jueves, septiembre 20, 2018

ALPHA, LA PELÍCULA


Aunque no soy consumidor de películas de ciencia ficción, ayer fui a ver Alpha porque no se veían en el tráiler monstruos ni alienígenas ni robots de otros planetas disparando sus terribles armas contra los terrestres. Para mí, después de haber admirado y disfrutado de la primera entrega de Guerra de las Galaxia, las demás son copias que quieren aprovechar el éxito de la primera.
Alpha estaba ayer en el primer lugar del raking de películas con una recaudación desde el día 7 de más de dos millones y medio de euros. Por eso, y porque no había mucho donde elegir para mi gusto, fue por lo que entré, «Algo tendrá de bueno», pensé.
Bueno, pues el primer cuarto de hora ya me arrepentía de haberlo hecho, porque lo que muestra no coincidía en nada con lo que hemos estudiado o leído sobre la Historia de la Humanidad. Me explico: 

1ª Tenía entendido que en la prehistoria los humanos éramos como animales, vivíamos como animales y actuábamos como tales. Y en ALPHA los humanos que vivían hace veinte mil años vestían pantalones y chaquetones de tela con cuello de pieles o plumas. Casi como los que vende Zara, pero sucios.
En la película se educaba a los jóvenes enseñándoles a crear armas y a defenderse, a respetar a los mayores y a los compañeros: una escuela, vamos. Muy contrario a eso de que solo sobrevivían los más fuertes, según Darwin.

2ª Tenía entendido que el planeta estaba poblado de bosques con animales y  ríos caudalosos de aguas limpias y frescas. He leído en los libros que en tiempos de los romanos una ardilla podía atravesar España de norte a sur sin bajar de los árboles.
En la película solo se ven dos troncos de árboles secos y calcinados o hendidos por el rayo en medio de un desierto inmenso compuesto por montañas y valles de granito.
Sin embargo, los miembros de la tribu salen a cazar las manadas de bisontes que pastan en el llano. Primera pregunta que surge inmediatamente en mi mente, involuntariamente, lo juro: ¿Qué comen los bisontes para criarse tan gordos y grandes? Además, de la niebla espesa surgían jabalíes, lobos y leones.

3º Yo entiendo que antes el Hombre, obligado a luchar contra todo para la supervivencia, era un ser fuerte y valiente; pero vamos que se caiga de un precipicio rebotando en los salientes y caiga de espaldas sobre una cornisa de granito a cien o más metros de profundidad y no se muera… Hay que tener más fe que un cristiano en el Génesis.

Pero de pronto la película cambia porque aparece un lobo herido y el chico, en vez de matarlo para defenderse o comer algo, lo cura y se hacen amigos. A partir de ahí la película cambia y uno ya no se fija en las faltas sino que se enternece y emociona viendo cómo se protegen el uno al otro de las fieras y de las terribles inclemencias del tiempo mientras ambos siguen, guiándose por las estrellas, el camino de la tribu. El final es sorpresivo y no voy a ser yo quien lo desvele.
Salí de la sala con una sensación muy agradable y la bondad de la pareja de protagonistas reflejada en mi rostro. Os la recomiendo.



miércoles, septiembre 12, 2018

YUCATÁN, LA PELÍCULA




Hola, amig@s: Vengo del Multicines Bahía Mar y quiero recomendaros la película que he visto: Yucatán. 

Es un film español en el que han colaborado Mediaset, Telecinco y ha sido financiado por el Gobierno español, como sucede casi siempre; pero eso no quita que esta sea una película de altura que estoy seguro tendrá buenos beneficios. Para mí es lo mejor que se proyecta en las salas actualmente, aunque para gustos los colores. 

He pasado dos horas muy feliz sorprendiéndome, riéndome emocionándome y muchos más “ iéndomes.” 

Sencillamente: genial 

La fotografía: genial 

Los actores: geniales, 

La historia: divertidísima.




Sinopsis
Hace varios años que dos estafadores, Lucas (Luis Tosar) y Clayderman (Rodrigo de la Serna), expertos en engañar a los turistas incrédulos de cruceros de lujo no trabajan juntos. La rivalidad que mantienen por la bellísima bailarina del barco, Verónica (Stephanie Cayo), les hizo perder la cabeza y arruinar su sociedad. Ambos acordaron trabajar por separado, Lucas en el Mediterráneo y Clayderman en el Atlántico, pero un inesperado botín provoca que Lucas irrumpa en el navío de su excompañero. Lo que iba a ser, en un principio, una exótica travesía de Barcelona a Cancún (pasando por Casablanca, Tenerife, Brasil y la selva de Yutacán) en un encarnizado duelo de tramposos sin ninguna regla, pero muchos golpes bajos...



sábado, septiembre 01, 2018

¡ME SIENTO FELIZ!



¡Me siento feliz¡
Comprobar cómo gente que vive muy lejos, cuyo contacto había perdido y ahora, tras cuarenta años de ausencia, me han encontrado y demuestran que su cariño no ha menguado enviándome una carta interesándose por mi salud, me llena de felicidad. 

Ellos saben que cuando le preguntas a alguien cómo está, casi siempre responde: «Estoy bien, voy tirando». Y eso dicen aunque no sea verdad; la gente no desea contar sus problemas, ni que la miren con lástima.
Por eso mis amigos, que se preocupan por mí y quieren conocer mi verdadero estado de salud, me piden les envíe un certificado del Ayuntamiento dando fe de que estoy vivito y coleando. ¡Qué detalle! Esa es la verdadera amistad, no esta vuestra virtual, pues mucho te quiero, muchos besitos y abrazos y mucho te echamos de menos; pero nunca os preocupáis de saber si necesito algo, o si estoy con un pie aquí y el otro allá.

Lo malo es que enviar por correo el documento del Ayuntamiento me ha costado cinco euros. ¡CINCO EUROS! El último que envié, en noviembre del pasado año, me costó cuatro. ¡Un 25% de subida! ¡¡ Pero si las pensiones solo han subido un 1´6% !!

¡Hasta el Banco se ha interesado por mi salud! ¿Quién dice que los bancos son usureros y solo quieren esclavizarnos? Ahí tenéis el mío, La Caixa, sí, sí, quiero decir el nombre para que sepáis lo buenos y humanos que son los catalanes.

El lunes me enviaron una carta muy gentil rogándome pasara por la oficina lo antes posible para charlar conmigo, y comprobar que estoy vivo y que mi pensión no la está cobrando fraudulentamente mi Carmen de mi alma.

¡Aynsss, qué derroche de amor¡ Me siento flotar en las nubes. Yo también os quiero.

jueves, agosto 30, 2018

EQUALIZER 2, LA PELÍCULA




Llevaba más de un mes sin ir al cine debido a que la oferta no me agradaba; no me gustan las películas de extraterrestres ni de bichos gigantescos. Tampoco pago por ver dibujitos animados, aunque reconozco haber visto algunas en otras épocas que me emocionaron, como la de Bambi.

Ayer vi una en la cartelera que llamó mi atención, trata de un agente de la CIA retirado quien, al detectar la corrupción policial y judicial en la investigación del asesinato de una familia muy importante, se dedica a investigar y hacer justicia por su cuenta. 

Decidí llevar a mi esposa a verla. Ella y yo tenemos gustos diferentes y no estaba por la labor; prefería ir a reunirse con sus amigas; pero el nombre del protagonista la decidió a acompañarme. Raramente un buen actor defrauda a su público prestándose a protagonizar películas de bajo nivel, por eso cuando vimos el nombre de Denzel Washington, nos decidimos a verla.

Nos gustó mucho a los dos. Nos mantuvo enganchados durante las dos horas que dura la proyección. Las imágenes del tren turco entre montañas y barrancos, así como las vistas de algunas ciudades de noche, maravillosas. 

La historia, creíble y actual; los personajes, magníficos.

Solo una cosa en contra, que se ha generalizado en el cine actual: La innecesaria violencia de algunas imágenes provoca por defecto arrugar el ceño con cara de asco. No creo sea necesario mostrar cómo revienta un cerebro de un disparo y ver salir la sangre y salpicar las paredes y muebles. Es mi humilde opinión, que no tiene por qué coincidir con la vuestra. Pienso que si lo hacen así es porque hay mucha demanda.

Del 1 al 10 yo le pondría un 7

La sinopsis publicada es la siguiente:

'The Equalizer 2', es la secuela de la película estrenada en 2014 'The Equalizer', y la primera dentro de la trayectoria profesional de Denzel Washington, que protagoniza esta segunda entrega. Estrenada en España el pasado 27 de julio, nos introduce en la historia de Robert McCall (Denzel), que tras descubrir que su amiga Susan ha sido asesinada, decidirá volver a las andadas y tomarse la justicia por su mano enfrentándose a los que cometieron el crimen. 

Richard Wenk se encarga del guion de la película y completan el reparto Ashton Sanders, Pedro Pascal, Jonathan Scarfe, Sakina Jaffrey, Melissa Leo, Bill Pullman y Eminem.

miércoles, agosto 29, 2018

ME FALTAS TÚ



Dicen que un hombre para sentirse realizado debe plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro. Nada más falso, esa frase es puro marketing para conformistas.


Yo he plantado árboles, he tenido cuatro hijos y he escrito seis libros, y al final de mi otoño no me siento realizado: me faltas tú.

Si, tú, mi musa, la que me inspiras los versos, la que enciende mi alma con esos ojos de mirada misteriosa y profunda, la de la sonrisa fácil, la que me enajena con su carita preciosa y cuerpo de diosa… 

Un solo beso tuyo, mi vida, para mí sería la Gloria.

Por ti yo plantaría mis libros, escribiría en los árboles y de ti  me quedaría preñado.

Cualquier cosa haría con tal de tenerte presa en un abrazo, asir tu alma de la mano y, perdido el sentido deambular contigo en el espacio.

domingo, julio 22, 2018

EL POBRE


                                                   

Los que me conocen dicen que soy un hombre conflictivo, que cuando no tiene un problema se lo inventa, que si tengo un pasado lleno de borrones, que miro a la gente con los cristales opacos del orgullo y la soberbia, que miro debajo las alfombras…  ¡Vaya tela!  ¡Si yo sólo he reclamado esporádicamente mis derechos!

Por ejemplo, sin ir más lejos: lo que me sucedió hace poco  con una mujer rica que  regresó de las vacaciones.
Resulta que desde hacía cuatro años  y para poder llegar a fin de mes con mi pensión, devaluada a causa del 15 % de pérdida de poder adquisitivo, al no ser actualizada con el IPC anual tal como manda la Constitución (Artículo 50. Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad), yo me  colocaba cada día en la puerta de una casa señorial situada junto a la  iglesia, y la dueña salía cada mañana a eso de las doce, me saludaba con un escueto “Buenos días”  y me entregaba un euro, con el cual yo me iba a Mercadona y compraba una barra de pan y una lata de atún, o un litro de leche (o de vino, para echarle ánimo y perder la vergüenza.)
 Pero hete aquí que el otro día  regresó de pasar un mes de vacaciones en Canarias y, tras mi  saludo amable interesándome por su estado y el de su familia, ella me entregó el acostumbrado  euro.

 Yo miré la moneda moviendo la cabeza y escuché dentro de mí una voz que decía: ¡No lo permitas!, son cuatro años de antigüedad; tienes derechos adquiridos.

—Señora, disculpe, pero ésa no es la cuenta —le dije.

Y ella  lanzó su mirada contra mí con los ojos saltándole de las cuencas y los labios estreñidos  con tanta rabia que me encogí y me cubrí la cara con los brazos.
—¿Pero cómo se atreve? ¡Encima que le doy un euro cada día…! — me espetó
—Pues a eso me refiero, señora —alegué yo muy serio y compungido—, que me falta el euro de cada día que ha faltado usted. Yo he estado en mi puesto, clavado como una farola, iluminando su puerta con mi presencia. Según mis cuentas, usted me debía haber dado treinta y un euros con el de hoy…
Y ella con los ojos encendidos como los faros de los Amarillos, y las venas del cuello hinchadas como rabos de lagartos, las montañas rusas  bajando y subiendo y respirando fuerte y agitadamente, ¡Ah... ah..., ah...! (Yo creí  que ella tenía un orgasmo). Y de pronto, exclamó:
— ¡¿Habrase visto?! Pero qué te has creído, imbécil! ¡Que te den!
Y me dejó plantado.
 ¡Joé, qué modales!, pensé. ¡Yo que creía que la riqueza iba acompañada de la educación y cultura! Y la vocecita que me decía: ¡No te cortes, díselo! Y colocando las dos manos junto a la boca como altavoz grité:
¿Sí?¡Pues entonces búscate a otro pobre, que con éste no presumes más de riqueza  ni de buenas obras ante los vecinos! ¡Ea!, ya está dicho.

Y me fui.

Cuando me acercaba a mi casa, salió de detrás de un contenedor de basuras la señora Depresión. Se abalanzó a mí y aferró mi garganta, ahogándome y dejándome sin fuerzas, encogido, angustiado y lagrimoso. Y la vocecita que antes me azuzaba ahora se pasó al otro bando y me reprochaba: ¿Pero qué has hecho, idiota? ¿Adónde vas a ir ahora, quién te va a dar de comer, quién te dará trabajo?
Llegué a mi casa arrastrándome y deprimido (¡Claro, si llevaba a cuestas la  Depresión!) y entré y me  senté en la cocina, crucé los brazos sobre la mesa y hundí mi cabeza en ellos para disimular  mi pena.
 Mi mujer, que es muy lista, se dio cuenta enseguida de que me pasaba algo y me preguntó:
—¿Qué te pasa, cariño?
— Nada.
— Venga, cuéntamelo.
—Que he perdido mi puesto de  trabajo
—¡Joé! Cómo ha sido eso.
— Pues ya ves: Mi genio.
—Bueno, pues ya encontrarás otro.
—¿A mi edad? Soy un desgraciado, si supieras cuánto lamento no poder darte todo lo que quisiera y te mereces… Me gustaría ser una persona rica y famosa, algo así como Etoo, Iniesta, Casillas o Zapatero… O el Rey, para darte un palacio donde vivieras como la Reina, que es lo que te mereces.
Y ella que me acaricia la mejilla y dice:

—No seas bobo, ¡con lo que yo te quiero así!

¡UF! ¡UF! Esas cosas no se pueden decir así de golpe en un día como ese. ¡Mira, mira!: tengo la piel  como el  papel de lija, los vellos como puntas de alcauciles.
Y al oír eso me levanté, la abracé y, recordando una frase que leí el otro día en la feria del libro, le dije:

— “No te quiero por cómo eres, sino por cómo me siento yo cuando estoy contigo.”

Y entonces ella, que jamás había oído esa frase y creyó que era mía, se derritió. Dejó caer al suelo el vestido y lanzó el sujetador al aire —que vino a caer sobre la olla exprés—, las bragas volaron sobre el frigorífico y dejaron a San Pancracio sin perejil... Total, que tuve que hacerle el amor allí mismo. Y después del revolcón, aún sudorosos ambos,  le prometí buscar trabajo cuanto antes.

Ahora que lo pienso: tengo un par de poesías publicadas en el libro de poemas que me traje de Sigüenza: creo que eso sirve  para mi currículo y me será más fácil encontrar un nuevo trabajo.
 ¿Se imaginan la cara de papa hinchada de orgullo de mi  jefa mostrándole a sus amigas en la puerta de la iglesia al salir de misa el libro de poemas, y presumiendo de tener en su puerta un  pobre "poeta"?

Sí, ya sé: pensarán ustedes que  carezco de dignidad, de orgullo, que es  una vergüenza  tener a mi familia así… ¿Pero qué quieren que haga? En Andalucía siempre ha sido así. Nada ha cambiado: con la Monarquía, la Dictadura, o con la Democracia, gobierne la Derecha o  la Izquierda…, el obrero andaluz  siempre ha sido humillado y obligado a vivir de las limosnas.
 Y todos tan contentos; nadie se levanta... De casi ochocientos mil  habitantes que tiene la Bahía de Cádiz, con una tasa del 30 % de parados, sólo unas seis mil personas salieron a la calle a protestar por  la mala situación que vivimos, los recortes de derechos y  la falsa  Democracia que impera en España.
Y no voy a ser yo, a mi edad, quien cambie eso.



Safe Creative #1110160309703