hubiese recorrido cien. Visitamos el histórico lugar, que sólo conocía por haber leído un libro sobre el famoso asedio del Santuario por el ejército republicano durante la Guerra Civil, y deposité a los pies de la imagen de la Virgen un ramo de flores. Promesa cumplida.


domingo, marzo 26, 2017

EL CAMBIO DE HORA


El cambio de hora a las dos ha sido genial, la mejor idea del momento. Deberían repetirla todos los meses.

Estábamos mi Carmen y yo viendo la televisión, esperando la hora para cambiar de hora el reloj y como nos entraba sueño dije yo:


 Hoy es sábado sabadete. Vamos a acostarnos y echamos un casquete.

Y mi Carmen me mira con los ojos entornados y esa mirada escéptica que sólo entiendo yo, habida cuenta de que hace un año que no la hago sentir un temblor. Pero discreta como es no dijo nada, y en dos minutos nos desvestimos los dos. Pusimos el dial de la radio en Sol Fm Córdoba, 
 http://solfmcordoba.com/ para escuchar la música suave que suelen poner a esas horas, y nos entregamos a fondo perdido los dos.
Y la tensión fue subiendo, subiendo... Faltaban unos segundo para alcanzar el Cielo y de pronto perdimos la noción del tiempo. ¡Que gozada, qué cosa más rica, qué felicidad! Ese debe ser el Paraíso Terrenal que disfrutaron Eva y Adán.

Y fue entonces que Alvaro Caputo, el locutor dijo: "Son las tres de la madrugada".
Y  exclamé:
— ¡ COÑOOOOOOOOO, CARMENCITA, QUE EL ORGASMO NOS HA DURAO UNA HORA!

sábado, marzo 25, 2017

EL REY PASMADO



No os había dicho que hace unos días terminé de leer la novela "El Rey pasmado" porque antes quería volver a ver la película para contrastar.

No tengo nada que decir sino expresar mi admiración por ambas, son geniales y la una se ajusta fielmente a la otra.

Evidentemente la novela dice cosas que no se ven en la película: lo que piensan los personajes en ciertos momentos y el motivo de actuar como actúan. Por ejemplo: 

En la película, en cierto momento y sin venir a cuento se ve una procesión con penitentes flagelándose. Luego cambia la escena.
El motivo según explica la novela es que el fraile inquisidor afirma que Dios les va a castigar con la derrota del ejército en Flandes y con la destrucción del Reino porque el Rey quiere ver a su esposa desnuda, y eso es un sacrilegio. Entonces el fraile organiza la procesión para pedir indulgencia a Dios.
Y así, unos pocos detalles por el estilo. Pero en general, la película dice todo lo que el Autor de la obra quería que supiéramos, que no es otra cosa, en mi humilde opinión, que darnos una imagen de la España inmersa en el pozo más oscuro imaginable.
Mientras que muchos verán en esta obra solo una historia muy divertida, que lo es, yo ahondo un poco más en lo que el autor nos transmite:
Mientras que en los países del entorno brillaba el Arte, la Cultura y la Ciencia, aquí se quemaban libros, autores y lectores; mientras que en el entorno estudiaban las leyes del Universo y el movimiento de los planetas, aquí se prohibía que los cónyuges descubrieran sus desnudeces, y que las esposas gozaran con el coito marital: ellas solo estaban para procrear futuros soldados y siervos del Rey y de la Iglesia. 
Todavía hoy los sacerdotes practican ritos en nada diferentes de los que hacían los brujos que ellos mismos condenaban: salir de procesión para atraer la lluvia no difiere de lo que hacía el hechicero de la tribu para atraer buenas cosechas; echar humo con los incensarios en los ritos litúrgicos es lo mismo que hacían los brujos en las tribus y lo mismo que hacen hoy los brujos y videntes en sus consultas cuando queman incienso y otras yerbas.


Me dirán ustedes que estoy tomando como real una novela de ficción; pero no es eso: existe el Archivo Histórico Nacional en cada país, además de  archivos privados como el de la Duquesa de Medinaceli, el más importante de España, adonde solo permiten entrar a estudiosos  e investigadores, que luego transmiten sus descubrimientos al público mediante artículos y  libros. Y cuando tantas y tantas obras de distintos autores describen la crueldad y fanatismo de la Iglesia y sus tribunales de la Inquisición, será por algo, porque es verdad todo lo que cuentan. Además, en muchas ciudades existen los Museos de la Inquisición, donde vemos horrorizados los artilugios que usaban para obtener confesiones y salirse con la suya dando un aspecto legal al asesinato.

Pobre país el nuestro, siempre bajo palio, amordazado y sacrificado mientras nuestros hijos enriquecen a los países del entorno. No existe otro país en el mundo donde la Iglesia Católica tenga tanto poder y privilegios.
Así nos va. Los jueces absuelven a curas pederastas, a la gente poderosa del Opus, los obispos critican las leyes de convivencia, y de la familia, la del aborto o la eutanasia. ¡Y encima les pagamos sus sueldos!

Es como ser cabrón y pagar la cama donde a uno le ponen los cuernos

jueves, marzo 16, 2017

PATRIA, DE FERNANDO ARAMBURU

He terminado de leer la novela Patria, de Fernando Aramburu.



Una sola frase:¡ es buenísima, genial!
Nada más comenzar me di cuenta de que el estilo del autor es diferente a todo lo que he leído. Me costó un poco acostumbrarme a ello al principio pero una vez que entendí la idea comencé a devorar las páginas. 
Es parte de nuestra historia reciente. Narra el enfrentamiento de todo un pueblo contra una familia vasca que se niega a pagar el impuesto revolucionario en los años de mayor dureza y crueldad de ETA.


Creo que esta novela debería ser de lectura obligatoria en los centros de enseñanza, y que debería haber un ejemplar en todos los hogares. Con ello se evitaría que adultos iluminados y sin escrúpulos convencieran a los jóvenes de la necesidad de realizar la parte más difícil de sus postulados independentistas: los atentados y tiros en la nuca a los disidentes en nombre de "su Patria"


RESUMEN:
El día en que ETA anuncia el abandono de las armas, Bittori se dirige al cementerio para contarle a la tumba de su marido el Txato, asesinado por los terroristas, que ha decidido volver a la casa donde vivieron. ¿Podrá convivir con quienes la acosaron antes y después del atentado que trastocó su vida y la de su familia? ¿Podrá saber quién fue el encapuchado que un día lluvioso mató a su marido, cuando volvía de su empresa de transportes? Por más que llegue a escondidas, la presencia de Bittori alterará la falsa tranquilidad del pueblo, sobre todo de su vecina Miren, amiga íntima en otro tiempo, y madre de Joxe Mari, un terrorista encarcelado y sospechoso de los peores temores de Bittori. ¿Qué pasó entre esas dos mujeres? ¿Qué ha envenenado la vida de sus hijos y sus maridos tan unidos en el pasado? Con sus desgarros disimulados y sus convicciones inquebrantables, con sus heridas y sus valentías, la historia incandescente de sus vidas antes y después del cráter que fue la muerte del Txato, nos habla de la imposibilidad de olvidar y de la necesidad de perdón en una comunidad rota por el fanatismo político.

martes, marzo 07, 2017

ERA UNA MUJER ENCERRADA EN SÍ MISMA



No le importaba lo que pensaran o hicieran los demás: Ella buscaba la soledad, entregada a sus pensamientos y emociones. Era feliz así.

Por eso no le afectaba la ternura con que la miraba José, su compañero de trabajo, ni abría los mensajes y correos que éste le enviaba, ni se percató de la tristeza que reflejaban sus ojos cuando ella rechazó su invitación a cenar.

Pero cuando al día siguiente vio su foto en el periódico y leyó la noticia, la tristeza cayó sobre ella, la duda se aferró a su mente, inmovilizándola, y las lágrimas brotaron espontáneas de sus ojos: José se había suicidado. 


lunes, marzo 06, 2017

CARTA DE AMOR DE UNAS BRAGAS A LOS CALZONCILLOS.









Hoy tocaba clase. Me he ido un poco antes para ver si mi yate "Me verás pero de lejos" aún seguía amarrado al pantalán y las recientes lluvias no le habían ocasionado daños.
También he ido a tomar café al bar Piriñaca y a la vuelta me he detenido unos segundos ante el monumento al gran escritor y poeta portuense Pedro Muñoz Seca y así, recompuestas mis fuerzas y mi ánimo me he enfrentado al exigente público de mi escuela y les he leído el relato que me había tocado en sorteo: "Carta de amor de unas bragas a unos calzoncillos":


CARTA DE AMOR DE UNAS BRAGAS A LOS CALZONCILLOS.

Queridos calzoncillos: aunque nos vemos a menudo yaciendo juntos en la misma cama o colgados en el tendedero y podemos hablar cara a cara, prefiero confesarte por escrito los sentimientos que tú me provocas.

Porque cada vez que tu apasionado amo regresa de un viaje a Francia en su camión me arranca bruscamente del cuerpo de su mujer y me arroja al suelo junto a ti. Entonces, yo tiemblo de pasión y deseo, me siento flotar en una nube, y llego a perder el sentido. 
Y es que el olor que desprendes a orines y amoniaco atonta a cualquiera, joío,

Pero también es verdad que cuando estás sobre mí en el suelo o en la cesta de la ropa sucia tu aroma varonil me embriaga, me excita y hace que me sienta humana, que es el mayor honor que puede alcanzar una prenda íntima. Entonces aspiro y cierro los ojos para sentir, solo sentir... Sin detenerme a mirar esa desagradable mancha oscura, prueba irrefutable de que tu dueño ignora lo que es el papel higiénico.

Lo que más me gusta es estar sobre ti, sentirte debajo preso, y ser yo quien tome la iniciativa y controle la situación... Entonces te pegas a mí, me acaricias y te llenas de vida, tu aroma es mi aroma, tú eres yo, y yo soy tú, los dos somos un mismo ser y ambos perdemos la noción del tiempo y de las cosas hasta que acabamos revolcándonos en un mar de espuma algodonosa, enlazados en todas las posturas posibles en los vericuetos de la lavadora.

¡Ea, ya lo sabes, calzoncillo mío! ¿ O prefieres que te llame mi pequeño slip? Te amo con todos mis encajes, y ansío volver a estar contigo, contemplarte, admirar tu figura elástica, tus dunas y valles alojando y destacando los varoniles atributos del camionero, antes de que éste se desprenda de ti y de mí, y nos envíe de nuevo juntos a nuestro nido de mimbre para amarnos y entregarnos el uno al otro hasta que el tendedero nos separe.

jueves, marzo 02, 2017

ES POR TU BIEN, la película




Anoche vi una película española de los años 70 en TVE2, " Libertad provisional", y pude comprobar cómo en aquellos años el Cine español, habida cuenta del hambre de sexo que había debido a la censura que durante cuarenta años nos impuso el nacional catolicismo, solo ofrecía carne para evitar que fuésemos a París o solo al otro lado de la frontera para ver escenas de destapes y de porno como en "Enmanuelle" o "El último tango en París".

Efectivamente, la de anoche fue una película insulsa y sin argumento, cuyo único interés en aquellos años era el morbo de ver casi todo el tiempo las tetas de Conchita Velasco, una de las mejores artistas españolas. 

Pero pasada aquella oscura época, y saciados todos de sexo a través de canales porno y películas de yutube, no entiendo cómo en el siglo XXI el cine español persiste en tratarnos como obsesos sexuales, haciendo películas cuyo principal activo es la archiconocida escena de la mujer desnuda cabalgando sobre el macho ibérico dando alaridos y gemidos.

¡Que no es eso, señores cineastas!, que yo no pago por ver el culo de Victoria Abril ni de otras por el estilo, que yo quiero ver cine del bueno: para disfrutar de pornografía tengo videos de todos los géneros gratis en la red.

Afortunadamente algo está cambiando últimamente y están triunfando películas españolas en las que uno disfruta, ríe y se emociona sin necesidad de poner el sexo como señuelo. Lo vimos, por citar algún ejemplo, en "Ocho apellidos vascos", " El hombre de las mil caras", y en la que vimos ayer, Día de Espectador, mi mujer y yo:

" ES POR TU BIEN".

Es esta una comedia que nos encantó a los dos, pues tenía todos los ingredientes necesarios para eso: divertida, emotiva, tierna, aventurera, maquiavélica...

Y ni una sola estampa de desnudos o sexo. En una época en que el amor es libre y no llega nadie virgen a la mayoría de edad, las buenas películas se venden solas sin necesidad de señuelos. 

SINOPSIS DE (FILMAFFINITY)

La peor pesadilla que un padre puede tener con una hija es que ésta crezca y llegue el día en que le presente a su novio, y que éste sea un tipo despreciable que busca una sola cosa de su preciada y amada niñita. Y ese día es precisamente el que les llega a tres padres: a Arturo, a Poli y a Chus. Sus dulces hijas han decidido tirar su futuro a la basura echándose tres novios a su juicio abominables. Así que la única solución es aunar fuerzas para librarse de ellos como sea.

Es una película genial, os la recomiendo.

miércoles, marzo 01, 2017

¡RINNNNNNG, RINNNNNNG! SUENA EL MÓVIL DE RAJOY


¡RINNNGGG, RINNNNNGG!


SUENA EL TELÉFONO MOVIL DE RAJOY

— Dime , Susi
— ¿Ha visto tú la manifetación de lo joío perroflauta? ¡ Noventa mil degraciao gritando mi nombre por la calle de Sevilla!
— Sé fuerte.
— ¡Tu muerto tó! Que ya veo lo que le ha servío tu suerte al Barcenas
— ¡Cálmate, Susi, por favor!
— ¡ ¿Pero cómo me via calmá, shiquillo?! ¿No te dá cuenta de que me van a eshá?
— No te preocupes, cielo, que todo se arreglará
— Oye, eso de cielo... ¿todavía no tas enterao de que estoy casá?
— Ay, Susana, no me has entendido... Tú ya sabes que yo, de mujeres, ni fú ni fa.
— Bueno, al lío. ¿ Qué tiene para mí? La gente ya sabe que soy del PP ¿Cómo me va tú a recompensá?

—Tengo un puesto para ti en el Santander o BBVA.
— ¿ Pero tú ere tonto o de qué vá? ¿Quiere que me asocien con los corruppto de Bankia o del Banco Mundíá? ¡Anda lla! De Banco yo no quiero sabé ná!
— Bueno, pues ya te buscaré algo en Endesa, aunque la cosa ahora está fea... Tú no te des por vencida, cariño, lucha por Ferraz, que para tirar la toalla y acabar con 80000 euros de pensión vitalicia tiempo habrá.
— Bueno., pishita mía, visto así, no está mal