viernes, octubre 11, 2019

NEGRO FUTURO EL MÍO




Viendo las noticias cada día, imaginando lo que va a suceder por culpa de estos políticos que están hundiendo al país y están tan ciegos que no se dan cuenta, y encima alardean de lo bien que lo hacen, reconozco que ha ido un error nacer hombre. 
En mi vida anterior fui un árbol, y aunque también se las traía estar de pie durante tantos años viendo a las vecinas sin poder tocarlas, al menos estaba tranquilo y no temía un desastre mundial como el que se avecina.

Había un árbol (o árbal, pues era hembra y como aquí hay que otorgarle el mismo derecho de igualdad, creo que debo llamarla así) que me provocaba mostrándome continuamente el trasero. Comenzó desde muy joven, a los quince ya se le adivinaban las intenciones, y allí estaba yo sin poder acercarme ni mirar hacia otro lado. El suplicio de Tántalo era un dibujito animado comparado con lo que yo sufría.

Su trasero me obsesionaba y me provocaba una muerte lenta. Más aún viendo a mi alrededor que otras parejas se lo pasaban bomba, pasando todos los días y las noches abrazados.

Y protesté. 

Envié al Creador una carta con una paloma mensajera, acusándole de ser injusto y diabólico por idear un mundo así, donde unos eran felices dando y otros muy desgraciados recibiendo. ¡Y yo en medio sin dar ni recibir! Le dije que no entendía lo que hacía, ni por qué lo hacía. Porque vamos a ver,—pregunté— ¿Qué propósito tiene el pasar toda una vida mirando un trasero situado enfrente y no poderlo tocar? 

Él se quedó mudo, reconocía que no era infalible porque no hallaba respuesta, pero no podía confesarlo porque debía mantener las formas. Y para zanjar el tema me prometió que en la siguiente vida — esta de ahora— sería un hombre y satisfacería holgadamente mi deseo de tener y acariciar traseros de mujer en todas partes del mundo.
—No me iras a convertir en bidé, ¿eh? —pregunté, no fiándome ni un pelo de sus promesas.
—¡Noooo, tranquilo! Serás un hombre y conocerás una generación abierta, donde las chicas lo enseñarán casi todo y practicarán el sexo fácil, ¡sexo, que no Amor! Eso será más difícil de encontrar.

Y así fue como me presenté en la Tierra.

Comencé desnudo porque después de la guerra no abundaba el dinero para comprar ropa. El poco que había se iba en la comida. De manera que comencé a ver muchas chicas ya desnudas desde la infancia; pero ahora, recapacitando y haciendo balance, creo que el Señor no fue sincero conmigo, porque me pasa lo mismo de antes: veo pasar muchos traseros bonitos en ropas ajustadísimas o en tanga en las playas, pero tampoco puedo acariciarlos. Ya será bueno que los mire y no se vuelva la chica y me lance un ¡viejo verde! o ¡acosador!, que hoy no se las puede ni piropear sin que llamen al 016.

En fin ya me queda poco de estar por aquí, pero he aprendido que uno no se puede fiar de nadie, ¡ni del que te dio la vida! La próxima quiero ser mujer, a ver si me miran los hombres como yo las miro a ellas y se acercan a acariciarme. ¡Prometo no decir ni múuu!











martes, septiembre 24, 2019

SUEÑOS... SÓLO SUEÑOS


 

La vi un día agarrada a su cintura y mirándole a los ojos.

El afortunado amigo  la besó en los labios y el abrazo se hizo más intenso; luego ambos caminaron hacia el hotel cogidos de la mano, dejando mi corazón sangrando. Ella, la niña de mis ojos, la que yo amaba tanto aun sabiendo que era inalcanzable para mí, la misma a quien desde hacía años yo miraba como un joven nini mira el Porsche en el escaparate de un concesionario.


Al día siguiente desayunamos los tres en el hotel. La alegría emanaba de sus ojos y sus risas espontáneas resonaban en el patio. Yo la miraba arrobado y sonriendo estúpidamente, mientras un ejército de hormigas mordía mis entrañas y unas voces extrañas martilleaban mi mente, insistiendo en que  debía  entender que ella era feliz y que yo debía aceptarlo, pues siendo ella joven y preciosa, con carrera universitaria y buena posición económica, yo, humilde obrero metalúrgico con contrato temporal, jamás podría satisfacer sus necesidades.


El desayuno entraba en el precio de la habitación y por tanto no  tenía que pagar nada. Había llegado la hora de las despedidas y nos levantamos. Él me dio un abrazo y ella se acercó para darme un beso. Yo la besé en la mejilla despacio, aspirando el aroma de su piel,  sintiendo como mi alma me abandonaba y se iba con ella para siempre. Ella me miró un segundo a los ojos, como si hubiese notado mi desesperación.Y me abrazó.

 Luego nos separamos: ellos iban a Madrid; yo a Cádiz.


   ¡Juaaaan, deja ya el ordenador que la comida se enfría, joer, que tengo hambre!  —Grita mi mujer desde la cocina.

—Ya voy, cariño. Cinco minutitos más y termino esto.

—Yo empiezo a comer, tú haz lo que quieras.

¡Ea, ya se me fue la idea que quería plasmar!, a tomar por culo el relato. Cásate y verás: más que joder,  estarás jodido.


miércoles, septiembre 18, 2019

EL SORDO, La película



 
Bueno, pues esta tarde mi esposa y yo hemos visto la película El Sordo, que trata sobre el maquis tras la Guerra Civil española.

Sinopsis publicada por sensacine
Película no recomendada a menores de 16 años.
Año 1944. Han pasado años tras la Guerra Civil Española, pero muchos maquis siguen escondidos combatiendo al franquismo. Uno de ellos es Anselmo, (Asier Etxeandia),  un guerrillero español que trabaja en las montañas y tras un accidente que saboteó una de las operaciones se queda sordo. Solo ante el peligro, esa sordera le acompañará siempre y se convertirá en su peor enemigo. Pero la pérdida de uno de sus sentidos más vitales no será el único inconveniente al que tenga que enfrentarse el protagonista. El capitán Bosch (Aitor Luna), junto a Vicente Roig (Hugo Silva) y Darya Sergéevich Vólkov (Olimpia Melinte), no descansarán hasta encontrarle.


El  director es  nuevo para mí,  no había visto nada suyo hasta hoy,  y la verdad, la fotografía y los personajes son impresionantes. La interpretación de los actores es maravillosa. No así el guión, que me ha destrozado la película y ha terminado por ponerme nervioso y con ganas de irme media hora antes del final. Han sido tres escenas las que para mí sobran y no vienen a cuento con la historia, y además son increíbles. Pero bueno, para gustos los colores.
Le he preguntado a Carmen qué le ha parecido y me ha dicho que le ha gustado mucho; pero resulta que no había caído en los puntos que yo le señalaba y tras comentarle mis apreciaciones ha dicho que es verdad, que no estaban bien. Lo cual prueba que cada persona ve lo que quiere en las películas y lo que para un espectador exigente le parece mal a otros no tanto.
Yo le iba aponer un 9, pero tras ver la última media hora solo le pongo un 6.
 

martes, septiembre 17, 2019

LOS AMANTES DEL...SILLÓN


   Foto de Internet.

La actual situación política en España, acosada por politicos avariciosos pero incapaces de encontrar la solución a nuestros problemas, me recuerda uno de los cuentos que leía en el colegio, hace sesenta años al menos: ¡Nada, no nada y ay,ay,ay!


   Había un rey poderoso que tenía una hija casadera de la que no quería separarse, y por tanto, ante la creciente demanda de matrimonio de los príncipes de los reinos contiguos, ideó una especie de oposiciones libres a las cuales cualquier noble o plebeyo podría presentarse. Reunió a l@s cortesan@s en la sala de audiencias del castillo y ordenó el siguiente bando:

  "Habiendo cumplido mi hija Alicia su mayoría de edad y atendiendo a la incesante demanda de su mano,

     Dispongo:

   Concederé en matrimonio a la princesa Alicia al hombre, sea cual sea su condición, que me traiga estos tres objetos: 1 Nada, 2 No nada, 3 ¡Ay,ay,ay!"


   Todos los presentes mostraron cara de asombro primero y de consternación después: el deseo del rey era irrealizable. Con el rostro serio y las almas compungidas, todos recogieron sus enseres y, acompañados de sus séquitos, regresaron a sus tierras.

Pasaron los meses y nadie acudía al castillo con las tres cosas exigidas por el rey.  Alicia permanecía encerrada en sus habitaciones, sin ganas de vivir, pues entre los príncipes había un joven que  había atrapado su corazón y soñaba con dormir en sus brazos.


   No muy lejos del castillo, Juan, un chaval de veinte años, cuidaba de su rebaño de ovejas y leía a duras penas un papel con las exigencias del rey, encontrado clavado en una estaca del cruce de caminos. El joven solo había visto a la princesa una vez, asomada a la ventanilla de  su carroza real, y desde entonces solo pensaba en ella. Veía en el papel la oportunidad de estar con ella, pues el documento decía claramente que sería entregada a “Cualquier hombre, sea cual sea su condición”, siempre que aportara los tres productos. 


   Un día, estando sentado a la orilla de un río, vio un trozo de madera flotando en el agua  pasar ante él, y exclamó: ¡Esa madera nada!


  Seguidamente lanzó una piedra, y esta se hundió en el agua:¡No nada!, exclamó el chico. Entonces guardó un trocito de madera y una piedra en su mochila:¡Ya tenía dos cosas! Ahora faltaba la tercera, la más difícil.


   Iba distraído, caminando entre los matojos con sus ovejas, cuando  unas matas de ortigas le rozaron las espinillas y gritó: ¡Ay, ay, ayy…!

   Mientras se frotaba y untaba  saliva en la zona inflamada, se percató de que había descubierto la tercera cosa exigida para contraer matrimonio con Alicia, su princesa: ¡Ay, ay, ay!

Y guardando las ovejas en su establo corrió hacia el castillo durante toda la noche. Al siguiente día exigió ver al rey para pedir la mano de la princesa.


  Los nobles y cortesanos se reían de él, y la sala de audiencias se llenó a tope. El rey, divertido al ver al joven despeinado y mal vestido que tenía ante él, le apremió:

Dime, chaval, ¿qué cosas me traes?

—Majestad, echad esta maderita en agua.

Y el rey la echó en la jarra que tenía para beber y miró al chico. Este le peguntó.

Nada, ¿verdad? Ahora, eche esta piedrecita en el agua.

El rey echó la piedra en la vasija.

¡No nada, majestad!

El monarca ya estaba escamado y la rabia lo abrazaba, pues no deseaba para su hija un pastorcillo andrajoso, sin estudios ni modales. Y mirando muy serio al joven le dijo:

—¡Muéstrame la tercera cosa o sal de esta sala!

Y el pastor sacó el ramo de ortigas y abofeteó con él al monarca.

—¡Ay,ay ay, ay! —gritaba el rey. Los guardias avanzaron, prestos con sus espadas.

—Esta es la tercera, majestad

   ¡Todos se quedaron impresionados, los requisitos se habían cumplido y el rey no tenía más remedio que cumplir su palabra!

   Enseguida los consejeros del rey y los pretendientes de la princesa protestaron: nunca jamás se había humillado tanto a la Nobleza como se humillaría ahora si el pastor se casaba con Alicia.   Y tomando la palabra un príncipe, alegó:

   —Majestad, no creo que la princesa sea feliz con este plebeyo, propongo  que me nombre apoderado de la princesa para observarla y, si no es feliz, pueda su majestad deshacer el matrimonio y concederme su mano. Si al cabo de un tiempo no demuestro que tan disparatada relación no funciona, me despoja de mis funciones y me despide.

   El jefe de la Casa Real, que ya estaba enojado por la situación creada por el monarca, respondió:  

   —Son patentes tu avaricia y deseos de ocupar el trono a cualquier precio; pero mi hija nunca ha mostrado interés hacia ti y no voy a ser yo quien la obligue a ser tu esposa. Ella es responsable de sus actos, sea feliz o infeliz. El pueblo bendecirá o destruirá esa relación en un futuro; hay que dejarle hablar.


NOTA ACLARATORIA:

 Cada lector puede entender un escrito o cuento de manera diferente; yo le doy esta interpretación:

El bando del rey significa el decreto de la convocatoria de elecciones para elegir presidente.
El sillón de presidente es la hija por la que luchan los  candidatos a poseerlo.
Los nobles cortesanos son  la casta de los partidos históricos
El pastor son los nuevos líderes a quienes llaman imprudentes e inexperimentados los barones de los partidos y banqueros.
Los tres requisitos, tan difíciles que parecen imposibles para alcanzar el poder, son las propuestas del pastor para formar un gobierno compartido, dado el voto diferenciado del pueblo.
Los que protestan porque el pastor acceda al Gobierno son los bancos y empresarios que financian a los partidos clásicos.
El jefe de la Casa Real es la Constitución Española, que desenmascara las pretensiones de los nobles y da la voz al pueblo